SAN CEFERINO

San Ceferino es la sosegada comarca donde la fantasía aguarda para tornarse realidad en cada flor, en cada voz, vecina a los grandes ventanales tras los cuales se unen espontáneamente el confort, y el interminable e inigualable escenario campestre.

 

Ella puede aflorar junto al retirado sendero que el otoño ha ataviado de magia pletórica de colores, y a corporizarse en un añoso breack o en una señorial berlina con su carga de promesas y sueños transitando su destino cercano.

 

Allá, a la vera del prado, a orillas del lago aquietado, aguarda la Capilla convocante rimando plegarias con cantos de pájaros y augustas siluetas de cisnes.

La Capilla ha hecho otro milagro: se ha integrado al panorama pastoril con un halo de complicidad espontánea, y la alegría, los caminos de pétalos, el aire cargado de perfumes y rumores, alarga en sensaciones el regocijo promesante.

Todo así, naturalmente, se conjuga para perpetuar en las retinas las imágenes, y, en los oídos, la trova del amor renovado.

 

Entre rosales, de frente a la blanca Capilla, protagonistas en un escenario singular, los participantes y sus emociones parecen haber quedado retenidos en el cuenco de una naturaleza delicada y complaciente.

El carruaje vestido de flores aguarda a los novios, y todo el prado fulgura como un vergel de vida cuando al paso lento de la cabalgadura, los dueños del amor se alejan contenidos entre el cielo y la tierra.

 

San Ceferino es el país donde los sueños aguardan al visitante para admirarlo, al trasmutarse en edén de la mano de duendes sabios y milagreros, capaces de sorprenderlo con cielos de un azul insospechado y con noches cuajadas de pedrerías suspendidas en el espacio sin confines.

 

Los mismos duendes acercarán luego el festejo imaginado, en alguno de los once salones climatizados, con la excelencia de menúes exquisitos, coronados con el encanto de postres sorprendentes.

 

Más tarde, en una de las treinta y tres suites integradas al bello parque de nueve hectáreas, aguardará a los novios el descanso largo, enmarcado en la serenidad del campo adormecido.

 

San Ceferino es un encantador espacio donde es posible, contenido en un propicio ambiente casero y suntuoso al mismo tiempo, realizar todas las actividades sociales ambicionadas. Desde bodas vestidas con encantos silvestres y emotivos, eventos empresariales con el toque diferente que sólo la imaginación es capaz de plasmar, hasta el sencillo y anhelado descanso de fin de semana.

Todo está al alcance de su deseo y, detrás de él, esperándolo, gente que se ha preparado largamente y a conciencia para agasajarlo. Empeñados desde el mismo instante de su llegada, en que usted no olvide jamás su visita y quede para siempre entre sus recuerdos más queridos.

Esto es lo que lo aguarda a sólo 70 km. de Buenos Aires, en San Ceferino, DONDE LA NATURALEZA ENCONTRÓ SU LUGAR.

 

 


Carlos Horacio Bruzera
Nota Escrita Especialmente para el PRIMER PORTAL ARGENTINO DE TURISMO MUNDIAL.
Derechos Reservados. Prohibida su Reproducción Total o Parcial