Los ritmos caribeños que se escuchan constantemente en el puerto Garífuna de Livingston, toman mayor auge durante el mes de mayo, cuando se celebra la fiesta de San Isidro Labrador. Los festejos se inician el día 13, con la llegada de las hermandades garífunas, tanto de la costa atlántica de Guatemala, como del sur de Belice. Durante los tres días que siguen, se entonan canciones y se baila al compás de los tambores la "Punta" y "Yancunú". El día 15 termina la fiesta con el "Yurumen", que simboliza la llegada de los primeros pobladores a la región, y la devolución de la imagen de San Isidro Labrador a la iglesia.