PUNTOS DE ENCUENTRO DEL CONTINENTE

D

elhi, el punto céntrico, incluye dos ciudades en una: El viejo Delhi, la capital de la civilización Mughal, con sus calles estrechas y bazares, y Nueva Delhi, una ciudad moderna con amplias avenidas, altos edificios y parques. Delhi es un punto estratégico desde donde se puede explorar los Estados del Rajasthan, Punjab, Uttar Pradesh, Himachal Pradesh y Madhya

En Agra usted verá aquel incomparable monumento al amor, el Taj Mahal, indudablemente el más magnífico ejemplo de la arquitectura Mughal. Hacia el este, en la Ciudad Sagrada de Varanasi, miles de hindúes (fieles de la religión Hinduísta) acuden a bañarse en el Río Sagrado de Ganges.

Al Sudoeste de Delhi, se encuentra Jaipur, la ciudad rosada. Uno de los lugares más extraordinarios en Jaipur es el impresionante Palacio de los Vientos, donde 953 ventanas se asoman al mundo.

HISTORIA

Delhi, Rajasthan, Uttar Pradesh, Punjab, Haryana, Himachal Pradesh y Jammu y Cachemira forman la región septentrional de la India.

Los preparativos del viaje han concluido y usted se encuentra por fin en la India. Cada experiencia, sonido y olor proclama que se encuentra en un lugar mágico y muy especial. Aquí es donde el profundo amor por una mujer creó el Taj Mahal, donde reinó el Rey de los Reyes, donde las orillas del sagrado Ganges se convierten en un reguero de ciudades santas, donde se levantan los Himalayas mudos y magníficos, donde cinco mil años de cultura esperan al mundo.

Delhi
: Antigua y Moderna

Delhi es una ciudad histórica, una elegante capital que es, en realidad, dos ciudades distintas. La fuerza y el color, los concurridos bazares y la arquitectura mogol de la parte antigua de Delhi contrastan con el esplendor formal de Nueva Delhi, cuyos amplios bulevares ofrecen perspectivas cambiantes de la ciudad-jardín que creara Lutyens. En Delhi hay muchos hoteles de lujo de nivel internacional, con el confort y el estilo necesarios para asegurarle el descanso tras su viaje, desde ellos puede salir a verlo y escucharlo todo en la Ciudad del Fuerte Rojo, de la Mezquita Jama (la más grande de la India), del altísimo Minarete Qutub. Dése el tiempo suficiente para explorar las modernas tiendas y los centros de artesanía, de precios muy razonables. En las plazas magos y osos danzantes entretienen a la muchedumbre, mientras los adivinos le predicen el futuro. Tras el calor del día viene el fresco de la tarde; disfrute de una cena en alguno de los espléndidos restaurantes, donde la exótica música del sitar y la vina y los suaves ritmos de la tabla acompañan a la deliciosa cocina regional.