El Consejo Ejecutivo aprueba el programa y el presupuesto

Además de recomendar la reelección de Francesco Frangialli al cargo de Secretario General, el Consejo respaldó un nuevo programa de trabajo para la OMT para el bienio 2002-2003.

El programa incluye nuevas actividades en el área de la tecnología de la información, así como un programa especial de acciones destinadas a impulsar el turismo en el África subsahariana.

El Consejo aprobó para el próximo bienio un nuevo presupuesto de crecimiento cero, calculado por primera vez en euros.

Por otra parte, aprobó para el Día Mundial del Turismo de 2002 el lema: "Ecoturismo: fuerza impulsora del desarrollo sostenible", y para el de 2003: "Turismo para mitigar la pobreza, crear empleo y fomentar la armonía social". También recomendó que en el futuro las reuniones de la Asamblea General de la OMT no coincidan con el Día Mundial del Turismo para que los ministros del sector no tengan que ausentarse de sus países durante su celebración.

Cuatro países han presentado solicitudes para albergar la Asamblea General de la OMT en 2003: China, Grecia, Panamá y Paraguay.

Tras la reunión del Consejo Ejecutivo en Natal, Brasil fue también el país anfitrión de un seminario titulado Competitividad turística y reducción de la pobreza, el 7 de junio.

"Todo el mundo se beneficiaría de una mayor participación de los países en desarrollo en el turismo", afirmó el Sr. Frangialli en la apertura del seminario. "Los países del Tercer Mundo son en general beneficiarios netos del comercio turístico y los excedentes así generados pueden ayudar a financiar su desarrollo".

Los países industrializados se beneficiarían también del desarrollo del turismo en los países menos desarrollados -desde la apertura de nuevos destinos para sus ciudadanos a la apertura de nuevos mercados para la exportación de sus conocimientos-, aseguró el Secretario General.

En algunos lugares, el turismo es la única opción de desarrollo viable, por ejemplo en las economías insulares o en zonas rurales remotas. El ponente Iain Christie, ex funcionario del Banco Mundial y gran defensor del turismo, destacó que el turismo debería figurar entre las estrategias políticas de los países en desarrollo. Añadió que el turismo es compatible con otras medidas urgentes, como el desarrollo rural no agrícola, el desarrollo de pequeñas y medianas empresas y la creación de infraestructura nueva.