El turismo: un instrumento primordial para la paz, en palabras del Presidente

Diario de la Asamblea General de la OMT, 25 de septiembre de 2001—El turismo será un instrumento de gran eficacia y alcance en la búsqueda de la paz mundial, dijo Kim Dae-Jung, Presidente de la República de Corea, en la ceremonia de inauguración de la Asamblea General que se celebró el pasado lunes por la tarde.

Tras los ataques contra los Estados Unidos, el presidente manifestó que su país era plenamente consciente de la necesidad de combatir el terrorismo.


Ceremonia de inauguración de la Asamblea General de la
OMT

"Una vez más, compruebo el valor y la importancia del camino de reconciliación que estamos desbrozando entre Corea del Norte y Corea del Sur", añadió. "¡Cuánto más inseguros no nos hubiéramos sentido en la península de Corea, una región extremadamente sensible en materia de seguridad, si no hubiéramos elegido el sendero de la reconciliación y de la paz!".

El presidente hizo mención del temor del mundo entero ante la posibilidad de una guerra y la sensación de incertidumbre económica. Pero el hecho de que los líderes del turismo se reunieran en la península de Corea, "donde la reconciliación y la cooperación avanzan" posee una importante significación simbólica. El turismo no es un factor meramente económico, sino que posee "un gran valor para toda la humanidad tras los sacrificios perpetrados en las dos guerras mundiales y demás conflictos del pasado siglo", añadió.

"Hoy, que hemos aprendido la amarga lección de la historia pasada, el mundo ha de encaminarse con determinación por la vía de la comprensión mutua y la paz. El turismo será el instrumento de mayor eficacia y alcance para lograr ese objetivo". El Presidente Kim brindó también su apoyo a la sostenibilidad del turismo, diciendo "Tenemos la responsabilidad de utilizar racionalmente y conservar los preciosos recursos del turismo".

El Secretario General de la OMT, Francesco Frangialli, dijo que para que prospere el turismo hay que erradicar la violencia, pero hace falta también una mayor tolerancia.

Con un mensaje de solidaridad y apoyo al pueblo y al Gobierno de los Estados Unidos, dijo "Ninguna causa puede justificar el terrorismo", pero añadió "No debe culparse colectivamente a ningún pueblo del mundo. Cualquier persona, independientemente de su raza o religión, debería poder visitar el país que quisiera y ser bien recibido por sus habitantes".

El Secretario General continuó diciendo que estaba convencido de que los intercambios turísticos contribuirían a promover la reunificación de la península de Corea, originando tal vez progresos inesperados y transformando situaciones aparentemente inmutables, como había ocurrido en otros países. "¿Quién hubiera predicho hace menos de quince años que países como la República Checa, Hungría, Polonia y la propia Rusia saldrían de su aislamiento, participarían plenamente en el comercio europeo y se convertirían tanto en destinos de éxito como en importantes mercados emisores?", se preguntó.

"Eso es lo que puede lograr el turismo", dijo, "lo que puede lograr, a pesar de las dificultades que atravesamos actualmente, para promover el desarrollo económico y la paz". En este año del "Diálogo entre las Civilizaciones" proclamado por las Naciones Unidas, y en esta península que estaba en guerra hace tan sólo 50 años, la OMT debe más que nunca mostrarse fiel al objetivo fundamental que le asignan sus Estatutos: el desarrollo del turismo con vistas a contribuir al desarrollo económico, la comprensión internacional y la paz.