La ciudad hoy día refleja una mezcla de innovaciones y antigüedades: el antiguo puerto, el castillo y las iglesias junto a modernas fachadas de vidrio.
Un paseo por sus callejuelas muestra la tradicional hospitalidad de sus habitantes. Y para conocer el magnífico pasado de la ciudad, no tiene más que trasladarse hasta lo alto del castillo o recorrer el sitio a pie para advertir su milenario legado.
Una vez concluida la visita por los sitios más antiguos de la ciudad, no hay que olvidar de visitar el museo de cera donde se podrá contemplar la vida campestre libanesa.

1. Puerta de la Ciudad, tercer milenio a.C., situada a la izquierda de la entrada del castillo. Dos murallones de piedras cruzan la puerta donde se puede visualizar rastros de quemaduras de la ocupación Amorita (2150-2000 a.C.)
2. Restos de la Antigua Muralla construida antes del 2.500 a.C.
3. Cimientos del "Gran Templo en L", construido alrededor del 2.700 a.C. Ignorábase el dios al cual se le honraba. Fue denominado de esta manera por su fachada construida en L. Las piedras calcinadas cercanas a la entrada del patio indican que el templo fue destruido por el fuego, probablemente durante la Invasión de los Amoritas. Algunas cerámicas del sitio, detrás de la entrada, se las utilizaban para realizar las purificaciones diarias o las abluciones.
4. Sitio del Estanque de Agua Sagrado, situado entre el Gran Templo y el Templo de Baalat Guba.
5. El Templo de los Obeliscos. Originariamente edificado sobre el Gran Templo (3). Luego fue desplazado por los exploradores hasta el actual sitio a fin de descubrir su infraestructura. Los pequeños obeliscos hallados en el templo eran ofrendas, en tanto que el obelisco principal representaba ser el dios del templo. Grandes cantidades de estatuillas de bronce talladas en oro fueron descubiertas en el lugar donde hoy son exhibidos en el Museo Nacional de Beirut.
6. Este sitio se lo denomina como "Manantial del Rey". Antiguamente fue el manantial de agua más importante rodeado por los Murallones de Biblos. Para Ilegar al lugar se debe descender por una escalera caracol. Se narra que Isis, en su continua búsqueda de Osiris, habría encontrado el sitio del manantial.
7. Restos de Casas a fines del cuarto milenio a.C.
8. Restos de Tres Casas del último período perteneciente al cuarto milenio a.C. Una de esas contiene un nicho con características religiosas. Otra casa cercana preserva su cimiento erigido sobre siete columnas.
9. Restos del Gran Palacio correspondiente al tercer milenio a.C. Algunas de sus amplias habitaciones mantienen aún sus quince columnas intactas.
10. Cimientos de Casas pertenecientes al tercer milenio.
11. Cimientos de Casas pertenecientes al período Amorita
(2.150-2.000 a.C.)
12. a 15. Asentamientos del Período Neolítico y Paleolítico cuyos pisos están constituidos de una sola piedra calcárea. Algunos restos de sepulcros de la época, casas con nichos (14) y de múltiples aposentos (15), fueron construidos especialmente para la adoración. 
16. Canteras del Período Amorita.
17. Estructura inmensa del período anterior de la ocupación Amorita.
18. Restos del Templo Baalat Gebal que fuera construido para honrar "La Dama de Biblos", época en la cual la ciudad se encontraba vinculada comercialmente con Egipto. Los ritos en el templo continuaron desde hace 2.70G a.C. hasta el período romano. Reconstruido y remodelado varias veces, los romanos construyeron en su lugar un templo al estilo clásico.
19. El Anfiteatro Romano (218 d.C.), que solo resta dos tercios del mismo, se hallaba entre la entrada de la ciudad (1) y los dos templos superpuestos (3) y (5). Fue desmontado y emplazado en su sitio actual con el objeto de investigarlo. Las piedras negras que decoran el centro del templo reemplazan la mayólica exhibida actualmente en el Museo Nacional de Beirut.
20. a 28. Tumbas Reales. Están compuestas por nueve nichos gravados en las rocas, además de un compartimiento para el sarcófago real. A pesar de que estas tumbas, correspondientes al segundo milenio a.C., contenían preciosos mobiliarios funerarios; el más importante era el sarcófago del Rey Ahiram, grabado con los textos más antiguos del alfabeto fenicio.
29. Un Emplazamiento adornado con ornamentos rocosos hallados en Biblos.
30. Parte de una Calle que cruzaba Biblos en la época romana (300 d.C.) que conduce al templo Baalat.
31. a 32. Murallas y explanadas del tercer y segundo milenio. Se puede observar su construcción y refacción, entrando por la derecha del castillo. Los antiguos muros se remontan al tercer milenio a.C., mientras que las explanadas de gigantescas rocas son de la época Hiksos, a comienzos del segundo milenio a.C.
33. El surtidor de agua romano está situado sobre la izquierda de la entrada del castillo. Todos los caminos que conducían a Biblos, desde el Norte, desembocaban en la plaza que se encuentra frente del castillo. Lo adornan estatuillas y fuentes de agua.
34. Una fortificación Fatimita se emplazaba anteriormente en el lugar del Castillo de los Cruzados. Cuando los Cruzados se apoderaron de Biblos, éstos construyeron en el puerto una fortaleza de gigantescas dimensiones con piedras y columnas extraídas de edificios de otras épocas.
La fortaleza contempla una torre principal cercada por vallados y rodeada por zanjas, una muralla impenetrable con cuatro torres angulares y una quinta torre construida en el centro de la muralla orientada al Norte.
En la actualidad, se observan huellas Fatimitas y parte de los Cruzados y algunas refacciones pertenecientes a los Mamelucos y Otomanos.
35. Fortaleza Persa.