PAIS

home: COLOMBIA

HISTORIA:

COLOMBIA. HISTORIA. Desde Año 1886 hasta reforma Constitucional.

La Regeneración 1886- 1930

En 1886 se adoptó la nueva Constitución, puramente centralista, bajo el lema de “Regeneración administrativa fundamental o catástrofe“, la cual dio origen a un régimen reaccionario, que con mano dura mantuvo un relativo orden en el país.

Con la Constitución de 1886 se creó la República de Colombia, se consolidaron el poder Ejecutivo y el Congreso bicameral -así como el Banco Nacional como banco emisor-, se implantó un rígido control de cambios, se impuso el papel moneda de curso forzoso, se alargó el período presidencial a seis años y se transformaron los estados soberanos en departamentos.

Entrada Teatro Colon. Bogotá
Foto Juan Pablo Miranda

 

INFORMACION GENERAL:

HISTORIA

CIUDADES

ARTE Y CULTURA

SIMBOLOS PATRIOS

 

COLOMBIA. HISTORIA. Desde Año 1886 hasta reforma Constitucional.

En 1889 se expide la Ley 90 ó Ley de los Caballos, la cual, bajo el lema “Prensa libre pero responsable en tiempos de paz”, restringe la libertad de expresión en los medios impresos y legitima la opinión de que la diferencia, tanto ideológica como racial, era motivo de expulsión de la comunidad nacional. Este mismo año se firmó el Concordato entre el Estado Colombiano y la Santa Sede, y se oficializa la religión católica como propia de la nación colombiana, y la educación pública en acuerdo con la Iglesia.

Durante este período, la oligarquía comercial y financiera, y un sector de la política nacional al perder privilegios económicos los primeros y quedar excluidos del poder los segundos, generaron una serie de disputas que llevaron al país hacia uno de los períodos más sangrientos de la historia colombiana.

Las décadas de transición entre el siglo XIX y el XX fueron marcadas por la crisis económica, la inestabilidad política y las guerras civiles. El nuevo siglo comenzó con una cruenta guerra civil (1899 - 1903) entre liberales y conservadores, denominada “La Guerra de los Mil Días”, que terminó por acuerdo entre los dos bandos y bajo la amenaza de intervención de los Estados Unidos de América. En 1903, la provincia de Panamá se separa de Colombia y proclama su independencia.

En el segundo decenio del siglo XX se fundan los principales periódicos nacionales y regionales, se constituye el Banco de la República como Banco Emisor y eje de la política monetaria, y surge la Contraloría General de la República, todo ello siguiendo las recomendaciones de la comisión enviada por el Banco Mundial, para estructurar un programa de reformas económicas y financieras que permitieran iniciar una transición del país rural con estructura colonial, hacia el país urbano y moderno.

Las profundas transformaciones sociales y económicas estuvieron acompañadas de intensos conflictos laborales. Los sectores medios de la población irrumpieron en el panorama nacional, después de intensos momentos de represión violenta. En 1919, una manifestación de sastres, que protestaba por la orden de elaborar uniformes en una factoría de Nueva York, es abaleada frente al palacio presidencial. Mueren doce manifestantes y otros diecisiete quedan heridos. En 1928, durante el desarrollo de una huelga en la United Fruit Company se sucede la matanza de trabajadores en la zona bananera de Santa Marta, conocida en la historia nacional como la “Masacre de las Bananeras”.

 

Vivienda rural cafetera. Quindío.
Archivo Lorenzo Fonseca. Foto Lorenzo Fonseca

República Liberal 1930-1946

En 1930 se produce un cambio político que pone fin a casi medio siglo de gobiernos conservadores. La conjunción política de un gobierno liberal y democrático, y un parlamento homogéneamente liberal, fuertemente influenciado por las ideas socialdemócratas de la época, facilitaron la introducción de figuras como la función social de la propiedad, el derecho de huelga, el derecho de asociación, la intervención del Estado en la economía, el sufragio universal para los hombres, la reforma a la educación -que le devolvía al Estado colombiano su control fiscalizador sobre la educación, que había perdido desde la Constitución de 1886- y el Concordato, firmado el año siguiente.

