El Líbano, uno de los principales centros culturales de Medio Oriente, está volviendo a sus tradicionales festivales de verano. Durante el verano, el libanés disfruta de estrellas internacionales que arriban a sitios arqueológicos como Baalbeck, el Castillo de los Cruzados en Biblos, el Palacio Beiteddine o el hipódromo romano en Tiro.
A principios de julio, hasta fines agosto, los conciertos musicales, ballets,  óperas y compañías de danzas modernas reavivan las antiguas piedras.
Descubrir la magia de tales sitios bellamente iluminados y preparados las voces de cantantes famosos, es experiencia inolvidable.
Se puede recabar información sobre programas y fechas de los festivales Líbano, dirigiéndose al Ministerio de Turismo, Oficina de Informes Tel: (Ol) 343073.



Si bien el Líbano es famoso por la belleza de sus sitios arqueológicos, no lo son menos sus montañas y los pintorescos pueblos del país. Los tejados rojos, las casas de piedra pegadas a la montaña; todos estos pueblos se mezclan entre sí para convertirse en una sola fisonomía del Líbano.
Se puede descender por un camino trillado y descubrir pueblos típicos visitando Beit Chabab, donde se forjan las campanas de las iglesias, Rachaya con sus casas tradicionales o Baskinta, situada al pie de la cima de Sanin. También está Jezzine y sus famosas cascadas, Douma con su magníficos escenarios naturales,
Deir al-Qamar y el Palacio de los Emires. El pueblo de Besharre es conocido por su poeta venerado: Gibran Khalil Gibran, y su obra maestra,:"El Profeta".
Cerca de la costa podrá visitar Amchit y sus villas del Siglo XX, decoradas finamente con madera, o bien, detenerse en Batroun para visitar sus suntuosas catedrales y sus antiguas iglesias y calles.
En el pintoresco mercado "souk", del pueblo de Zouk, podrá descubrir interesantes artesanías o también abordar el teleférico de Harissa, que lo ascenderá hasta la estatua de la Virgen María, para contemplar el extraordinario panorama de la Bahía de Jounieh.




En el Líbano existen muchos deportes y gimnasios donde usted podrá jugar al golf, al tenis o al squash, nadar o participar en deportes de equipo. El entrenamiento físico se practica en hoteles y clubes donde normalmente se permite entrar a los extranjeros.
Gracias a la variada geografía del Líbano, hay muchísimas actividades para desarrollar al aire libre. A poco menos de una hora, se llega a las montañas bañadas con nieve (principios de enero a fines de marzo). El clima del mediterráneo permite la práctica del esquí y solearse en la mayoría de los días. Para una inusitada combinación de deportes, pruebe esquiar por la mañana y pasar la tarde nadando en la costa.
Hay seis estaciones de esquí en el Líbano: Los Cedros, Faraya, Laqlouq, Faqra, Qanat Bakish y Zaarour.

Las actividades acuáticas están disponibles durante el año.
Relájese en una playa arenosa de Yiyye; Tiro o Anfe, o bien, pruebe otro de los tantos recreos existentes sobre la costa.
Bucear en Scuba es muy popular. Por qué no explorar el submarino de la II Guerra Mundial que se encuentra sumergido a la altura de Khaldeh?, (SL Beirut), o buscar antiguos restos fenicios en las aguas de la costa de Tiro.
Si busca más aventura, puede remar por el Río Awwali, en una canoa o kayac. También puede escalar las cuestas de la montaña nine en un vehículo de terreno duro o explorar las profundas cuevas del Speleo. Escalar o caminar es una manera maravillosa de experimentar la belleza natural del Líbano, por primera vez. Pero existen más posibilidades que lo esperan. Prepárese a disfrutar su deporte favorito.