ESTADISTICAS

PRENSA

LAS ZONAS DE MONTAÑA EN GALICIA

TURISMO TERMAL EN GALICIA


TURISMO DE REUNIONES EN GALICIA


Resumen Datos Año Turístico 1999

VINOS


NOVEDADES TURISTICAS


FIESTAS GASTRONÓMICAS


PÓRTICO DE LA GLORIA


FIESTAS DECLARADAS DE INTERÉS TURÍSTICO EN GALICIA

ESPACIOS NATURALES

CABALLOS SALVAJES


LA CATEDRAL DE SANTIAGO Y SU "COMPOSTELA"


EL CAMINO DE SANTIAGO

CALENDARIO DE FERIAS ANUALES


TURISMO NAÚTICO


ALOJAMIENTOS DE TURISMO RURAL


ALOJAMIENTOS EN GALICIA

GALICIA

        GALICIA es siempre una sorpresa, porque esta esquina del noroeste español choca con la estampa tópica que fuera de nuestras fronteras se tiene de España. Galicia pertenece a la Europa verde, atlántica, con la particularidad de que su costa de las Rías Baixas es la más soleada del litoral septentrional español.

      En su ondulado relieve apenas se encuentran llanuras, pero sus montes y montañas forman sugestivos lugares y parques naturales y se alzan hasta los dos mil metros en los macizos de Ancares, Courel, Manzaneda y Pena Trevinca.
 
     Su capital es la ciudad de Santiago de Compostela. Las principales concentraciones urbanas, además de las cuatro capitales provinciales, A Coruña, Lugo, Ourense y Pontevedra, están en las ciudades de Vigo y Ferrol. La población, muy diseminada, se aproxima a los tres millones de habitantes, con una densidad próxima a los cien habitantes por kilómetro cuadrado, muy superior a la media española.


Puerto pesquero

     La evolución de la sociedad gallega, de su actividad y del paisaje urbanizado, también ha sufrido una sorprendente transformación en estas últimas décadas. Del tópico de una Galicia ruralista y arcaica se ha pasado a una Galicia progresista y dinámica. Han surgido grandes industrias, entre las que podríamos poner como ejemplo las navales del Ferrol y la automovilística y también naval de Vigo. La modernización de la agricultura se asoma a la Semana Verde de Silleda, donde se exponen los nuevos avances tecnológicos en este campo en el que Galicia marcha en cabeza. Tampoco se queda atrás en la acuicultura, con modernas piscifactorías, cetáreas, criaderos de ostras y granjas marinas. Y para dar una muestra de otras actividades citaremos las de la moda, cuyas firmas figuran entre las primeras de Europa, la joyería con sus talleres de Bergondo, y la peletería en la que destaca el visón gallego.

 


Sierra O Courel
río Selmo

Costumbres, Cultura y Arte
Viajando por Galicia
Ciudades
Gastronomia
Ocio y Deporte
El camino de Santiago

      VENIR A GALICIA es fácil, cómodo y entretenido, desde cualquier punto de España o de Europa . Los tres aeropuertos internacionales de Lavacolla (Santiago), Peinador (Vigo) y Alvedro (A Coruña), unidos por una rápida autopista, llevan sin demora al viajero hasta su punto de destino. El que no sólo quiere llegar, sino disfrutar del viaje, puede escoger la carretera nacional de su mejor conveniencia: La N-VI de Madrid a A Coruña, la N-525, que entra desde Zamora por Ourense hasta Vigo o la N-634 que llega a Ribadeo desde Asturias. Desde Portugal la carretera lusa N-13 viene desde Oporto y Lisboa para entrar en Galicia por Tui, donde empalma con la autopista que une A Coruña con Vigo.
 
     Además de las autovías y vías rápidas para trasladarse, disfruta Galicia de una tupida red de carreteras secundarias, que ha experimentado una gran mejoría en su trazado y en su firme, para poder recorrer, disfrutando de la conducción, todos los rincones del país. A ello se añade la intensa labor desarrollada en crear áreas recreativas, que en un número próximo a las doscientas, flanquean las principales rutas turísticas.
 
     Los medios de comunicación clásicos, tren y autobús, además de llegar de los diversos puntos de la Península, unen a las cuatro capitales provinciales con sus ciudades importantes, en el caso del tren, y con todas las entidades de población en el del transporte colectivo por carretera.
 
     Pero por aire, tierra o mar, usando cualquier medio de transporte , GALICIA TE ESPERA con mil sorpresas, te encantará, quedarás prendado, engaiolado, como decimos nosostros, de esta tierra meiga y marcharás con ganas de volver, porque siempre te habrá quedado algo por ver.