Las Cumbres y sus temas

Modernización del proceso de las Cumbres

La nueva era, que se caracteriza por un espíritu de concertación, incita a los Estados del hemisferio a estructurar más adecuadamente sus relaciones interamericanas en el aspecto político, económico y social. Se establecen reuniones regulares y formales, se implementan procedimientos e instituciones. Esta reestructuración se convirtió en uno de los principales objetivos de la Cumbre de Miami en 1994.

La aparición de nuevos actores, de nuevos puntos de referencia y la emergencia de una comprensión común de los principios políticos y económicos, basados en el ideal democrático y en la economía de mercado, hacen posible una cooperación política y una integración económica sin precedentes desde Canadá hasta Argentina.

Esta institucionalización es la que conducirá al concepto de "proceso de las Cumbres" que permite acumular experiencias, crear un lenguaje común, definir y asignar misiones de acción colectiva y hacer su seguimiento. Esta institucionalización era lo que le hacia falta a las Cumbres ad hoc que se habían realizado durante la guerra fría.

El proceso supone principios políticos y elementos institucionales. En el plano político, el proceso exige que las naciones participantes:

Icon posean un gobierno elegido democráticamente;
Icon funcionen en el marco económico de un mercado abierto;
Icon conduzcan sus negociaciones multilaterales internacionales en términos de igualdad;
Icon se entiendan, por consenso, sobre las decisiones que se van a adoptar.

En lo que respecta a los elementos institucionales, se trata de mecanismos establecidos para garantizar el funcionamiento de las Cumbres y la identificación de los organismos que se encargarán de la implementación del proceso, de la toma de decisiones, así como del seguimiento de los proyectos.

   

   


Inicio 
Plano del sitio  Búsqueda

Quebec y la Cumbre  Quebec en síntesis  Quebec / Américas  |  Sala de prensa 

© Gobierno de Quebec
Política de confidencialidad

  Webmaster

Telecargar