República Checa. Praga. El Corazón de Europa

 

Praga está en el corazón de Europa, relativamente cerca de Viena y Berlín y es una ciudad que conserva un notable sabor artístico e histórico. Merece la visita.

La urbe tiene algo más de un millón de habitantes y es la capital de la República Checa. El núcleo principal de la ciudad está incluido en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1992. Ocupa una superficie de 496 kilómetros cuadrados.

Esa calidad histórica y monumental sirvió para que en el año 2000, la ciudad fuera incluida entre las capitales europeas de la cultura.

El río Vltava –Moldava- divide y organiza en dos partes a la ciudad. Avanza en meandros, suavemente, antes de desembocar en el Elba.

Detalle del reloj
del Ayuntamiento.

 

En sus casi 30 kilómetros de recorrido por la ciudad está cruzado por 18 puentes y forma diversas islas. Su anchura máxima es de unos 330 metros.

Desde el Siglo XVIII Praga compone cuatro barrios de acusada personalidad: A un lado del río está la zona del Castillo de Praga y Hradcany junto con Malá Strana; al otro se alzan la Ciudad Vieja y la Ciudad Nueva.

Esta ciudad no sólo tiene un indudable atractivo artístico que la hace merecedora de varios de días de estancia, sino que también está en un territorio hermoso, con notable castillos y poblados llenos de encanto. Entre las ciudades próximas está Kutná Hora, también Patrimonio Mundial de la UNESCO

HISTORIA DE PRAGA