LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS REVOLUCIONAN LAS METODOLOGÍAS DE FORMACIÓN TURÍSTICA

Conferencia de la OMT sobre Educación y Formación Turísticas

Un año más el Consejo de Educación de la Organización Mundial de Turismo, OMT, ha convocado una serie de actividades y programas con el objetivo de acercar a los profesionales la realidad de diferentes aspectos de la industria turística. La emergencia de las nuevas tecnologías y su aplicación en el campo de la enseñanza han centrado en esta ocasión la conferencia Nuevos Conceptos en Educación y Formación en Turismo auspiciada por la OMT. El acto contó con la asistencia del Secretario General de la OMT Francesco Frangalli, del director del Departamento de Desarrollo de Recursos Humanos de la OMT, Eduardo Fayos-Solá, y expertos de talla internacional como Pauline Sheldon, de la Universidad de Hawai; Kaye Chon, de la universidad de Hong Kong; Dimitrios Buhalis, Director del Curso de e-Turismo de la Universidad de Surrey; Joe Goldbatt de la Universidad George Washigton, y Manuel Villa, Rector de la Universidad Antonio de Nebrija.

Armonización de estudios

El objetivo de la industria debe ser la armonización de los estudios de turismo a nivel internacional y la integración efectiva de las tecnologías de la información a la gestión de la empresas. En este sentido, una formación de calidad es imprescindible para lograr la excelencia. En su intervención, Franceso Frangalli destacó el decisivo papel que el Consejo de Educación tiene por delante en la elaboración de un marco ético que disminuya los efectos negativos que la actividad turística puede tener sobre el medio ambiente y la cultura. Esta industria demuestra un gran crecimiento y dinamismo, lo que exige una mayor formación de sus profesionales. Por ello, el profesor Kaye Chon de la Universidad Politécnica de Hong Kong, declaró que "es preciso elevar el nivel de los profesores y alumnos y que estos no estudien turismo por el simple hecho de que no puedan estudiar otra cosa". Por su parte, el Director General de Turismo de Andorra, Joan Obiols, destacó el papel que a su juicio deben representar los países pequeños a la hora de fomentar un marco ético de desarrollo del turismo, al tiempo que anunció la celebración en Andorra en el año 2002 del Tercer Congreso de Turismo y Deportes de Invierno.

Las tecnologías de la información aplicadas al turismo representan un auténtico cambio en los campos de la enseñanza y de la formación, pero también un desafío. La profesora Pauline Sheldon, de la Universidad de Hawai en Manoa, señaló la necesidad de realizar importantes inversiones por parte de las facultades y centros de enseñanza para poder hacer frente a los cambios tecnológicos. Sheldon también habló de la escasa capacitación de algunos maestros para adaptarse a estos nuevos sistemas, pues "muchos alumnos saben más que sus profesores".

El doctor Dimitrios Buhalis, director del Curso de e-Turismo de la Universidad de Surrey, advirtió que la influencia de los procesos de reconversión empresarial afectan de forma inevitable al turismo. De este modo, los estudiantes de turismo deberán adquirir las habilidades que les permitan no sólo manejar con eficacia las nuevas tecnologías, sino además tener la visión de futuro necesaria para poder desarrollar la competitividad de sus empresas. Para Dimitrios, hay cuatro factores que están transformando el turismo tradicional en un nuevo turismo: la tecnología, la ecología, la educación en entretenimiento y la multicultura. En esta transformación será clave que "los profesionales del turismo sean capaces de utilizar las tecnologías de la información de forma estratégica para conseguir diferenciarse y reducir sus costes, aumentar la fidelidad de los clientes, estimular su propia competitividad y desarrollar un hábito de constante innovación", aseguró Buhalis.

Formación y éxito

La intervención de Joe Goldblatt, de la Universidad George Washington, estuvo centrada en el examen de las tendencias que conducen al crecimiento del negocio de la gestión de acontecimientos. Sin embargo, "la rápida expansión de la actividad turística ha producido un clima confuso, y falto de credibilidad comparado con otras profesiones que puede ser perjudicial para su buen funcionamiento a largo plazo". Este panorama requiere la determinación de conseguir el éxito a través de la educación, la necesidad de estandarizar los contenidos de la enseñanza turística y de ofrecer grandes emociones a los clientes. Todo esto se puede conseguir aplicando Internet como plataforma tecnológica, elevando el nivel de formación de los profesionales y haciendo frente a los potenciales desafíos económicos.

"El partenariado empresas-universidad" fue el título de la ponencia del rector de la universidad Antonio de Nebrija, Manuel Villa, quien subrayó la mutua dependencia entre las empresas y las universidades. Villa hizo hincapié en los convenios de prácticas como forma de relación preferente entre ambas instituciones. Gracias a estos convenios de cooperación educativa ambas instituciones salen beneficiadas ya que las universidades tienen la oportunidad de mejorar sus planes de estudios y adecuarlos a las exigencias de la vida profesional de las empresas y estas forman a sus futuros trabajadores. Los alumnos cubren a través de las prácticas en empresas hasta un veinte por ciento de sus créditos lectivos.

El Consejo de Educación de la OMT ofrece diversas herramientas a la industria para mejorar la formación y la educación turísticas. Se trata, según Eduardo Fayos-Solá, Director del Departamento de Desarrollo de Recursos Humanos de la OMT, no de ayudar a las empresas de forma directa, sino de crear marcos de actuación para que los profesionales de la educación de turismo puedan llevar a cabo su labor. Son tres los problemas: falta de una formación de calidad, ausencia de información y un exceso de trámites burocráticos. Para paliar estas deficiencias, la Organización Mundial de Turismo tiene instituciones como el Consejo de Educación; la Fundación Themis, a través de la cual los organismos educativos tienen contacto orgánico con sus gobiernos, y el programa TEDQUAL, conjunto de instrumentos creados para mejorar la calidad de la educación y formación turísticas, eliminando las brechas entre los contenidos curriculares ofrecidos y la demandas de los gobiernos y las industrias.

Madrid, 30 de enero de 2001