salvaguardia de la cultura tradicional
y popular

Adoptada el 15 de noviembre de 1989 por la 25ª Conferencia General de la UNESCO reunida en París, esta recomendación destaca la importancia del patrimonio inmaterial no sólo para que cada pueblo pueda afirmar su identidad cultural, sino además para que el conjunto de la comunidad mantenga su diversidad cultural.

Desde 1995 la UNESCO hace el balance de la salvaguardia del patrimonio inmaterial región por región, utilizando esta Recomendación como instrumento de trabajo, y en 1999 organizó una conferencia internacional para hacer una síntesis mundial sobre el particular.

La Recomendación presenta el marco general para determinar y conservar esa forma de patrimonio. Más que otras formas de expresión cultural, las culturas tradicionales y populares exigen una sensibilización tanto de los creadores como del público. Esto se puede realizar a través de la enseñanza y otras formas de acceso a la cultura, en las que se deberá prestar atención específica a las minorías. La protección de la cultura tradicional y popular plantea aspectos jurídicos complejos, como la noción de "propiedad intelectual" aplicable a ese campo, además de la protección de los informadores, los recolectores y el material acopiado.

Por último, la Recomendación expone la mejor forma de difundir la cultura popular y alentar a que se busque la creatividad en esa forma de patrimonio más vulnerable, pero al mismo tiempo más viva que las demás.

Última actualización 05/09/2001

. n Recomendación sobre la salvaguardia de la cultura tradicional y popular