El Día en que Cuba Inició su Marcha Hacia la Libertad

(Por: Juan Emilio Fríguls).

Hoy se cumplen 135 años del Diez de octubre 1868. Nos lo recuerda el clarín de órdenes de Carlos Manuel de Céspedes llamando a la lucha por la libertad.

Nos lo evoca el incendio del pueblo heroico de Bayamo, enardecido por los acordes del Himno Nacional. Y nos lo enseña el repique de la campana de La Demajagua, rompiendo cadenas y proclamando el derecho del hombre a ser libre.

Nos lo recuerdan, a la vez, los textos de la historia que dan testimonio de que el Diez de Octubre no fue un hecho aislado. El Grito de Yara fue el inicio de un largo camino hacia la libertad de Cuba, sembrado de mártires y héroes.

Fue el comienzo de 100 años de lucha, con victorias y reveses, con una manigua redentora enardecida por el verbo de José Martí, el aliento de sus próceres y la lírica de amor patrio encabezada por José María Heredia y otros poetas.

El Diez de Octubre de 1868, que hoy conmemoramos, tiene su trascendencia histórica tanto en su antecedente de primera acción de lucha por la libertad de Cuba, como por el carácter de símbolo y ejemplaridad que tuvo el alzamiento del Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes.

El Grito de Yara mantuvo el aliento y la esperanza de los cubanos por una patria soberana, aun en las décadas de la república mediatizada. El resplandor de Yara fue luz y brío para la gesta del 26 de Julio.

Y la alborada del Primero de Enero fue la culminación de aquellos sentimientos de libertad, de justicia, que llamaron a los mambises al campo de batalla.

De ahí que el Grito de Yara sea en nuestros días un eco permanente que nos emplaza a la vigilia y a la defensa frente al enemigo imperial, que nos cita a tareas que nos hagan cada día dignos herederos del Diez de Octubre.


Fuente: Radio Reloj, La Habana