Delhi
| Haryana y Punjab | Himachal Pradesh | Jammu y Kashmir | RajasthanKhajuraho

Al borde del Himalaya se extiende Uttar Pradesh, barrido por el tiempo, el espacio y la historia, guardando en sus tierras cruzadas de ríos los orígenes de las tres grandes religiones de la India: Hinduismo, Islamismo y Budismo.

Hacia el este, desde Delhi, se llega a la Ciudad Sagrada hindú de Mathura, lugar de nacimiento del Señor Krishna, rodeada por los míticos bosques Vrindaban, inmortalizados en los relatos de su juventud. En la orilla occidental del Río Yamuna, Mathura fue en los tiempos antiguos un centro cultural de mucho renombre, y hoy abunda en lugares de interés religioso e histórico, que datan de hasta 1.500 años a.C.

Sólo a 56 kilómetros de allí se desemboca en la gloria de los mogoles, Agra, la Ciudad del Taj Mahal, el inmortal monumento de amor que el Emperador Shah Jahan hizo construir para su reina, Mumtaz Mahal. Un sueño en mármol blanco, de delicadas celosías y marquetería, perfectamente proporcionado y rodeado por un jardin y una cadena de fuentes. Hay muchos otros esplendores en Agra; el monolítico fuerte de arenisca roja, cuya sólida estructura contribuyeron a crear cuatro emperadores sucesivos. Dentro de sus muros se funden en el esplendor las arquitecturas hindú y musulmana. Como una perla en el flamígero ambiente, la Moti Masjid (la mezquita de mármol más grande del mundo) presta eco a la llamada del muezin. La Tumba de mármol blanco de Itmad-ud-Daulah habla con elocuencia del amor de una hija. En Sikandra yace el Gran Emperador en el Mausoleo de Akbar, de varias plantas, construido con cuatro esbeltos minaretes.

A una hora por carretera de Agra está situada la ciudad desierta de arenisca de Fatehpur Sikri, capital imperial gloriosa, aunque de corta vida, de los mongoles. Hoy es un frecuentado complejo de fuertes, palacios y mezquitas vacíos. Más al este, a unos 315 kilómetros de Agra, encontramos Lucknow, ciudad de jardines y palacios. Sede durante siglos de la cultura Urdu, esta ciudad conserva la tradición de las maneras cortesanas y de una forma de vida grata.

Allahabad, situada a 200 kilómetros al sur, en la confluencia de los Ríos sagrados Ganges, Yamuna y el subterráneo Saraswati, representa una fusión de las culturas hindú y musulmana. Millares de peregrinos hindúes se congregan aquí todos los años para hacer sus abluciones en el río. El Ganges fluye hasta Varanasi, la más sagrada de las ciudades hindúes, donde en medio del sonido de las campanas, el canto de los sacerdotes, la fragancia de las ofrendas florales y el espectáculo de los «ghats» de baño rebosantes de peregrinos, descubrirá algo de la religión que es el hinduísmo. A 110 kilómetros se encuentra Sarnath, la cuna del budismo. Allí pronunció Buda su primer sermón para el mundo, hace 2.500 años.

El norte de Uttar Pradesh es un país himalayo, galoneado con algunas de las estaciones de montaña más bonitas de la India, como Nainital, enhebrada con lagos esmeralda y colgada en las alturas. Ranikhet, cubierta de fragantes bosques de pinos. Mussoorie, un alegre punto de verano. Más al norte, perdidos en el silencio y la serenidad de los montes, permanecen los templos y santuarios donde los hindúes oran desde tiempos inmemorables.

Uno de los lugares más santos de los hindúes, Hardwar, antigua ciudad de peregrinaje, se asienta en la orilla derecha del Río Ganges, al pie de los encantadores Montes Shivalik. Hacia el noroeste está Rishikesh, otro gran centro de peregrinación, considerado lugar sagrado desde los tiempos medievales. Rishikesh es la puerta del «Reino de Dioses», Badrinath, Kedarnath, Gangotri y Yamunotri. Bandrinath, o Badri Van, se sitúa en un valle sobre el cual montan la guardia las serranías gemelas de «Nar» y «Narayan, Hemkund Lohpal» el lago en el que el santo sikh Guru Govind Singh se dice que estuvo meditando, y el Valle de las Flores, con más de un millar de variedades silvestres. El famoso Templo de Kedarnath, a una altitud de unos 3.500 metros, contiene una enorme estatua de Nandi (el toro sagrado) y bellas imágenes esculpidas en sus paredes.

Gangotri, según la creencia, la fuente del Río sagrado Ganges, se encuentra a 3.200 metros sobre el nivel del mar, en el distrito de Uttarkashi. Rodeada por la nieve, esta bella ciudad con varios templos se halla en las profundas depresiones de la Cordillera Gangotri. Aquí está situado el Instituto Nehru para Ingenieros de Montes. Yamunotri, a una altura de 3.291 metros, es la fuente del Río Yamuni y tiene un templo.

Las escarpadas montañas descienden hasta los verdeantes bosques de lujuriantes herbazales, donde encontrará el «país del tigre»: el Parque Nacional Corbett. Puede conducir en él contemplando manadas de elefantes y venados salvajes, fotografiando al tigre y al leopardo entre un carnaval de aves de brillante plumaje.

Agra, Varanasi, Lucknow, Allahabad y Dehra Dun (montaña) cuentan con servicios de vuelos diarios. La mayoría de las poblaciones de Uttar Pradesh están comunicadas por ferrocarril. Se pueden alquilar autobuses, taxis y rickshaws a motor. Agra y Varanasi tienen servicio diario de visita a la ciudad con guía. Desde Rishikesh y Delhi pueden hacerse excursiones en grupo a lugares de peregrinaje o no, tales como Gangotri, Yamunotri, Badrinath, Kedanath, Nainital, Ranikhet y Mussorie. Para más información, ponerse en contacto con las Oficinas de Turismo del Gobierno de Uttar Pradesh en Agra, Lucknow, Allahabad, Varanasi, Hardwar, Rishikesh, Mussorie, Almora, Nainital, Ranikhet, etcétera.