Recrean Episodios de la Historia Argentina en Lugares Turísticos

 

La idea es representar episodios históricos en el mismo lugar en donde ocurrieron · La primera puesta fue en el castillo San Carlos, en Concordia, donde vivió Antoine de Saint-Exupéry, el autor de "El Principito"

VERONICA TOLLER. Gualeguaychú. Especial

Hora: las 24. Lugar: las ruinas de un viejo castillo de piedra. El personaje: un fantasma, paisano de sombrero de ala ancha y músculos eslásticos, que aparece y desaparece, saltando entre los muros del extraño edificio. "Y verán que lo que parece ser, no es en realidad. Pero vengan, vengan; pasen al castillo...", dice, y se sumerge en las sombras.

Unas cincuenta personas lo siguen, a tientas. De pronto, todos se vuelven. Desde la fortaleza, suena una vieja Remington. Entre neblinas azules y verdes, aparece la figura de Antoine de Saint-Exupéry, el autor de El Principito. "Yo venía volando en mi avión, cuando de pronto...", dice, y la magia comienza otra vez.

La escena se desarrolla entre las ruinas del castillo San Carlos, en Concordia, Entre Ríos, el pasado sábado, en la inauguración del programa Turismo Cultural encarado por las secretarías de Turismo y de Cultura de la Nación. "En Argentina no hay concepto de turismo histórico-cultural —dijo a Clarín el secretario de Turismo de la Nación, Hernán Lombardi—. Queremos darle impulso como herramienta de atracción turística y como fuente de trabajo para actores y técnicos".

La idea es escenificar episodios de la historia argentina en el mismo lugar donde se desarrollaron, con espectáculos de luz y sonido y dramatizaciones hechas con actores locales. El puntapié inicial lo dio el episodio de la visita al Castillo de San Carlos del escritor francés Saint-Exupéry, en 1930. "Iniciamos esto en Concordia, una de las ciudades de mayor porcentaje de desocupación del país —continuó Lombardi—. El objetivo es mostrar que el turismo puede generar trabajo con poca inversión".

PROTAGONISTAS. Los turistas participan de la historia con los actores, que actúan mientras se visita el castillo.

El aviador y escritor francés vivió un año y tres meses en la Argentina y halló paz y amistad en la ciudad de Concordia, como describió en el capítulo "Oasis" de su libro "Tierra de hombres".

Buscando un punto medio entre Paraguay y Buenos Aires para los vuelos de la Aéropostale francesa, aterriza en medio del campo, cerca de Concordia, y rompe una de las ruedas de su avión. Es alojado por la familia Fuchs Valon, inquilina por esos días del llamado Castillo de San Carlos, con la que entabla una gran amistad.

"¡Qué casa extraña! —dice Saint Exupery—. Compacta, maciza, casi una ciudadela. Castillo de leyenda que ofrecía un refugio tan apacible, tan seguro, tan protegido como un monasterio".

En "La historia en su lugar", el turista es protagonista
. Uno de los actores sale del contingente de turistas; más allá, un personaje habla con el público, en soliloquios que se acercan a los recursos del Gran Teatro Francés o de los antiguos guiones griegos.

En la inauguración del sábado estuvieron también la actriz María Leal, madrina del evento, y la escritora y productora teatral Marisé Monteiro, coordinadora general del programa. "Me parece un sueño hecho realidad —dice entusiasmada—. Poder armar en todo el país, con actores del lugar, una posibilidad de trabajo que perdure y que sea un recurso turístico y económico permanente, es como un sueño". En mayo comenzó a trabajar en el programa y es autora del guión de "Los fantasmas del castillo San Carlos".

"Nos contactamos con historiadores locales que nos aportan anécdotas de color. Después hacemos el guión y un casting con actores locales", explica Monteiro. Dice que, aunque la Secretaría de Turismo aporta el presupuesto completo para el programa, le gusta pelear los precios como si la obra fuera propia. "Caminé todo Once buscando precios de telas", corrobora René Diviú, escenógrafo del Teatro Alvear y encargado del vestuario.

En adelante, la idea es hacer un espectáculo para cada provincia. La Nación donará equipos y materiales, capacitará a los técnicos de luz y sonido y correrá con todos los gastos, hasta que surjan cooperativas de trabajo que conviertan al programa en una alternativa laboral perdurable.

Luego de San Carlos, el programa seguirá con la puesta en escenarios naturales, como el de Tilcara con la muerte de Juan Lavalle. "Sábato y Falú cedieron parte de los derechos para que podamos poner fragmentos de su obra como banda sonora. El Centro Gaucho del lugar participará con jinetes entrando al galope", cuenta Monteiro.

Otros de los lugares ya previstos son la Casa de la Independencia, en Tucumán, el Museo Histórico de Sarmiento, en San Juan, y la Casa Rosada.

En tanto, los 50 turistas llegan al patio posterior del castillo. Saint-Exupéry acaba de regalarles a las pequeñas Fuchs Valon el dibujo de una enorme boa que se comió un elefante. En gama de sepias, los fantasmas que acompañan al autor de El Principito se van alejando, mientras quedan encerrados en la derruida casona las figuras blancas de los Demachy, fundadores de San Carlos en 1886. La noche es un manto oscuro y titilante otra vez.

FUENTE: CLARIN Lunes 27 de noviembre de 2000