Hotel de Inmigrantes


Desde sus orígenes, Argentina intentó poblar su amplio territorio. Para la recepción de sus futuros inmigrantes ya en 1825 se dispuso de un alojamiento que pretendía facilitar su primera estadía en nuestro suelo. Fue así como el primer “Asilo de Inmigrantes” se instaló en el edificio del ex convento de los Padres de la Recolección, en la Recoleta. Mientras tanto se trató de trazar las bases de un pueblo en los terrenos de la “Chacarita de los Colegiales”, en que se albergarían un grupo de alemanes traídos por el empresario Carl Heine. Allí se instalaron también los inmigrantes de las islas Canarias llegados en 1833. Aquellos lugares dejaron de usarse luego de estas primeras experiencias.


En 1854 comienza la segunda época de la experiencia inmigratoria del país. Desde aquel año comienzan a arrendarse distintos lugares para albergar a los inmigrantes en sus primeros días de estadía, hasta su ubicación definitiva en el territorio nacional. Todos fueron llamados “Hoteles provisorios”, aún aquel que fue construido especialmente para el fin, y prestó sus servicios hasta el año 1911. Este “Hotel de Inmigrantes” que se conoció como el “Hotel de Inmigrantes de la Rotonda”, se levantaba en el lugar en que actualmente se encuentra el andén Nº 9 de la estación cabecera del Ferrocarril central Argentino y posteriormente Ferrocarril General Bartolomé Mitre, en Retiro.


A finales de 1905 el gobierno adjudicó por licitación la construcción de un complejo que comprendía un desembarcadero, un hotel propiamente dicho y una serie de oficinas técnicas y administrativas necesarias para la atención de aquel gran volumen de personas que llegaban diariamente al país. Las obras se iniciaron en el año 1906 y se inauguraron recién en el año 1911.

El Hotel alojó entre 1911 y 1920 el 39.76% de los pasajeros llegados a nuestro puerto, con un total de 479.126 inmigrantes, a los que se les dio alojamiento, según la época, entre 3 y 14 días. Se los registró, se les asesoró, se los capacitó para sus futuros empleos, y se les encontró trabajo, ya en sus propios oficios en las ciudades y en el campo, para las tareas agropecuarias.

La iniciativa de crear el museo se originó en 1983 cuando, desde el Ministerio del Interior, se encomendó a la dirección Nacional de migraciones, en estudio de factibilidad. Tras diversa instancias de un proceso que demandó casi 15 años, en 1997, se creó el programa “Complejo Museo del Inmigrante” con dependencia funcional de la Dirección Nacional de Migraciones y se destinó actualmente como sede para el museo de la inmigración, el edificio del ex hotel de inmigrantes.


El primer reconocimiento al valor histórico del entorno del hotel, fue en 1942, año en el que la Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos declaró Lugar Histórico a la “Dársena Norte, frente al sitio donde la escuadra del Almirante Brown libró el Combate Naval de los Pozos”. Posteriormente en 1990 se declaró Monumento Histórico nacional al edificio del ex Hotel de Inmigrantes, involucrando en la declaratoria al predio en el que está situado, de poco más de veintitrés mil metros cuadrados. Asimismo se dispuso preservar el entorno y paisaje del monumento.

Por último, en 1999, para salvaguardar la integridad del antiguo hotel, se extendió la protección otorgada al hotel al Apostadero Naval Buenos Aires considerando que el conjunto formado por el antiguo desembarcadero y el Hotel de Inmigrantes integran un solo complejo, concebido a fines del siglo XIX como una unidad funcional, administrativa, social y económica.

Av. Antártida Argentina 1355. Tel. 4317-0310. Llamar previamente para visitas guiadas al complejo. Museo abierto de lunes a viernes de 10 a 14 hs.