www.literatura.org

El Coronel Villalba
cuento colectivo

(La historia comienza aquí)

Exhalé un largo bufido, incrusté la cara entre mis propias rodillas y mascullé en idioma francamente inentendible un sonoro insulto o algo análogo, cosa nada habitual en mí, ya que soy tímido y recatado, tal cual monje franciscano al momento de orar. Es que durante la noche anterior pasaron cosas que me sobresaltaron, que crisparon mi piel y hasta lograron quebrar la pasmosa pasividad que siempre hubo de caracterizarme en mis pocas horas de ocio, a la tardecita de un día cualquiera en los inviernos calmos, junto al leño encendido, con copita de jerez u oporto tibio entre los dedos.
Aquello sí que era tranquilidad, pensaba, y no este amorfo rato de pensamientos crudos que mucho tienen que ver con la visita de mi amigo a casa. Hablo del coronel Villalba, héroe de Malvinas y unica persona a quien supe recurrir para preguntar, cuándo no, por el pobre de José Roberto, mi sobrinito político de tan sólo catorce años, secuestrado quién sabe por qué mente malvada en julio del setenta y siete, en un día invernal como este pero de veinte años atrás, día en que sus padres hallaron el cuarto vacío y un manchón de sangre cubriendo el póster que en la pared del fondo recreaba el icono de Guevara, como me gustaba de llamar en público al Che, sólo por demostrar un poco de recelo, pizca de odio y mucho empeño en tomar las distancias necesarias por si las moscas. 1
No fueron muchos los que defendieron a Jose Roberto y todos los Joses Robertos que también se fueron sin saber a donde ni porqué.
La copita de jerez me llevó a pensar en Benedetti, del otro lado del río también ocurrieron cosas parecidas. Recordé uno de sus cuentos "con los delfines", y me pregunto si Jose Roberto estará con ellos también. Con los delfines.
Tomé aquel libro de mi biblioteca y volví a releer el cuento en cuestión, nuevamente lloré, como cada vez que lo leo. No puedo evitarlo, los recuerdos me vienen a la mente.
Solía acompañar a Jose Roberto a la cancha, eramos hinchas de "Boca", aquel domingo que fui a buscarlo jugabamos contra las gallinas, pero Jose Roberto, ya no estaba. Un estupor, un escalofrío me recorrió el cuerpo y mi piel toda era de gallina.
Recuerdo aquella misma semana lo fui a ver al Coronel Villalba .... 2
Me recibió tan amablemente que uno no podría pensar que había tipos parecidos a él (sólo por el uniforme) capaces de estar llevandose chicos de una vida que creían segura en cualuquier barrio, gastada en ir tras la pelota que rodaban desde siempre con otros muchachos que a lo mejor mañana también desaparecerían dejando la cuadra sin los gritos de gol.
- Vine apenas me dijo mi asistente que habías pedido una entrevista conmigo, ¿qué pasó?...
- Yo,yo (no atinaba a decir nada por el odio y las ganas de putear y exigirle a todos sus malditos superiores la presencia de José Roberto), ya sabes soy el abogado de la familia de José Roberto, de mi hermana quiero decir, y quieren que haga averiguaciones de donde se llevaron al chico, están, estamos desesperados...
- Lo único que nos autorizan a decir es que no podemos más que investigar este suceso y que investigaremos, mientras no podemos apuntar a ningún sospechoso.
La respuesta que daba no era la de un amigo que sabe de la necesidad de otro a quien la lealtad lo lleva a la boca del lobo, en sus ojos y su manera de canturrear entre labios se veía el miedo, de un momento a otro escribió algo en un papelito y me lo pasó sobre la mesa
- No puedo hacer más pero en el sitio que te escribí te ayudarán, preguntá por el turco Valdéz... 3
La dirección donde encontraría al turco Valdéz era en la Escuela de Mecánica de la Armada. De más está decir que eran años difíciles para visitar semejante lugar del que hoy todos sabemos que funcionó como campo de concentración (detenciones ilegales), donde todos morían a picana limpia, donde las mujeres parturientas eran obligadas a bajarse de la camilla apenas paridas y limpiar los excrementos del parto, y por su puesto no ver nunca más a sus hijos porque los vendían a inescrupulosos ciudadanos conocidos de los militares.
El turco Valdéz, un oficial de espaldas anchas y muchos ejercicios de pesas se me rió en la cara y me amenazó con no volver a pisar aquel lugar por mi propio bien. Luego visité a Monseñor Alberdi ¿y qué creen?, sí, se lavó las manos como Pilatos y como nuestro ilustre Coronel Villalba. Sólo me quedaba presentar un Habeas corpus ante la justicia. justicia, permítanme escribirla con minúsculas, ya que en aquellos años no existía.
Faltan pocos minutos para que me visite Villalba. ¡Tantos años de silencio mortal!, ¿pero qué querrá?. Yo sí se lo que quiero. Pero tengo necesidad de seguir recordando mientras tomo mi jerez.
Pensar que fue condecorado por la guerra de Malvinas...... 4
Si, condecorado como tantos otros en este y otros paises de nuestra América, que vió desfilar durante varios años (quizá demasiados) aquella corte de remedos de Luis XIV que juraban y rejuraban que "ninguna hoja se mueve en este país sin que yo lo sepa", como tantas veces espetó a la cara de cuanto nacional o extranjero estuviese dispuesto a escucharle ese otro general de cinco estrellas del otro lado de la cordillera, el mismo que hemos visto en Inglaterra por algunos días, mientras los familiares de tanto Jose Roberto que anda por allí gritaba hasta no dar más la garganta la pregunta eterna "¿dónde están?". Sin embargo la respuesta sigue siendo la misma, el silencio cómplice, la inviolavilidadd de los violadores, la defensa absoluta de aquellos que alguna vez juraron defender la patria y a sus ciudaddanos, sin revelar el agregado tácito de que patria y ciudadano era una palabra que ellos sólo reservaban para quienes les pagaban, para quienes contrataban sus servicios de Cerberos del poder, de dogos guardianes de este infierno que en algún momento se instaló en las vidas de padres y madres y amigos y primos y tios de los Jose Roberto, de los Jorges, de los "chicos", de los "flacos", de las "palomas", de las "compañeras", de todos esos que de una u otra forma también desaparecieron, ya sea en el fondo del mar, en una fosa común de Pisagua o tras la cortina de los sueños truncados, de los deseos insatisfechos o simplemente bajo el peso de vivir una vida de la que con todas sus fuerzas renegaron y a la que les condenaron a vivir por siempre, consumiendo la Coca Cola que ayer no quisieron tomar, trabajando en aquello con lo que juraron acabar o simplemente pensando en aquello en lo que detestaban pensar. 5
¿Y dónde estará(n)? Esta pena que es tan típica y tan anónima, tan de todos los días y tan común. Ayer ví una película donde un muerto de cualquier barrio se le aparecía a un amigo y le mandaba un mensaje a su vieja y a las madres de sus conpañeros de tumba, ¿será él alguno? No sé, a veces ni un ojalá nos sirve pare quitarnos tanta rabia y tanto rencor y tanto silencio que no puede aspirar a ser algo diferente a eso.
"El turco Valdéz", buen nombre; chistoso. ¿Será judio, o ruso?
Casi nunca encuentro en qué pensar, quisiera romper y matar y recordarle qué es la picana (¿llegará el día que alguin pregunte "qué es"?) y llega alguien con respuestas fáciles diciendo "así serás como ellos"; qué frase más estúpida. ¿Y a mí qué me importa si soy como ellos o no? Lajusticia no existe, la justicia es una mierda, la justicia es un invento que no se lo cree ni la loca ciegade la balancita. Yo quiero , y me cago en los valores y en usted señor capitán capitancito, o coronel o lo que sea; me cago en su puta madre, pero tráiganla, que no le he hecho nada porque no he desarrolladosus impecables métodos. No los mato por no quedar en manos de uno de ustedes, no porque me faltenganas; y sí, sí tengo mucho rencor y no me importa ser como ese hijo de puta.
"El turco Valdéz", tengo que hablar con él, o por lo menos desesperarlo.
Ya me acordé, la pelicula se llama "No te mueras sin decirme adónde vas", y tú Jose Roberto,¿adónde te fuiste?, porque no me acuerdo de que se lo hayas dicho a nadie.
"El turco Valdéz", hay que hacer algo con él, y ya.
"Malvinas", buen chiste hijodeputa.
6

Siguió tomando su copita de jerez. Recordó el revólver calibre 28 que guardaba en la baulera. Por un momento se le cruzó....No, no debía tomar justicia por sus propias manos. No debía.
Siguió recordando, buscó el retrato de Jose Roberto. Lo apretó contra su pecho.
Recordó el juicio a las juntas y como vivó y gritó y lloró cuando el fiscal pidió la condena. Mas luego, los vio caminar por la calle, como ciudadanos comunes.
No son comunes, pensó, son impunes. Y en el fondo eso lo tranquilizó, pues los hombres no son impunes. No, decididamente esos no eran hombres, ni lo son, ni lo serán nunca, nunca jamás, nunca más. Nunca más ese es el titulo del libro escrito por la conadep y dirijido por el maestro Sábato. Nunca más.
Miró su reloj, pronto volvería a estar frente a frente con el coronel Villalba. Se tranquilizó pensando que efectivamente no era una persona. 7
Resistiría acaso no hecharle la madre al coronel; podría acaso resistirse a agarrarle las bolas y meterselas por la boca o por el culo (donde mas le doliera); volvio a recordar la foto del "che".
Sera que alguna vez volvere a ver a Jose Roberto, auque sea bajo un monton de tierra, con una cruz negra de mugre bautizada como N.N. "la vida es un mar de mierda ..."; - pensó -. 8

NN, esa nueva forma de llamarse. Monseñor Alberdi se negó a ofrecer una misa por Jose Roberto aduciendo que se trataba de un NN.¡Algo habrá hecho! dijo mientras me bendecía y me daba la espalda para atender a las damas de caridad.
"Sí" pensé claro que algo hizo, visitaba villas miserias junto a otros compañeros, les llevaba harina, arroz, porotos, leche en polvo y se vestían de payasos para entretener a los chiquitos descalzos.
Recuerdo que cuando me retiré de la Curia, escupí un gargajo, luego le pedí perdón a mi Dios y le imploré que me diera Luz para encontrar a José Roberto.
Todavía hoy sigo buscando esa Luz, yo se que mi Dios me la va a brindar, yo se que al fin, en algún momento me dará Luz, y será muy brillante y nunca se apagará. 9
Una vez mas sintió el impulso de ir a buscar el revolver, es que los recuerdos le estaban haciendo mal,porque, al fin y al cabo ¿Quién dijo que no debía hacer justicia por mano propia? ¿Que pasa, es que "los argentinos somos derechos y humanos",como tantas veces nos repetían en aquellos años?. Si la justicia acá no existe, ¿ Quién me impide ser el Ejecutor? Si pudiera preguntarte a vos, José Roberto... 10
Claro que lo mataría, ese cuento estúpido de que no son gente no se lo cree ni el señor jefe de la tal curia. El otro día estuve pensando en otro de esos contentillos baratos de moral y arrepentimiento; pensé en el cuento de los delfines y releí a Benedetti: encontré uno con un epígrafe de Borges donde muy tranquilamente el autor creía que el ex-torturador sufriría de delirio despues de la amnistía, ¡qué buena salida!, como si a él le importara que lo perdonaran o no.
Hoy haré algo.
Hay que matarlo, no me importa; hay que matarlo.
De nuevo el Turco Valdez, ¿y él qué tiene que ver?


-Está paranoico, dice que va a matar a alguien.
-Lo hará, y yo le ayudaré. 11
Después de eso, el túnel fue inevitable. 12
La lluvia le corría por el rostro. El viento dibujaba extraños ríos de lava como caminos que no llevan a ninguna parte.
13
El tiempo tenía poco y nada que ver. Nuestros errores del pasado, del presente, y del futuro, desfilaban insignificantes ante los ojos del general. 14
-Qué tiempo ni qué tiempo ni que lluvia ni qué desespero -le dije desesperado-, tengo que matarlo y lo haré aunque nadie quiera secundarme y yo no me pueda redimir. Puede que sólo tú me quieras ayudar, no importa, ya se nos ocurrirá más. 15

Finalmente el coronel llamó a la puerta al timepo que terminaba mi copa de jerez.
-- Está abierta -- grité sentado en el sillón.
Al tiempo que entró, sonrió como siempre lo hacía dispuesto a saludarme con un abrazo. Me levanté, lo abracé, saqué el revolver que tenía trabado en la cintura del pantalón y le disparé en la sien.
-- Qué gusto fue verte Coronel Villalba -- dije al instante en que caía como una piltrafa sobre la alfombra del living.

Llueve y estoy aquí, en la plaza Del Libertador, esperando que la policía venga a buscarme. Esperando que la justicia imparta mi pena. Yo ya impartí la del coronel Villalba. Ya hice justicia, José Roberto. 16
"Coronel" Villalba, militar o policia?.
Siempre es que es mejor la seguridad que la policia, no? -sonreí-. 17
En el aire se colaba un sonido extraño... una especie de canto. Algo sobre unos dinosaurios.

Y dos luces simétricas a lo lejos, bajo la lluvia. 18

Si, son las balizas de un patrullero policial.
Por lo menos no trabajan en las sombras como en aquellos años. Me refiero a la década del 70'. Saben, en ese entonces los operativos se llevaban a cabo en ford falcon verdes, sin balizas, nada que pudiese delatar secuestros clandestinos.
La gente, los vecinos, observaban desde adentro de sus casas, espiando por las ventanas. ¿Y qué podían hacer?
Solo pudieron atestiguar luego de los años, claro está, los que se animaron.

Finalmente me enteré.
Fue en la CONADEP (comisión nacional de desaparición de personas), creada por el Presidente Raul Alfonsín.
Les decía me enteré por medio de un testimonio que fue el mismisimo Coronel Villalba el que dirigió el operativo para el secuestro y posterior desaparición de Jose Roberto.
Me dieron su nombre y su número de teléfono. Se llamaba Diego Alisio. Nos reunimos en un bar de la zona de San Telmo...
Compañero de celda de Jose Roberto, Diego me contó de sus últimos días...cree que fue tripulante de los viajes de la muerte. Vale decir fue arrojado desde un avión a la desembocadura del Rio de La Plata. Allí donde el ancho río leonado se abraza con un océano embravecido.
¡Cómo no creerle, si me dio la medallita de San Ignacio de Loyola que le había regalado mi madre cuando se bautizó!. Jose Roberto se la había encomendado para que la entregara a algun familiar.

