Jardines de Francia

Los arriates geométricos del "jardín a la francesa" del castillo de Villandry (Indre-et-Loire).

Los franceses han vuelto a descubrir sus jardines. Desde hace algunos años, las ventas en jardinería han aumentado considerablemente, así como el número de asociaciones para la salvaguarda de especies vegetales y el de visitas a los espacios abiertos al público: parques urbanos, jardines de los monumentos históricos, jardines privados... El fenómeno coincide con la aparición de una nueva generación de jardineros, la mayoría procedente de la Escuela Nacional Superior del Paisaje de Versalles (ENSP). Desde hace dos décadas, estos nuevos talentos hacen florecer las iniciativas más diversas: desde la restauración de los jardines históricos hasta la creación de obras totalmente extravagantes. El resultado: mientras que en 1991, Michel Racine, autor de Guide des jardins de France [Guía de los jardines de Francia], inventariaba 150 jardines con cualidades paisajísticas y botánicas extraordinarias, hoy la guía cuenta con 750.

Por Emmanuel Thévenon, periodista

Preservar un jardín es por esencia un arte efímero. Por temor a una pérdida de biodiversidad, los jardineros cuentan con el trabajo de conservación del Jardín de las Plantas de París1, o la rosaleda de L’Haÿ-les-Roses2 (Val-de-Marne). La plantación de bambúes de Prafrance3, en Anduze (Gard), con sus 700.000 bambúes contribuye incluso a proteger al oso panda.

Junto a estos importantes centros de conservación, proliferan iniciativas más modestas pero no por ello menos notables. Desde 1989, Pierre Paris, un jardinero apasionado, recorre el planeta para reunir, en su arboreto de Prés-des-Culands4, en Meung-sur-Loire (Loiret), una colección única de 400 especies de acebos (Ilex), que podemos descubrir a la sombra tamizada de un bosquecillo.

Jardines “a la francesa”

La restauración de parajes históricos viene conociendo un auge considerable. La empresa más espectacular concierne a los famosos jardines "a la francesa" imaginados en el siglo XVIII por André Le Nôtre, el jardinero de Luis XIV, en Vaux-le-Vicomte, en Sceaux y por supuesto en Versalles, que es el ejemplo más acabado. Esta inmensa ópera de vegetación, mármol y bronce de casi 800 hectáreas, salpicada por una multitud de albercas y fuentecillas, en la actualidad es objeto de una importante campaña de renovación bajo la dirección de Pierre-André Lablaude. Las Tuilerías (París) o el jardín del castillo de Cormatin (Saône-et-Loire) son otros ejemplos de rehabilitación de jardines de época clásica hechos con acierto pero con un espíritu más contemporáneo.

Jardines floridos

También podemos descubrir de nuevo el encanto de los jardines de la Edad Media, recreados, con mayor o menor autenticidad, a partir de libros de horas, grabados o tapices de época. Aunque el jardín gótico del museo del Œuvre Notre-Dame, en Estrasburgo, remonte a 1931, los de Uzès (Gard), los del museo de Cluny (París) o del priorato de Salagon, en Mane (Alpes-de-Haute-Provence), son más recientes. De forma cuadrada o rectangular, rodeados por un cerco de ramas entrelazadas, en estos jardines crecen plantas simples, aromáticas, ornamentales o de hortalizas...

En el castillo de la Guyonnière, en Beaulieu-sous-Parthenay (Deux-Sèvres), así como en el jardín de los Cinco Sentidos de Yvoire (Haute-Savoie), la Edad Media también ha servido de base al paisajista Alain Richert para realizar, en una isla, un jardín moderno cuyos motivos (coles, sauces, frutas, mariposas...) son el pretexto para una cascada de sensaciones.

Creados a principios del siglo XX por el doctor Carvallo, propietario del lugar, los jardines del castillo de Villandry (Indre-et-Loire) constituyen sin duda la obra de restauración más acertada. Su incomparable jardín florido (12.500 m2) ofrece arriates cromáticos que forman cuadros decorativos con motivos geométricos complejos.

Gracias a los encargos públicos y a las innumerables iniciativas privadas, surgen nuevos jardines en clara armonía con la época moderna y con un sinfín de ideas: yermos ajardinados, jardines minerales o botánicos, jardines de olores, colores, o dedicados al agua, al fuego...

