Durazno :: A orillas del río Yi

 

A orillas del río Yi, Durazno ofrece toda una aventura en contacto con la naturaleza. Una semana intensa en actividades de estancia, paseos en canoa por aguas tranquilas, pesca de enormes tarariras, la posibilidad de combinar el paseo con una visita a los lagos del río Negro, viajar al pasado a través del redescubrimiento del arte rupestre de nuestra prehistoria, y la vida duraznense contada a través de un monumento.

 

UN DIA EN LA ESTANCIA 

Un excelente lugar desde donde iniciar el recorrido es la estancia "Los Galpones", ubicada en el Paraje Ombúes de Oribe. Llegar es sencillo: siguiendo por la ruta 5, apenas se deja atrás Durazno, enseguida surge a la derecha la continuación de la ruta 14; por ella, a la altura del km 198,500 se encuentra una ruta de balasto, la ruta 100. A 5 km está "Los Galpones", añeja construcción de más de cien años, parte de la cual fuera un granero en el tiempo de los primeros años, parte de la cual fuera un granero en el tiempo de los primeros colonos. No hay nada preparado especialmente que denuncie el lugar como centro turístico, sino más bien la calidez de sus dueños. 

La propuesta: sentirse como en casa y participar de la dinámica diaria de un establecimiento ganadero. Además de tranquilidad, deliciosa comida casera, cabalgatas, paseos en volanta y largas caminatas, no faltan las atracciones que entusiasmen a toda la familia: ordeñar vacas para obtener leche para el desayuno, darle la mamadera a algún corderito "guacho", y recorrer la reserva de flora y fauna autóctona que se está montando alrededor de un lago artificial. Las actividades no se agotan, y según la época del año en que se vaya, s pude participar de la esquina, los baños preventivos de las ovejas o la yerra. 

 

PLAYAS EN EL YI 

Las playas del río Yi, ubicados a modo de contorno de la ciudad de Durazno, son una buena oferta para cambiar de ambiente por un día, especialmente "El Sauzal", al lado del camping. Sus aguas son muy tranquilas y de escasa profundidad, lo que permite disfrutar del paisaje agreste de sus orillas sin preocupaciones. Allí mismo se puede alquilar una canoa o bote y remar el cauce hacia el puente nuevo (sobre la ruta 5) pasando frente a otras playas de igual encanto pero menos concurridas. Al regreso de la expedición una buena opción para el almuerzo está en el parador sobre la playa. 

La tarde también se presta para continuar disfrutando de las aguas del Yi, en especial si hay algún apasionado de la pesca en la familia. Muy cerca de la ciudad hay fantásticos pesqueros donde es imposible perderse al experiencia de "luchar" con una tararira de más de dos quilos. El instrumento es sencillo: un reel frontal, caña pequeña de fibra de vidrio y un señuelo para atraer la presa. Los miembros del club de pesca "El Puentecito" gustosos darán las demás explicaciones, además de guiarlo hasta un buen lugar. El paseo es disfrutable para toda la familia porque el paisaje invita a "investigar", y con un poco de suerte, hasta se puede hallar alguna punta de flecha (o, como sueñan los propios lugareños, un huevo de dinosaurio). 

 

ZOO: PASEO OBLIGADO 

Siempre llama la atención de los niños y ¿por qué no? también de los padres, sobre todo cuando el encuentra es con oso hormiguero una garza "bruja". Pumas, leopardos, leones, un hipopótamo, tucanes, monos y muchísimos animales más hacen por demás atractivo el paseo por un parque cuidado y hermoso. 

Casi a la entrada de la ciudad, sobre la ruta 5, pude ser el perfecto paseo matinal, para almorzar luego en el Parador Municipal, pegado el ZOO. Una pequeña escala antes de emprender el regreso a la ciudad está en el Parque de la Hispanidad -al lado del parador-, donde se ha reunido especialmente flora típica de España con la indígena y algunas especies de nuestra fauna. 

Un paseo por el centro de la ciudad completa el día. Lo más interesante se encuentra en el Museo Histórico "Casa de Rivera", de frente a la plaza principal. 

 

PICNIC EN PUENTE VIEJO

Al lado del Centro de Protección de Choferes sigue firme el "puesto viejo", hoy transitable únicamente a pie. Un cartel indica su condición de "sumergible" y uno de los postes que lo custodia exhibe un metro con la indicación de la altura máxima a la que llegaron las aguas del río Yi en una de sus temibles crecidas. Con buen tiempo, sin embargo, seduce la idea de bajar hasta las pequeñas playas e islotes poblados de vegetación, al pie del antiguo puente del ferrocarril, mole de hierro que se yergue impresionante detrás del puente viejo.

El lugar promete un magnífico día de picnic. Fotos antiguas que muestran a la ciudad en su primeros años alteran con numerosas piezas de piedra elaboradas por los antiguos pobladores de la zona, pero lo que llama la atención es un fragmento de bloque de granito con restos de una pintura rupestre recuperado -apenas antes de su destrucción total- por un grupo de arqueólogos. Un número importante de pinturas y grabados en piedra de entre 4.000 y 7.000 años de antigüedad fue hallado en la cuenca del río Yi.

 

GRANJA CAORSI 

Radica en el km 185 de la Ruta 14, la familia Caorsi ofrece algo diferente: tres establecimientos: granja Caorsi en Durazno, estancia "El Olivo" en el Río Negro y la estancia "La Chiquita" en Flores, que pueden visitarse desde el punto que se elija y guiados por los anfitriones. Un hermoso jardín con diversos tipos de árboles invita tanto al paseo como a los juegos para los más pequeños, mientras que toda la familia puede disfrutar del clima estival al lado de la piscina; de regreso a casa puede llevarse alguna de las variedades de mermelada casera o miel que se produce allí mismo. 

Desde Durazno, entonces, se puede combinar la apacible vida de la granja: caminatas, comida casera, cabalgatas y paseos en volanta con la faena rural de los criadores de reproductores normando y una estadía al borde de uno de los lagos del Río Negro, en un ambiente más aislado y agreste que brinda también la posibilidad de travesías en velero y jornadas de pesca desde tierra o embarcado. 

 

UN MENSAJE CADA CIEN AÑOS

Hace relativamente pocos años, Durazno fue uno de los centro de atracción de los festejos por el Quinto Centenario del Descubrimiento de América. En su plaza principal, el monumento de homenaje a Cristóbal Colón custodiaba celosamente en su cúspide una esfera de material que contenía varios documentos. La Villa de San Pedro del Durazno contaba hace cien años con escasos seis mil habitantes, pero éstos no dudaron en celebrar el cuarto centenario del Departamento dejando un legado cultural para las futuras generaciones. Dentro de la esfera depositaron una caja de plomo con mensajes públicos y privados, periódicos, programas de espectáculos, pergaminos, diplomas, estatutos de instituciones de inmigrantes -en exposición en el Museo Histórico-, pensando en trasmitir la forma de vida de su época a la generación del siglo XX.

La leyenda permaneció viva hasta 1992 y se hizo realidad al abrirse la esfera y hallarse la caja. Los duraznenses tomaron entonces el ejemplo, y el 14 de febrero de 1993, depositaron en la misma caja y esfera nueva documentación que quedará sellada hasta dentro de cien años.

   » volver URUGUAY

Fuente: Red Multicard.com
Es Una Contribución de 
LOS ESPECIALES DE...EL TURISMO Y LA HOSPITALIDAD 
A LA DIFUSION DEL TURISMO Y DEL PATRIMONIO CULTURAL URUGUAYO.