Pontevedra
A Coruña | Lugo | Ourense | Pontevedra | Santiago | Vigo | Ferrol
"Pontevedra, boa vila", se titulaba un libro editado en 1947. Y ese capítulo, que recoge un viejo dicho popular, resume, sin duda, toda una filosofía de la ciudad de la camelia: villa de calidad de vida, de calidad urbana, de serenidad en sus calles, de bondad paisajística. Su centro histórico es, según reconocen todos los estudiosos, el más rico de la región, después de Santiago de Compostela.

Tres plazas son las más distintivas de la ciudad histórica: la de Ferrería, centro tradicional, con su gran fuente del siglo XVI y el convento de San Francisco; la de Teucro, mítio fundador de la capital de las Rías Baixas, donde sobresalen los palacios del siglo XVIII, y la típica y recóndita de A Leña, de amplia resonancias nostálgicas para todos los pontevedreses.

Quien desee contemplar en poco espacio una auténtica antología artística, la tienbe a mano: los grabados rupestres de sus alrededores; la gran colección de orfebrería prehistórica y de Azabachería en el Museo Provincial; las fachadas blasonadas; el triunfo de la piedra en los monasterios de Lérez y Poio; el románico en San Mamed de Moldes; el barroco, en la iglesia de San Bartolomé, el monasterio de Santa Clara y la Peregrina, símbolo de Pontevedra con la planta en forma de concha de vieira; el gótico en las ruinas de Santo Domingo y en la galería del Castillo de Sotomayor, a 12 kilómetros; el ojival, en San Francisco, o el isabelino y el plateresco en Santa María la Mayor ...

Quien aspire a hacer itinerarios turísticos desde Pontevedra, tiene más difícil la elección. Puede buscar el intyerior, Camino de Ourense o Santiago. El triángulo formado por Caldas de Reis, La Hermida y Ponte Caldelas le ofrecerá todas las sugestiones de Galicia. Si le gusta el mar, le basta mirar a la ría. Al fondo divisará la Isla de Tambo, que fue cantada por Góngora. Al principio, la desembocadura del Lérez. Y, a un lado y otro, algunas de las playas más conocidas de Galicia, la maravilla del cruceiro de San Andrés de Hío que representa el descendimiento de Cristo, la explosión de Hórreos en Combarro, casas con complejos escudos nobiliarios, los viñedos de Albariño, las sierras del Salnés donde Valle-Inclán se inspiró, la grandiosidad de La Lanzada, la placidez de todas las tierras de Arousa, el eterno homenaje al marisco en O Grove, el encanto de A Toxa ...

Hoy, Pontevedra no es sólo "boa vila". Es "boa terra, bo mar" y, desde luego, reconocida gastronomía. Hay quien dice que, en su conjunto, uno de los útimos paraisos. Creo que es verdad.


direcciones
y servicios


mapa


restaurantes


hoteles


monumentos


instalaciones
para congresos