Con el gobierno de Alfonso López Pumarejo, entre 1934 y 1938, se inicia un período de la historia del país conocido como la República Liberal, durante el cual se llevó a cabo una serie de reformas en la estructura general del país; la más importante fue la reforma constitucional de 1936, que adecuó la carta política a las exigencias económicas, políticas y sociales producidas por las transformaciones propiciadas desde 1930.

La República Liberal promovió grandes transformaciones, con el fin de ampliar la cobertura escolar y bajar las tasas de analfabetismo. La educación fue considerada el medio ideal para “aprehender la realidad nacional” y lograr una mayor integración territorial y social. Estas reformas permitieron el ingreso de la mujer colombiana a la educación superior, el establecimiento de los colegios y escuelas mixtas, y la abolición de las discriminaciones raciales, religiosas y de origen en las instituciones escolares.

Piezas claves en la reforma educativa fueron la modernización de la Universidad Nacional y de las escuelas normales, muchas de las cuales pasaron a manos del Estado. El cambio más significativo en este campo se dio en la Escuela Normal Superior, que contó con la colaboración de una serie de intelectuales europeos que huían del fascismo y aportaron conocimientos en disciplinas nuevas en el país, como la antropología, la sicología y la geografía.

En 1946, tras la división del partido Liberal para ir a las urnas, asume el poder el partido Conservador, que finaliza este período con disputas políticas, censura a la prensa y una nueva etapa de violencia, que se exacerbó con el asesinato del líder popular del liberalismo, Jorge Eliécer Gaitán, el 9 de abril de 1948. Este hecho es conocido como “El Bogotazo” o “Nueve de Abril”.

Entre 1949 y 1953, miles de ciudadanos son desplazados del campo, pues se arrecia en todo el país la violencia política, enfrentando a bandos formados por seguidores de los dos partidos políticos.

Militarismo Reformista

El 13 de junio de 1953, el Teniente General Gustavo Rojas Pinilla, destituido horas antes, da un golpe de cuartel, depone al Presidente conservador Laureano Gómez y asume la presidencia, con el apoyo de los liberales y una fracción conservadora.

El período presidencial de Rojas Pinilla fue una dictadura militar y política, que se caracterizó por la gestión en lo económico, con una tendencia tradicional que estimulaba reformas sociales de carácter populista.

Durante esta época (1953 - 1957) se hicieron grandes obras de infraestructura, tales como el Aeropuerto El Dorado y el Centro Administrativo Nacional -CAN- en la ciudad de Bogotá, se terminaron de construir las principales carreteras troncales del país, se fundó la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Tunja, se instaló la Televisora Nacional y se creó el Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena.

En la dictadura se impulsó la introducción de los medios masivos de comunicación, especialmente la radio, como mecanismos políticos para cohesionar y construir una propuesta nacional. No obstante, durante este período fueron clausurados los principales diarios nacionales y se ejerció una fuerte represión contra la prensa escrita.

1957 termina con la renuncia de Gustavo Rojas Pinilla, luego de una huelga nacional que se inicio ocho días antes, en la que participaron los colegios, las universidades y la prensa nacional, entre otros sectores.

Frente Nacional   1957-1974

El gobierno militar duró cuatro años, al cabo de los cuales fue derrocado por liberales y conservadores unidos, quienes tras prolongadas entrevistas, reuniones y estrategias llevadas a cabo en España, llegaron a un acuerdo llamado “Frente Nacional”, el cual consolidó una democracia controlada que buscaba el restablecimiento de la normalidad constitucional.

El acuerdo entre los dos partidos antagónicos, mediante un plebiscito, introduce reformas a la Constitución y establece la alternación de los partidos tradicionales por dieciséis años, así como la paridad en los puestos oficiales, que se mantuvo entre 1957 y 1974. El primer gobierno del Frente Nacional correspondió al liberalismo, en la persona de Alberto Lleras Camargo y el último gobierno correspondió a Misael Pastrana Borrero, del partido Conservador.

Durante este período se creó una gran cantidad de entidades que apoyan el desarrollo institucional de la cultura y la educación, con el objeto de ofrecer atención especializada a grupos indígenas y a diversos sectores, tales como el artesanal y el educativo, entre otros.

