Andhra Pradesh
| Karnataka | Tamil Nadu | Pondicherry | Lakshadweep

 

Las palmeras que una vez Vasco da Gama confundió con "un gentío dándole la bienvenida" todavía se inclinan a su camino desde las costas de Arabia y de África.

Y, como el viento, otras influencias se funden con el mito y el recuerdo, para formar una realidad a la que mejor caracteriza Cochin, el aeropuerto principal de Kerala.

Conocida como la Reina del Mar de Arabia, Cochin es puerto de escala para las embarcaciones desde el Siglo VI a.C., lo que, quizá, explique que sea un mosaico de culturas hindú, judía, portuguesa, holandesa, china e islámica.

Su Sinagoga judía, situada en Mattancherry, fue construida en 1568 d.C. Todavía guarda las bandejas de cobre en las que se registraban las concesiones de privilegios de los Rajás de Cochin. La Iglesia de San Francisco, en el Fuerte Cochin, se cree que es el primer templo erigido por los europeos en la India. Vasco da Gama, el intrépido portugués que descubrió la ruta marítima a las «Indias Orientales», fue enterrado aquí originalmente. También los holandeses dejaron sus huellas en las arenas del tiempo – y de Cochin – en forma de Palacio Bolghatty del Siglo XVII. Pero, quizá, la vista más fascinante de Cochin sean las redes de pesca chinas. Vistas a la entrada del puerto son como frágiles alas de mariposa.

Igualmente fascinante es el Puerto marítimo de Alleppey. 64 kilómetros abajo por la carretera costera de Trivandrum, es conocido como la Venecia de Oriente. Y, una vez al año, las represas de sus canales se atestan de animadas muchedumbres, porque las pulidas embarcaciones-serpiente de Kerala compiten entre sí para ganar el Trofeo del Primer Ministro.

Para unas vacaciones más tranquilas siempre está Alwaye. Es un lugar ideal para nadar en el río, o simplemente para sentarse en soledad, en las dunas de arena. Kalady, a 23 kilómetros de Alwaye, es un centro de peregrinaje situado sobre las orillas del Río Periyar. Debe su santidad al hecho de que fue allí donde Sri Shankaracharya, el gran filósofo indio, nació en el Siglo Vlll. En cierto sentido, tal como ahora se la conoce, Kerala nació en la antigua ciudad de Quilon, porque la Era Malayalam se calcula desde la fecha de la fundación de esta ciudad en el Siglo IX. A 148 kilómetros de Cochin, Quilón tiene un floreciente comercio de anacardo. A 3 kilómetros de distancia pueden contemplarse los antiguos cementerios holandés, portugués e inglés, así como los restos de una fortaleza.

En Trivandrum, la capital del Estado de Kerala, el más sagrado de todos los templos es el de Sri Padmanbhaswamy, del Siglo XVII. Otras visitas son las del Museo Napier y la Galería de Arte de Sri Chithra. A unos cortos 17 kilómetros por carretera de Trivandrum se encuentra Kovalam. Su playa es considerada como una de las mejores del mundo. Existe allí un nuevo complejo playero que constituye un mundo totalmente autosuficiente de recreo.

A 53 kilómetros por carretera a Kanya Kumary está situado el Palacio de Padmanabhapuram, la antigua sede de los Soberanos de Travancore. El Parque Nacional de Periyar se encuentra a 258 kilómetros de Trivandrurn y a 208 de Cochin. Haga un crucero por el Lago Periyar y contemple a los elefantes, bisontes, venados manchados, sambares y, ocasionalmente, algún tigre en su hábitat natural. Es lo más próximo al Paraíso Original, y simplemente otra faceta más de este edén tropical.

Trivandrum cuenta con aeropuerto internacional y nacional. Mangalore y Cochin tienen también aeropuertos nacionales con vuelos a las ciudades más importantes de la India. Hay servicio de trenes desde las poblaciones más importantes de la India. Todos los centros turisticos están bien comunicados por carretera. Hay un servicio de visitas organizadas a la ciudad. Para más información, ponerse en contacto con la Oficina de Turismo del Gobierno de la India: Wellington Island, Cochin. Tel. 6045, o con las diferentes oficinas de turismo del Estado de Kerala.