Al Norte de Tikal, en la selva de Petén, se encuentra Uaxactún. La importancia de este sitio radica en que allí se registra la fecha más antigua del período clásico maya, grabada sobre su estela 9 en el año 320 de nuestra era. Adicionalmente, Uaxactún fue un importante lugar para la observación de los astros, como lo muestra la orientación de los templos en su plaza mayor, la cual tiene relación con la aparición del sol en los solsticios y equinoxios.

El edificio conocido como observatorio cuenta con una escalera bellamente decorada con mascarones en estuco.