Medio Ambiente

La isla de Irlanda consiste en una amplia depresión de
piedra caliza con un relieve de las colinas y múltiples montañas costeras y esta situada en el extremo nor-oeste de
Europa entre los 51.5 y 55.5 grados de latitud norte y los
5.5 y 10.10 grados de longitud Oeste. El Mar de Irlanda al Este, el cual separa a Irlanda de Gran Bretaña, es desde 17.6 a 192 Km de ancho con una profundidad máxima de cerca de 200 metros. Alrededor de las otras costas las aguas poco profundas de la Plataforma Continental son mas bien angostas y la profundidad aumenta rápidamente hacia el Océano Atlántico. Las crestas de las montañas del sur consisten en viejas piedras areniscas rojas separadas por valles de ríos de piedra caliza. En otros lugares predomina el granito, exceptuando el Nor-Este donde se está cubierto por una meseta basáltica. La llanura central contiene depósitos glaciares de arcilla y arena. Esta interrumpida por colinas bajas y tiene amplias áreas de pantanos y numerosos lagos.
Al menos dos glaciaciones generales han afectado la isla y en todos lados las rocas pulidas por el hielo, los lagos de montaña, los valles glaciares y los depósitos de arena glaciar, grava y arcilla marcan el paso del hielo. Un ejemplo espectacular del impacto de la glaciación sobre el paisaje se puede encontrar en el Burren en los condados
De Clare y Galway.