Rías Altas


     Al norte del Golfo Ártabro encontramos un conjunto de pequeñas rías que, debido a su situación latitudinal, son consideradas como "Altas". Las más occidentales, Cedeira, Ortigueira, O Barqueiro y Viveiro, son más amplias y presentan tramos de costa acantilada y abrupta aunque, en su interior, se abren espléndidos arenales como los de Vilarrube en Cedeira, Morouzos en Ortigueira o Covas en Viveiro. Las orientales son de menor tamaño y el perfil de su costa es más suave.



Vilarrube

Valdoviño

Morouzos


Covas

     Los habitantes situados en estas rías han estado secularmente aislados del centro histórico de Galicia (Santiago) y de las rutas terrestres con el interior de la Península. Por ello se abrieron al mar, su salida natural, y fueron siempre puertos pesqueros, de ballenas y túnidos especialmente, y núcleos fundamentales en el comercio del lino y del cáñamo con los países bálticos. Esto explica la aparición de aduanas en Viveiro, en siglo XVI, y en Ribadeo, y la existencia de una escuela de pilotos en Ribadeo, durante el siglo XIX.
 

Cabo Ortegal

     

La lejanía de los centros universitarios determinó la creación del centro de Estudios de Gramática en Viveiro en el siglo XVI, la denominada Escuela de la Natividad, y en Ribadeo en el siglo XVIII. Villas muy celosas de sus privilegios reales todas ellas, Cedeira, Ortigueira, Viveiro y Ribadeo, tienen sus orígenes en la Edad Media.

Ría de Cedeira

Ría de Ortigueira

Ría de O Barqueiro

Ría de Viveiro

Ría de Foz

Ría de Ribadeo