De la guerrilla a los gorilas

Al igual que el panda es el símbolo de los animales salvajes de China, el gorila lo es de Ruanda. Sin embargo, años de guerra civil han impedido a los turistas el visitar una de las últimas y de las mayores colonias de estos primates gigantes, así como las selvas tropicales africanas que constituyen su hábitat natural.

En la actualidad, con la ayuda de 166.000 dólares que aporta el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas, la OMT establecerá un plan de acción prioritaria para relanzar el turismo en este pequeño y montañoso país que antes de la guerra era a menudo designado como la Suiza de África.

"La imagen de Ruanda está desgraciadamente muy unida a todo lo ocurrido allí en los años 90", señaló el Representante Regional de la OMT para África, Ousmane N'Diaye. "Una de nuestras tareas prioritarias será tratar de cambiar esta imagen".

El equipo de la OMT, que comenzará a trabajar en Ruanda en las próximas semanas, se dedicará a identificar productos nicho que puedan desarrollarse con la estrecha participación de las comunidades locales.

Se alentará la formación de cooperativas para ayudar a mostrar la cultura tradicional del país a los turistas, para producir y promocionar la venta de la artesanía, y para guiar a los visitantes por los parques nacionales de Ruanda y las áreas rurales.

Parte del trabajo del equipo será buscar formas de establecer asociaciones entre los sectores público y privado, en particular en la tarea de ampliar el potencial ecoturístico del país. Evaluará asimismo las necesidades de formación de los trabajadores y contribuirá a crear un programa de formación turística adecuado.