Historia del
ESCUDO DE LA PROVINCIA DE

LA RIOJA


HISTORIA

El descubrimiento de la Región del Tucumán, zona dentro de la cual se hallaba comprendida La Rioja, se debió al Capitán D. Diego de Rojas, quien participaba de la corriente pobladora que vino del Perú, en el año 1543.(1)

Siendo Gobernador del Tucumán D. Juan Ramírez de Velasco, natural de La Rioja (España), fundó, el 20 de mayo de 1591, la Ciudad de Todos los Santos de la Nueva Rioja, que dio origen a la ciudad y a la provincia actuales.(2)

Al modificarse la organización administrativa del Virreinato, creado el 1° de agosto de 1776, por la Real Ordenanza de Intendentes del 28 de enero de 1782, La Rioja quedó incluida dentro de la Gobernación Intendencia con cabecera en San Miguel de Tucumán, que abarcaba el Obispado de Córdoba.(3) Dictada la Cédula Aclaratoria del 5 de agosto de 1783, esa Gobernación Intendencia fue suprimida, al igual que la de Cuyo, ambas fueron reemplazadas por las de Salta del Tucumán y Córdoba del Tucumán, respectivamente. Como subdelegación de esta última quedó La Rioja, juntamente con Mendoza, San Juan y San Luis, más la jurisdicción de Córdoba que constituía la cabecera.(4)

Al operarse el cambio de autoridades, como consecuencia de la Revolución del 25 de Mayo de 1810, y al disponerse, el 22 de junio siguiente, la expulsión del virrey y de los oidores de la Audiencia con destino a las Islas Canarias, se produjo de hecho la desaparición del Virreinato, si bien subsistió su división administrativa en Gobernaciones Intendencias.

Tras un fallido intento de separación de Córdoba para erigirse en provincia autónoma, realizado en 1816 y frustrado por el Congreso de Tucumán, el l5 de diciembre de 1817, que le ordenó volver a jurisdicción cordobesa, La Rioja logró finalmente su propósito, el 1° de marzo de 1820.(5)


SU HERÁLDICA

Durante al régimen hispánico, La Rioja usó el Escudo Real. Después de que la Asamblea General Constituyente de 1813 se diera el sello que habría de convertirse en Escudo Nacional, La Rioja lo adoptó, si bien entre 1821 y 1828, se usó el sello que fue declarado como...auténtico y, por consiguiente, único escudo de la Provincia...

En el año 1921, el Diputado Provincial, D. Carlos N. Quiroga, preocupado por haber hallado ocho distintos sellos de escudos -seis que representaban el Nacional, y dos con los motivos de éste, pero con la forma normanda- que simultánea e indistintamente usaban las reparticiones del gobierno provincial, inició una investigación con miras a reglamentar el blasón de la Provincia.(6)

Ahondando en el tema, el Diputado Quiroga consultó con el Rev. Padre D. Antonio Larrouy quien, ...revisando el archivo de la Iglesia Matriz de esta ciudad, ha encontrado una escritura pública de fecha 19 de enero 1821, por la que la Curia vende al General Don Juan Facundo Quiroga, por una crecida suma de pesos fuertes, los diezmos de toda la Provincia correspondientes a dicho año.(7) En ese documento se halla un sello que muestra una montaña encerrada en un óvalo circundado por dos ramos de olivo, con la inscripción Provincia de La Rioja. A raíz de ello, elevó un proyecto de ley, el 23 de setiembre de 1921, que luego retiró.

Prosiguiendo la investigación, el Diputado Quiroga encontró, en el Archivo de los Tribunales, varios documentos públicos, fechados entre 1821 y 1828 con el mismo sello y, también de otras fuentes recibió información que confirmaban sus observaciones respecto de ese timbre.(8)