La técnica ecológica de Gilles Clément ha dado origen al "jardín en movimiento" (parque André-Citroën, en París), especie de terreno baldío bucólico que reivindica hasta las malas hierbas. La plantación masiva de gramíneas de François Brun y Michel Pena en su jardín "Atlántico", suspendido en la estación Montparnasse, también evoca la libertad de los parajes salvajes y crea una sensación de exotismo en pleno París. En otro estilo, Pascal Cribier imaginó, en Méry-sur-Oise (Val d’Oise), un jardín experimental concebido sobre la dinámica del agua en sus diferentes estados: sólido, líquido o gaseoso como referencia al propietario del lugar, el grupo Vivendi Universal.

Creación contemporánea

Las otras regiones tampoco se quedan a la zaga, incluso en los pequeños municipios está brotando el arte del jardín. Los jóvenes paisajistas Anne-Sylvie Bruel y Christophe Delmar han sabido regenerar con inteligencia el paraje devastado de la cantera de Biville (400 habitantes), en Manche, desapareciendo detrás de un paisaje de nuevo "natural", a pesar de la presencia de un corte vertical de más de 40 metros de altura.

Creados en 1996 por los paisajistas Katryn Gustafson y Philippe Marchand, los "jardines de la imaginación" de Terrasson-la-Villedieu, un pueblecito de Dordogne, ocupan casi seis hectáreas en la ladera de una colina. Con fuerza y simplicidad, el parque invita a un recorrido sensual donde la perspectiva, los vegetales y la omnipresencia del agua realzan las cualidades naturales del paraje. Por último, también cabe citar el parque urbano de Issoudun (Indre), realizado por Michel Desvignes y Christine Dalnoky y, sobre todo, el extraordinario jardín zen de Erik Borja, en Beaumont-Monteux, en Drôme. El poeta-jardinero ha moteado de columnas de basalto un ondulante mar de boj que, en olas sucesivas, conducen hacia un estanque rodeado de esencias mediterráneas. Una auténtica maravilla.

1. 57, rue Cuvier, 75005 París. Tel.: (33-1) 40 79 30 00.
www.mnhn.fr/expo/lieuxMNHN/TextesFrancais/pageexpo.html

2. Creada en 1899, la rosaleda presenta una fabulosa colección de 3.100 especies y variedades. Avenue du Général-Leclerc, 94240 L’Haÿ-les-Roses.
Tel.: (33-1) 43 99 82 80.
www.cg94.net/nature/espaces_verts/parcs_departementaux/parcsf.htm

3. 30140 Anduze. Tel.: (33-4) 66 61 70 47. www.bambouseraie.fr

4. Pueden obtenerse las direcciones de los parques y jardines de Francia consultando el sitio Internet: www.parcs-jardins.com

El Festival Internacional de los Jardines

Desde hace diez años en Chaumont-sur-Loire, el Conservatoire International des Parcs et Jardins et du Paysage [Conservatorio Internacional de Parques y Jardines y del Paisaje] organiza un festival particularmente original: propone a los paisajistas y a los artistas en general crear jardincillos efímeros. Entre los casi trescientos imaginados, los 150.000 visitantes anuales han visto los muros vegetales de Patrick Blanc, los cercos de sauces trenzados de Ingrid y David Drew, el cuadrado de hortalizas de Jean-Paul Collaert... Del 15 de junio al 15 de octubre de 2002, el festival ofrece un tema excitante: el erotismo, ilustrado mediante jardines con títulos tan elocuentes como ¡Ven!, El jardín de la embriaguez, Y viceversa, El soplo de Eros, Los pétalos del deseo...

E.T.

Conservatorio Internacional de Parques y Jardines y del Paisaje
41150 Chaumont-sur-Loire. Tel.: (33-2) 54 20 99 22.
www.chaumont-jardins.com

Los jardines exóticos de la Riviera



Exhuberancia del jardín mediterráneo del Rayol en la Costa Azul.

Gracias al clima mediterráneo, la Costa Azul posee un importante patrimonio de jardines exóticos públicos y privados: las villas Noailles de Grasse y de Hyères, los jardines Hanbury, la villa Van Rahmeh, el jardín Fontana Rosa, las Colombières, el invernadero de la Madone, la villa Ile-de-France (jardín del museo Ephrussi Rothschild). Entre los más recientes, destacan el parque floral Phœnix con colecciones de plantas excepcionales, o la finca del Rayol, reorganizada por Gilles Clément para el Conservatorio del Litoral, que cuenta con una extraordinaria sucesión de paisajes chilenos, neozelandeses o sudafricanos. La mayoría de estos jardines están abiertos al público.

E.T.

Fuente: FRANCEGUIDE.COM
Es Una Contribución de
LOS ESPECIALES DE...EL TURISMO Y LA HOSPITALIDAD 
A LA DIFUSION DEL PATRIMONIO CULTURAL FRANCES.