Historia del
ESCUDO DE LA PROVINCIA DE

SAN JUAN


HISTORIA

La conquista de la Región de Cuyo fue realizada por el Capitán D. Pedro del Castillo procedente de Chile, en el año 1561, y la que ahora es capital de la provincia tiene su origen en la Ciudad de San Juan de la Frontera, Provincia de los Huarpes, fundada el 13 de junio de 1562 por D. Juan Jufré y Montesa, la que, a raíz de las inundaciones del Río San Juan, fue trasladada más al sur por el hijo del Fundador, D. Juan Jufré y Meneses, el 25 de agosto de 1593.

La Región de Cuyo estuvo en jurisdicción de la Capitanía General de Chile hasta 1776 cuando, al crearse el Virreinato del Río de la Plata pasó a formar parte de él. Por la Real Ordenanza de Intendentes del 28 de enero de 1782, San Juan fue incluida como subdelegación en la Gobernación Intendencia de Cuyo. Tras la modificación de dicha Ordenanza del 5 de agosto de 1783, San Juan, San Luis y Mendoza fueron incluidas como subdelegaciones de la nueva Intendencia de Córdoba del Tucumán.

La Revolución de Mayo de 1810 no innovó al respecto, pero el Segundo Triunvirato, por Decreto del 29 de noviembre de 1813, creó la Gobernación Intendencia de Cuyo a expensas de la de Córdoba del Tucumán, y San Juan, Mendoza y San Luis fueron parte de ella.

En 1820, a raíz de la crisis política y de la disolución nacional operadas con la caída del Director Supremo y del Congreso, las provincias comenzaron a darse sus autonomías. San Luis ya había adoptado esa decisión, San Juan lo hizo el 1° de marzo de 1820, y quedaron, en consecuencia, las tres provincias separadas.


SU HERÁLDICA

Desde su fundación, San Juan usó el Escudo Real Español y, a raíz de un petitorio del Cabildo de San Juan elevado a Felipe II por Gaspar Zárate en nombre del Regimiento y Justicia Mayor de Cuyo, una Real Ordenanza del 7 de noviembre de 1575 concedió autorización para incluir la imagen de San Juan Bautista en el blasón del fundador Juan Jufré, que también era usado por escudo.(1)

Después de 1813, al igual que la mayor parte de las provincias, San Juan empleó el Escudo nacido del Sello que se diera la Soberana Asamblea General Constituyente, con las alteraciones que a través de las épocas se fueron produciendo, tales como ornamentos exteriores de banderas y de cañones como trofeos.

La Ley Provincial del 13 de julio de 1911, dispuso que el escudo heráldico de la Provincia es de forma elíptica en la proporción de 1,10 por 0,85, presidido por el sol meridiano, con brazos entrelazados que sostienen una pica con el gorro frigio, orlado de laureles el conjunto.(2)

No fue suficiente, pues seguían registrándose alteraciones y variaciones en la representación, con antebrazos unas veces "desnudos" y otras "vestidos".

Ello dio lugar a que, por Decreto-ley N° 1-G del 9 de mayo de 1962, se determinase:

Artículo 1°. Modifícase el Art. 1° de la ley del 13 de julio de 1911, el que quedará redactado en la siguien forma: Art. 1°. El escudo heráldico de la Provincia será de forma elíptica en la proporción de 1 x 0, 75 de sus ejes respectivos y cortado, dentro de un marco concéntrico. Llevará apoyado sobre el borde superior el sol incaico con 18 rayos de oro. Dos ramas de laurel orlarán al mismo sin tocarse sus puntas. El campo inferior en plata, lo cruzarán dos manos encajadas con brazos vestidos en sable, sosteniendo una pica en cuya parte superior se apoyará el gorro frigio en gules, sobre campo azul celeste. La unión de las ramas en su extremo inferior irá atada con una cinta patria, símbolo de la argentinidad.

Artículo 2°. El Instituto Superior de Artes de la Provincia, dispondrá la confección de un escudo patrón, el que quedará depositado en el Archivo Histórico y Administrativo para su exhibición y custodia.(3)

Finalmente, la Ley N° 3004 del 20 de diciembre de 1963 aprobó el Decreto-ley 1-G, de fecha 9 de mayo de 1962, y lo reprodujo textualmente.

En cuanto al simbolismo del Escudo de San Juan, los rayos representan a los Departamentos en que está organizada la provincia; las ramas de sinople, a la tierra cultivada y a la victoria, el triunfo y la paz; los antebrazos están vestidos por considerarse que así es como debieron tenderse las manos quienes lucharon por afianzar nuestra independencia; las manos enlazadas representan el deseo de unión, y la cinta patria, el símbolo de la argentinidad.

LECTURA HERÁLDICA

Forma: de elipse en la proporción de 1 : 0,75.

Cortado de azur-celeste y plata (blanco) trae en el segundo, movientes de ambos flancos, dos antebrazos humanos vestidos de sable que estrechan sus diestras de carnación, sosteniendo una pica con asta de madera de su color natural que alza, en el campo de azur, un gorro de la libertad de gules, doblado y con la punta caída a la diestra. Por timbre un sol incaico pleno, figurado, de oro, de dieciséis rayos rectos. Completan el ornamento exterior dos ramos de laureles de sinople, con frutos de su color natural, en forma de corona abierta en la parte superior con los ramos cruzados en la inferior, unidos con un moño de cinta de azur-celeste, plata (blanco) y azur-celeste.


BIBLIOGRAFÍA

1) VIDELA, Horacio, Historia de San Juan, Academia del Plata, Universidad Católica de Cuyo, San Juan, 1989, pp. 799-800.

2) IBÍDEM, pág. 800.

3) ANALES DE LEGISLACIÓN ARGENTINA, Tomo XXII-B, pág. 1796.