Austria:
Una Experiencia Europea

No sólo es el Corazón de Europa, sino que allí está situada. Es todo lo que usted espera de unas vacaciones en Europa: paisajes encantadores, ciudades y pueblos históricos, arte y cultura, buena comida y una cálida hospitalidad. La escapada perfecta para alejarse de la rutina diaria.
Por ser un país pequeño, Austria presenta una asombrosa diversidad. Cada una de sus nueve provincias tiene una historia, tradiciones y características que le son propias. 

Mapa de Ciudades

Su geografía abarca desde cumbres nevadas hasta extensas llanuras, desde glaciares hasta lagos de un azul profundo y bosques espesos. Parte del encanto del paisaje reside en que ha sido modelado durante siglos por la mano del hombre: las pasturas verdes y brillantes contrastan con montañas escarpadas, los viñedos cultivados con dedicación se extienden a lo largo de las colinas ondulantes, y las casas de campo con macetas llenas de flores en las ventanas se levantan en ángulos vertiginosos sobre campos muy cuidados. Austria, uno de los miembros más nuevos de la Unión Europea, durante milenios ocupó el centro de la escena histórica de Europa. Austria albergó a Celtas y Romanos, tribus germánicas y eslavas. Durante los 640 años de reinado de la dinastía Habsburgo, Austria contribuyó a dar forma a la historia del continente. Eso dejó un legado artístico y arquitectónico de una riqueza insuperable.

 Los castillos medievales dan a valles sinuosos, hay capillas románicas dispersas por el campo, y las catedrales góticas se alzan desde ciudades de varios siglos de antigüedad. Las glorias del barroco brillan en suntuosos palacios imperiales y en las cúpulas de las abadías pintadas con frescos. Ríngstrasse, en Viena, es un sinónimo del esplendor imperial y su art nouveau, del arte moderno. Las obras maestras del arte europeo desbordan las salas de los museos del país.
La herencia musical austríaca es igualmente magnífica. Mozart, Haydn y Beethoven compusieron en Austria, alentados por un público amante de la música e inspirados por la magia del país. Hoy en día, esa tradición musical sigue viva y Austria se enorgullece de tener orquestas, óperas y conjuntos de cámara famosos en todo el mundo y de una calidad inigualable. La hospitalidad austríaca es una tradición valorada. La cocina es una sinfonía de sabores y la pastelería es una más de las bellas artes. El servicio es impecable y muy profesional.
Pero sí bien Austria cultiva las mejores tradiciones del viejo mundo, cuando se trata del buen vivir, su infraestructura es ultramoderna y sus medios de transporte son cómodos y eficientes. Y todos los elementos se combinan para permitirle aprovechar al máximo el valioso tiempo de sus vacaciones.
Austria se disfruta en todas las estaciones: en la primavera, las orillas del legendario Danubio se cubren de flores, mientras que en el verano, los lagos del país lo tentarán con sus aguas cristalinas. Es la época perfecta para sentarse a la sombra en un jardín, y saborear un vaso de buen vino. En el otoño, los bosques hacen estallar las grandes alturas de las montañas en una revolución de color. El invierno es la época en la que la madre naturaleza cubre el país con un manto de nieve para crear un campo de juegos gigante. Y las ciudades austríacas con sus múltiples atractivos nunca están fuera de temporada.