LAS MIRÍADES DE TEMPLOS

Los devotos drávidas del sur viven intensamente su antigua religión y el viajero queda rodeado por las actividades de los templos, sus gopurams cubiertos de coloridas esculturas de dioses, el olor del incienso y el sonido de las campanas. El conjunto es fascinante. Carretas de bueyes con los cuernos pintados sonrientes campesinos todo esto se verá en el viaje desde Chennai a Kanchipuram y Mahabalipuram. Las playas proporcionan un agradable descanso tras la contemplación de los románticos templos de la costa y los enormes monolitos de animales y dioses. Hay muchas localidades con impresionantes templos y mágicos lugares cuyas paredes parecen entonar los mantras como Chidambaram, Thanjavur, Tiruchirapalli, Srirangam, la Isla de Rameshwaram y Madurai, una de las ciudades más antiguas del sur, con un grandioso Templo dedicado a la diosa Minakshi. Puede visitar la atractiva ciudad francesa de Pondicherry que, como quería el pándit Nehru, sigue siendo una ventana hacia la cultura gala.

En el Estado de Karnataka se hallan los magníficos Templos de Belur y Halebid, de la apasionante época de los Hoysalas (Siglo XII), cuyos bajorrelieves describen un sinfín de historias de guerra, de caza, de escenas palaciegas y mitológicas. En la cima de una colina en Shravanabelagola, la estatua monolítica jaín de Bahubali domina el paisaje. Las ruinas de Hampi hablan de la prosperidad del Reino de Vijayanagara. Bangalore, la capital del estado, es muestra de la vida urbana y moderna de la India, con grandes parques y jardines. La elegante ciudad del sándalo, Mysore, aúna tradición e historia y es el centro de todos los festivales. Contemple el palacio ilumnado desde la colina Chamundi. Es posible alojarse en el Palacio del Maharajá, Lalita Mahal, en Mysore, de impresionante belleza. La seda y el incienso de la ciudad son mundialmente famosos y los olores a jazmín, rosa, almizcle y sándalo perduran en el recuerdo. Hassan y Bangalore en la meseta de Deccan, tienen un clima fresco durante todo el año. Badami, Aihole y Pattadakal son lugares también de gran belleza.

LA FRESCURA DEL PAISAJE
Kerala, tierra de playas, especias y magia, encrucijada de culturas, redes chinas de pesca, sinagogas hebreas, fuertes portugueses, iglesias sirias y holandesas y templos y palacios tradicionales de la India. Kerala, una sierra bordeada de playas, plantaciones de especias y cocoteros; siempre verde y tranquila bajo el cálido sol del trópico. Disfrute aquí de los beneficios de la medicina Ayurveda en los hermosos resorts.

Descanse en las inmaculadas playas de Kovalam, visite el bello Puerto de Cochin o el imponente Templo de Padmanabhaswamy en Trivandrum. Escuche el barritar de los elefantes y los grítos de los monos en la Reserva de Periyac. Respire el aire fresco de los Nilgiri mientras contempla el espectacular paisaje de Ootacamund y Kodaikonal. Pasee en barco por los remansos entre Allepey y Quilon y acérquese hacia Kalady, lugar de nacimiento de Adi Shankaracharya, el gran guru hindú.

LAS DANZAS DEL SUR
Probablemente su viaje al sur coincidirá con muchos festivales pero, si no es así, siempre habrá alguna fiesta en algún lugar. El baile denominado Bharatnatyam es originario del sur y su belleza y gracia hechizan siempre al que lo contempla. Disfrute con el Kathakali y sus máscaras, que escenifica mitos y leyendas fantásticas de la India, o con los curiosos movimientos del Kalaripayattu, arte marcial de Kerala.

El cielo nocturno se llena de fuegos de artificio y, por doquier, se ven elefantes y vacas pintados mientras la gente baila al ritmo del mrithangam y entona mantras en sánscrito.

DEL HIMALAYA A KANYA KUMARI
Kanya Kumari (Cabo Comorín) es el fims terrae de la India, donde convergen tres mares y donde se puede contemplar a la vez al sol y a la luna. Es un centro de peregrinaje, de meditación y yoga: un lugar mágico. El Monumento a Vivekananda, en una roca en medio del mar, da una sensación de tranquilidad infinita. De aquí a Cachemira hay más de 3.300 kilómetros de llanuras, montañas, pueblos, gente, belleza y misterio. Una experiencia inolvidable que sólo la India ofrece. Lo único que ha de hacer es llegar a ella. Explórela, hágala suya y ella le entrará en el corazón.