Las luces simétricas se acercan. No se si tendré tiempo para contarles el resto de la historia..... 19
O al menos el resto de esta historia. Porque cuando otra historia comienza, a veces, la urgencia nos lleva a dejar de lado ciertos deseos. Escucho un frenazo y unos gritos superpuestos. Veo dos figuras que se acercan hacia mí, pero no los escucho ni los veo con claridad. Son como protagonistas de una película yanqui. Poseen accesorios y tecnología del primer mundo. No creo que sean reales, aunque percibo que avanzan rápidamente hacia mí con paso firme. Ay.... siempre lo mismo. Que los derechos esto, que los derechos lo otro. De que me hablan estos tipos? En que idioma se comunican? Villalba se desangra mientras José Roberto se esfuma. Tal vez recorre esas aguas como alma descarriada. Pero esta venganza no le muestra un rumbo, porque mi venganza no es su venganza. El creía y quería otra cosa. 20
Porque de última, que saben ellos de nosotros, los que oprimimos, què les importa todo el horror, que nos sobresalta de noche. No saben lo que es saber que nos odian, que nos usan cada vez que quieren aplastar a las masas. Nos inventan, nos inventan todos los días, como hoy en Salta, ayer, en Mendoza, hace no mucho en Buenos Aires, y todo en nombre de qué? De la Democracia.Pero vamos, boys, somos pocos y nos conocemos. Basta no más ver cómo tratan a la sierva que tienen en casa, o al boludo que es su alumno, o al tonto que es su empleado. LOS CONOCEMOS, se llenan la boca de palabras bellas, pero dentro de ustedes, late el mismo sucio gorila, el mismo sangriento argentino pronto a devorar las entrañas del vecino, si es preciso, solo para GANAR. 21
Nada. Un error. Matar al idiota de Villalba un error, lo mismo que abrazarlo cuando lo que yo anhelaba era abrasarlo. Sacarle de la boca la brasa babosa. La escoria. 22
Errores, Sólo una cosa cierta he hecho en mi vida, sólo un acierto: 23
Matarlo... Y lo haría de nuevo. Esa exquisita sensación de ser dueño de la vida y la muerte en un sólo instante. Sentirme un Dios, amo de su destino. Ver correr la sangre. Lo haría de nuevo. Pero Villalba... 24

Pero Villalba no pensó tantas cosas como yo, no tuvo tantas culpas y siguió adelante con su vida como si nada hubiese pasado. Es más siguió adelante luciendo sus medallas en la solapa. Hoy su solapa está ensangrentada y todos sus triunfos enlutados por su propia sangre. Yo hice correr su sangre y no me arrepiento, su sangre toca también a todos los que tildan a todos de gorilas. No todos son gorilas señores, no todos gracias a Dios en estas repúblicas bananeras. Prefiero llenarme la boca defendiendo los derechos humanos a levantar mi mano derecha y exclamar un Hajh Hitler! 25
Y porque no seguir como lo hizo Villalba?; porque no soy como él, porque no quiero serlo. 26
Vinieron días de reflexión. Todo tipo de ideas encontradas acecharon mi mente. Cargos de conciencia que me asaltaban en las noches sudorosas y me arrullaban en los pocos momentos de conciencia reflexiva. Me di cuenta entonces del sinsentido de mi actitud. Tanto recordar y sensurar me estaba volviendo loco, y es que el ambiente se presta para ello. Todos caminamos por la calle pensando en cuantos personajes como Villalba conocemos y cuantos de ellos deseariamos eliminar. Por eso, decidí eliminar de mi mente estos resentimientos y pensamientos malsanos, olvidar lo pasado y recorrer caminos nuevos. Decidí que no pasaria el resto de mi vida lamentando desapariciones propias ni ajenas... la vida debe tener algo más que eso. 27
Justo cuando la reflexión nos lleva a la desnudez del equilibrio la vida se empeña en llevarnos por el abismo y todo tarde que temprano se va por el hueco sucio de la miseria, la impunidad o la tristeza de exiliarse en las mismas calles que los torturadores, todo es la misma mierda.
Ya basta de reflexión, basta del orden de mi cabeza, basta de lamentos y promesas, la limpieza tiene que hacerse de una buena vez, hay que evitar los lamentos, sólo el coraje de enfrentar nuestra pequeñez nos saca de entre la basura.
Debría putear más, gritar más, enfrentar a los que me buscan por el asunto de Villalba, al fin que no me interesa otra cosa sino que todo quede limpio. 28
Debería seguir puteando y maldiciendo, total, es lo único que puedo darme el lujo de hacer en esta celda fría y llena de callados gritos y muertos y sangres cuaguladas de diferentes colores; cuando hay luz aquí aplico teorías sobre si los diferentes colores dependen de la estación en que se torturo o de las hormonas diferentes que habran expelido según las propias agonías. ¿Por qué no las han limpiado? Conmigo quisieron hacerlo todo a la antigua, los amigos del coronel se enteraron y me tienen aquí, matándome como bien lo saben hacer.
No sé si esto ya pasó o está pasndo o si va a pasar. Algo me dice que es fruto de la rabia y otro me dice que es por los golpes y el hambre y el sudor y el miedo, pero la verdad no sé. Con decirme que aqu´´i se mata con tal estilo que todas las mañanas me llevan al cuarto 101, y bueno se ríen y es lo poco que logro entender... 29

El abogado Santibañez tiene a cargo mi defensa. Me pregunto que podrá lograr de mi, si al fin y al cabo soy un asesino. Yo maté al Coronel y me declaré culpable, la única diferencia es que yo estoy siendo juzgado y él nunca lo fue. El está libre y yo estoy preso esperando mi condena. ¿Será perpetua?

Ya le pedí a Angelita que me traiga muchos libros para leer. 30
-¡Claro que es perpetua! -dijo un tinterillo que quién sabe cómo se hizo a mi diario y mis sentimientos y mi vida. Este abogado de oficio es tan imbécil que fijo está con ellos. -Y nos vemos ahorita más tarde en el 101. -Recordé sus ojos lo único que vi el día que me partieron el culo. 31
Ojos de perro. Ojos de muerto. Ojos como los que vi en las casas mientras esperábamos que llegaran por nosotros. 32

Llevo dos días tirado en el catre de mi celda con el culo hecho mierda. Me violaron, dicen que son las reglas del juego aquí adentro. Mi abogado aún no aparece y tengo miedo que vuelva la noche.
Me imagino las noches de Jose Roberto. ¡Cuanto habrá anelado la libertad!. Hasta me duelen los huevos pensando en él, cuán dolorosa debe ser la picana, no tengo derecho a quejarme por mi culo reventado. Aguantaré, en realidad ya aguanté demasiado, puedo aguantar bastante más. Bastante más. 33
Pasó la noche y ha regresado la madrugada. Cuando el canto matutino despierta con su verdor, despertamos algo atónitos de la fragua nocturna. Esta mañana, algo de brisa fresca ha logrado colarse entre los barrotes de la celda. Me doy cuenta ahora que debemos estar en una prisión cerca del mar, tal vez en Barrancas. Yo no sé de prisiones, nos vendaron los ojos antes de traernos. ¿Pa´ qué quieren saber a dónde vamos si de allí no saldrán más? dijo uno de los guardianes al ser interrogado por mi compañero. El culo me ha dejado de arder, estos cabrones... la vida carcelaria es un asco y aun empieza este maldito tormento; ya lo decía mi madre: no existe el infierno mijito, aquí pagamos todo lo que debemos. Y supongo que Dios me cobra las maldades que haré en un futuro, porque a mis catorce años, no siento ser un gran pecador. 34

Siempre me pregunté ¿qué es ser pecador?. ¿Quién tiene la facultad divina para distinguir entre el pecado y el no pecado?.
Creo que la única respuesta está en nuestro interior, en escuchar esa voz que suele sonar desde las entreñas y a quien a veces ignoramos. O quizá no siempre la reconocemos. Deberíamos ejercitarnos más en saber escucharla, en saber escucharnos, en conocernos, en no escondernos.
¡La justicia se ha escondido, carajo! ¡O está encarcelada bajo la sombra de las rejas! ¡Quién la liberará! ¡Quién tendrá los cojones suficientes! 35
Nadie,nadie puede liberar a la justicia, pichoncito mío,le dije, reclinando su cabeza en mis gastadas rodillas, creémelo, te lo juro, tengo vivido 57 años de esas mismas emociones que te sacuden. Y sin embargo, sin embargo, una vez salió el sol, y éramos solidarios y como hermanos, y nadie miraba al otro con odio o resentimiento. Yo seguía hablando, pero él ya no me escuchaba, otra vez en manos de mi enemiga "la blanca", otra vez con sus delirios, que lo persiguen, que busca a la señora con la venda en los ojos, que lo vienen a buscar los pargas. No se da cuenta que hemos muerto todos, por eso. Sueña. 36
Me acoste, y dormí profundamente; soñé que me encontraba junto a José Roberto y que cantabamos... "Atras de las paredes, que ayer te han levantado ...", oi un golpe seco, como de un hacha y al voltear vi el rostro de José que me miraba y reía y lloraba y reía ... Me desperté, con el hacha aún en mis manos... 37

"Te ruego que respires todavía...apoyo mis espaldas y espero que me abraces....
atravesando el muro de mis días......" no puedo olvidarme, juro que no puedo 38
Me refregé los ojos, pero aun los tenía pegados, tanteando llegué a la canilla, me los lavé y por fin pude ver...
Sentí una brisa suave correr por mi cuello, lentamente me di vuelta y allí estaba él "EL CORONEL VILLALBA", tal cual como en el momento en que le tiré el tiro, por su cabeza corría la sengre que se precepitaba en el piso dejando aureolas rojas.
Me dijo:_ Tu sobrino está aún con vida, pero para salvarlo necesitaras seguir a tu corazón herido, él te esta esperando con ansiedad, reunifíca tu corazón y ve al rescate...
Me refregé nuevamente los ojos, pero esta vez para ver si estaba soñando, los abrí y ya no estaba...
Decidí acostarme, con el proposito de esperar lo que me dijera mañana el destino... 39
Ahora dígame, Coronel: ¿por qué justa razón cree Usted que debería estar aquí, en el cielo. ¿Acaso no ha cometido y propiciado suficiente daño como para arder un par de eternidades en el cadalso? Oye tú, Lucifer, ¿te gusta este? "me encanta!!, Échamelo, échamelo".
San Pedro pateó el trasero del Coronel y éste se depeñó de la nube hacia el infierno, la caída mortal (¿se puede?) te hací morir y revivir infinidad de veces, 7 millones de veces morirás y revivirás en esa caída, 7 millones por cada hombre, mujer o niño asesinadoM 7 millones por cada ser humano atropellado por tí o por tus hombres; y 2 veces por cada momento de lascivia que hayas vivido, el infierno perdona todo, salvo la maldad y lo podrido de tu corazón.
San Pedro sonríe y enciende otro Cohiba, mientras San Agustín se fuma un Macanudo.
40

Si, me imagino qué dificil debe ser decidir su futuro, mas ya no importa si va al infierno o si renace una y mil veces para limpiar su alma. La mía está tranquila, matarlo me dio la paz que nunca creí encontrar, no era hombre para este mundo, demasiada maldad hay ya.
Además todos ellos, me refiero a los de arriba, lo dejaron hacer.
Vuelvo a escuchar la música que viene desde el patio, debe ser la radio de algún guarda ..." y escucho tus palabras que gritan desde el fondo ... y siento las preguntas de tu voz..." "y rasguña las piedras" 41
Se halló desnudo, tirado en un lecho que rezumaba a colonia barata y a leche materna. Era un niño con sesos de anciano militar. Por un momento no reparó en la novedad de su estado; cuando entró su madre le estalló una sonrisa que luego borró, pero sólo en su pensamiento, el bebé sonreía de puro placer y su madre tejía de lagrimas el pecho que lo amamantaría. El coronel pensaba y el bebé respondía a sus anhelos, mas con la llegada de la tarde se percató de que su propio ser de carne cobraba una independencia mayor. Ahora dormía en lo más profundo de la inocencia que el coronel no entendía. El viejo llegó a pensar que se había desdoblado del bebé, que ya quedaba libre de su pasado. Con la llegada de la noche descubrió que sólo asistía al espectáculo de su vida, como un extraño. 42

Cuántos pensamientos en esta celda oscura. Nunca pensé que mi mente me llevaría por rincones tan incomprensibles. Creo no conocerme o es que acaso me esté conociendo y tengo miedo a seguir pensando o soñando. Tengo miedo a esta espera que en realidad tanto esperé ¿o no es esto lo que yo quería? 43
Posiblemente no, aunque como saberlo?; estoy solo y muerto, o no?.
Muerto yo, muerto Jose Roberto, muerto el Coronel, Coronel Villalba, como me gustaría matarte de nuevo. Estos no son sentimientos de un muerto, los muertos no sienten, yo si.
Tengo miedo de dormir (o morir). 44
La cruda mañana. Todos los martes me toca salir al patio dos horas. Un poco de aire fresco sobre la alpargata y la melena, el carcelor nos lleva, callados todos, a picar un poco de piedra. No que se necesite picar piedra pero, dicen ellos, si no hacemos algo nos podemos volver locos. El cabrón de la escopeta camina lento hacia mí y me escupe un par de veces. No siempre me escupe a mí, a veces le escupe al de frente, a veces al de al lado... siempre le escupe a alguen. Las primeras veces me ofendía, pero es algo tan común como cagar, como ser violado por las noches. Que ya no me pasa, porque, para mi suerte, últimamente han llegado muchos culitos nuevos a esta carcel de mierda. Hace unos días me ofrecieron, ¿y por qué no? me dije, ya me lo han reventado a mi quinientas veces, porque no se lo voy a revantar yo a este pendejito hijo de la chingada.
Cuatro compañeros los maniataron mientras le abrían las piernas, mi pene erguido y arremetí contra el pobre muchacho que sólo gritaba "madre! madre!" hasta que me vine no dejé de arrastrármelo: dulce venganza, dulce venganza, me dije, mientras otra cabrón me golpeaba la cabeza. Borrosamente pude ver a uno de mis compañeros que decía: sigues tú, hijo de la chingada. 45
Coronel, Hijo de la GRAN PUTA, aun despues de muerto me sigues causando problemas, dolorosos problemas. Como me gustaria matarte de nuevo, y no de un balazo sino de la misma forma en que lo hacen conmigo. Púdrete en el infierno!!! como yo lo estoy haciendo. 46

Hoy me miré al espejo, no vi mi sombra, claro, ¡si la sombra es de los cuerpos, no de las imágenes!, corrí al patio y quise pisar mi sombra, pero no pude, siempre corría delante mio como austándose de mi triste humanidad. 47
Y no la culpo, tendrá miedo de pertenecer a este despojo de humanidad, ahora no sé quien soy, no distingo entre la realidad y la fantasía, que hago?, que siento? dónde estoy? no me encuentro, estoy perdido, perdido como un día lo estuvo Jose Roberto, y el Coronel Villalba?, él ni tiempo tuvo de buscarse, yo le quité esa oportunidad y no me arrepiento. Cansado por el tiempo pero no arrepentido, eso jamás, vago por el tiempo preso en mi cuerpo pero no en mi mente. 48
Y no la culpo pues en despojo estoy convertido ya, no querrá pertenecer a un guiñapo pues aunque sombra su dignidad tendrá.
Me quitarán la libertad del cuerpo, pero del alma jamás, y el coronel Villaba? en que lugar del infierno se encontrará?, solo de una cosa estoy seguro, por la eternidad él se retorcerá, viviendo día día los resultados de su maldad. Hoy estoy contento pues me vendrán a visitar, el amigo de la zona de San Telmo, Diego Alisio, con el que me reuní en aquel Bar; le devolveré la medalla que un día me dió sin vacilar, espero y cumpla de nuevo y la lleve a algún familiar. 49
Creo que mi hora ha llegado pues siento que me estoy desprendiendo en mil pedazos, mi sombra fue primero y después que seguirá?. Amigo Diego Alisio serás testigo de una batalla final, dónde un abogado perdido por fin descansará en paz, y sabes lo que he aprendido? que cuando uno se siente perdido siempre hay alguien que lo sostendrá, ese serás tú amigo Diego Alisio el que en mis últimas horas me guiará. Termina tu taréa y espero que también encuentres un lugar. 50
Al día siguiente, bajo un cielo brumoso y un sol que destilaba un calorcillo miserable, Diego Alisio se presenta en el parloir para darme algunas indicaciones de lo que vendrá de aquí en adelante,con la previa autorización de los esbirros de la administración. A empujones me sacan de mi celda, casi cargado, los dos guardias, al que llamaban Mofeta y otro regordete con granos en la cara,y me llevan al salón, donde Diego Alisio esperaba con una actitud más bien fría, como de científico observando un cultivo de insectos. Su mirada se había endurecido, no era aquella dulce y solidaria del día en que me entreguó la medalla, parecía que él también había pasado por una mesa de torturas, y ahora tenía, en alguna parte de su mente,un trozo ajeno,una huella macabra, que solo alguien como Villalba podía haber introducido en lo más hondo de su psiquismo. 51
Sin apenas saludarme, me espetó: Lo único en que te puedo ayudar es enviándote a un psiquiatra amigo mío, para que puedas hablar libremente con él, y logres pacificar el caos de tu mente.Es obvio que deberás estar de acuerdo- concluyó y me miró como si esperara una respuesta inmediata, que solo podría ser afirmativa.En mi confusa percepción solo atiné a atisbar la posibilidad de hablar con alguien humano, ya que en esta cueva de cuerpos heridos y vilipendiados, de gritos desagarradores y de murmullos masturbatorios, el diálogo con algún sentido es una rareza, a excepción sólo de las órdenes perentorias y de toda la gama de insultos y palabras sonoras cargadas de desprecio, ya que ni el odio, como sentimiento digno es aquí algo conocido.Pero, esa imagen villalbesca que estaba semi oculta en el fondo de sus ojos, ¿era acaso parte de un engaño, o quizás de una astuta treta para que yo hablara con ese psiquiatra, que vendría dos veces por semana, y que podría tratarse más bien de uno de tantos funcionarios psico-técnicos que servían al Big Brother oculto? ¿o si por el contrario era mi única opción de tener una oreja humana con ayuda de la cual podría reordenar mi discurso interior, que está absolutamente descuadernado, como el de un robot sin batería? 52

Al día siguiente me desperté temprano y en mi hora libre me cobijé debajo del jacarandá en flor. El otoño lo cubre de flores violetas y mi alma en pena parecía compartir su mortaja hacia un invierno que se intuía frío y crudo.
Barajé la alternativa de ponerme en manos del psiquiatra, arriesgarme aunque fuese una conspiración. Por un momento los rayos del sol que se filtraban por entre el manto violeta me decidieron y no volví a pensarlo más.
Le mandé un mensaje aceptando su propuesta.