Considerando Quiroga que correspondía que la Honorable Cámara tratase el tema, presentó otro proyecto de Ley en el cual proponía que se adoptara un escudo de características similares al encontrado en sus investigaciones ... porque él representa nuestra tradición centenaria y sus atributos encarnan acabadamente nuestras aspiraciones y nuestras más salientes características: dos ramos de oliva que simbolizan la paz anhelada; una cinta azul y blanca imagen de la bandera de la Patria y distintivo de nuestras campañas redentoras: el sol de la libertad, asomando en lo alto, bañando con sus rayos de oro todos los ámbitos del Estado; en el centro, una montaña característica de nuestra naturaleza, que simboliza, ora el Velazco, ora el Famatina tan famoso en otros tiempos por su aspecto imponente y, por los inmensos tesoros que esconden sus entrañas; finalmente, porque su sencillez y la corrección de sus rasgos, consultan mejor que cualquier otro las rígidas leyes heráldicas.(9)

La Cámara de Diputados consideró el proyecto, en sesión del 1° de julio de 1926, lo aprobó y lo convirtió en Ley N° 421, del 5 del mes siguiente, cuyo artículo 1°, establece:

Declárase auténtico y por consiguiente único escudo de la Provincia de La Rioja el que se acompaña a la presente ley en forma facsimilar. Y el artículo 2°:

Dicho escudo que simboliza la autonomía de este Estado Federal, tiene la forma, dimensiones y atributos que se expresan:

a) Una elipse cuyo eje vertical mide 27 milímetros de alto y 18 milímetros en horizontal o menor, o sean dos tercios de la longitud del mayor;

b) Rodean a la mencionada elipse dos ramas de oliva de color verde natural, símbolo de la paz;

c) Ambas ramas van unidas por un lazo de cinta azul y blanco emblema de nuestras tradiciones emancipadoras;

d) En la parte superior de la elipse va el sol, un sol naciente, simbolizando la libertad;

e) Y, finalmente, ocupando la parte inferior y céntrica de la elipse se destaca una montaña, que tiene desde la base a la cúspide 22 milímetros de altura, de color gris obscuro, sobre un campo azul pálido crepuscular, asumiendo la forma general de un cono. (10)

Es de hacer notar que en los sellos del Archivo de 1828 se observa sobre la parte inferior de la elipse, cierta extensión de tierra que, a nuestro juicio, simbolizaba la de Los Llanos y al fondo de ella, recién se levantaba la montaña. En cambio en el actual, esta extensión de tierra ha sido suprimida y la montaña arranca directamente desde la misma base de la elipse.(11)

LECTURA HERÁLDICA

Forma: de elipse, cuyo eje horizontal equivale a los dos tercios de la longitud del eje vertical. Proporciones 27 : 18.

Sobre campo de azur pálido en jefe, que se hace gradualmente crepuscular hacia el centro, una montaña gris oscura que asciende desde la punta y desde sus cantones diestro y siniestro, alcanza su cima sobrepasando el centro del campo. Por timbre, un sol naciente separado del arco del Escudo, figurado, de oro, de base cóncava, con rayos lineales irregulares. Completan el ornamento exterior, dos ramos de olivo de sinople en forma de corona abierta en la parte superior y cruzados en la inferior, sujetos con moño de cinta de azur-celeste, plata (blanco) y azur-celeste.


BIBLIOGRAFÍA

1 y 2) SIERRA, Vicente D., Historia de la Argentina, Tomo I (1496-1600), Unión de Editores Latinos, Buenos Aires, 1956, pp. 291-293 y 470-472.

3 y 4) IBÍDEM, Tomo III (1700-1800), Buenos Aires, 1959.

5) VEGA DÍAZ, Dardo de la, "La Rioja", (1810)-1862), en Historia de la Nación Argentina, Academia Nacional de la Historia, El Ateneo, Vol. X, pp. 243-244.

6) PROVINCIA DE LA RIOJA, El Nuevo Escudo de La Rioja, Publicación oficial de 25 páginas, Talleres Gráficos La Minerva, pp. 3 y 19.

7) IBÍDEM, pp. 8 y 9.

8) IBÍDEM, pág. 9 y pp. 21-22.

9) IBÍDEM, pp. 9-10.

10) IBÍDEM, pp. 24-25.

11) PROVINCIA DE LA RIOJA, Ministerio de Gobierno e I. Pública, Dirección General de Cultura, copia dactilografiada de una página del libro Clases de Historia de La Rioja, del Profesor Héctor A. Barrionuevo, Capítulo VI.