En 1966, Carlos Lleras Restrepo, tercer presidente del Frente Nacional, asume la presidencia. Durante su período se lidera la creación de la Comunidad Andina y se introducen importantes reformas a la economía, manteniendo la inflación en un dígito.
El cuarto y último de los presidentes del Frente Nacional, Misael Pastrana Borrero, asume el mando en 1970. Durante su administración se incrementa la lucha subversiva y se establece el sistema de Unidades de Poder Adquisitivo Constante, Upac, para impulsar la industria de la construcción, que deja como resultado una inflación desbordada.

El fugaz éxito de la coalición política de corte populista, Anapo, y la creciente visibilidad -pero dispersa-, de los pobladores urbanos, pusieron de presente el fracaso de las reformas agrarias y el desgaste político del Frente Nacional. A comienzos de los setentas se incrementan de manera notable las protestas sociales de diversos sectores, los campesinos presionan por la reforma agraria, los estudiantes luchan por la reforma universitaria, y los obreros y la población de las ciudades, en general, protestan por los altos costos de vida. En esta época sale a la luz pública la mayor organización campesina de la historia del país: la Asociación Nacional de Campesinos, Anuc, y se presencia el surgimiento de la guerrilla urbana, con el Movimiento 19 de abril, M-19.

En 1974, el liberal Alfonso López Michelsen es elegido por tres millones de votos, en las primeras elecciones libres desde 1958. Durante su gobierno, luego de enfrentar una dura crisis recesiva mediante la aplicación de reformas tributarias y monetarias, consigue reactivar la economía, generar empleo y aumentar la productividad. López introduce importantes reformas civiles como el divorcio y la mayoría de edad a los dieciocho años, entre otras.

Preconstituyente 1980-1990

Las Delicias.
Beatriz González.
Colección Museo Nacional de Colombia.
Archivo de Juan Camilo Segura.
Foto Juan Camilo Segura

Durante el Frente Nacional fue afirmándose una creciente desconfianza de la población hacia el régimen político vigente, por su carácter autoritario y cerrado a la iniciativa ciudadana, incapaz de interponer canales de comunicación entre el Estado y la sociedad, diferentes al voto clientelizado.

Ello trajo consigo una crisis del sistema político en su conjunto: instituciones, partidos y cuerpos de representación política. En vez de permitir la expresión de los conflictos sociales, los gobiernos los asfixiaron, lo cual produjo una creciente polarización social y la multiplicación de cauces no institucionales de participación política, expresada en el avance y endurecimiento del movimiento guerrillero, y en la proliferación de movilizaciones regionales y locales a finales de los setentas y durante la primera mitad de los ochentas.

La década de los ochentas fue una de las épocas más oscuras y conflictivas de la historia colombiana, signada por una crisis institucional generalizada, la intensificación de la guerrilla, la respuesta paramilitar y la entrada de un nuevo actor: el narcotráfico. La pérdida de legitimidad del sistema político, la recesión económica externa e interna, y el estallido del problema de la deuda externa, constituyen elementos centrales de la problemática que vivió el país durante este período.

En los primeros años de la década, Colombia mostró un alto grado de urbanización y un crecimiento descontrolado e inequitativo de los grandes núcleos urbanos. La crisis económica en general, y del sector industrial en particular, generó altos niveles de desempleo y empujó la fuerza de trabajo a ocuparse en actividades de baja productividad, subsistiendo en condiciones de subempleo.

En este complejo contexto, Belisario Betancur, quien gobernó entre 1982 y 1986, inició gestiones de paz con el grupo subversivo Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Farc, mediante las cuales gobierno y guerrilla acuerdan un cese al fuego, que se prolongó por tres años, entre 1985 y 1987. Las Farc anuncian la creación de un grupo político bajo el nombre de Unión Patriótica, como parte del proceso de reincorporación a la vida civil y legal. Sin embargo, los principales dirigentes de la Unión Patriótica, así como los miembros de sus bases y mandos medios, son ultimados en diferentes atentados.