Hoy vuelvo a estar bajo el jacarandá. Ya ha perdido las flores y junto a sus ramas desnudas espero a que llegue para tener mi primera sesión..... 53
El psiquiatra llegó puntual en la mañana siguiente.Hablar bajo el jacarandá desnudo era una opción atractiva.Se presentó amablemente como el doctor Solferino y en su acento se notaba algún rasgo extranjero,quizás de algún país de Europa del Este.Era pequeño, delgado, con pómulos estrechos y un mentón hundido y tembloroso como el de un pajarillo estival.Sus ojos escrutadores y nerviosos no sostenían la mirada, sino que exploraban sin detenerse en ningún punto. Usaba lentes para miopía crónica y cuando hacía una pregunta, se movía el extremo de su nariz, como subrayando el signo de interrogación.Me dijo:- Un amigo común me solicitó que viniera a verlo, él considera que ud. está profundamente alterado con todo lo que ha vivido y sufrido en estos últimos tiempos. Si logramos entendernos, creo que podré ayudarlo, pero será ud. quien tenga que hacer el mayor esfuerzo.Creo que puedo entender su situación, porque yo también viví algo semejante en las mazmorras de otro régimen -.Luego tiró hacia arriba la manga de su chaqueta y me mostró su antebrazo desnudo, en el cual se observaban múltiples cicatrices como de quemaduras de cigarrillo.Después de este gesto, cerró los ojos por un momento y permaneció en silencio. 54
Sabe doctor, en esta "carcel" podrá usted encontrar trabajo; porque no soy yo quien necesita ayuda, son ellos, si ellos, los que le hicieron esas cicatrices, y me hicieron esto, -le dije, bajándome los pantalones- tuve que colocarme algo de papel, para tratar de detener la hemorragia. Cada día odio mas al Coronel. 55
A pesar de que intentó no mostrar una evidente impresión de asombro, su mentón ornitológico se contrajo aun más, indicando algo de reacción a su percepción actual - las heridas y la hinchazón de mis genitales - pero también algo más profundo que se desprendía de su propia memoria mortificada. Mirando a un punto infinito, más allá del estrecho horizonte al que podíamos vislumbrar, dijo con una voz de tono cavernoso, y con ira contenida: - Por eso quiero ayudarle, tengo un secreto que sólo Ud. comprendería. El Coronel Villalba está vivo y trata de ocultarse de sus víctimas. Pero yo tengo muchas pistas para encontrarlo. Si Ud. se mejora y logramos que salga de aquí, podemos entre los dos y con el apoyo de algunos amigos, dar con su paradero.-. A renglón seguido dijo: Hábleme un poco de su experiencia, después de que cayó en las garras de Villalba... 56
Que quiere que le cuente, si usted también ha sufrido la maldad de algún Coronel Villalba, de esos tantos que hay regados por todo el mundo. No puedo confiar en la gente después de lo que he vivido en este encierro maldito, incluso desconfio de usted y ya hasta del que se decía "mi amigo" Diego Alisio, usted me dice que ha sufrido al igual que yo, pero entonces me pregunto, porque lo dejaron salir? a quien tuvo que traicionar para zafarse de ellos, y si ese fue su método para salir libre de la prisión permítame decirle que es usted más desgraciado que yo, pues se ha traicionado a si mismo y eso, medicucho maldito, si que no tiene ningún valor. 57
El médico permaneció impertérrito ante la andanada de ofensas y la desconfianza de José Roberto. Sólo sus ojillos miopes miraban lelos toda la humanidad de su interlocutor y su barbilla presentaba un imperceptible temblor.Entrelazó las manos con fuerza y tratando de no expresar ninguna emoción en su voz, dijo: - Mire, yo alcanzo a entender su reacción, en estas condiciones en que se encuentra es difícil creer en propuestas como la que yo le he hecho.Aquí tengo un sobre, que tiene algunos documentos importantes, que tienen varias de las pistas de que le hablaba. Simplemente estúdielos y verá que tienen que ver con asuntos y personajes que Ud. conoce bien y que pueden darle alguna luz en su confusión.Aunque yo he vivido cosas parecidas, no tiene que creerme a mí, pero yo creo que su memoria trabaja muy bien y en este caso puede ser una excelente aliada. Déjeme por lo menos visitarlo durante algunos días y con base en lo que va leer, que creo que lo impresionará, podríamos ver otras facetas de este ambiguo enigma. Si quiere, le dejo una prescripción de un sedante suave para esas noches terribles que yo también sufrí. 58

Aceptó los sedantes del Dr. Solferino y decidió tomar uno esa noche que se vislumbraba llena de pesadillas. Nuevos reclusos habían llegado y francamente no tenía la menor gana de escuchar gritos de violación. Tuvo un sueño extraño, se encontró caminando al borde de una cornisa donde hacia un lado solo se veía la oscuridad absoluta y hacia el otro un mar azul, transparente y lleno de vida submarina. Recordó sus épocas de buceo en península Valdes y se zambulló.
Sintió el agua fresca en su piel y la extraña pero asombrosa y fantástica experiencia de poder respirar sin equipo especial.
Peces multicolores lo acompañaban y hasta parecían guiarlo algún lugar no muy lejano....
Sintió sonidos a lo lejos, parecían lamentos. Entre los rayos de sol que se filtraban en las profundidades vio una sombra. Era un delfín atrapado entre redes que luchaba denodadamente por su liberación. Se acercó, nunca había visto semejante gesto de súplica y quizás nunca sintió tanta compasión.
La súplica y la compasión, dos sentimientos que creyó recordar de algún tiempo lejano, cuando aún sentía sentimientos humanos...
Decidió liberarlo y hasta le sangraron las manos cuando cortó la red. El agua a su alrededor se tiñó de rojo, se sobresaltó, despertó mojado en sudor y temblando de pánico, corrió al ventilete de su celda y asomó la nariz creyendo que se ahogaba.
Calentó agua y se cebó unos mates, llamativamente todo era silencio en el penal.
Abrió aquel sobre que parecía contener la respuesta a sus enigmas y conflictos, eran fotos, fotos de Jose Roberto en una cárcel clandestina, le costó reconocerlo, pero era él. Pasó una tras otra hasta que llegó a la última donde su cuerpo era arrojado a una fosa común.
Sonrió y lo bendijo. Paradójicamente sintió alivio y una paz infinita de saber cuál había sido su final, o simplemente de poder asistir a su funeral aunque más no fuera através de una foto.
Un hombre de verde arrojaba su cuerpo a la fosa, era el Coronel Villalba. "¡Maldita hiena!" pensó.
Luego, se durmió trantando de asociar al delfín con su sobrino Jose Roberto. Quizás el Dr. Solferino le daría la respuesta.... 59
Dentro de tanto dolor, angustias y tormentos que había vivido en esa prisión, esa fue una de las noches más tranquilas que había tenido en mucho tiempo, durmió y durmió hasta el amanecer sintió un crepúsculo de luz que le acariciaba la cara y lo hacia con mucha ternura, su sueño tenía un significado muy grande pues el delfín atrapado era José Roberto, las redes donde se encontraba por fin serían cortadas para liberar su alma y la sangre de las manos significaba todo el sufrimiento que tuvo que haber pasado para liberar a José Roberto, el agua fresca ahora significaba la libertad, el agua donde alguna vez estuvieron sumergidos con desesperación ahora se volvía fresca y revitalizante. 60
Pero sin un crepúsculo. Soñando mil y una vez las mismas redes, la misma liberación, la misma vida. Un sueño del que no era partícpe, sino soñador. Y entonces creyó entender que nada fuera de sí era verdadero ni triste. Ni la absoluta tristeza de no haber crepúsculo, de no encontrar las aguas, de estar rodeado de hienas, de mariposas, de manchas, de anocheceres. "Ahora sí te quiero ver", pensaban los imaginados lobos del final de la gruta. "No hay ni un sólo centímentro de nuestro cuerpo que no te pertenezca". Quiso creer que un final, provenía de alguna fuerza externa que declamaba el fin de cada cosa. Que el orden de allá sostenía la leve diferencia entre un abismo y un borde, el de un principio y un final. Pero él era su final y era su abismo, y era también toda su vida. 61
apenas entraba por la ventana algo de luz de uno de los crepúsculos más
melancólicos que conocí. Todavía la copa de Jeréz transpiraba agua por entre
mis dedos y goteaba lentamente sobre los papeles, sobres amarillentos, fotos
y documentos desplegados sobre la mesa. Extendí mi otra mano, sintiendo el
dolor punzante de la medallita incrustada en la palma y la arroje con desdén
al lado del revólver. "Casi las siete", dije susurrando. Por la esquina,
seguramente altivo y a paso recto, venía villalba, cargado de condecoraciones
y el orgullo de propio de quién se conoce manejador de una situación que
se le había escapado de las manos antes de empezar. Ahora creo que los mejores
triunfos son aquellos fracasos que no llegan a descubrise.
Cuando sonó el timbre, me acerqué tranquilo hacia la puerta, y recibí al
Coronel con una sonrisa desdeñosa. Entró silencioso, como si el denso clima
de la habitación fuese suficiente bullicio, y sin advertirlo se arrimó a la
mesa. -¿Y eso? -casi se alteró descubriendo el arma.
-No sé -dije -no sé cómo llegó allí.
62

-- Así fue toda la historia señor juez. Así fueron mis años en la prisión, los mismos años que duró la dictadura. Hoy celebro estar frente a Ud, hoy celebro la democracia, hoy celebro estar vivo, hoy celebro que hayan encontrado las pruebas criminalísticas.
No, no fui yo quien disparó la bala, provino de la calle, de los milicos de mierda que necesitaban eliminar a Villalba y culparme a mí para callar mi desesperada búsqueda de Jose Roberto.

Así fue como mi amigo Diego Alisio me conectó con el Dr Solferino. Gracias al Dr puedo decir que hoy estoy con vida y lo celebro y a pesar que muy dentro mío hago carne las palabras de Jorge Luis Borges cuando decía "he cometido el peor de los pecados, no fui feliz". Y a pesar de ello celebro estar vivo después de diez años de encierro y de negra dictadura.

Confío en Ustedes, en la justicia y agradezco poder quedar en libertad.... 63
El juez, que tenía nuevas pruebas en su poder,tenía la total convicción de que José Roberto no era el homicida del Coronel Villalba. Las pruebas de balística mostraban que la herida de Villalba se produjo con una pistola de 9 mm y el arma que tenía en su poder José Roberto cuando fue aprehendido por la policía, después de una llamada que él mismo realizó, era un revólver de calibre 38, con las iniciales D.A. (Diego Alisio), y que éste le había regalado, dada la posibilidad de un atentado en el cual José Roberto podría ser una víctima fácil, tanto para los amigos como para los enemigos del Coronel.
En el momento de la declaración del veredicto, cuando el juez comenzó a recitar su dictamen, José Roberto sintió un desvanecimiento, que se convirtió en una lipotimia, cuando escuchó en una especie de sordina la expresión : "y por tanto queda en libertad!...". Minutos más tarde cuando volvió a su nivel habitual de consciencia, estaba rodeado de sus familiares y amigos que complacidos, con sonrisas en sus labios, lo abrazaban y animaban.A prudente distancia, con una sonrisa cómplice, el Dr. Solferino miraba la escena detrás de sus espejuelos de miope irredento.
Algunos días después, José Roberto salió del país, con rumbo desconocido, puede ser que a Colombia,o quizá a España, donde unos amigos lo ayudarían a empezar una nueva vida.Una noche de varios años quedaba atrás, con una tenue luz de una nueva aurora que apenas se columbraba en el horizonte. FIN. 64
Os preguntareis que paso con el despues, pues que va a pasar tuvo que robar para poder vivir ya que se quedo en numeros rojos por el juego en fin desperdicio su vida 65

FIN 66
FIN2: La historia se repite y nos enseña una y otra vez que todo es cíclico. ¿Para qué?^Para que se repita la estupidez de manera estúpida por todos los años estúpidos de esta estúpida existencia. Por tal motivo en una isla cualquiera de un mar salado nació un niño con el alma del Coronel Villalba, pero aún no había alcanzado la pubertad y ya odiaba la guerra con todas sus fuerzas. Desde que mató a su padre por salvar a Doña Irene, su madre, que lo abandonó, con lágrimas en los ojos y el cuerpo lleno de moratones. 67
Y un día de isla -el sol caía sin dejar sombra desde un mediodía ciego- Villalba encuentra al muerto Villalba (al cuerpo suyo) pero blanco y meciéndose sobre un arrecife como si el destino le hubiera prefijado una sepultura incolora y extratumbular. Ve sus ojos abiertos y vacíos mirándo el cielo fijo pero sin cielo ni ojos, y el pecho desnudo donde se anudan las algas azules y negras hasta enredarse como mortaja. Pero Villalba no recoce Villalba, ha olvidado su vida porque ha muerto y ahora que se mira muerto y con una bala en el costado, cree que es otro muerto de algún otro oscuro asesinato. Y ahora que lo ve, Villalba siente una extraña compasión, que tiene que ver con algo que según cree se remonta a su niñez, y a su padre y abraza a Villalba y lo saca de la tumba como 68
Pareceque uno no puede morir justo o tranquilo; quiero morir por enésima o primera vez, la versa no me importa, pero quiero morir de una vez por todas sin que la gente añada comentarios estúpidos a mi final o que me salgan con reflexiones obvias típicas de esa gente que ni ha vivido lo que yo o lo que en su tiempo habrám vivido José Robetro en manosde aquel maldito turco que seguro no es turco. Quiero seguir muerto, y tranquilo, por favor.
¡Muéranse, hijos de puta madre!
FIN [Ahora sí] 69
Y los deseos del alma se me cumplieron.Todos verían mis ojos resplandeciendo de emoción y de alborozo.¿De alborozo?-me pregunto...
Ya en el mortuario pasaje a la eternidad intenté locamente escabullirme entre las rendijas del cruel destino.Durante el viaje a mi deseada muerte navegué en aquellos sueños imposibles.Por sus pasarelas de espuma desfilaron los recuerdos.
¿Cuáles?.
En eso note que la ceniza de mi cigarrillo estaba a punto de caer en ese papel que encerraba la historia.Mi historia.
De repente un hedor lastimoso lo embriagó todo. 70
me encontraba solo sin saber a donde ir pense en salir corriendo,escapar de mi triste realidad pero eso no resolveria nada solo me haria aferrarme a la vida que ya no me correspondia.A la vida que habia perdido ya hacia mucho tiempo atras asi que me enfile por ese camino sinuoso hacia mi ultimo viaje ese viaje que se hace para ya no volver.Me hubiera gustado despedirme de mi familia pero lamentablemente cuando todo paso no estaban ahi pero no me siento tan mal al respecto puesto que no fue mi culpa ¿o es culpa de alguien morir sin previo aviso? ¿es acaso culpa de alguien irse del mundo sin poder decir adios o hasta luego? creo que no.Mi madre al enterarse de mi deceso corrio desesperadamente a verme como si acaso eso me hiciera despertar y al ver que ni sus lagrimas mas amargas podian con la muerte lanzo un grito desesperado diciendo:
por que a el que tenia un futuro tan brillante por que no a mi que mi trabajo aqui esta cumplido a mi que ya no tengo nada que ofrecerle a este mundo despiado y cruel. 72
Denle un fin a esta pesadilla,dijo el coronel Villalba desde los infiernos...
Ok digo San Pedro desde el cielo 73
Entonces San Pedro, que ya había dicho O.K. tres veces, igual que la Trinidad Santísima de Nuestro Señor Dios Jesucristo Padre Eterno y Espíritu Santo, Tres veces tres, a la súplica tripartita de Villalba, una por cada persona de la Trinidad, San Pedro (y esto consta en el legajo de la Organización Celeste) envió un mail a una alta jeraquía del Altísmo (aunque suene redundante) informando sobre cierto Villalba que suplicaba un final porque "el tipo vivió endemoniadamente mal y ahora es hora de que se le caliente un lugarcito en el infierno". Pero el Alto mandatario de Dios dejó bien en claro (y eso puede demostrarse fácilmente) que ni Villalba ni el ciberinfernal Satán poseían autoridad divina para determinar sobre el final de la vida de una persona - que por obra y gracia de Dios iba a podrirse en el agujero séptimo del infierno - nivel infrahumano Nro. 2, pero esto porque así lo quería Dios y punto. 76
Y resulta que el fin resultó ser una falacia. . . El coronel no murió!!!Solamente quiso resucitar en el cuerpo d esu primo Tomás, que era el gato de la televisión, que i¡le gustaba Jerry. Era la historia oculta de una trama de amor jamás revelada ante los simples mortales... 77
En ese momento, los comandos de la Cia estan a punto de apresar al coronel, quien guiado por las enseñanzas de Mao, estaba llevando al pais a la guerra civil.
La resistencia fue dura, las huestes leales al coronel lo defendieron hasta lo imposible, pero la tecnología yanqui pudo mas y fueron desintegrados por los rayos que lanzaban tan sofisticadas armas.
El coronel bajo la mirada, resignando su suerte, saco una pastilla que tenía escvondida y se suicido. 78
Me he despertado y se que soy el coronel. Siento en mis venas la energia que le quite en forma apasionada, por ese ideal de Patria que me inculcaron. Yo soy culpable de Nada. ¿Que es la vida? Es solo una visión, un sueño incompleto que se alimenta de acciones. Buenas o malas, es lo de menos. Yo soy Roberto y yo soy quien soy. No soy culpable de haber nacido. No soy culpable de mi educación. Soy solo un cuento. 79
y bastante malo que han inventado mis padres, abuelos, bisabuelos, y que repetirán mis nietos para darles a mis bisnietos algo que repetirle a sus hijos. Me han hecho muy mal a través de todos los tiempos; y eso que dicen que lo único que importa en la vida de un hombre no es la historia sino la narración. Bien, me han narrado para la mierda. . Lo que no entiendo es por qué yo (mi personaje) soy tan igual a como me han hecho. 80
Es que definitivamente nadie es uno mismo. Siempre somos mas de aquel que aparentamos ser en el lugar mismo donde nos encontramos aqui y ahora. Es una simple cuestión de seguridad personal. Pero por esto la locura va ocupando su lugar como un cáncer en nuestras vidas y debemos sobrellevarlo. Es difícil. La por ahora débil pero en crecimiento, me apabulla suavemente como aquellas caricias lejanas de una madre mi madre en la instigación de un sueño para el fin de los maltratos propagados a mi carne. 81
En Edipico ataque de locura la tomé entre mis brazos y la oprimí hasta que de sus ojos brotaran pequeños hilos de líquido rosado. Solo me miraba, ni un gemido, ni un grito brotaba de su boca que ya no me iba a contar historias tan horrendas. 82
Ella parecía como dormida, y tenía la certidumbre de que sus ojos de gata en celo me quedaron mirando para siempre, que se me impregnó el perfume de su piel, y su aliento se quedó soldado al mío, nunca supe poque lo hice en verdad, pero creo que la llamada ´CULPA DEL ALMA´ se cuela indefectiblemente dentro de mi mente. Creo que si volviera a nacer lo volvería a hacer pero de una forma mucho mas pueril, para perpetuar el asecinato del mundo y caminar... 83
Sin importarme gran cosa por donde caminaba, mantenía el paso, solo, con mi propia compañía. Y es que no había nadie más. Estaba yo, con mis resocinios aniquiladores. Unicamente estaba esa amargura con la que me alimentaba día a día. Sólo estaba esa ira en la que me refugiaba desde hace ya muchos amanceres. ¿Qué me quedaba? Nada, tan sólo... 84
No te mides cabro'n... o mejor dicho "no te midas"... que tus palabras las riegue el viento... 85
Estoy haciendo una investigasión sobre el juicio a las juntas para un progrma radial. Me pareció interesante el relato y guardé el sitio; luego lo leeré con más tiempo. 86
Suavemente mi cuerpo se sumergió en una calma en la cual el peso de mis 58 kilos comenzaban a tirar hacia abajo. Mi respiración ya no existía físicamente, todo el ensoñado físico estaba en una conmoción tranquila. Vi la ventana a mi derecha, ya no sentía las piernas, ni el frío de la mesa de los torturadores entrenados en Panamá. El rostro de cada uno de ellos estaba grabado en mi retina espiritual. Rostros de gestos simiescos. Con un hombro, como ya había aprendido en sueños, di un fuerte empujón, abandonando finalmente el cuerpo físico. La sensación es de un gabán que deja un cuerpo y vuela hacia una percha.

