LOS SERVICIOS

La Educación

El periodo de educación obligatoria es de los 6 a los 15 años de edad. A pesar de que los niños no son obligados a comenzar el colegio antes de los 6 años de edad, la mayoría comienza antes de esta edad. El sistema educativo está dirigido por el Departamento de Educación y Ciencia. El desembolso público para la educación alcanza alrededor del 14 por ciento del presupuesto actual del Gobierno y aproximadamente el 5 por ciento del PBI.

La Educación Primaria

El sector de la educación primaria sirve a más de 450.000 niños. Existen más de 3200 escuelas primarias. La gran mayoría de estas recibe sostén económico del Estado, suplementado por contribuciones locales. La educación primaria enfatiza en un acercamiento centrado en el niño con un plan de estudios relacionado a las necesidades e intereses del mismo.

La Educación Secundaria

El sector secundario comprende a las escuelas secundarias, vocacionales, comunitarias y diversificadas. Existen alrededor de 360.000 estudiantes en este sector asistiendo a más de 750 escuelas.

Apenas el 60 por ciento de los estudiantes en el nivel secundario asiste a escuelas secundarias. Estas son escuelas administradas de forma privada. La mayoría esta administrada por ordenes religiosas y el resto por juntas de gobernadores o por individuos. El Estado se encarga del 90 por ciento del costo del salario de los profesores. La gran mayoría de las escuelas secundarias pertenecen al sistema de educación gratuita y reciben concesiones y subvenciones del Estado.

Las escuelas vocacionales, que educan a un cuarto de los estudiantes en el nivel secundario, son administradas por Comités de Educación Vocacional. El Estado provee cerca del 90 por ciento de sus costos. Los balances son generados por los mismos comités. Las escuelas comunitarias y diversificadas que educan al 14 por ciento de los estudiantes de nivel secundario, reciben presupuestos individuales del Estado.

La educación de nivel secundario consiste en un ciclo júnior de tres años seguido por un ciclo sénior de dos o tres años. El examen de Certificado Júnior se toma luego de tres años. En el ciclo sénior existe un programa anual de transición opcional seguido de la elección entre tres programas de dos años de Certificado de Finalización.

La Educación Terciaria

El sector de la educación terciaria consiste de universidades, colegios tecnológicos y de educación. Todos estos son sustancialmente financiados por el Estado y son autónomos y autogobernados. En los últimos años, se han abierto varios colegios privados independientes ofreciendo mayormente cursos relacionados a los negocios.

Existen más de 100.000 estudiantes en la educación de tercer nivel. Casi la mitad de la juventud de Irlanda continua del segundo al tercer nivel, y alrededor del 50 por ciento de estos toman programas de nivel de grado.

Existen cuatro universidades, la Universidad de Dublín (Trinity Collegue), la Universidad nacional de Irlanda (UNI), la Universidad de Limerick y la Universidad de la Ciudad de Dublín.

La UNI posee cuatro colegios constitutivos, UNI Dublín, UNI Cork, UNI Galway y UNI Maynooth. El Colegio Real de Cirujanos, el Colegio Nacional de Arte y Diseño y el Instituto de Administración Pública son también colegios reconocidos de la UNI.

Los Institutos de Tecnología están ubicados en todo el país ofreciendo educación y entrenamiento, de tiempo completo y parcial, para el comercio y la industria en el área del estudio de negocios, ingeniería y tecnología, y ciencia y paramedicina.

El Instituto de Tecnología de Dublín es la institución de nivel terciario más grande del país con mas de 20.000 estudiantes. Ha constituido colegios apuntando a la tecnología, aprovisionamiento, mercadeo y diseño, comercio y música.

Servicio de Salud Pública

El servicio de salud pública en Irlanda está dirigido de forma central por el Departamento de Salud y Niñez. A nivel local, el servicio de salud es operado por siete juntas de salud regionales, y una autoridad sanitaria regional. Es alentada la participación de organismos voluntarios en la provisión de servicios y muchas organizaciones voluntarias reciben subvenciones del Estado. El servicio de salud pública se financia mediante los impuestos centrales.

Aquellos con bajos ingresos, alrededor del tercio de la población, reciben atención médica sin costo. El resto de la población puede utilizar los hospitales públicos a bajo costo. También deben pagar determinados costos, como las visitas a doctores de familia.

Los pacientes en los hospitales públicos pueden optar por ser tratados de forma privada. Existe una cantidad de hospitales privados, alrededor del 14 por ciento del total, los que atienden esencialmente a pacientes privados.

Existe un sistema de seguro médico para ayudar a alcanzar los costos de los tratamientos médicos.

En 1999, el índice de natalidad fue del 14.3 cada 1.000 personas, basado en un total de 53.354 nacimientos registrados durante el año. Más del 99 por ciento de los nacimientos se llevan a cabo en hospitales.

El índice de mortalidad para 1999 fue de 8.5 cada 1.000 personas basado en un total de 31.683 muertes registradas.

Los desembolsos públicos en salud alcanzan alrededor del 20 por ciento de los gastos actuales del Gobierno y aproximadamente el 5 por ciento del PBI. Los desembolsos se destinan a hospitales, servicios de salud comunitarios, servicios psiquiátricos y servicios para los discapacitados.

Bienestar Social

El sistema de Bienestar Social cubre todas las formas de protección social reconocidas internacionalmente. Incorporando una mezcla de tanto seguro social como programas de asistencia social, provee de soporte financiero a personas en determinadas situaciones tal como los ancianos, enfermos, desempleados o personas en la viudez.

Otros servicios del sistema incluyen la manutención de personas en busca de trabajo, beneficios para empleados y apoyo familiar para personas empleadas con bajo sueldo, atención odontológica y oftalmológica, y un numero de beneficios secundarios tales como viajes gratis para pensionados y soporte financiero respecto al costo del combustible, licencias televisivas y alquiler de teléfonos.

Los gastos en bienestar social dan cuenta de aproximadamente un cuarto del presupuesto del Gobierno ( alrededor de 9.87% del PBI) y beneficia a más de 1.3 millones de personas.