La Haya, Sede del Gobierno

 

En el siglo catorce, se desarrolla en el condado de Holanda un centro permanente de gobierno; lo mismo ocurrió en otros condados. La administración ya no debe transladarse por todo el territorio siguiendo al conde. Además, el condado de Holanda fue concedido a los condes de Hainaut, en la actual Bélgica, que no siempre podían estar presentes. Por ello, se lleva a cabo una reorganización del gobierno y de la administración de justicia. El actual edificio del Parlamento holandés, llamado Binnenhof, parecía la ubicación perfecta para la nueva sede del gobierno. Estaba situada en el centro del alargado condado y el pabellón de caza ofrecía buen cobijo a la cancillería del conde. La administración se establece también en La Haya y, de esta forma se ponen los fundamentos de La Haya como ciudad sede del gobierno. En el siglo siguiente, aparece en los Países Bajos, que en ese tiempo comprendían el actual Benelux y una parte del norte de Francia, una primera forma de representación del pueblo, los "estratos" o Estados de cada provincia, en donde están representados la nobleza, el clero y las ciudades. La Haya no era miembro de los Estados de Holanda porque no gozaba del privilegio comunal. Amsterdam sí lo tenía, pero todavía no ocupaba el primer lugar entre las ciudades holandesas. Ese lugar lo ocupaba tradicionalmente la ciudad con los privilegios más antiguos, que era en Holanda la ciudad de Dordrecht. El duque de Borgoña, que por aquel entonces era el señor de la mayoría de las provincias holandesas, convocaba a los representantes de todos los Estados para asuntos importantes, sobre todo si necesitaba dinero. Esta asamblea recibió el nombre de Estados Generales, nombre que hasta ahora sigue siendo la denominación oficial del Parlamento holandés. Estos Estados Generales se reúnen por primera vez en la ciudad de Brujas en 1464. En ese tiempo, el duque rara vez permanecía en La Haya, por lo que ocupaba su lugar un llamado estatúder, que en holandés significa textualmente "sustituto". Cuando otros señores posteriores, como Maximiliano de Austria y Carlos V y su hijo, el Rey de España Felipe II, adquieren un papel importante a nivel europeo y, por lo tanto, casi no pueden estar presentes en los Países Bajos, los estatúderes o "sustitutos" en sus provincias y sobre todos ellos un gobernador para todas las provincias juntas radicado en Bruselas, empiezan a ocupar un lugar cada vez más importante en el gobierno. Este gobierno se sigue ejerciendo desde La Haya, por lo menos para algunas provincias.