D

SSIER

de Prensa


 

TURISMO NÁUTICO
LA AVENTURA ESTÁ EN EL AGUA


En Galicia la tierra conduce siempre al mar. En él, a lo largo de sus 1.300 kilómetros de costa y 772 playas, se descubre todo un mundo de ocio para el disfrute del turismo náutico. Actualmente la Comunidad dispone de 23 puertos deportivos perfectamente equipados con más de 2.600 plazas de amarre, cinco de ellos, Bandera Azul: A Coruña, Portosín (Porto do Son), Ribadeo, Baiona y Vilagarcía de Arousa. Además, existen cerca de un centenar de puertos susceptibles de ser utilizados.

LAS RÍAS Y SUS PUERTOS

Las rías gallegas brindan el marco idóneo para la práctica de deportes náuticos. En ellas, la tierra y el mar parecen confundirse en un caprichoso litoral de aguas mansas y parajes inigualables. En la ría de Vigo, además de los dos puertos que posee Vigo ciudad (uno de ellos, totalmente abrigado y con atraques para embarcaciones de hasta 25 metros de eslora) nos encontramos, un poco más al sur, con el de Baiona, flanqueado por el Parador de Turismo Conde de Gondomar.
 
Hacia el norte, la ría de Pontevedra ofrece múltiples posibilidades de fondeo, especialmente para embarcaciones de poco calado, y en puertos eminentemente turísticos como el de Aguete en Marín, Pontevedra, Sanxenxo, o San Vicente do Mar en O Grove. La ría de Arousa, con una superficie aproximada de 200 kilómetros cuadrados y una longitud de 25, es la mayor de España. Esto la convierte en idónea para todo tipo de actividades náutico-recreativas: islas, ensenadas o calas, y docenas de playas de blancos y finos arenales constituyen el lugar ideal para esta práctica.
 
Destaca, por el número de plazas de amarre, el puerto de Vilagarcía, centro neurálgico de la comarca vinícola de O Salnés; y el de O Grove, a pocos metros de la isla de A Toxa y de su emblemático complejo hotelero. Tambié existen dársenas deportivas en los puertos de Cambados, Rianxo, A Pobra do Caramiñal y Ribeira.
 
La Ría de Muros y Noia, se encuentra el puerto deportivo de Portosín (Porto do Son) y en la Costa da Morte el puerto de Camariñas. Hacia el norte, en el antiguamente conocido como Golfo Ártabro, figura el puerto deportivo de A Coruña, apoyado por el del Club Náutico y del Sporting Club Casino, que pueden proporcionar todo tipo de servicios al barco y a sus tripulaciones. Sada, importante centro turístico enclavado en la ría de Ares y Betanzos, es otro de los centros náuticos más destacados. Posee un puerto deportivo que, por las características de su entorno, permite recorrer, con navegaciones cortas y en excursiones de un día, un sinfín de pequeñas aldeas marineras.
 
Ferrol es parada obligatoria. Los navegantes que han visitado su Ría no olvidan la espectacularidad de su entrada: un estrecho canal flanqueado por empinadas laderas que culmina en un extenso plano de agua nos lleva a sus dos puertos deportivos.
 
En la provincia de Lugo, Viveiro cuenta con dársenas para embarcaciones deportivas.
 
 La ría de Ribadeo, la más oriental de las gallegas, bañada por el Cantábrico, traza el límite natural con Asturias y se estira de norte a sur hasta las localidades de Ribadeo y la asturiana de Castropol. Este enclave destaca por su biodiversidad. En él habitan más de doscientas especies de aves. El uso deportivo del puerto ribadense se centra en la dársena de Porcillán. Sobre los mares de Galicia o bajo sus aguas, se abre, en fin, todo un mundo de posibilidades. Desde los grandes cruceros con escalas en Vilagarcía, Vigo y A Coruña, hasta los pequeños viajes por sus rías con excursiones en distintos tipos de embarcaciones. El alquiler de embarcaciones a vela es otro de los atractivos. Y, por supuesto, la práctica del surf o el wind-surf en docenas de playas por todo el litoral.