Sentí luego el vidrio de la ventana, como lo atravesaba como una esponja, el espíritu es de un material esponjoso. Cuando me cansé de vagar por doquier, hasta los Himalayas o África, decidí ir a visitar a Belcebú, el cual me llamaba. Él me esperaba para redimir mi alma. Pensé que eso debería ser una cosa ultrapasada, pero acudí a su llamado.

-Finalmente, muchacho. Qué curioso eres. Debes ir al continium 7 a reunirte con los acribillados, esperando en el portal a las almas de tus matadores. Cuando ellos van muriendo, están condenados a enfrentar a tu espíritu. Tú los ajusticias uno por uno y todo queda arreglado. Capisho?- El ángel exterminador me llevó hacia un cuarto extraño que me hacía acordar a la canción del Cordero se Recuesta en Broadway "The Waiting room". Qué tipo gracioso ese Belcebú. Realmente no es como lo pintan. La sala de espera: Una série de pasillos hitchkokianos y ecos dignos de Brian Eno. La caverna mojada que lo anticipaba te hacía esperar por los gruñidos de un Cancerbero, pero nisiquiera aparecía un dragoncito tolkeniano. El truquito sucio del llamado "purgatório" o lo que mierda fuese es la soledad. Cuando te aparece un monstruengo al menos tenés companía. Borges veía una humanidad perdida en ciertos pasillos, Lovercraft en buhardillas y desvanes, y Bergman en una pantomima de marioneta. Todos concuerdan en "perdida". Perdido por perdido, consulté uno de mis compañeros de sala:

-A quién esperas?-El pobre tipo parecía cansado. -Al último de mis cazadores, A vos te parece? Nos sacan el tiempo ahorrado, lo sufrido, para que después tengamos que ayudarlos a redimirse a ellos también y así romper el hechizo, que cosa!-
-No suena muy ilógico- Le dije con voz de novato.
-A vos porque te mataron tres, nomás. A lo sumo esperarás treinta, cuarenta años con el más joven. Pero los tuyos ya estaban medio viejos. Suertecita tuya. A mí todavía me faltan dos!!! Un pelotón de fusilamiento formado por la última milicia hitleriana de Berlín, todos de 15 años!!- Le puse mi brazo espiritual en su hombro espiritual.

Suena un cuerno. Oigo un nombre venido de un coro de nifas ultraterrenas. Me llaman a mí. Una puerta se abre. Una figura extraña, con cabeza de buey, me entrega una singular espada. Me visten, no me pregunten de qué. Uno de mis matadores murió en un tiroteo, entonces allí viene. Se abre una puerta en el suelo, y va saliendo como a un partido de fútbol un tipo que desgraciadamente conozco, su alma. A él entregan una maza estilo gladiador y parece muy confuso.
-Qué le pasa, patrón?- Le pregunté a Belcebú. -No sabe nada, nisiquiera que murió. Ése es su castigo. Deberá luchar contigo hasta su segunda muerte, y allí recordará todo. Tú eres inmune a sus golpes. Esa es la ley, y yo manejo el circo-
-Que sea, entonces- saqué la espada y un vientito levantó polvareda. Me hizo acordar de cuando jugaba fútbol en el parque Chacabuco.
-Morirás como un perro cobarde, o lucharás por tu miasma? Tus antepasados están viéndote.- le grité al espíritu de mi confuso adversário.
-Pero cómo? Velázquez ?? Estás vivo?- dijo el basura.
Le arranqué una mano de un golpe, y la sangre brotó en la arena. Cuando se agachó un poco de dolor, pateé la mano lejos y rompió a llorar pidiendo clemencia. Observé al púlpito para ver qué indicaban sus dedos. Belcebú, claro, puso el pulgar hacia abajo. Los antepasados del torturador entrenado en Panamá por la Cia, a la izquierda del César bajaron también los pulgares, así como vários animales castigados por él en su infancia. Perros ladraron, gatos hicieron Fzzzz!!, en completa desaprovacion. Su vida había sido "contra natura". Observé el sol y le agarré el pelo levantándole la cabeza. De rodillas, se agachó rindiéndose a un semidesmayo, pero lo desperté de un sacudón, posicionándome listo para el fin.
Lo fuí degollando despacio, como cortando asado, mientras el espíritu entraba en consciencia de lo que había sido y el porqué de todo ese circo. El interior de los seres humanos realmente es un circo, somos clowns de nuestra alma, reímos y lloramos por ella.

87
soy yo. después del juicio mi padre ( José Roberto) se vino para España y aquí nací yo. Mi padre nunca más habló de la Argentina y sólo cuando él murió yo pude visitarla. Pensé ( era joven) que todas aquellas historias ya habian quedado atrás pero no era así. seguían, como en España, las heridas abiertas. Heridas que no se cerrarán hasta que el último de los torturadores fascistas no haya sido castigado. Me fui de Argentina y juré que no regresaría hasta que todos y cada uno de esos asesinos hubiesen sido juzgados. Han pasado muchos años y aún no he regresado... 88
y todo para qué?
la vida que he llevado me disgusta. nada de esto va a cambiar. 89
¿Cómo sigue la historia?... ¡Buena pregunta! No sé qué decir. Me encuentro paralizado y todos los hechos de mi vida se han visto limados por el feroz abrasivo del cansancio. Es como si quisiera tender un velo, una venda humedecida no sólo por la sangre de la herida, sino por el sudor de esta agonía que me envuelve con sus mordiscos de olvidos. Pero lo peor que puedo hacer es olvidar porque el olvido es un indulto que deja en libertad gente sin piedad y envilecidas de poder. Lo que no sé, es si es últil luchar cuando advierto que el corazón del hombre es como un lobo agazapado. Yo mismo albergo uno que se desata en una pelea callejera o en un amor contrariado. Pero hay lobos y bestias cuyo gozo está no en hundir los colmillos para morder, para defender, sino en el dolor más visceral del hombre. Estoy sacando los pasajes para volver; debo hacerlo o nunca seré nadie. 90
Volvere, al pais de las bestias, a confirmar una vez mas , cuanto daño se ha hecho, cuanta mierda acumulada que brota por las paredes, cuantos muertos sin siquiera tumba, cuanta quietud en manos de ciegos que solo atinan a manotear el infinito.
Y que, por lo que se, siguen matando,matan de hambre y desquicio,de poder y desesperacion.Se comen unos a otros en un gran banquete, el banquete de la epilepsica politica argentina, que no ve ( como respondiendo a una linea recta de la historia) ni siquiera a sus niños muriendo o aspirando poxi-ran en las veredas.
Quiero verlo.Si todo eso es cierto, necesito verlo.Para saber quienes estuvieron equivocados y quienes no.
Aunque me lo imagino, juro que me lo imagino... 93
Quizá como dijera el libertador Bolivar "nuestra America es ingobernable, la unica salida es emigrar" mas como dijo el libertador San Martin "si somos libres el resto no importa". Y la América sigue siendo ingobernable, como desde el principio. Mas nuestros pueblos siguen creyendo en la libertad, en el respeto por los ideales, será por eso que la América aún sigue viva y que todos nuestros ríos siguen volcando sus enormes torrentes a los océanos. Aguas que nacen en los alto de los Andes y que aún siguen arrastrando el eco de la LIBERTAD de aquellos ejercitos libertadores. Ejercitos que sustentan nuestras raíces. Ejércitos que desde luego no fueron comandados por miserables milicos (como el coronel Villalba) que nunca entendieron el legado de sus mayores.
Y nuestros libertadores murieron en el exilio, supongo yo que imaginando una gran patria, una gran América, una América toda unida. VIVA LA AMERICA TODA y mueran todos los miserables villalbas. VIVA LA AMERICA TODA.
FIN FIN FIN FIN FIN 94
Que lastima, un destino tan grande para nuestra America, soñada por nuestros antepasados (con todos sus defectos y virtudes), transformada en triste y pesado colonialismo bautizado como globalizacion, dentro de cuyo contexto nos toca la parte del raton. Pero ¿que haremos?, ¿simplemente nos rajaremos las vestiduras?, ¿pondremos la otra mejilla?, o recurriremos a nuestras reservas morales (que realmente existen), y, de ser necesario recurriremos a una violencia consciente y bien empleada para una vez por todas lograr la efectiva independencia. 95
Pero mejor no. Dejarse vaciar gota a gota en un amargo far niente entre almohadones de indolencia y tapones en las orejas hechos de la materia con las que se hacen las pesadillas. Pero mejor aun seria dejar la epica para mañana y coger el 43 que me deja a un par de cuadras y aqui no ha pasado nada.. 97
quien pudiera tener la dicha que tiene el gallo?
puta vida vida puta, esclamo el coronel al poner los huevos sobre el ajedres; que se coman a mis hijas yo lo paso, pero que se limpien los vergones sucios en las cortinas del palacio me emputa sobremanera.
en esas llego juan tenorio el del falo mas notorio del todo el territorio y esclamo: "rosalia, rosalia, que has hacho tu con las guevas mias"..... 98
Roberto, Roberto! donde dejaste el papel higienico?
Lo tiene Villalba -contestó- y puso cara de circunstancia...
Villalba? Villalba es una mentira!
Villalba es un gran fabulador (grito richard desde el mingitorio)
Villalba tiene el papel higienico -roberto con aire de desesperanza-
Todos callaron, como si al papel se lo hubiera llevado el viento... 99
Una cotorrita verde se posaba lentamente en la pantalla del monitor y gozaba de quemarse sus débiles patas de insecto insignificante con lo rayos que emanaban .
Movía una única antena primero y la otra después como encerrando un mensaje indescifrable,con sus alitas plegadas fuertemente a las tráqueas.Hasta que un maléfico dedo la tocó y se precipitó hacia el abismo de un infinto teclado de letras.Pero se salvó,volvió a posarse en el mismo lugar
_¡Eternos Masoquistas!¡Cuándo callarán sus voces!.
O no se dan cuenta siquiera que ya tenemos nuevo presidente
-¡Saluden pues a la potencia!
-Vuelvan a esconder las cabezas bajo la tierra¡Avestruces!
Y la luz se cortó y perdí todo lo escrito...¡Puuutaaaa maaaaadreeeee!!!

100
Faltaba apenas un dia para su aniversario de de 18 años. Blanca de Nieve fuera
siempre muy bien cuidada por los enanitos. Ellos le prometieron una *grande*
sorpresa para su fiesta de compleaños. Al entardecer, llegaron. Tenian un brillo
incomun en los ojos...

