Historia Fueguina

Durante el Siglo XVI, luego de 6000 años de vida en la zona, los habitantes más australes de la tierra, comienzan a tener los primeros encuentros con expedicionarios europeos.

A fines del Siglo XVIII y comienzos del XIX, las costas exteriores del archipiélago magallánico-fueguino son visitadas por cazadores de lobos marinos y por expedicionarios, entre los cuales se puede citar al Capitán Fitz Roy quien al mando del Bergantín Beagle, descubre el Canal que hoy lleva ese nombre.

La historia de Ushuaia comienza a esbozarse en 1869 con la llegada, a bordo de la Goleta Alíen Gardiner, del misionero anglicano Stirling, cuya tarea de evangelizar a los aborígenes es proseguida años más tarde por el Reverendo Thomas Bridges.

El Presidente Roca, en el año 1882, presenta un proyecto de «Colonia Penal al Sur de la República» con el fin de resolver el problema penitenciario, crear un elemento de población y asegurar de esta forma la soberanía en esos remotos lugares. En septiembre de 1884 recala en la Bahía, con motivo de instalar una subprefectura marítima, la División Expedicionaria al Atlántico Sud de la Armada Nacional al mando del Coronel de Marina Augusto Lasserre y se iza oficialmente por primera vez el pabellón nacional en esta zona. El 12 de octubre del mismo año fue declarado oficialmente fecha de nacimiento de la ciudad capital.

Se instalan: un presidio militar en San Juan de Salvamento (Isla de los Estados) que más tarde se traslada a Bahía Golondrina en el extremo oeste de la ciudad, y una cárcel en el extremo opuesto de Ushuaia, los cuales se fusionan y ubican en esta última en 1911, por decreto presidencial.

No se puede imaginar a Ushuaia sin el Presidio. La mano de obra de los penados permite a la ciudad contar con luz eléctrica desde muy temprano, así como con el muelle, el edificio de correo y el comienzo de la ruta. Sus talleres de imprenta, fotografía, sastrería, zapatería, carpintería, servicio médico y farmacia cubren las necesidades de una población separada de su centro de abastecimiento principal, desde donde los barcos llegaban con suerte una vez al mes.

En 1947, el gobierno dc la Nación decide cerrar la cárcel y todas las instalaciones son adquiridas por el Ministerio de Marina. Ushuaia cuenta para estos años con 2182 habitantes.La vida en el pequeño poblado se ve renovada con la sucesiva llegada de inmigrantes croatas, italianos, españoles, libaneses y otros, muchos de los cuales deciden radicarse definitivamente al terminar la tarea que vinieran a realizar (que varía desde el establecimiento de una fábrica envasadora de sardinas a la construcción de viviendas).

La Década del 70' marca otra etapa en la historia de la ciudad con la sanción de la Ley de Promoción Industrial, la cual otorga beneficios aduaneros para incentivar la economía regional. Muchos argentinos provenientes de otras provincias se sienten atraídos por las posibilidades de trabajo y ahorro.

Así, lentamente, fue perfilándose la ciudad que hoy podemos visitar..