El 6 de noviembre de 1985, un comando del M-19 asalta el Palacio de Justicia y toma como rehenes a magistrados de la Corte Suprema de Justicia y a varios miembros del Consejo de Estado. Tras doce horas de intensos combates, las fuerzas armadas recuperan el control. En este suceso perecen casi la totalidad de los miembros del combate guerrillero y de la Corte Suprema de Justicia, así como numerosos civiles.

En la segunda mitad de la década de los ochentas se estableció un modelo basado en el esquema gobierno - oposición, el respeto al pluralismo y la mayor participación, que promueve la organización y regulación de la actividad de las organizaciones no gubernamentales, como un mecanismo de relación entre sociedad civil y Estado, reglamentando la contratación de servicios de salud y educación, funciones que fueron delegadas a los municipios con la reforma municipal de 1986.

Como balance, se puede afirmar que durante este decenio se impulsan reformas políticas que tienden a la descentralización, el fortalecimiento de la autonomía local mediante la entrega de competencias y de recursos a los municipios, y la institucionalización de mecanismos de participación ciudadana.

Reforma Constitucional y Ley General de Cultura

En 1990 se convoca una Asamblea Nacional Constituyente, por elección popular, con el objeto de iniciar un proceso de reforma constitucional. El hecho que por primera vez se convocara a elecciones populares para elegir los designados a reformar la Constitución de 1886, y la presencia de sectores sociales “disidentes” de los dos grandes partidos políticos, marcaron de forma definitiva la reforma, que se implementó a partir de 1991 y con la cual se formaliza un cambio de época en el país.

Un año después entra en vigor la nueva Constitución, redactada por la Asamblea Nacional, en la cual el Estado Colombiano rompe la relación privilegiada con la Iglesia, que se impuso desde 1886, y se reconoce la diversidad étnica y cultural -al otorgar el derecho a las comunidades étnicas de conservar su lengua y reconocer su autonomía política (relativa), respetando sus derechos a ser gobernados por sus propias autoridades, según los usos y costumbres de la comunidad. La Constitución también avanzó en el terreno del derecho a la igualdad y reconoció la articulación existente entre las dimensiones económicas y culturales, para el logro de una sociedad equitativa.

Durante la década de los noventas, los diversos gobernantes plantearon una propuesta de modernización estatal que respondiera a las exigencias de la apertura económica y de la globalización; se buscó un Estado menos interventor, más regulador, menos centralizado y más confiado en el mercado, como responsable de la asignación de recursos. La reforma estatal y la descentralización adquirieron un perfil marcado por el propósito de reducir el tamaño y la intervención del sector público, se buscó privatizar los servicios públicos, desregular la acción de los agentes económicos, y despolitizar y tecnocratizar la gestión pública, bajo el lema de la eficiencia y la eficacia.

En 1998, el gobierno acuerda una zona de despeje de 42.000 kilómetros para la realización de los diálogos de paz con el grupo guerrillero de las Farc, proceso que fracasa al finalizar el período del Presidente Andrés Pastrana, generando incertidumbre al interior de la población colombiana.
En agosto de 2002  asume como Presidente de la República Alvaro Uribe Vélez, en medio de un halo de incertidumbre al interior del país. Su propuesta de mano firme frente a los violentos es acogida en su mayoría por el pueblo colombiano y de inmediato comienza a aplicar su Plan de Gobierno.

En términos de cultura se definieron cinco líneas de acción, queriendo convertir las políticas de gobierno en políticas de Estado. Dichas líneas son las siguientes: Fomento y estímulo a la creación, Cultura para construir Nación, Descentralización y participación ciudadana, Nuestra cultura ante el mundo, y Cultura como eje de desarrollo, orientadas a fomentar la solidaridad, la convivencia pacífica y el acceso amplio y democrático a la creación y al disfrute de las manifestaciones culturales.

 

Fuente: COLOMBIA. Ministerio de Cultura. SINIC. Sistema Nacional de Información Cultural.
Sitio: http://www.sinic.gov.co/OEI/paginas/informe/informe_01.asp
Es Una Contribución de
EL TURISMO Y LA HOSPITALIDAD: Para La Promoción y Difusión del Turismo y La Cultura de COLOMBIA.

Copyright "El Turismo y la Hospitalidad"
Todos los Derechos Reservados
Prohibida su Reproducción Total o Parcial por Cualquier Tipo de Medio.