101
esta historia hubiese estado mucho mejor si se hubiese llamado el coronel gadorcha
102
Este cuento estuvo bien hasta el colaborador 51 (con algunas lamentables excepciones). A partir de allí degeneró en verborrea, o textorrea (con algunas honrosas excenciones). 103
Tratemos de regenerar esto: el hombre, víctima como es de toda su propia falacia, ha perdido el respeto y la coherencia ante una apabullada Internet que les permite volcar ese desenfreno que cobardemente oculta de la sociedad. Lamentable es que algo tan grandioso como la Internet, algo que genera una Común Unión entre los más disímiles seres humanos, se vea usado de manera baja e impúdica por estos "hombres-topo". 104
chingas a tu madre pendejo ojala y se te pudra la cola y no soy un bebe estoy mas grande quemi pene culero osea mas de 2.30 mts .animal:( pendejo. jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaajajajajajajajjajajajajajajajajajajajajajajaja 105
Tratemos de regenerar esto: el hombre, víctima como es de toda su propia falacia, ha perdido el respeto y la coherencia ante una apabullada Internet que les permite volcar ese desenfreno que cobardemente oculta de la sociedad. Lamentable es que algo tan grandioso como la Internet, algo que genera una Común Unión entre los más disímiles seres humanos, se vea usado de manera baja e impúdica por estos "hombres-topo". Ademas de eso cuando de ven señalados solo aciertan a comportarse de la forma más infantil posible a pesar de ser adultos. 106

Guardemos un minuto de silencio por el webmaster. Ha muerto.
(Corre tiempo)


El webmaster ha muerto. Estos cuentos han sido abandonados a su suerte. Han quedado desprotegidos en las manos de individuos sin escrúpulos quienes desahogan en ellos sus más bajos instintos y sus más desenfrenadas, reprimidas e insatisfechas fantasias. Han sido manoseados hasta el hastío, han sido ultrajados sin ningún miramiento, han sido pisoteados y deshechos. ¿Qué acaso no hay quien pueda detener esto? ¡Por favor! ¡Alguien haga algo por ellos! ¿Que no hay alguien que pueda darles un fin digno o por lo menos acabar de una vez con su deshonor continuo? 107

A la espera de volver a ver al webmaster redivivo, con el pecho festoneado por galones que él mismo se autoimpone los miércoles noche cuando no echan nada por la tele y se ve obligado a idear milyun pasatiempos para combatir el insomnio, retomo esto allá por dónde empezó a perder sentido:

- "Madre, ¿qué he hecho yo para merecer esto?"
108

- "Hijo, ¿quilosá?" 109
-No hijo, no, he de decirte que en realidad yo no soy tu madre, se que esto va ha ser duro pero en realidad tu madre fue un madril (hembra) o lo que es lo mismo, una mandrila.
-Asi que por eso tengo el culo tan raro y la nariz de color azul?
-SI, pero nunca dejes que nadie te diga que no sirves por eso, tu eres especial, pero debes recordar que tienes una parte humana, legado genetico de tu padre el folla-mandriles que te haces ser tan bueno como cualquier humano.
-Lo tendre en cuanta, si me lo propongo y lo deseo con muchas ganas podre conseguir cualquier cosa
-Asi se habla, niño-madrl 110
Después de largas pitadas a su cigarro mietras se apeaba a un banco raído y sucio, el Coronel Villalba miró por la pequeña ventana de su celda que se encontraba a dos metros de altura. Todo le pareció un sueño, aquellas palabras inconexas, aquellos desvaríos que le llegaban de otras celdas, no comprendía esta realidad que lo rodeaba, había estado en coma casi medio año después de aquella explosión que lo dejó tendido en medio de la calle.
Ahora recuerda que la guerra que el defendía era un molino de viento en medio de la nada, un gigante que se esfumó en la oscuridad de la miseria humana, ahora sólo le quedaba el recuerdo de un pasado vergonzoso y cruel, el de haber matado tanta gente inocente. 111
Pero el crimen es azúcar para el más goloso de los asesinos. 112
¡HO! Era grande su lamento, pero sabia que la verdad era redonda e infinita y que pronto la sabria el mundo entero. 113
Pensó un momento, reflexiono duramente y se dijo ¡basta de lamentos! despues de todo, acaso, ¿no es verdad que la historia la escriben los que ganan?
Podrá saber el mundo entero esa "verdad" redonda e infinita pero ¿a quien le importa? El mundo con sus gentes y vicios, esta embuida en el espacio cibernético, en el consumo desenfrenado. Abocados, estan, en ser marionetas de un sistema que promete "la felicidad" también redonda e infinita. ¿A quien le importa la vida humana, esa nuda vida que no cotiza en bolsa ni se vende en cuotas con tarjetas de credito? 118
A nadie, realmente no le importa a nadie. Corramos, salvemonos huyamos del repugnante escarabajo de Kafka. No hay solidaridad para nadie y quizá lo peor de todo es sentir que somos parte del famoso escarabajo, que todos tenemos algo de él, aunque no nos guste, aunque no lo reconozcamos y nos sigamos lamiendo mientras esperamos sentencias que sabemos que nunca llegarán, se perderán en algún juzgado o desaparecerán bajo la sombra de algún juez inescrupuloso. Y en algún lugar del universo quizá José Roberto encuentre la paz y pueda perdonar, simplemente eso perdonar a su asesino y a los que lo ocultan y ocultaron y también porqué no a todos los que se niegan a ponerle un punto final a su historia. Es que su historia no tendrá fin, es una forma de dispersar nuestra atención y también porqué no de que sigamos esperando esperanzados. ¿O no se espera esperanzado? 119
Ustedes ni saben escribir ni nada que se le parezca, gauchos de mierda. 120
entonces.. decidi simple y sencillamente con la daga que decidi tomar.. acabar con todas mis preocupaciones... y asi lo decidi... lebante mi mano hacia donde sale el alba .. el cuchillo ocultava el verdadro problema.. pero no lo pense mas .. y lo deslise sobre la garganta mia .... pero antes por la de todos los ahi presentes...
observe tranquilo como corria aquel rio de sangre... agradeciendo aDios el permitirme haber sido tan... bueno tan como fui... y asi nos libramos de todo juicio injusto... esperando ser perdonados..pero no por la justicia del hombre que al fin de cuentas no es justa... sino el perdon de la justicia divina.. en la cual.. espero estar.. apenas y llege el ultimo latido de nuestros corasonez 121
como no lo lei sigan ustedes
122
Eran como las 6 de la tarde, estaba atardeciendo en Tokio, mientras que un joven de rasgos mestizos, de 16 años, con el cabello café oscuro, piel casi bronceada, ojos pardos, y algo alto (comparado con los japoneses de su edad) salía de la embajada mexicana; para ser un muchacho de 16 años era en parte autosuficiente, estaba viviendo solo por el momento, estudiando en Japón. A pesar de ser tímido, tenía bastantes amigos, y a pesar de ser gaijin, no era discriminado de alguna forma. Caminaba tranquilamente por las calles populadas de Tokio, repletas de escolares, hombres de negocios, o simplemente gente, se sentía un poco claustrofóbico caminando rodeado de un mar de personas, sus ojos volteaban de un lado a otro mientras caminaba.
Horas mas tarde llegó a su casa, notó que había un paquete enfrente de su casa, lo vio y veía que provenía de México.
-De seguro es mi mamá que me envió galletas de avena- Dijo Damián, mientras esbozaba una sonrisa.
Al entrar a su casa, abrió el paquete, y se percató que no eran galletas de avena, era una cajita negra con una llave y una carta de su abuelo:
"Querido nieto" decía la carta "A pesar de que he vivido bastante tiempo, me queda hoy, muy poco; quiero que tu guardes este medallón, porque es parte mía tanto como la de tu padre, y tuya, es nuestro pasado"
Al terminar de leer la carta, Damián abrió esa cajita negra y vio en ella un pequeño medallón dorado con forma de un jaguar azteca
123
Cuando Damian desperto, sudaba, se incorporo rapidamente y noto que tenia el puño de la mano derecha cerrado, al abrirlo descubrio una corcholata que le dejo una marca roja y dolorosa en la mano. -Un medallon azteca, de donde chingados saque eso del medallon de jaguar- Se levanto de la cama y se dirigio al baño, frente al espejo, reconocio su rostro hinchado por el sueño, chapaleo la lengua en la boca y un sabor a cenicero le revolvio el estomago. Las diez, habia que apurarse de una buena vez o nuevamente llegaria tarde. 124
como buen tigre que es, el hijueputa no puede renunciar; piensa en amigos y en torturas y en coroneles y ciento y pico de estúpidos que quieren mandarse mutuamente en una historia que no excluye simplemente por inexistente.
¿cuántas veces me mataron?
¿cuántas veces me morí?
ah
¿ah?
a quièn le importa

digámonos la verdad
este cuento sigue vivo porque a los dueños de la hoja se les olvidó algo más que a nosotros mismos.

¡¡¡¡¡¡¡¡A MORIR!!!!!!!!!!!!!!
adios 125
Recuerdo que alguna vez me contaron de mis antepasados, un tal coronel Villalba y una persona que el torturó. Realmente no lo torturó, sino que pasó a la historia.
Ocurrio de la siguiente manera, el Dr. Filomenos, compañero de armas del coronel en el Liceo Militar, comenzo a estudiar medicina, especificamente genetica con animales andróginos descubriendo la posibilidad de poder cambiar de sexo determinadas especies. Por lo cual dado su gran amistad con el coronel, le pide realizar experimentos geneticos en humanos. Este le ofrece como conejillo de indias a Roberto, uno que lo quizo matar en nombre del pueblo, pero obviamente fallo.
El Dr. extrae hormonas de Roberto y los trata geneticamente para poder realizar el cambio de sexo sin problemas de incompatibilidad. Este tratamiento fue traumático por el cambio que significó la extracción y ´posterior colocación de nuevas hormonas que atrofió sus funciones. Mentalmente seguía siendo Roberto y fisicamente casi.
Luego de 6 meses lo llevan de la celda donde estaba alojado a un quirofano, que para ser clandestino era imprecionante. Escuchaba comentarios del Dr. y gente que hacia preguntas en ingles, frances, alemán, y otros idiomas. Realmente había mucha gente. Venian a presenciar la nueva técnica de cambio de sexo e inseminación artificial.
Estaba atado en la camilla, se reía de los cosquilleos que le provocaba el Dr Filomenos.
Frente a las cámaras de todo el mundo el Dr. Filomenos estaba realizando una operación increíble de construcción vaginal e inseminación artificial con celulas de Roberto y del coronel Villalba.
De ahí es mi abuelo, reconocido como el primer hombre engendrado por un hombre. Para esconder su historia de pariente semi gay, su padre Roberto emigró a Mexico y de ahi a otras partes del mundo.
Roberto tuvo otros hijos, algunos con el Coronel y otros indefinidos con gente que sentía la curiosidad de acostarse con una mujer hombre que no era travesti. Vivía bien en los últimos años dando entrevistas pagas por Internet. Tenía su propio web site y armó una nueva asociación de pamas solteroas.
Luego de su muerte su cuerpo fue embalsamado y actualmente se lo muestra en el museo de Ciencias Naturales de New York que lo adquirio en una subasta a mi padre. 126
Pero hay algo muy feo escondido detrás de la historia de ese museo. Se cuenta que por el año 1987 (va por áhí) hubo un terrible incendio, donde murieron una cantidad enorme de personas. En fin, cuando escarbaron los restos del museo, encontraron una enorme plantación de hierba. Y bueno, marihuana.Le echaron la culpa a Johnny A Secas, que según el vivia en groovylandia, justo al lado del pelo de jimmy hendrix. La cuestion, es que johnny nunca quiso confesar que el había plantado la marihuana (si es que fue el) asi que lo tiraron al mar papra que lo devoraran lso tiburones. Claro que a mi me contaron...bueno la cosa es para que les cuento todo esto; es porq ahora estoy tirado en el suelo luego de haberme fumado 3 pitos de esa maravillosa hierba, con la cula viaje a la luna. Pisé sus crateres y fui al sol, pero no me quisieron dejar psar por mi aspecto increible que hasta en el sol sean racistas y clasistas despues me meti en el refirgerador y vivi un mes con la mostaza que se estaba divorciando de la consola de playstation y despues fui al doctor y me inyectó alro rico en el brazo no era heropina ni nada pero era rico y creo que me sacó sangre la cosa es que no me puedo mover asi que no se como estpy escribiendo esto es algo raro muy raro quiero vomitar...blek. 127
dijo blek y se fua a dormir pensando en lo estùpida de es onomatopeya e sai contribuyo a la literatura contemporànea en su frecaso por ser màs imprtante de lo que la gente piensa. El coronel que ya murio resucito y volvio a morir. El amor de esa chica infertil pudo con el y le dio vuelta la cara 128
Villalba, al igual que el coronel "Buen día" y aquel otro que no tenía quien le escribiese terminó sus dìas diciendo: "me quiere, no me quiere, me quiere, no me quiere" simulando romper los pétalos de una margarita (o culo de vieja) flor que en sus manos jamás existió y que ni siquiera conocía Villalba, el coronel.
Estaba demente, afuera, pero dementemente del marote.
La justicia no le hizo ni meya, por la misma razón que nosotros hoy lo dejamos que deambule por donde ayer él hizo locuras, estando cuerdo.
129
Pero, el general Villalba no ha muerto aun... –se preguntaba Carlitos– claro que lo han matado apróficamente en immortales columnas periodisticas y por medio de los megabites del virtual desfronterizado. Después de todo –pensaba Carlos– cuando el general Villalba se vaya de verdad a la tumba dejará a los vivos con la historia a medio terminar, y allí, frente al paradón ilusorio de los proceres de la patria se bajarán sus restos mortales rodeado de uniforme azul y penacho blanco; ahí se dispararán balas de salva al eco del saludo marcial, mientras que para algunos mirones catarticos, allí presente, éste será la martiriología de un gran general, ejemplo raro de un ser mortal. Para otros, será un viejo testarudo y abuelo chocho. Para los más afligidos –pensaba Carlos– será un viejo desgraciado que se fue a la tumba a pudrirse sin decirle nada a nadie quién sabe con cuánto secreto... Pensaba esto Carlitos cuando le dió dos chupadas violentas al resto de su cigarrillo, tiró el humo y disparó la colilla con fuerza amarga de entre sus dedos, a la vez que miró de reojo a su entorno y vio a un grupo de viejas mas bién patéticas y cariturezcas apoltronadas en la acera contigua al paredón. Allí estaban con carteles viejos y entre murmullos parecían reclamar algo.... ¿un no sé qué...? no se les entendía nada... Después de todo, el tónico shamánico reconciliatorio y curativo de todas las paliaduras, pateaduras y familiares desaparecidos –pensaba Carlitos– no ha hecho ni hará su milagro curativo. El general Villalba ha muerto y se dirá: "los hize huevones a todos" –Carlitos citaba de memoria el reglón de la última entrevista hecha a su excelso generalísimo. 130
Carlitos, siempre el mismo delirante decían los de la prensa "La crónica" donde trabajaba desde hacía dos años. Trabajar dos años era casi ser eterno.
Carlitos tenía los pulmones hecho bolsa (no de papel madera como la de los yanqui)Los tenía hecho bolsa made in argentina.
Y seguía fumando.
Cada tanto escupía como escupen los tuberculosos. Pero nadie le daba importancia a esa conducta educadita de los pulmones a traves de labios escupideros. Sus compañeros se alejaban de él y listo.
Parecía un loco leyendo las declaraciones del coronel, solo a él se le ocurria insistir con la historia pasada de Villalba, ese viejo taimado en el pasado y hoy un pobrecito viejo, como decían las personas o jóvenes que se compadecían solo porque era viejo. Se ve que la vejez produce esas sensación de lástima. Pero estuvieron los otros jóvenes y adultos jóvenes que no perdonaban ni a los viejos. Menos al viejo Villalba que encima los saludaba del palco francés del departamento ubicado en Libertador con una margarita en su mano parkinsoniana.
Todos se preguntaban: ¿Tendrá un jardín de margaritas, que siempre la tiene intacta..., la deshoja, y al otro día ante el escrache el taimado Villalba, volvía a saludar a los H.I.J.O.S. con otra margarita. Uno de los chicos dijo: "pero por qué no se mete la flor en el culo, viejo dictador y encima de mierda". Otro respondió: "sufre de hemorroides".
La prensa bien publicaba amarillamente los siguiente:"El coronel ha vuelto a sus viejas torturas, pero consigo mismo, esto es producto de la arterioesclerosi que trae y conserva solo lo que hizo el cerebro mientras estuvo sano. El Coronel Villaba se hace baños de asiento con margarita. Ayer, a las 0 hs. fue intervenido en el hospital Fernande por presentar un bolo fecal de margaritas. Se estima que dentro de las 48 hs. volverá a su domicilio".
El pueblo quiere saber de qué se trata. Pero Villalba nunca hablaré. Lo que piensa Carlos, a pesar de su enfermedad, es la reflexión de ese taimadito y pobre viejito: "Me cago en todos. Y en el pueblo Argentino. La democracia hará lo mismo que yo, eso es lo que estos niños chichipios no saben. La democracia traerá otro tipo de tortura: el hambre. Y ustede, giles, también desaparecerán."__al finalizar sus dementemente frase, reía, no como un loco. Reía así: Juá, juá, juááá... Como un viejo que cuida a que no se le vuele la dentadura.
Parece que usaba "corea".
Pues seguía: juá, juá, juá.... Y la dentadura bien fija. Tan fija como la fija de que jamás iría preso. Porque en la Argentina, el país del Villalba, la justicia es una joda. Y solo para los pobres.
Juá,juá,juááááááá´(perdón este soy yo el que se ríe). Por no cantar "matador" de los Cadillacs, que bien demuestran a Santa María de los buenos aires.
Villalba, amaba a buenos aires (menos a los argentinos). Y mucho menos a los herederos de aquellos que..., y que habían dejado nosolo su sangre, sino sus herencias. Sus H.I.J.O.S. (y unas mujeres locas, con pañuelos en la cabeza, los acompañaban. Ellas jamás podrían hacer el duelo. Jamás.)
Y no poder asimilar una ausencia, un duelo, en un velorio y etc..., produce en la mente el recuerdo eterno y la no pérdida de la memoria que aún grita y tiene el flash de un ser querido, familiar, amigo, colega..., desaparecido, missing.
Carlos, sabía muy bien, que ese término se había borrado de los manuales que contaban la historia. Por eso él repetía con el discurso del viejo Villalba entre sus dedos: Missing, Missing...
Y se imabinaba: Missing, desaparecerás viejo Villalba, pero lentamente. No de golpe. la prensa se encargará de hacerlo. La misma prensa que ayer te apoyó.
Carlos, se inclinó sobre la mesa de madera del bar y lloró. Sabía que los noticieros y la prensa siempre serían manipuladas por el oficialismo.Y más hoy con la democracia..., con la idea esa de "mantenr el orden social", la misma idea que tenía el Coronel Villalba cuando joven.
Por eso Carlos, escupía, escupía cuajos de mocosidad sobre las noticias. Cuajo con sangre por el dolor que sentía en su alma. Y que no podía hacer nada. solo escupir, como para deformar o tapar esas noticias que ocultaban otras.
Y decía: Preferiría que nos manejaran los E.T.
Se limpiaba las comisuras de sus labios, luego pasaba las manos en el pantalon, miraba la pantalla y escribía:
"De la rúa creará subsidios para la salud. Y cavallo prometió los tiket canasta que se descontarán en el sueldo. El argentino no podrá elegir nada. Pero peor es nada. Los Africanos están peor. Optimismo y alivio para trabajadores. C.M."
Carlos, apagaba la pc. Y se encaminaba hacia la salida de su trabajo hacia Alem.
Allá lo esperaba su china con sus gurises. En el hotel de 25 de mayo.
Ahí lo esperaba, para hacer el amor.
Única riqueza que con tiket o sin tiket tenía.
Villalba, seguí: "me quiere, no me quiere..." y saludando con su mano parkinsoniana a la muchedumbre que reclamaba su pasado, sus acciones.
Villalba, viviría muchísimo años más. Unos cuantos.
131
Aquella noche, carlitos se había entregado a los pechos ardorosos de la piba, no quería pensar en nada, de su trabajo, de sus colegas, y del coronel Villalba en quién había volcado toda su atención los últimos años de su carrera periodística... en fin, a Carlos, todo le fastidiaba con un horrendo tedio... en ese momento, solo quería tocar aquel cuerpo joven y sudoroso que voluptuosamente se le entregaba como un jugete sexual e inocente. Carlos quería amarla como un loco, besarla y restregarsele en su cuerpo sudoroso de media niña y media mujer... quería poseerla y la poesía, penetrarla y la penetraba hasta el cansancio... pero a la vez, quería algo más que no sabía explicarlo, ni el porque de su eterno fastidio y malestar. Ahí, en ese momento, en aquel cuarto de hotel barato ya casi al amanecer, se dió cuenta de su malestar, se sintió como un cerdo sucio, una hiena cobarde y traidora... ¿qué hacía allí él durmiendo con la piba que había crecido con su primo José Roberto, antes de desaparecer a manos de los secuaces de Villalba...? ¿porqué se negaba ella hablar de su primo en su presencia...? Después de todo –se repetía, como queriendo callar su conciencia que lo mortificaba– "esto es sexo consensual, ella es la que también quiere... no soy yo el único culpable de este pecado moral... pero que huevadas estoy pensando..., que es eso de moralidad, si todos somos vampiros al fin y al cabo y yo soy uno de ellos... un vampiro chupa sangre, quizás no menos diferente del vampiro de Villalba a quién conozco como la palma de mi mano, al muy hijo de puta..." Carlos cavilaba sobre estos insanos pensamientos que se agolpaban en su cerebro, pensó que se había transformado en un maniaco depresivo, que quizás, necesitaba ayuda de un psicólogo. Prefirió derivar su atención hacía aquella niña que yacía a su lado, digo niña porque eran veinte años de edad los que los separaban; no obstante la tibia respiración y sensual contorno de su cuerpo femenino hizo que el desorden de su cerebro se agolpará como torrente sanguíneo en su masculinidad genital y rabiosamente la poseyó hasta ya tarde al mediodía. Pensó que era tiempo de regresar al maldito papeleo periodistico, en esto pensaba cuando encendió un cigarrilo, miró a las esquinas del cielo raso del cuarto y en una de ellas, vió a una araña que cadenciosa y oscilantemente en el espacio cincundante se descolgaba por medio de su hilo invisible casi al tocar su rostro; desde esa posición, Carlos la observó por unos cuantos segundos, ivoluntariamente acercó el cigarrillo al cuerpo diminuto de la arañacilla con la intención de quemarla a lo que ésta reaccionó hilandose con rapidez hacía la esquina del techo ante la ardorosa y candente cenizas del pucho. "Todavía te queda humanidad por los insectos, vampiro chupa sangre" –se repetía asimismo, mientras la imagen del coronel Villalba le agolpaban la mente. 132
Carlos en el hotel con la piba.
El coronel Villalba en el baño de su casa vomitando margaritas (tan atascado, le subieron a la garganta).
Carlos a pesar de su tuberculosi no dejó de besar a aquella piba. Y el coronel Villalba no dejaba de pasar la lengua en el borde de su inodoro, una vieja lo asistía, "Viejo, bebe esto" -ordenaba la vieja delicadamente.
La piba con el tiempo caía en uno de los pabellones del Muñiz. Carlos, al principio iba a visitarla hasta que un día se encontró con la madre de José Roberto. La vieja se la distinguía a la legua; pañuelo blanco, pollera negra, saquito negro, camisa blanca. Mezcla de colores entre el luto occidental y el luto oriental. Carlos la saludó, pero en el "qué hacés vos aquí" de la vieja se quedó. Se quedó sin palabras y "me enteré de la piba y vine por si necesitaba algo".
Carlos se retiró del nosocomio, y en la plaza Amhegino comenzó a dar vueltas y vueltas en la misma, como un perro, haciendo tiempo. En eso vio entre las rejas del portón del Muñiz caminar en alto un pañuelo blanco y "ah, es la vieja, al fin...", se metió detrás de un árbol y en cunato la vieja subió al 113. Él volvió e ingresó nuevamente al htal.
__Eh vuelto, mi niña...
__ee... (la piba lo miró entre las sábanas y sonrió sin que él lo notase).
__Te traigo algo mañana?
__No... Solo ven.


