Clic aquí para ampliar
LIBERTAD LAMARQUE, "LA NOVIA DE AMERICA"
Cuando el cine sonoro argentino se expandió por América latina, la figura de Libertad Lamarque se multiplicó hasta límites insospechados. Coetánea de Tita Merello, Azucena Maizani y Ada Falcón, con una voz de soprano extremadamente aguda, se proyectó internacionalmente a partir de melodramas como "Ayúdame a vivir", "Cita en la frontera" o "Besos brujos", en los que, en el momento de mayor tensión dramática, aliviaba sus penas cantando un tango. En 1945, interrumpió por motivos políticos su carrera en la Argentina. Eso terminó de consolidarla en el mercado latinoamericano.
AZUCENA MAIZANI, EL TANGO ARRABALERO
La llamaban "La Ñata Gaucha" y, antes de iniciar su carrera como intérprete debutó en el teatro como figuranta. Era 1923, y le bastó una participación en el teatro Apolo para que Enrique Delfino la descubriera y la incluyera como cantante en el sainete de Alberto Vacarezza "A mí no me hablen de penas". Aquel papel fue su consagración. Desde entonces, el tango arrabalero llegó a su cumbre gracias a su desgarrador estilo de expresión. Debutó en cine en 1929, en "La modelo de la calle Florida", película muda dirigida por Julio Irigoyen. Y, en 1933, cantó "La canción de Buenos Aires" en el primer filme sonoro argentino, "Tango". De allí es esta foto.
Clic aquí para ampliar
ENRIQUE SANTOS DISCEPOLO, TAMBIEN ACTOR DE CINE
Reconocido como "el filósofo del tango" por la amargura y el escepticismo que destilaban sus letras, Enrique Santos Discépolo fue al mismo tiempo un grande con alma de chico que sabía reír y disfrutar. Además de sus facetas más conocidas como poeta y compositor, fue director de orquesta, autor teatral, realizador y actor de cine. En 1939 estrenó "Cuatro corazones", la única película en la que cumplió el triple rol de actor, cineasta y guionista. A esa película pertenece esta foto.
HUGO DEL CARRIL, ACTOR Y CANTOR
A partir de su incursión como galán cantor en "Los muchachos de antes no usaban gomina", en 1936, el cine catapultó la figura de Hugo del Carril, primero en la Argentina y más tarde, en América Latina. Su producción giró argumentalmente casi siempre en torno a la misma secuencia: cantor sin éxito (marginado social o familiarmente) que se sobrepone a las adversidades y en la última escena obtiene éxitos y amor. La foto corresponde a "En la luz de una estrella", producción de 1941 dirigida por Enrique Santos Discépolo. En 1948 inició su carrera como director con "Historia del 900".
Clic aquí para ampliar
AGUSTIN IRUSTA, EL GAUCHO GALAN
Una serie de películas de temática gauchesca llevaron al actor y cantor Agustín Irusta a ser considerado como uno de los que mejor interpretaron la conjunción entre lo tradicional y lo ciudadano. Títulos como "El matrero", "Fortín Alto" y "Nobleza Gaucha" (rodado en 1937, del cual está extraída la foto) fueron emblemáticos de un artista cuya popularidad se prolongó por América y Europa. En 1927, cantó en España, llevado por Francisco Canaro. Más tarde, integró el trío Irusta-Fugazot-Demare. Y, en la década de 1940 su figura se hizo enormemente popular por toda América latina. Murió en Venezuela, en 1987, a los 84 años.
EL COSTUMBRISMO EN EL CINE CRIOLLO
"Nativa", filmada en 1937 por Enrique de Rosas, mostró a Azucena Maizani (en la foto, con Domingo Sapelli) en una faceta más costumbrista y menos arrabalera. En realidad, todas las expresiones eran válidas para difundir el tango. La "Ñata gaucha" -nacida en Palermo en 1902 y criada hasta su adolescencia en la isla Martín García- había demostrado su versatilidad en 1935, cuando se estrenó "Monte criollo", un policial negro de Arturo Mom. A veces, la calidad de las películas era menos importante que la música.
Clic aquí para ampliar
Clic aquí para ampliar
SABINA OLMOS Y CHARLO, PAREJA DE TANGO Y CINE
Enrolado en la corriente del canto gardeliano, Charlo alcanzó picos de popularidad cuando su imagen se multiplicó gracias al cine. Sabina Olmos, cultora del cancionero criollo en los primeros años de la radio, también encontró en la pantalla grande un medio para trascender. Ambos fueron pareja en la vida real muchos años, y además de sus películas, realizaron giras por España y Portugal, donde fueron recibidos con singular éxito. La foto pertenece a "Carnaval de antaño", película de 1940, dirigida por Manuel Romero.

 

VOLVER