| Karnataka | Kerala | Tamil Nadu | Pondicherry | Lakshadweep

Es una fusión no exactamente de lo viejo y de lo nuevo, sino también de dos religiones. Entre las colinas y los valles que abundan en extrañas formaciones rocosas, los lujuriantes campos de arroz y plantaciones de algodón en flor, florecieron el hinduísmo y el Islam. Hyderabad, la capital de Andhra Pradesh, exuda una atmósfera de 400 años de esplendor musulmán. El Char Minar, un regio edificio rectangular con cuatro minaretes, es una joya arquitectónica del Siglo XVL. Fue construido por el Sultán Mohamed Quli Qutab Shab como una forma de talismán-se dice- para alejar la terrible epidemia que asolaba a la ciudad recién fundada.

Otros hitos de la historia son la Tumba de Raymond, el aventurero francés del Siglo XVIII que sirvió bajo los colores del segundo Nizam..., el Museo Arqueológico y los Jardines Públicos adyacentes..., la Meccamasjid, la sublime antigua mezquita, con sus cuatro cúpulas y su nube de palomas..., el imponente templo sobre Naubat Pahad...

Pero quizá nada capta mejor la forma de vida de los antiguos nawabs de Hyderabad, como el Museo de Salar Jung, donde se exhibe la colección privada del Nawab Salar Jung III y, al decir de los entendidos, la mejor colección individual de todo el mundo. Las 36 salas del museo están repletas de una intrigante serie de tesoros..., una reunión de estatuas que incluyen las de la velada Rebeca, y de Mefistófeles y Margarita, miniaturas de pintura, manuscritos iluminados, colecciones inapreciables de jade, marfil y bronce y fabulosas armas enjoyadas, incluida la propia espada incrustada de diamantes del Nawab.

Exactamente al oeste de la ciudad se encuentra la histórica fortaleza de Golconda. Fundada en el Siglo XIII fue construida por los Qutab Shahis quienes, en 1525, la hicieron su capital. Fueron ellos quienes diseñaron el fantástico sistema acústico en virtud del cual una palmada dada en las puertas puede ser oída en la ciudadela. Fuera de sus puertas, un camino polvoriento conduce a los cenotafios reales de los Qutab Shahis.

Más lejos, Río Krishna arriba, en Nagarjunasagar, yacen los restos de una tercera religión, el budismo. Aquí, a la sombra de la presa de mampostería más alta del mundo, se excavaron las ruinas de una ciudad perdida del Siglo III. Otro importante centro budista es Amravati, cuya estupa es la mayor de todo el país. Warangal, a I 75 kilómetros de Hyderabad, se encuentra mencionada en el Diario de Viaje de Marco Polo, y es más conocida por su templo de un millar de columnas. Una inscripción en sánscrito registra la fecha de su construcción como l63 d.C. Vishakapatnam, o Vizag, como es comúnmente conocida, a 638 kilómetros de Hyderabad, es un importante puerto marítimo de la costa oriental. También es una playa popular. A l6 kilómetros de Vizag se encuentra Simhachalam, que rivaliza con Varanasi y Tirupati como centro de peregrinación. El Templo de Lepakshi, en la frontera de Karnataka, es famoso por su columna colgante. Suspendida por la parte superior, deja espacio suficiente para que pase bajo ella una hoja de papel.

Al sur de Andhra Pradesh está el venerado Santuario de Tirupati, uno de los más antiguos del país y también el más rico de ellos. El aspecto más fascinante de esta ciudad-templo es la ofrenda de cabello por los peregrinos. Esto, a su vez, ha llevado a que se convierta en una de las mayores fuentes de pelo natural para los fabricantes de pelucas. Pero así es Andhra Pradesh, una mezcla de tradición y de modernismos. Hyderabad cuenta con aeropuerto internacional y nacional. Otros aeropuertos nacionales son: Visakhapatnam, Tirupati y Vijayawada. Las líneas aéreas «Indian Airlines» y «Vayudoot» comunican Hyderabad con diversas ciudades importantes de la India. Hay también trenes a Hyderabad desde la mayoría de las poblaciones importantes.

Para más información, ponerse en contacto con la oficina de Turismo del Gobierno de la India: 25, Sandozi Building; 26, Himayat Nagar, 2. piso. Tel. 66877.=