El Pabellón de Alemania

Alegre, con una mentalidad abierta y autoestima: así se presenta Alemania, el anfitrión de la Expo, en su pabellón nacional. Esta enorme construcción de vidrio cobija las ideas para encarar los retos globales - presentándolas de forma virtual y real. El Pabellón de Alemania también expone los logros de los 16 Estados federados, y desde la mañana a la noche ofrece un variado y entretenido programa de arte, música y teatro.



En la Expo Plaza, en el centro del recinto de la Exposición Universal, se presenta el país anfitrión de la Expo 2000. Que una mentalidad abierta es la máxima del Pabellón de Alemania se puede apreciar en su arquitectura: la fachada de vidrio convexa es completamente transparente. Permitiendo echar una mirada desde todas las perspectivas, esta construcción ostenta un gesto que invita a todos los visitantes de la Exposición Universal. El elegante y liviano edificio fabricado de vidrio, acero y madera, se ha propuesto ser el punto de encuentro y núcleo del gran recinto de exposiciones, que se extiende sobre un millón y medio de metros cuadrados. En el Pabellón de Alemania se espera que la cantidad de público se eleve hasta los 60.000 visitantes diarios.

Puentes al futuro
En el interior de este gigantesco edificio de vidrio – de 130 metros de longitud y 90 de ancho – proyectado y construido por el arquitecto Josef Wund de Friedrichshafen, el visitante encontrará «una mirada fascinante al futuro de Alemania», como prometen los organizadores. Por primera vez en la historia de los pabellones alemanes, el diseño y el financiamiento de la «tarjeta de visita» de Alemania estarán a cargo de la República Federal de Alemania, de los 16 Estados federados y de la Sociedad para la Participación de la Industria Alemana en la Expo 2000; después de formar la Sociedad de Planificación, Realización y Gestión del Pabellón de Alemania, han reunido 262 millones de marcos para la presentación del país.
«Queremos ser un anfitrión con autoestima, alegre y atento, que reciba al mundo con los brazos abiertos», dice Kathrin Kleinjung, directora de relaciones públicas de la Sociedad de Planificación. El programa del Pabellón de Alemania es una vista hacia el provenir, más que una mirada al pasado. La máxima, el tema vinculante de todas las presentaciones en el Pabellón de Alemania es «Alemania – puentes al futuro».

Pensamiento, percepción, acción
El corazón de la presentación alemana son tres espectáculos que se orientan a la trinidad dramatúrgica «Pensamiento, percepción, acción», y que de esta manera tematizan el lema de la Expo «Humanidad – Naturaleza – Tecnología». En la sala de entrada, la muestra «Alemania, taller de ideas» recibe al visitante. Bajo el tema «Pensamiento», los visitantes pasan a una especie de taller de escultura, y pasean por andamios en un gran cuarto en el que todo parece que se encuentra en realización, en cambio. Se ven esculturas, bustos y retratos de alemanes conocidos y no tan conocidos. Sin embargo, todos ellos tienen un denominador común: son símbolo del pasado, del presente y del porvenir de Alemania, y han dado impulsos importantes para la sociedad, sea en el ámbito de la cultura, la política, el deporte, la ciencia o la industria.
Después de pasar esta primera estación, a continuación se abren las puertas del sector central del pabellón bajo el lema «Puentes al futuro»: aquí, el tema es la «percepción», que rápidamente será palpable cuando los visitantes entren a un enorme recinto de experiencias – de 17 metros de altura, 70 metros de largo y 25 de ancho –, pasando por seis puentes. Desde arriba, abajo y de los lados, sobre los visitantes se precipitan imágenes, sonidos y movimientos. Los visitantes se sentirán como en una película que se pudiera recorrer, en un gran cine de 720 grados, cuya superficie total es la mayor pantalla del mundo. La agencia Milla & Partner de Stuttgart y la KuK-Filmproduktion de Múnich revelan muy poco del contenido de la película titulada «Dentro de Alemania», que ambas firmas han realizado. Pero, el director Josef Kluge señala que transcurre en el futuro próximo, pero no se trata de ciencia-ficción. La cinta muestra principalmente encuentros de seres humanos, sus sentimientos, esperanzas, anhelos y visiones.
Nueve meses precisaron 200 actores, extras y técnicos para concluir la película. El renombre de Milla & Partner y de la KuKFilmproduktion asegura que el resultado será notable: ambas firmas estuvieron a cargo de la presentación de Alemania en la Expo de Lisboa en 1998 – y por su labor fueron distinguidas por la prensa internacional: el pabellón alemán, que simulaba una estación científica subacuática, fue elegido la mejor muestra nacional.

