Tierra de Montañas...

son las primeras palabras del himno nacional de AUSTRIA, y nada es tan característico del país como sus montañas. Más del sesenta por ciento de su superficie está cubierta por los Alpes, con 924 picos que se elevan más allá de los 3.000 metros. A algunos de estos picos, como el Grossglockner, el más alto ubicado en el corazón del Parque Nacional Hohe Tauern, se puede acceder en auto u ómnibus, mientras que a otros sólo puede accederse caminando.

Las montañas son un mundo en sí mismas, dramáticas, imponentes, majestuosas. Los Alpes Austríacos son un reino de silencio, en el que la naturaleza está casi intacta. Las águilas sobrevuelan los picos escarpados y cubiertos de nieve. Desde allí es posible observar a gamuzas, cabras montesas y marmotas entre las rocas y contemplar la flora alpina, única en el mundo. Allí los hielos eternos de los glaciares permiten esquiar incluso en pleno verano. Es un lugar ideal para estar en comunión con la naturaleza y desconectarse del mundo vertiginoso de los llanos. Una expedición a pie entre un refugio y otro con el equipo adecuado y un guía experto constituye una experiencia inolvidable. Hay alrededor de un centenar de escuelas de alpinismo en las que los profesionales le enseñarán las bases del escalamiento sobre roca y hielo.

Dachstein Falda sur Estiria

¿Cómo bajar de la cumbre?
¿Por qué no volver en parapente, flotando en las brisas alpinas sobre bosques y valles?