Utilizar los sistemas de calidad para promocionar los destinos

La promoción de destinos debería contar con la introducción o expansión de los sistemas de calidad turística, según las conclusiones del seminario sobre Sistemas y ormas de certificación en turismo que se celebró tras la reunión de la Comisión para las Américas de la OMT en Oaxaca, México, los días 14 y 15 de mayo.

Los sistemas de calidad, debidamente utilizados, pueden servir para crear una valoración positiva entre los turistas, los tour operadores y los agentes de viajes, así como los medios de comunicación. "Sigue habiendo demasiados sistemas de calidad que aplican un enfoque exclusivamente técnico, olvidando o subestimando otros aspectos del turismo que tienen la misma importancia" afirmó el asesor Christophe de Bruyn.

"Por desgracia, muchos destinos han olvidado el hecho de que la calidad es, sobre todo, una herramienta de marketing para apoyar y reforzar la promoción del destino turístico", agregó.

Otro elemento fundamental que debe ser tenido en cuenta cuando se establece un marco para los sistemas y normativas de certificación de calidad turística es ver más allá de los requisitos actuales.

Una valoración debería realizarse planteándose objetivos incluso a cinco años vista, ya que se necesita tiempo para elaborar y sobre todo para aplicar los sistemas.

Para aquellos países que están empezando, Bruyn recomendó que se concentren en un producto más que en una certificación de calidad de gestión dado que produce resultados más rápidos y, además, es más fácil de aplicar y de comunicar a los consumidores.

También sugirió comenzar con un sólo sector, como la hostelería, pero al tiempo realizar una aplicación intersectorial más amplia en uno o más destinos emblemáticos.

Cualquier proyecto debería implicar la colaboración entre los sectores privado y público, "en la que éste último sector debería estar preparado para llevar las riendas y financiar la fase inicial del sistema de calidad".

Entre las conclusiones del seminario figura que la OMT debería contribuir a la creación de normas de calidad universales para el turismo.