Ourense
A Coruña | Lugo | Ourense | Pontevedra | Santiago | Vigo | Ferrol
Ahí está Ourense, en su hondonada, como colgada sobre el Miño, como nacida para cruzar el Miño, como venerando al Miño, que ya corre por su tierra casado con el Sil. Ahí está Ourense como punto de llegada a la Ribeira Sacra, como escenario de la leyenda sueva, de historias de romanos, de la invasión árabe, de las luchas feudales. Ourense, partida por el río y unida por el río.

Ourense con sus Burgas, cuyas aguas calientes usan los vecinos y sueñan con tenerlas como calefacción urbana y se buscan como medicina. Con el grandioso puente romano de siete arcos, cuyos fundamentos han resitido los siglos. Con su catedral del siglo XII, el útimo templo románico de Occidente, cuyo Pórtico del Paraíso recuerda al Pórtico de la Gloria y cuya capilla del Santo Cristo bien merece una visita. Con su palacio episcopal, de tantos restos medievales. Con el gótico de San francisco y el románico de la Trinidad, Santa Eufemia o el recuerdo de la grandeza sueva en Santa María la Madre.

Y además los soportales de la Plaza mayor, las colecciones de la cultura de las Mámoas en el Museo Arqueológico, el Palacio de los Oca, la Plaza del Hierro, con los soportales y la fuente traidos de Santa María la Real de Oseira, y el Parque de San Lázaro y el Jardín de Posio. Dicen que Ourense posee la mejor colección de plazuelas íntimas y recoletas. Son uno de los muchos encantos de la Ciudad Vieja, compendio como toda la urbe de todas las culturas que en Ourense se juntan, se superponen y se abrazan.

Quien escoja Ourense como punto de partida, puede descubir en su entorno casi todo, menos el mar. Puede llegarse a los bancales del Ribeiro, prodigio de esfuerzo humano para aprovechar la tierra para el cultivo de la vid. Puede acercarse a Allariz, donde Alfonso X recopiló las cantigas de Santa María. Puede descubrir la mayor coleción de monumentos, monasterios románicos, cenobios, pazos, torres y castillos que ninguna provincia española ofrece en la geografía rural. Puede, quizá, debe subir a los castillos remozados de Castro Caldelas y Monterrei.

Y descubrir los primeros pasos de la Vía de la Plata hacia Compostela. Y ver cómo se construye la modernidad en el Parque Tecnológico de San Ciprián de Viñas. Y, aunque no tenga mar, parcticar deportes náuticos en sus aguas navegables. Y esquiar en Cabeza de Manzaneda. Y asombrarse en cualquiera de sus valles, desde Arnoia hasta Maceda. Porque, bien observado, todo Ourense, capital y provincia, es un mirador.


direcciones
y servicios


mapa


restaurantes


hoteles


monumentos


instalaciones
para congresos