Desde entonces,Carlos va cada tanto al Muñiz solo para recordarla.


135
Mientras esto ocurría con la piba en la casa de orates; el coronel Villalba, por su lado en su hermosa hacienda de campo caminaba para digerir la opipara cena mientras urdia planes y ordenaba las desordenadas ideas en su cabeza. Villalba era hombre inseguro de sí mismo y con la perdida de sus subordinados presentía la perdida de poder y control, se sentía como un mequetrefe de quién ya se desconfiaba en el rango militar. "Hay, si estuviera mi mujer aquí.... –recordando las últimas palabras de ellas como para reafirmar sus convicciones– "ella es mi única confidente –recordaba–: "no quiero que seas un coronelcillo" –le gritaba– "quiero que llegués a ser un senador... ¿cómo es posible, viejo que seas tan débil de carácter por culpa de un montón de idiotas que necesitan de ti...? El viejo Villalba sabía que él era lo que era por obra de su mujer, que había llegado a saborear el poder militar gracias a la autoridad y sabios consejos de su vieja... vieja, dónde estás ahora que te necesito tanto..." Villalba sabía también que muchos líderes que habían manejado naciones enteras, había sido por obra de la esposa. Ya él lo había conversado con otros militares en reuniones informales; aunque muchos lo negaban, más en su primitiva mente militar, Villalba intuía la perdida de poder y el apoyo de sus camaradas. La vieja ya no estaba ahí para sacarlo del atolladero, tenía que arreglarselas como pudiera, tenía que aparentar que todo estaba bajo control ante aquel público que lo seguía para torturarlo a preguntas, ante sus colegas.. ante el mundo que le apuntaban con el indice acusativo de ¡culpable!... ¡asesino de tú patria...! ¡verdugo... carnicero...! dónde los apilastes...! Pero él no lo sabía, no los conocía, solo había firmado los papeles de sentencia sin haber visto nunca la cara de sus víctimas, era como tirar bombas de nafta desde un avión a gran altura... no se sentía nada... absolutamente nada... se sentía totalmente distanciado de tanta desgracia humana que se hablaba en los periódicos; "esos son mis enemigos, infames despreciativos del favor que un militar hace para con su patria..." La sombra de la noche se dejó caer y lo encontró ahí caminando frente al establo viejo, pensó que era hora de regresar a descansar, le esperaba un día duro al día siguiente, pués la Comisión Internacional de los Derechos Humanos y la prensa estarían esperandolo en el Salón Rojo. Nada tenía que temer, su conciencia estaba tranquila. 136
http://www.literatura.org/cuentos/c29/c29.html
Su conciencia estaba tranquila porque él no tenía conciencia. El coronel Villalba estaba cruzando otra etapa de su existencia porque él no creía en el viejo Jorge Manrique, según el cual nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar después de pasar por tres etapas: vida terrenal, vida de la fama y vida de la gloria eterna. No. Villalba había tenido una revelación del médium transcendental que le había enseñado el camino de las siete etapas vitales, a saber: (1) prenatal, (2) metempsicótica, (3) biológica, (4) posfísica, (5) expiativa (6) predeterminantel y (7) redimible. El estaba en las postrimerías de quinta etapa, la expiativa, y por eso sufría de vómito e incontinencia uretro-anal. Tenía que devolver al mundo lo que se había tragado de inmundo. Y como con eso se ensuciaba las botas y el uniforme, le tocaba pasar horas interminable cepillándose a diestro y siniestro. Mucho cepillo y poco brillo.
137
Tras tanto cepillarse las botas, les devolvió el lustre de marras. Y fue entonces cuando el infierno mundano se le hizo más áspero que el infierno real en el cual había pasado la cuarta etapa de su cruenta existencia. En aquel infierno estaba encerrado en una soledad de humo y niebla, y por eso no se encontraba con nadie más que con los diablos que lo rodeaban. Pero ahora ocurría lo peor: en el cuero reluciente de sus botas se reflejaban las caras angustiadas de las víctimas que él había destinado a desaparecer. Eran lo desaparecidos que ahora reaparecidos, quienes lo miraban con ojos oblicuos. Miles de ojos fijándose en sus opacas pupilas. Miles de ojos acusándolo, y él incapaz de dominar la incontinencia uretro-anal. Era la condena del que había tratado a los seres humanos como pila excrementicia. El coronel Villalba se estaba reduciendo a un garabato humano, cuya capacidad se reducía a la capacidad de su vientre y cuya actividad se ceñía a la de cepillar sus botas sin que pudiera borrar las miradas angustiadas de las imágenes acusadoras en ellas reflejadas. 138
Aquel día, Villalba vestía su mejor traje militar, sus botas, sus medallas y condecoraciones relucian ante cada chispazo de las cientos de camaras periodísticas allí amontonadas. Pero el rostro de Villalba permanecía impasible, nada lo tocaba, solo escuchaba voces y murmullos apenas perceptibles como el de un abejal; que importaba lo que los otros dijeran de él o acusaran, ¿qué remediarían ellos si encontraran la "supuesta verdad"...? ¿acaso el mundo no está hecho de crueldad...? ¿qué no saben que unos deben comerse a los otros en la supervivenccia orgánica del hombre...? a cuantos la historia no ha juzgado solo para el deleite de la mente morbosa y vengativa... mentes necrofílicas que viven y duermen con los muertos, sufren y lloran, pero disfrutan a su vez porque los levanta de sus miserables y mediocres vidas... –y continuaba dialogando consigo mismo en un momento de lucides– "si son historia hoy, lo son porque debían morir para dejar el camino libre a los mas fuertes, pueblo mal agradecido, que no saben que los avances de la "civilización" requiere vertir la sangre de los desposeídos... ¿no fue esa la razón de Jesucristo...? dejarse immolar impunicamente para que su sangre fuera bebida como su cuerpo...? ¿es que se olvidan que el primer culto sacrifical a Dios fue la simple sangre de un cordero degollado...? ¿que no saben que la sangre es fertilidad seminal y que para vivir en la abundancia se requiere derramarla...? En ese momento cuando se decidía a dar un golpe mortal a su último pensamiento filosófico –si es que así puede llamarsele– un fogonazo intruso lo trajo a la realidad de ese momento. Lo cierto es que Villalba, a pesar de su inseguridad como lider, estaba lejos de ser un hombre ordinario, de otra manera ¿cómo se explica la atención internacional que allí se le estaba dando? Por eso es que cuando Villalba vio a la prensa internacional y representantes de los derechos humanos, los vio como hienas devorandose los unos a los otros para repartirse un trozo de su cuerpo, de su mente de su aura. Villalab era la presa que saciaría los intestinos hambrientos y pasiones morbosas de la necrofília que allí lo rodeaba; los muertos son muertos y ya es préterito, recordarlos es neurosis maligna; la muerte es ya ida y que jamás podrá retornar a su estado mortal. Villalba se aderezó el cuello, miró al abejal necrofílico y disparó su primera pregunta: "señores, aquí estoy, no me he arrancado ni ocultado, pregunten lo que quieran que sabré responderles... Cuando en ese momento, desde algún lugar del abejal se escucho una voz de pito que gritaba: "queremos que nos devuelvan los muertos..., queremos la reconciliación de herma... –cuando alguién lo hizo callar para que la prensa abejorra se dirigiera al coronel Villalba con sus mortales preguntas de alfileres. 139
Villaba, aquella noche después de la reunión pública, en su cama, se sentía flotar en el espacio oscuro, habían miles de ojos siniestros que lo acosaban, de pronto apareció una casa vieja, una escalera y en lo alto de esta, la silueta de una mujer que de espalda hacía él bajaba como flotante en el aire y del tronco del cuerpo surgía una cabeza. Era la cabeza de su madre con ojos feroces y cabellos de medusa que lo insultaban e incitaba a golper algo que sus manos rabiosas levantaban en vilo, era el rostro de su padre con el rostro bañado en sangre; Villalba atónito ante esta visión fantasmagórica vio el rostro configurarse en su propio ser, su propia cara macabramente llena de machucones y de golpes que lo miraba con una sonrisa diabólica y ojos penetrantes. En el momento que dejaba caer el cuerpo castigado, el reverso de la mujer medusa se dejaba ver el rostro de su vieja que lo gritaba: "cobarde, golpealo, castigalo, dale duro, patealo, desangralo..." cuando en esto vio su figura adolescente que vestía su uniforme de cadete de la Escuela Militar salpicado en sangre, allí en ese espacio simbólico de cuarenta años atrás, había matado a un hombre a los pies de la misma escala de la viaja mansión. Era un viejo de cabellos blancos, parecía ser un hombre el cual sin conocerlo sentía infinita compasión... era como si fuera su propio padre, no sabía explicarlo... lo cierto es que allí arrodillado ante el cuerpo inerme, el adolescente Villalba lloraba como criatura desamparada, se centía como un huerfano ante las groseras palabras de la vieja medusa que le gritaban: "eres un huacho Villalba... si eso eres un huacho bastardo " –mientras se alejaba la mujer medusa con su doble cabeza que comenzaba a girar sobre el cuello violentamente como un remolino hacía lo alto de la escalera donde desapareció al cruzar el umbral de la puerta cerrándose de golpe y dejándolo en la más completa oscuridad con los ojos siniestros que allí lo afixiaban. Despertó de golpe; era medio día, y pidió el diario oficial, lo primero que vió y leyó fue un artículo editado por el cronista Carlos Muñoz Salinas Aguilera con una larga lista de nombres encabezada por el primero que se llamaba José Roberto. 140
El seguir con los ojos aquella larga lista le provocó un fuerte dolor de cabeza. Airado se incorporó encaminándose hacia el baño y alli, se refrescó frente al lavamanos.Luego se palpó los bolsillos buscando cigarrillos y al percatarse que no tenía, dando una bocanada de impaciencia traspusó el umbral cerrando tras si con un fuerte portazo.
Afuera, la brisa le envolvió y esto dulcificó su expresión. Miró hacia el cielo y se dejó guiar por sus pasos... 141
Y si, ambos eramos hinchas del "Boca", señor...
Que si, que sólo ese era nuestro vinculo.
Si, deportivo.., y nada más...
Y si, jugabamos juntos casi todos los domingos con José Roberto...
Que de que coronel Villalba me está hablando, usted...
Las preguntas venían todas juntas y mis respuestas fueron farfulladas apresuradamente. Creo que me anduve asustando un poco. Yo no se que quería este tipo. Porqué sabía de José Roberto?
Yo no le había visto nunca...
Los recuerdos...los recuerdos...pensó mientras echaba un vistazo a los diarios ordenados uno al lado de otro en aquel kiosko bien iluminado. Cuando le alcanzaron los dos paquetes de cigarrillos se dió media vuelta dispuesto a regresar. Aquella lista en el diario oficial urgía su retorno. Apuró el tranco...
En eso, con un chirrido de frenos un automovil se estacionó precipitadamente a su lado. El sobresalto hizo que uno de los paquetes de cigarrillos cayera al suelo, hizo ademán de recogerlo pero no pudo. Del Ford Falcon bajaron raudamente dos individuos que le cerraron el paso. Al cruzarse las miradas, comprendió que no podría retornar...
142
Si el regreso era imposible, ¿dónde se encontraba el futuro? En ese instante alucinó combates librados en canchas de futbol. Hombres librados de la muerte, pero expuestos a la vergüenza. Hizo una finta como si lanzara la pelota más allá de los defensores. No avanzó más de dos pasos antes de encontrar la barrera gris de los militares convertidos en perros de presa.
Le tomaron de los brazos para lanzarle al interior del auto. El asiento estaba recubierto con un hule caliente. Ardía sobre la mejilla.
¿Encontraré amigos?
¿Dónde está el coronel Villalba?
143
Pero si la primera impresión del hule caliente sobre
la mejilla le pareció desagradable, nada fue comparable
a lo que continuó después cuando arribaron a una casona
ubicada en las afueras de la ciudad.
Quienes lo arrojaron al interior del auto, violentamente
le arrastraron hacia una pequeña habitación
donde fue atado a un camastro.
Ahora verás, le sentenciaron antes de salir dando
un portazo. Luego de unos momentos de silencio escuchó
unos pasos en el pasillo. La puerta se abrió e ingresó
una mujer delgada y alta, la cual se acercó al camastro
procediendo a desnudarlo. Una vez desnudo, la delgada mujer
comenzó a manipular ritmicamente su miembro el que al cabo
de un rato adquirió unas proporciones desmedidas.
La mujer, corrió hacia la puerta y gritó en el pasillo: Vengan
a ver, vengan a ver. Al instante otras dos mujeres jovenes
entraron a la habitación y quedaron mirando embelesadas el
monumental y enhiesto miembro. Se abalanzaron las tres para
asirlo desesperadamente, mientras se desnudaban ansiosas.
En un par de minutos, la habitación ardía en un frenesí
bárbaro y bacanalesco. Una de las jovenes dijo:
144
-¡guau!¡todo eso!- al tiempo que se apresuraba procurando apropiarse de aquél miembro un tanto desproporcionado.
En este punto,y como es natural, se sucedieron las luchas internas entre estas tres amazonas, por aquél cetro tan preciado. Es harto sabido lo que sucede entre las mujeres que no saben compartir, y más aún luego de haber sido sometidas a tan largo periodo de inanición en aquella Casa.


