EL CAMINO DE SANTIAGO:
UNA VENTANA ABIERTA A EUROPA

 

    El Camino de Santiago es ante todo una ruta de peregrinación surgida en la Edad Media. Los cristianos recorrían la ruta jacobea porque al final de la misma había un preciado objeto de culto, los presuntos restos del Apóstol Santiago . Pero no fue solo una vía de tránsito para  gente que ansiaba unos beneficios espirituales, fue también la que más había de contribuir a la reactivación de la vida económica de los siglos XI y XII.Gracias a ella llegaron no sólo peregrinos ,sino también corrientes de pensamiento, elementos literarios o artísticos y hábitos de comportamiento.

    Las rutas secundarias que a través de Europa nutrieron la vía principal hacia Santiago, flanqueaban los Pirineos por los pasos de Somport y Roncesvalles, uniéndose definitivamente en un único camino desde Puente la Reina hasta Compostela que en parte coincidía con el trazado de una vieja calzada romana. De su itinerario ha llegado una descripción del Codex Calixtino escrita en el siglo XII en plena madurez del arte románico.

    Sobre el Camino de Santiago, llamado también el Camino Francés, se encontraban las principales ciudades de la zona cristiana como Jaca, Pamplona, Burgos y León; en medio quedaban otros núcleos urbanos, burgos y villas como Santo Domingo de la Calzada; Pero sobre todo un gran número de abadías, monasterios, prioratos y fundaciones religiosas donde la arquitectura románica dejó una huella que aún pervive. En este esfuerzo constructivo, vinculado muchas veces a reliquias y panteones reales, tuvieron un protagonismo decisivo Sancho El Mayor y sus descendientes cuyos nombres están unidos a las grandes construcciones del siglo XII .

 

    Gracias al Camino de Santiago, se generalizó en tierras hispánicas un arte  de carácter internacional , el románico, recibido ante todo en su versión francesa (Orden de Cluny).Pero simultáneamente, parte del repertorio formal de origen musulmán pasó al románico europeo.Por lo demás, a través de la ruta se gestó un tipo particular de templo, plenamente adaptado a las necesidades de los romeros, la denominada " iglesia de peregrinación ". Este tipo de templo testimonia elocuentemente la  integración  hispano-europea en el terreno de las artes plásticas. Los principales hitos del   arte románico en suelo hispano se encuentran en Jaca, Frómista, León y Santiago. Además se construyeron templos menores como la ermita de la Virgen de Eunate de planta octogonal y función funeraria.

 

     Por lo que se refiere a la pintura románica, la obra cumbre del camino santiagués se encuentra, sin duda, en el Panteón de los Reyes de la Colegiata de San Isidoro de León. Los frescos que cubren bóvedas y paredes han dado pie a que se hable del Panteón como " la Capilla Sixtina " del arte románico. Fechadas en la segunda mitad del siglo XII, las citadas pinturas murales representan temas evangélicos y apocalípticos, siendo de destacar el sentido naturalista que se aprecia en la escena de la anunciación de los pastores.   

     En el siglo XIII la ruta jacobea desempeño un importante papel como vía de recepción del arte gótico que irradiaba de tierras francesas.La catedral de León y Burgos son dos ejemplos representativos de este fuerte influjo francés.

     La peregrinación a Compostela experimentó un ligero retroceso en los últimos siglos de la Edad Media. La peste negra, la Guerra de los Cien Años y la división de la Cristiandad (Cisma) dañaron seriamente el normal desarrollo de la peregrinación En el siglo XVI la ruta compostelana recibió un duro golpe debido a la aparición de protestantismo y las guerras religiosas. Por si fuera poco, los alemanes que llegaban a España en peregrinación comenzaron a ser vistos con recelo por la Inquisición. Añadamos el desprestigio creciente de la ruta jacobea ante el incremento de los delincuentes que la frecuentaban.Sin embargo en el  siglo XVII, el itinerario jacobeo experimento un nuevo impulso que se tradujo en un espectacular desarrollo de las arquitectura barroca, con añadidos barrocos sobre las estructuras de los viejos monasterios benedictinos.   

     Con el siglo XIX pareció llegar, no obstante, la hora final de las peregrinaciones compostelanas. Las condiciones históricas de la pasada centuria, época de revoluciones y de progreso científico, parecían avenirse mal con un fenómeno como el de las peregrinaciones de indudable esencia religiosa y de origen medieval. En la actualidad el Camino de Santiago ha cobrado nuevos bríos, la eclosión del turismo es inseparable de cualquier renovación de la ruta jacobea .Además hay que tener en cuenta la fidelidad a la tradición histórica y artística de la ruta, así como su significado pasado y presente de nexo de unión entre España y Europa ahora nuevamente hermanadas. 

Atrás