Esculturas del Valle Indus. La historia del arte indio y sus esculturas se remonta a la civilización del Valle Indus del 2do. y 3er. milenio antes de nuestra era. Pequeños sellos de terracota descubiertos en el valle revelan esculturas de hojas, deidades y animales. Estas elementales formas de piedra o sellos eran guardados como una cosa sagrada y adoradas por los pueblos de esta civilización. Otros dos objetos que fueron extraídos de las ruinas del Valle Indus son indicativas del nivel alcanzado por el arte indio de aquellos tiempos. El busto de un sacerdote tallado en piedra caliza y una joven bailarina realizada en bronce muestran una gran sofisticación y talento artístico.


Joven Bailarina de Bronce de Harappa

Esculturas Budistas - Sarnath y Sanchi, Gandhara y Mathura

La siguiente edad de oro de la escultura india comienza en el siglo III antes de nuestra era, cuando el Emperador Mauriyano Ashoka adoptó el Budismo y emprendió una misión para difundir las enseñanzas de la fe hasta los lugares más lejanos que le fueran posible. El tenía 85,000 stupas o monumentos en forma de cúpulas construidos con las enseñanzas budistas grabadas en piedras y columnas. La famosa Columna de Ashoka, en Sarnath, Madhya Pradesh, reluce en piedra arenisca y representa el hierático arte del Imperio Mauriyano. El capitel de los leones en la columna es actualmente el emblema oficial de la república de la India.

El Gran Monumento (Great Stupa) de Sanchi es posiblemente la más delicada reliquia sobreviviente del Imperio Mauriyano y es un renombrado monumento budista. Los arcos de sus puertas finamente esculpidos representan leyendas budistas y el estilo de vida de hace dos mil años. El Gran Monumento tiene cincuenta y cuatro pies de alto y esta rodeado por una balaustrada de piedra y cuatro puertas con arcos elaboradamente esculpidas a cada lado.

Los relieves de los arcos de entrada representan pasajes de la reencarnación de Buda, su vida como príncipe, el momento de su iluminación, sus sermones y sus adoradores.
Las estatuas de Buda del siglo quinto exhiben una sensibilidad única con figuras humanas serenas y en meditación, un cuerpo moldeado con sutileza y un rostro que resplandece de iluminación. Aquí la definición esencial de lo divino está representado en los suaves pliegues del vestido, la exquisita curvatura de las manos y los ojos semi-cerrados de Buda.

 

El Arte Hindú

Los siglos 4to., 5to. y 6to. de nuestra era fueron testigos de un inmenso resurgir del hinduismo, cuando este se convirtió en la religión oficial del Imperio Gupta. Como consecuencia de esto, esta era también estuvo marcada por el surgimiento de innumerables imágenes de Dioses y Diosas hindúes populares. En este periodo se desarrollaron imágenes de Vishnu, Shiva, Krishna, el Dios Sol y la diosa Durga.

La conjunción entre la danza, el drama, la literatura y el arte fue un aspecto crucial para el expresionismo estético de las futuras centurias. Esta nueva era en el arte y la escultura fue testigo de una fusión única, una síntesis perceptible en las cavernas de Ajanta y Elora y los templos de la parte central de la India y la India Meridional.

Ajanta y Elora

Al noroeste de Bombay, cerca de Aurangabad hay dos asombrosos grupos de templos esculpidos en la roca viva en el En el siglo primero antes de nuestra era, la posición en el arte y la escultura cambió casi radicalmente. La figura humana sustituyó a las representaciones simbólicas de Buda y sus enseñanzas. Aunque Buda se opuso a la idea de la adoración de ídolos, su imagen de culto se estableció y se convirtió en un aspecto esencial en los actos de adoración. Las escuelas escultóricas de Mathura y Gandhara dieron a conocer la forma humana de la imagen de Buda.curso de catorce siglos. Durante el siglo 4to. de nuestra era, en un remoto valle, comenzó el trabajo en las cavernas de Ajanta para crear un complejo de monasterios budistas y salones de oración. Con el pasar de los siglos, numerosos monjes budistas y artesanos excavaron una serie de veintidós cavernas, algunas celdas, monasterios y templos budistas. Todos estos fueron tallados sobre los riscos rocosos de Ajanta. Estas cavernas están adornadas con elaboradas esculturas y pinturas que han resistido los estragos del tiempo. El trabajo en las cavernas de Elora comenzaron en el séptimo siglo de nuestra era donde se creó otro grupo de cavernas en la roca viva. Fueron el Budismo, el Jainismo y el Hinduismo los que inspiraron a estos escultores a crear estas elaboradas esculturas de piedra. La creación mas impresionante y majestuosa de Elora es el Templo de Kailasa, un templo de tamaño natural, sostenido por si mismo y flanqueado por elefantes esculpidos en la roca viva. Columnas, podiums, capiteles y torres se combinan para producir una representación sobrecogedora de la morada de Shiva en el Himalaya.

Khajuraho

El tranquilo pueblo de Khajuraho, en el central estado de Madhya Pradesh ostenta los mejores templos medievales de la India, conocidos en todo el mundo por sus esculturas eróticas. Estos espléndidos templos son la más famosa atracción del estado. De los 85 templos construidos originalmente, solo 22 sobreviven hoy. Estos templos fueron creados por los gobernantes Chandela al estilo Indo-Aryano. El lugar estuvo olvidado durante siglos antes de ser redescubierto en 1838. Los templos se restauraron y ahora atraen visitantes de todo el mundo. Las esculturas incluyen estatuas de dioses y diosas, guerreros, bailarinas celestiales y animales, además de aquellas que representan parejas en poses eróticas. La filosofía Hindú de Yoga y Bhoga (placer físico), los dos senderos que conducen a la liberación final, parecen ser el tema subyacente de estas esculturas. Toda la vida se veía como una expresión de divinidad, incluyendo el amor humano. Las otras esculturas en estos templos representan la vida cotidiana de la gente en los siglos 10mo. y 11no. de nuestra era.

Las Cavernas Elefanta

El aspecto mas profundo del poderoso Shiva se pone en evidencia en el templo de Shiva en las cavernas Elefanta. Situadas cerca de Bombay, estas cavernas presentan una introducción a algunos de los templos mas exquisitamente esculpidos. Uno puede ser testigo de una sinfonía de piedra en alabanza al Dios Shiva, creada por expertos talladores de piedra de la India del siglo VI.

La atracción principal aquí es un busto de veinte pies de altura de la deidad en forma de tres cabezas. El Maheshamurti está construido en las profundidades de un nicho y aparece desde la oscuridad para llenar la altura total de la caverna. Esta imagen simboliza los aspectos de furia, femeniedad y meditación del gran asceta y las tres cabezas representan a Shiva como Aghori, Ardhanarishvara y Mahayogi. 


'Maheshmurti' en Elefanta

Aghori es la forma terrible de Shiva donde él está absorto en la destrucción. Ardhanarishvara muestra a Shiva como mitad hombre mitad mujer en representación de la unidad esencial de los sexos.La postura Mahayogi simboliza el aspecto meditativo del Dios. Las esculturas de Elefanta transmiten de manera muy significativa la unidad de lo humano y lo divino y las imágenes trascienden el alcance de la imaginación humana, para lograr una grandiosidad que se mantiene intacta en el tiempo.