145
-¡guau!¡todo eso!- al tiempo que se apresuraba procurando apropiarse de aquél miembro un tanto desproporcionado.
En este punto,y como es natural, se sucedieron las luchas internas entre estas tres amazonas, por aquél cetro tan preciado. Es harto sabido lo que sucede entre las mujeres que no saben compartir, y más aún luego de haber sido sometidas a tan largo periodo de inanición en aquella Casa.


146
-¡guau!¡todo eso!- al tiempo que se apresuraba procurando apropiarse de aquél miembro un tanto desproporcionado.
En este punto,y como es natural, se sucedieron las luchas internas entre estas tres amazonas, por aquél cetro tan preciado. Es harto sabido lo que sucede entre las mujeres que no saben compartir, y más aún luego de haber sido sometidas a tan largo periodo de inanición en aquella Casa.


147
Una de las lascivas muchachas comentó:
Al IgnacioSeisDedos
parece que se le pegó tres veces el versito.
Las tres chicas rieron parea luego
reconcentrase en el hombre desnudo. Luego,
una de ellas dijo: Tengo una idea.
¿Que cosa? exclamaron a coro sus
dos compañeras.
Que les parece si nos untamos con 148
los más exquisitos perfumes que podamos encontrar y luego
nos vamos a bailar al downtown. Si, respondió otra, he sa
bido de una nueva disco. Vamos pues, dijeron todas, pero y
que hacemos con este hombre. Soltemosle, dijo la más joven,
se ve que no tiene culpa. Soltemosle, dijeron todas. De esa
providencial forma, nuestro amigo fue abandonado indemne.
Cuando quedó solo, dijo mirando por la ventanuca: 149
ahijuna, y yo que via pensado pasarla de primera con
estas gurisas. Acto seguido comenzó a vestirse para
abandonar ese domicilio ajeno cuando de la habitación
contigua un ruido le sobresaltó: ¿y que p'tas es eso?,
pensó. 150
.
__Che, pongamos un poco de orden este cuento se està yendo a la mierda-dijo el Coronel villalba.
__Jà,jà -rieron sus nietitos que ya clazaban carabinas en sus dientes de leche.

.
.
. 151
clazaban...clazaban...
y que es eso, ché,
explicáte 152
Zorro inmóvil
de los pantanos
y de la arena vana,
tu marea no atisba
exala...
un turbio espectro
en fantasmagóricos lapsos
o el lascivo enigma
de los espejos rotos.
No inventes otra forma de morirte
lo que tienes te alcanza
no huyas,escapa...
no hay motivos para asirse a otra pesadilla. 153
El Zorro de los pantanos, en tanto se quedó inmóvil
sobre la arena vana oyendo sorprendido
las blancas palabras que le espetaban...
No me asiré a pesadilla alguna, pensó
echándose a correr buscando refugio
bajo unos matojos de pajabrava.
Desde lejos, sin embargo, intuía
que 2 personas cubiertas por albos
delantales seguían todos sus movimientos a
través de la pantalla de un pequeño
monitor. 154
El frío calla
cuando la niebla impide
ver tu rostro en el agua,
¿no oyes tu grito
en la bandera impensada?
¿no hueles la pólvora
en la intensidad de tus batallas?
oh,lascivo peregrino
se de tu nostalgia...
155
me deja inmovil
tu rostro ya no es el mismo,
me vuelvo un bicho...
con ancias de ser pisado 156

Pero las tres chicas no iban a la disco a bailar, sino a otra cosa. Al llegar las tres chicas no entraron inmediatamente, sino que hicieron algunas preguntas. Les indicaron una mesa y entonces sí entraron y se dirigieron a la mesa. Poco despues una de ellas encendió un cigarrillo, otra de ellas sacó un espejo y miraba su reflejo. La tercera se puso a cantar en voz baja (de nada le hubiera servido hacerlo en voz alta debido al ruido reinante dentro de la disco). Esa era la señal convenida.

Una chica de marcados rasgos orientales se acercó y las saludo en japonés y ellas respondieron en italiano tal y como estaba convenido. La chica japonesa sacó discretamente un sobre y lo pasó a una de las otras tres chicas con la misma discreción. Después sonriendo preguntó:

- ¿Fue dificil esconder el documento en el cuerpo del viejo?
- No - respondió una de las otras.
- ¿Y desagradable? - preguntó la japonesa.
- Tampoco - respondió otra - de hecho fue divertido.
- ¿Cómo lo hicieron? - preguntó la japonesa.
- Con un sobre francés - respondió la primera de las tres que había hablado.
- ¿Qué es eso? - preguntó la japonesa extrañada.
- Un preservativo - respondió sonriendo la misma que había respondido anteriormente.

La japonesa rió un poco y después se despidió de ellas. De los presentes nadie había notado nada extraño en la conversación que había tenido lugar. Las chicas estaban tranquilas por el éxito de su misión.

Después de haber tomado algunas copas para justificar su estancia en el lugar salieron riendo alegremente. Se dirigieron al auto en que habían llegado y una de ellas dijo:

- Caray, no sabía que los hombres traían integrada una antena de comunicación.

Las tres rieron, se subieron al auto y partieron de ese lugar.

157
Vea que no falte nada por favor, vea que todos tengan su precio primorosamente puesto en el orillo del alma. Que me importan las japonesas, o algun otro individuo de alguna tribu oriental. Sea breve por favor, y dejese de molestar, ya vendran tiempos mejores, ya vendra alguien que pueda darnos un poco de sombras para encendernos.
No escriba mas de diez renglones por favor y sea claro. ¿Acaso todos no lo somos ?
¿Como seguía la historia? ¿Que historia?
La que ignora que escribe un poco de idiosincracia cada mañana. . .
O la otra. 158
En el auto las tres muchachas reian a destajo.
Un sobre japonés, eso no lo había escuchado antes,
carcajeaba la pelirroja. El auto, conducido por
Angie, una hermosa morena de ojos verdes
ascendía por una pronunciada cuesta. La
japonesa de pronto indicó: Es allí, por ese
sendero. Angie asintió y pronto el automovil
se detuvo frente a una amplia casona en penumbras.
La japonesa saltó agilmente al exterior y subió
corriendo graciosamente por las gradas de acceso.
Aquí pasaremos el fin de semanas, muchachas, les
gritó alegremente desde el umbral. Las otras dos
bellas chicas pronto entraron junto a la oriental
y en unos pocos minutos se acomodaron en una
amplia y comoda habitación.
Al rato Angie se desvistió indicando que tomaría
un baño rápido. Saiko, la japonesa no pudo dejar
de observar las bellas formas de la desnuda morena
e insinuó que también se bañaría. Al cabo de unos
instantes las tres hermosas jovenes retozaban
desnudas y cubiertas de espuma dentro de un
bullente jacuzzi.
Angie le pidió a Saiko le enjabonase las
espaldas a lo que la japonesa aceptó gustosa.
La suave piel de la hermosa morena comenzó
pronto a excitar a Saiko que sin poder
contenerse tomó entre sus
manos los enormes y bien formados
senos de Angie.
Connie, la pelirroja, comenzó a darse cuenta
de las intenciones de la japonesa y eso
también la hizo excitarse terriblemente.
Al cabo de unos minutos el trio de
bellezas se retorcía
unas contra otras acariciandose
y besandose apasionadamente.
De pronto, Saiko, dijo con voz
cadenciosa:
159
Un breve perifrasis para enturbiar aun mas la historia.

Irremediable caía la gota hasta llenar el cuenco de las manos.
Sudaban hielo las pesadas cuchillas del reloj, en una profundidad opaca y yerma. Algunos hilos se desplegaban en racimos de brillantes imagenes dispersas; huidizas y fragmentadas conformaban el caótico desajuste de un universo vano.
Saltar por las estrechas tuberias que conectan cada una de las habitaciones, constituye algo más que el unico pasatiempo que insume y desbarata las horas una por una. Las escuetas rendijas como ojos estrellados espian cada aposento anegado de rafagas y moscas nevadas.
Rutina tras rutina apilando muertos innecesarios y sabanas de estrecha palidez, van agujereando las alas petrificadas de las escaleras y los cristales apenas translúcidos que no lo reflejan.
El botones aguarda solícito dentro de la pulcritud de su uniforme. (aguarda y mira sin expresión).
¿El señor se ha desvelado? ¿nesecita algo? ¿va a salir?
Imposible dormir con tanto ruido. (Arriesga una hipótesis)
presumo que algun ave, quizas una rata, se filtró en las tuberias correteando en ese laberinto cuando pretendo dormir.
Presume mal el señor, es el fantasma de este hotel.
El señor rie o pretende hacerlo, incluso cuando el botones agrega entornando los ojos e incrementando una estatura imaginaria.
Todo hotel que se precie de elegante debe tener
al menos un fantasma.
¿Y cuál es el de este hote si se puede saber?
El botones carraspéa atrapado en su incomodidad y contesta:
Usted señor. 160
Que dice usted? que soy un fantasma?
carcajeó el interpelado.
El otro asintió bajando la mirada.
Una cascada carcajada de pronto brotó de la
boca del extraño. El compuesto botones
levantó la mirada y al ver la cuenca
desdentada de la riente boca retrocedió
con espanto diciendo: 161
-¡¡¡Mierda!!! ¿Qué es ésto? ¿Qué me quiere decir?. Acaso yo...
La desdentada boca volvió a sonreir. Una ínfima y terrible sonrisa dibujada en ese ese rostro sin nombre ni pasado.
-Acaso yo... 162
soy el elegido de algún funesto y
horrendo plan, preguntó el asustado
botones. El fantasma se acercó lentamente
y le colocó una huesuda mano sobre el
hombro derecho:
A ti, te hemos contactado para que
efectues la misión más importante
de tu vida.
El tembloroso botones había quedado
paralogizado de terror y mirando
desorbitadamente al espectro sólo atinó
a decir: 163
- ¡Carajo! Mientras la misión no sea componer este cuento todo está bien, señor. Ya lo han dejado horrible, tan horrible como el rostro de un espectro.
- Eso es cierto - dijo el espectro con tristeza y la mirada baja.
- Tan cierto que hasta me da verguenza aparecer en él - dijo el botones.
- A mi también - dijo el espectro - mejor salgamos del cuento.

Poco después salían del cuento por la puerta trasera.
164
dirigiendose hasta un pequeño motel,
del otro lado del camino, donde
se amaron apasionadamente durante toda la mañana.
Al despedirse el Botones dijo:
165
¿Por dónde pasa el camión que me lleva hasta el Estadio Universitario?
166
El otro sonrió indicandole la acera del frente.
El botones furtivamente le robó el último
beso y cruzó corriendo la callejuela.
Antes de subir al camión lanzó
una amanerado saludo de despedida
al fantasma quien con la mirada entristecida
y retorciendose las manos lo despedía
con un beso a la distancia.
Cuando quedó solo, el fantasma se dijo:
La felicidad es tan efimera, pensar
que podíamos habernos conocido mejor.
Del interior una voz malhumorada le llamó:
Viejo trolo, vénite rápido o no te dejo entrar.
Era la fantasma, su mujer por decenios la que
le increpaba con dureza.
¿Y que querés, mujer? preguntó el fantasma
La fantasma enfurecida le arrojó
un cucharón de madera gritando: Que sos
un trolo, que te entusiamás con cualquiera...
mirá ese botones, seguro que porque era de color
y te agradó lo que te hizo y a mi que me coman
las árañas...ya no te fijás en mí.
El fantasma tomó asiento y respondió:


167
- Tengo comezón en la espalda, ráscame.
168
que te crees boludo, respondió
enojado el otro.
El fantasma entonces le dijo
con firmeza: 169
Uno mas uno son dos, recuérdalo siempre, nunca lo olvides. 170
y si uno más uno son dos, como es
que tres menos uno también sean dos,
preguntó al fantasma.
Este, rascandose la cabeza contestó
pausadamente: 171
a veces, no todo es lo que parece
respondió el fantasma.
Su interlocutor quedósele mirando y
preguntó: "¿cuanto es 8 menos 6"?
El fantasma en un suspiro agregó:
"son 2"
"Y 15 menos 13?" insistió el preguntón
El fantasma respondió aburrido:
"son dos"
El preguntón iba a intervenir nuevamente
cuando el fantasma, sacando una oxidada
guadaña, de un blandazo le cercenó la cabeza.
Desde el suelo la cabeza continuó:
"Y 7 menos cinco?"
El fantasma gritó furioso:
172
¿Es que nunca podré escapar de la misma respuesta? ¡¡¡Son dos!!! 173
La cabeza hizo otra pregunta:
cuantos habemos en este lugar?
El fantasma tremulo de rabia
barbotó: DOS...
Lo ves, rió la cabeza, te has
equivocado
¡¡¡¡Como!!!!! dijo el alterado espectro...
Te has equivocado, somos tres: tu,
mi cuerpo inerte, y yo la cabeza
desmembrada.
Me has engañado maldito, insultó
el espectro...
La cabeza, calmadamente dijo:
174
-No te he engañado, simplemente te dí la oportunidad de escapar
de la misma respuesta que ya te atormentaba.
-Ah, bueno. Gracias - dijo el fantasma sentándose.
-Por nada - dijo la cabeza.
175
y se sentó junto al fantasma.
Este la miró con extrañeza y
preguntò: ¿Como hacés
para sentarte, si solo sos cabeza?
La cabeza miró al espectro dubitativamente
y de pronto rodó por el suelo. Tenés
razón, no tengo piernas, no tengo nada,
no me puedo sentar.
El fantasma la tomó cuidadosamente
y la posó suavemente junto a el y ambos estuvieron
silenciosos mirando una gran puesta de sol.
Al cabo, el fantasma se incorporó diciendo, vamos
a echar una vuelta. Tras una docena de pasos
se volvió:No me seguis? dijo algo molesto
La cabeza respondió timidamente: Es que no tengo
piernas
El espectro se acercó junto a la cabeza y le dijo:
òò
ó: 176
-¿Quieres galletas de animalitos? 177
la cabeza le respondio, a menos que sean de animalitos..
animadamente el fantasme le contesto, justo de esas tengo aqui 178
y extendió una enorme gama de
galletitas de animalitos.
La cabeza se pusó tan contenta
que echó a reir como un niño.
El espectro le dijo: 179
.
.