La fuerza de la diversidad
«Acción» es el tema del tercer sector de la muestra: el «Arbol de la Sabiduría» es el primer punto de atracción en el «Mosaico de Alemania». Esta instalación de 12 metros de altura ocupa el centro de jardín, y es sobre todo un medio multimedial cuyo objetivo es presentar adecuadamente 16 piezas de exposición de los Estados federados alemanes, que han puesto a disposición piezas únicas muy valiosas, símbolos de la fuerza creativa de Alemania, y que representan la historia y el futuro de cada región. RenaniaPalatinado por ejemplo muestra la Biblia de Gutenberg, Baden-Württemberg el primer coche motorizado patentado por Benz. Berlín expone un trozo del Muro, y Sajonia-Anhalt un púlpito de Lutero. La vecina Sajonia expone el famoso «hombre de vidrio» del Museo de Higiene de Dresde. Bremen no ha escatimado costos, y presenta el laboratorio espacial Spacelab, de ocho toneladas y cuyo transporte ha durado una semana. Por su parte, Mecklemburgo-Antepomerania muestra un vehículo mucho más antiguo: el Museo de Arqueología Submarina en Sassnitz expone los restos de una embarcación del siglo XIV. Baviera ha enviado una pieza aún más antigua – una roca de 200 millones de años de la cumbre de la Zugspitze.
En total, las piezas conforman una original combinación de objetos centenarios y muy modernos, cuyo mensaje principal es «La fuerza de la diversidad». El «Arbol de la Sabiduría» emite impulsos que llegan a monitores de plasma, ubicados directamente sobre las piezas, y que mostrarán secuencias fílmicas con el tema y la región de origen de estas disímiles piezas. Las imágenes y el sonido se fundirán en una experiencia única – a cargo de Adolf Winkelmann de Düsseldorf, titular del Premio Federal de Cine.
También en este sector del pabellón, la Sociedad para la Participación de la Industria Alemana presenta su muestra: las 54 empresas de todos los ramos y tamaños han obtenido el derecho exclusivo de presentarse en el Pabellón de Alemania.
«Espíritu empresarial» es el común denominador de su muestra. Sobre numerosos aspectos de este tema – por ejemplo la formación de nuevas empresas, competencia, aprendizaje de por vida, sostenibilidad del seguro social –, la Sociedad para la Participación de la Industria Alemana ofrece diversos programas, terminales informativos y seis presentaciones «Techniscan», que tratan estos temas de forma divertida para un amplio público: la muestra debe tender un puente entre el programa de exposición y de eventos del Pabellón de Alemania.

Empresas asociadas en el pabellón
Naturalmente que los opulentos espectáculos son sólo una parte de la oferta de la nación anfitriona: en los 153 días de la Expo, de la mañana a la medianoche se presenta un programa que refleja todas las facetas de la vida cultural alemana. Se hará hincapié especialmente en el arte contemporáneo, la música moderna y el teatro actual – y siempre, la experiencia en vivo es el elemento principal. En el recinto teatral del pabellón – que ofrece lugar para 700 personas – se presentan elencos teatrales y grupos independientes con producciones especialmente elaboradas para el Pabellón de Alemania. Los conciertos y Performances ofrecerán una vista de conjunto de la música de vanguardia pasada y presente. También se presentan autores de novelas policiales que leerán de sus obras, un festival de canciones artísticas, Specials dedicados a los compositores Johann Sebastian Bach y Kurt Weill, así como tertulias sobre la cultura alemana contemporánea. Además, cada Estado federado aprovechará la oportunidad de presentar su escena cultural durante los siete días de su «semana especial».

Día Nacional alemán, el 3 de octubre
El punto culminante del programa de eventos será el 3 de octubre de 2000: el Gobierno Federal se ha reservado el día de la «Unidad Alemana», al mismo tiempo el Día Nacional alemán en la Expo, para un programa muy especial. Artistas nacionales e internacionales presentarán en el pabellón sus interpretaciones de la libertad. Este 3 de octubre se cumple el décimo aniversario de la reunificación, que Alemania quiere aprovechar para presentarse como una nación abierta al mundo y «transparente».
La República Federal de Alemania se ha propuesto presentar a sus huéspedes de todo el mundo una «tarjeta de visita» alegre y chispeante, durante los cinco meses en los que estará abierto el Pabellón de Alemania. ¿Lo conseguirá? Para saberlo, sólo existe una posibilidad: viaje a Hannover y visite el Pabellón de Alemania, tiene 153 días para hacerlo. Queremos señalar asimismo que el Pabellón de Alemania permanecerá en pie después de la Exposición Universal de Hannover: guiándose por el espíritu de la sostenibilidad, después de los meses de la Expo cobijará un parque de ciencias y del futuro.

Janet Schayan


FUENTE: Revista Deutchland

La Reproducción Se efectúa con la Autorización Expresa de INTER NATIONS.
Es Una Contribución del Programa de Televisión
LOS ESPECIALES DE... EL TURISMO Y LA HOSPITALIDAD

a la Promoción de la Cultura y del Turismo Alemán