La ciudad fue fundada hace más de 300 años, en una región cuyos vestigios históricos y prehistóricos se remontan a varios millares de años.
A comienzos del Siglo XVIII, una primera ola de emigrantes provenientes de diferentes regiones del Líbano, fundaron tres distritos, cada uno precedido por un gobernador. En 1858, Zahle gozaba de un estado autónomo, con su bandera e himno propios. La ciudad fue incendiada entre 1777 y 1791; luego saqueada en 1860. Bajo el régimen Mutasarrifiyah, Zahle comenzó a prosperar y en 1885 a partir de la instalación del ferrocarril comenzó a crecer comercialmente y la ciudad se convirtió en "el puerto interior" de la Bekaa, de Siria y del principal centro comercial de Beirut, Damasco, Mosul y Bagdad.

LOS RESTAURANTES DEL BARDAWNI
Los centenarios restaurantes que bordean el famoso Río Bardawni, desde la fuente "Ras An-Naba" hasta la entrada de Wadi el Arayech (valle de las parras), gozan de una renombrada y tradicional gastronomía libanesa, a pleno aire libre.
EL VINO Y EL ARAK
La ciudad de Zahle mantiene un estrecho vínculo ancestral con el vino y el arak (anís). Un imponente monumento personificando la vid y la poseía se erige en la entrada sureña de la ciudad. Al Norte, sobre las colinas de Tell Shiha, Wadi Hadi, Tell Zaina, Deir Touk, Harkat, Bir Gazur, Bahusha y Kasara, se encuentran las famosas viñas de Zahle y Alin, donde las viñas se entremezclan con los milenarios sitios arqueológicos. Zahle produce uno de los vinos y anís más finos del mundo, no menos en calidad que los mejores vinos europeos.

LOS FESTEJOS
En septiembre de cada año,
se realiza en Zahle el "Festival del Vino y la Flor". Los festejos comprenden desfiles de carrozas de flores y la elección de la Reina del Vino. También es célebre por su fiesta de Corpus Christi que se remonta a 1825. Esta fiesta se celebra, en la víspera de cada primer jueves de junio, con una marcha de antorchas.