D

SSIER

de Prensa


 

EL CAMINO DE SANTIAGO


El descubrimiento de los restos del Apóstol Santiago, en torno al año 820 constituye el inicio de las peregrinaciones a Compostela y por consiguiente del Camino de Santiago.

Por orden del rey Alfonso II el Casto se construyó una pequeña iglesia en el lugar del hallazgo, y la noticia se propagó entre la comunidad de creyentes y de los reinos cristianos de Occidente. Así se iniciaron las peregrinaciones y el culto a Santiago.

Esta corriente fue expandiéndose día a día. Millones de peregrinos, desde entonces, han ido trazando lazos religiosos, culturales y económicos que han formado una red de peregrinación única por su honda espiritualidad y por sus aportaciones a la cultura occidental.

A la naciente ciudad de Santiago llegaron los primeros peregrinos. Estaba naciendo el Camino de Santiago, también conocido como el Camino de las estrellas, que se consolida definitivamente en los siglos XII y XIII con la concesión de determinadas indulgencias espirituales. Estas indulgencias tendrán su máximo alcance durante los denominados Años santos compostelanos .

Camino de Europa

El Camino de Santiago generó a lo largo de los siglos una extraordinaria vitalidad. Por su existencia nació la primera gran red asistencial de Europa, pero también se crearon catedrales, monasterios, villas y ciudades.

Por el encuentro que propició el Camino, surgió una cultura basada en el intercambio, las relaciones personales propias, y un auge económico que dinamizó amplias zonas hasta ese momento despobladas.

Así, el Camino de Santiago es hoy el Primer itinerario cultural europeo, porque, como han sostenido varios autores del viejo continente, "Europa se hizo peregrinando a Compostela".

Los Años santos

El origen del Año Santo Compostelano se ha atribuido a una supuesta concesión del Papa Calixto II, datada en 1122. La confirmarían otros pontífices. La bula Regis Aeterni , de Alejandro III, ratifica y hace perpetuo el privilegio del Jubileo o de los Años Santos a la Iglesia de Santiago.

El primero en celebrarse fue posiblemente el de 1182 y durante el siglo XV ya tienen lugar los grandes años de perdón como se hace en la actualidad.

Es Año Santo Compostelano cuando el 25 de julio, fiesta del martirio de Santiago, cae en domingo. De esta manera, el jubileo compostelano se celebra con una cadencia de 6, 5, 6 y 11 años. La distribución tan irregular de los años se debe a los bisiestos, que trasladan el orden lógico anual.

El peregrino puede alcanzar la indulgencia a partir del día I de enero hasta el 31 de diciembre, si cumple ciertos ritos piadosos. Existe, no obstante, sin necesidad de llegar a Compostela, la posibilidad de ganar el Jubileo: Entrar por la Puerta del Perdón de la iglesia de Santiago de Villafranca (León).

Las rutas

A lo largo de la historia han sido muchas las vías que han utilizado los peregrinos para acercarse a Compostela y fue, precisamente la historia, la que ha marcado las principales rutas de peregrinación:

El Camino Francés: Varias rutas penetran en España por los Pirineos y se unen en la villa navarra de Puente la Reina. Desde allí, el Camino atraviesa las Comunidades de Navarra, La Rioja y Castilla y León, para entrar en Galicia por Piedrafita.

El Camino del Norte: Aunque el Camino Francés se lleva la palma de las rutas jacobeas, los peregrinos llegaron a Compostela por distintos caminos. Uno de ellos es el Camino Norte, que partiendo del País Vasco, atraviesa Cantabria y Asturias para entrar en Galicia por A Fonsagrada hasta unirse al Camino Francés cerca ya de Compostela. Una variante de este camino entraba en Galicia por Ribadeo.

La Ruta de la Plata: Es el camino natural de comunicación entre el sur y el noroeste peninsular. Es una ruta difícil, pero muy sugerente y atractiva. Desde Córdoba y Sevilla, por Badajoz, Cáceres y Salamanca, llegan los peregrinos a Galicia. Un ramal, buscando evitar los grandes puertos, entra en Portugal por Quintanilha y Bragança, pero todos coinciden en Verín (Ourense).

El Camino Portugués: Desde siempre ha habido varias rutas portuguesas a Santiago. El Camino Noroeste salía de Oporto y apenas se separaba de la costa, por Viana do Castelo y Caminha, entrando en Galicia por Tui (Pontevedra). También salían de Oporto el Camino del Limia y el del Norte que, siguiendo distintas vías, se unián todos en Tui. También había varios caminos desde Braga que entraban por A Cañiza (Pontevedra), Celanova (Ourense), y se incorporban a la Ruta de la Plata. Los caminos que confluyen en Tui atraviesan la provincia de Pontevedra y llegan a Santiago desde Padrón.

Las rutas marinas: Siempre hubo peregrinos que se acercaban a Galicia desde los puertos del norte de Europa. Dos eran las rutas escogidas que empezaron a traer viajeros a Santiago desde el siglo XIV a los puertos de Ferrol y A Coruña, o al de Vilagarcía de Arousa. El Camino Inglés, llega a Santiago desde los dos primeros puertos citados, mientras que la Ruta del Mar de Arousa y Río Ulla llega desde Vilagarcía, después de que los peregrinos penetren en la Ría de Arousa hasta este puerto, para luego llegar a Padrón.

Hoy, las distintas rutas del Camino de Santiago, en Galicia, cuentan con más de 50 albergues para alojar a peregrinos, y los tramos gallegos están siendo recuperados y señalizados para la utilización por los caminantes, jinetes o cicloturistas que quieren acercarse a la universal Compostela.