__¿Estan ricas?
_Sí (con la boca llena contestó la cabeza).

La cabeza recordó al fantasma de canterville, y pensó que
esto era una joda como aquel otro fantasma. Pero ignoraba
que lo peor aun no había comenzado, que lo peor aun
ni siquiera había asomado.

__Así qte te gustan las galletitas?
__Sí.
__¿Sabes como le llamaban a Rucchi?
__NO. (la cabeza mientras seguia mascando y relamiéndose)
__TRaviata.
__¿Traviata?
__Sí, por los 23 agujeritos con lo que lo encontré aquel día en
que sus compatriotas lo asesinaron. Fijate, vos -dijo el fantasma
sentándose al lado de la cabeza- hay que hacer 23 ahujeros. ¿No?
__Sí, -respondió la cabeza abriendo los ojos.

El fantasma se retiraba del salón con pasos muy tranquilos,
la cabeza lo miró de reojo mientras tragó la última traviata.
Fuera de los ratones que pasaban cerca de sus orejas, algo intuyó.
.
.
180
Pasos muy sigilosos se acercaban
hacia la cabeza. Cuando los pasos
estuvieron cerca, la cabeza levantó
la mirada y vió frente a ella a una
bella joven desnuda.
¿quien sois? preguntó la cabeza
La bella joven dijo: 181
-Soy una galleta de animalito disfrazada de humana.

Inmediatamente se despojó del disfraz que cayó al suelo y quedó al descubierto una enorme galleta de animalito.
182
La cabeza se agitó exclamando con desazón:
quien tuviera mamos para tomarte.
La galleta contestò: 183
-Con café soy deliciosa y nutritiva. 184
y al escuchar esto la cabeza enrojecio y abriendo su boca, dejo salir una lengua larga y pegajosa y comio la galleta de un solo bocado.- 185
En eso ocurrió algfo inesperado. La galleta
recién ingerida por la cabeza rodó por el suelo
gritando: No me habeis comido, no me habeis
comido. La cabeza levantó triste los ojos
y dos lágrimas rodaron por su mejillas:Es
verdad, dijo, tampoco puedo comer, soy solo
una cabeza y esta galleta burlona pasó
de mi lengua a la garganta y de ahí cayó al suelo.
La galleta, felíz cantaba:
Ay mi negra
cómo le gusta!
Ay mi negra
cómo le gusta!
La cabeza movió la cabeza y musitó con
tristeza:
186
esa tonta cancioncilla,
es desesperante, ¿donde la
aprendisteis?
La galleta de animalitos
alzó la mirada y respondió:
Un tal Chang me la enseñó.
La cabeza movió la cabeza
en forma negativa y dijo:
187
¿Un tal Chang? ¿Y por qué no un tal Iván? 188
Como que un talibán?, respondió confundida
la galleta y agregó: En el cuarto de al
lado están ocurriendo cosas extrañas.
Que quieres decir? preguntó la cabeza
La galleta contestó misteriosa:Mejor
vamos a ver...
La cabeza estiró la cabeza y respondió:


189
Voy a pasarme donde el jaguar
para ver si me pueden ayudar allí.
La galleta contestó:Mejor no lo hagas
yo vengo huyendo de allí
La cabeza le preguntó porqué
La galleta contestó:
Al jaguar le ha dado por pedir galletitas de
animalitos.
La cabeza movió la cabeza incredula:
No es posible que al jaguar le haya
dado tal cosa.
Vamos, dijo la galleta, vamos y verás
La cabeza giró su cabeza y asintió:
Vamos, galleta, vamos a ver que pasa
en el cuarto vecino.
La galleta y la cabeza desaparecieron
cuidadosamente rumbo al jaguar y mientras
lo hacían de entre las paredes de la habitación
comenzó a surgir una felina ondulante junto aun
macaco de feo aspecto.
Ambas presencias se manifestaron y quedaronse
mirando perplejas: Quien sos, dijo la felina.
Soy Chang, tartamudeo el chimpancé
Yo soy la jaguara dijo la felina
Chang, tragando saliva, contestó: 190
Putas que ando con la mala suerte,
ahora me dará un zarpazo en el poto
y no podré sentarme en 7 días.
Y dicho y hecho, la Jaguara le dió
tal zarpazo que el monochangomacaco
dió 15 volteretas en el aire y con las
asentaderas rasgadas y adoloridas
fue a parar a un gran charco de agua.
La Jaguara desde lejos, riendose fuertemente
del monochangomacaco le gritó:
Y eso Chang, para que no te interpongas
en el camino del Jaguar.
Chang, muy adolorido desde ese día
quedó por los siglos de los siglos
tatuado con la marca jaguaresca de la jaguara
del jaguar.
Cuando los demás supieron esto, hicieron
un corro alrededor del simiesco
personaje y abucheandole sonoramente
le dirigían epitetos e improperios del
mas grueso calibre, tales como:

191
-Sos un pendejo, gritó fuerte y claro un conejo
-Sos un cabezadepiedra, le gritaron gozosos un par de osos
-Sos un boludo, clamó un picaflor corajudo
-Sos un gran trolo, gritó la tortuga Frolo
-Y sos un marica, rió una garza muy rica
Chang, abochornado porque todos los
animales bajaban a gritarle alguna cosa
de pronto se plantó ante sus burlones interlocutores
y sacando fuerzas de flaqueza, se aclaró la voz y
comenzó a decir:
Yo no se que les pasa conmigo...
Pero solo aquello alcanzó a decir y le
salió tan aflautada y amanerada la frase
que todos los animales rieron salvajemente:
No les decía que este coso es un trolo, rió
la tortuga.
Chang, renqueando y aún adolorido del zarpazo de
la Jaguara se retiró a lo más hondo del
bosque donde comenzó a fraguar los
más audaces planes de venganza contra el jaguar, la Jaguara,
la Luli, el Damián y hasta contra la tortuga Floro y
la galleta cabezona, cuyas burlescas carcajadas aun
resonaban en sus humillados oidos.
En tanto, la Jaguara le decía a Luli:
192
La Jaguara: llegamos rápido, ¿ves?
Luli: Asi que esto es Villalba
La Jaguara: No es maravilloso?
Luli: (abrazándola) Si, lo es...
Galleta cabezona: Oigan, y Chang, no estará por acá
La Jaguara:iremos a preguntar
Luli: Pero a quien?
La Jaguara: A la tortuga Frolo
Luli: La que decía que Chang era un trolo?
La Jaguara: (riendo) esa misma
Luli: pues, vamos a por la tortuga Frolo
La Jaguara: (deteniendola) un momento, que es ese ruido?
Luli: (abrazándola) estoy asustada
Galleta cabezona: Debe ser Chang, huyamos pronto
La Jaguara: (indicando un sendero) la Frolo vive por allí
Luli: vamos corriendo
La Jaguara: vamos, ( a la galleta) no te quedés atrás
Galleta cabezona: Oigan, que yo no tengo patas, eh?
De pronto un ruido enorme a un costado de las tres
amigas y cuando miraron sintieron una cruel voz
que les decía:

193
Que hacen ustedes aquiiiiiiii????
La jaguara y la galleta cabezona se
refugiaron tras unos roqueríos hasta
que aparecieron riendo el espectro y
su acompañante.
No temas, solo fue una broma, dijo el
espectro.
La galleta cabezona, la jaguara y el
espectro rieron de buena gana.
Vamos a buscar a Damián y al Jaguar,
dijo la cabeza cabezona.
En eso, una voz apesadumbrada
comenzói a repetir una enervante
letanía:
Kere galletita mi, mi kere galletita,
galletira kere mi.
Es el Jaguar, dijo la jaguara.
En donde estará, preguntó
la cabeza cabezona girando la cabeza.
De pronto, tras unos riscos apareció
el Jaguar junto a Damián.
Damián, sonriendo, dijo emocionado: 194
Podemos atrapar a Chang.
¿Como?, dijeron todos
En este momento está cagando
en el cuento de al lado, así
que es probable que si nos
apuramos logremos atraparlo
antes de que encuentre papel
higienico.

Pero debe haber una pestilencia
enorme, dijo la Jaguara
Todos sabemos lo apestoso que es Chang,
contestó Damián.
Debemos ir a por el, dijo la cabeza galletona.
Sin embargo, Luli se opuso diciendo:
195
No, no y no, Chang es muy hediondo
y no deseo oler sus pestilencias...
La cabeza galletona movió la
cabeza y propuso:
196
- ¿Qué les parece si vamos primero a comer algo? Tengo hambre.

En eso vieron llegar a un grupo de muchachos. Eran Frankie, Sam, Dean y los demás, quienes dijeron:

- El macaco oriental está a punto de ser juzgado en el cuento "La marca del jaguar". Vayan a ver el juicio.

- ¿¿¿¿QUÉ???? - gritaron todos.

- Sí, lo llevamos nosotros personalmente. Va a ser colgado a ver de donde.

- ¡Vamos inmediatamente! - dijeron todos.

Y partieron de allí en dirección a "La marca del jaguar".
197
fin.............. 198
de mundo... fin de mundo...rezaban los
letreros a ambos lados del camino.
De que s etrata esto?, preguntó la Jaguara
Alguna campaña publicitaria, respondió
con displicencia Damián.
Cuando ya cruzaban la frontera de la marca
del jaguar, un ululante aullido
trajo hacia ellos un terrible
mensaje, repetido una y otra vez:
"La galletita cabezona ha sido
engullida por Chang..."
"La galletita cabezona ha sido
engullida por Chang..."
"La galletita cabezona ha sido
engullida por Chang..."
"La galletita cabezona ha sido
engullida por Chang..."
"La galletita cabezona ha sido
engullida por Chang..."
"La galletita cabezona ha sido
engullida por Chang..."
"La galletita cabezona ha sido
engullida por Chang..."
"La galletita cabezona ha sido
engullida por Chang..."
"La galletita cabezona ha sido
engullida por Chang..."
"La galletita cabezona ha sido
engullida por Chang..."
La jaguara, loca de furia y
levantado una zarpa al cielo
rugió con toda su alma:

199
- ¡Ese Chang ha colmado mi paciencia! ¡La muerte que ya tuvo no será nada comparada con la que va a tener!
- Pobre galletita cabezona - dijo Damián tristemente - ¿Habrá esperanza para ella?
- Solo hay una forma de que resucite - dijo Luli.
- ¿Cuál? - dijeron todos interesados.
- Que el Sombrerudo Galletero Animaludo la vuelva a hornear. - dijo Luli - Pero nadie le a visto por aquí desde hace mucho tiempo.
- ¡Vamos a buscarlo! - dieron todos.
- Pero hay un problema - dijo Luli.
- ¿Cual? - preguntó Damián preocupado.
- Que para hornear más galletas necesita bigotes de jaguar y un poco de pelo de jaguara. - respondió - El pelo de jaguara es para resucitar a una galletita que ya ha sido engullida. - explicó Luli.
- ¿Dónde estará el jaguar? - preguntó la jaguara. - Necesitamos encontrarlo.
- Pues vayamos a buscarlos inmediatamente - dijo Damián. - busquemos al sombrerudo y al jaguar.
200
Mientras tanto, el espectro fantasma pensaba:
- ¿Por qué se le ocurriria a Villalba asociarse a ese par de infectos individuos?
- A fin de cuentas Villalba también es un infecto individuo - respondió el cuerpo sin cabeza que el fantasma había decapitado en el numero 171 o 172 de este mismo cuento.
- ¿Cómo sabes lo que estoy pensando? - preguntó el fantasma. - ¿Y cómo puedes hablar si no tienes cabeza?
- Puedo leer tus pensamientos - dijo el decapitado - y también puedo comunicarme por telepatía. No estoy hablando.
- Pero no tienes cerebro - dijo el espectro.
- Pero pienso con el estómago, los intestinos, los pulmones, los riñones y el hígado. - respondió el decapitado.
- En fin - dijo el espectro fantasma - cosas más raras se han visto por estos cuentos.
- Así es - dijo el decapitado - Por cierto, ¿Ya sabes que Chang se comió mi cabeza?
- No - dijo el espectro sorprendido. - ¿Cuándo fue eso?
- Fue en la marca del jaguar. - respondió el decapitado - Mi cabeza se había unido a una galleta de animalito que se quiso comer allá por el número 184 o 185 de este cuento. - explicó- No se la comió porque no tenía estómago, pero cuando se fueron a La Marca del Jaguar se fundieron en un solo individuo.
- Como te decía - dijo el espectro fantasma - cosas más raras se han visto por estos cuentos.
201
Pero lo más raro de todo es que Luli
no sabe lo que es un e-mail
Que dices? dijo el otro
Lo que escuchas, Tonka se los
está explicando a todos, ahora.
Cuando me hablas de Tonka, me excitas, dijo
el descabezado
Por favor, dijo el espectro, no
vengas con esas vulgaridades
Tienes razón dijo el descabezado y agregó:
Ahora preparate que vienen por la receta.
Que receta, dijo el otro
Ah, me aburres, sólo espera, que Tonka
se comunicará contigo.
El descabezado sonrió sin sonrisa
y preguntó:

202
Que extraño es todo lo que está pasando aquí, dijo
Cosas más extrañas que estas hemos visto ya en estos
cuentos, rió su interlocutor.
¿Bueno y ya vienen?
Si, dijo el descabezado y agregó riendo:


203
Ya está aquiiiiiiiiii?
-quien?
-Es Luli, no te das cuenta?
-No, dijo el descabezado, no tengo
cabeza
-Es Luli y viene sola
-Y, dime, es muy hermosa
-Si, es la joven más hermosa
del cuento
-El descabezado, sonriendo
sin sonrisa pregunto:
204
- ¿Por qué la gallina cruzó el camino?
- No lo sé - dijo el espectro.
- Para llegar al otro lado - dijo el decapitado.
- ¡Llama más temprano! - dijo el fantasma.
- ¿Y por qué se regresó? - volvió a preguntar el decapitado.
- Pues no sé - dijo el fantasma.
- Para volverlo a cruzar - dijo el sin cabeza.
- ¿Y por qué quería volverlo a cruzar, la tonta? - preguntó el fantasma.
- Para llegar al otro lado - volvió a decir el descabezado.
- ¡Ah, qué sol! ¡Quema mucho! - dijo el fantasma.
- ¿Por qué el perro cruzó el camino? - preguntó el acéfalo.
- ¡No sé! ¡Ya no digas más! - dijo el fantasma.
- Porque atropellaron a la gallina - dijo el decapitado riendo.
- ¿Eres hermano o familiar de Adal Ma... Ramones? - preguntó el fantasma.
- ¡No! - dijo el otro - de Martín Marica.
205
En eso llegaron el Chapulín Colorado y la Chimoltrufia vendiendo periódico.

- ¡El Diario! ¡El Diario! ¡Atropellaron al perro que cruzó el camino!
206
atropellaron al batata?, preguntó
consternado el espectro
El decapitado asintiendo
sin cabeza respondió:
207
- Eso dicen las noticias, pero ya sabes lo manipuladas que están.
- ¿Manipuladas? - preguntó el espectro.
- Sí. No dudo que al rato aparezca el perro por allí haciéndo las mismas tonterías de siempre. - dijo el acéfalo.
- Tu no tienes fe en lo periódicos, ¿verdad?
- Nunca, si no son amarillismos son patrañas oficiales.
- Bueno, también hay periódicos honrados, ¿no?
- Los ha habido, pero si no cierran se vuelven corruptos o se mueren de hambre.
- Vaya, no tienes fe en la información. - dijo el fantasma riendo.
- Mira, hay que entender bien qué es información y qué es desinformación.
- ¿Cómo es eso?
- Te lo pondré facil. Imagínate que quiero llegar a la cabeza de una república.
- Primero consíguete una tú - se rio el fantasma.
- Vale, pero mira. Lo primero que hago es desinformar al pueblo respecto a mí.
- ¿Y cómo?
- Pues pinto mis defectos como virtudes. Si soy bocón, irrespetuoso e impulsivo me hago pasar por franco, campechano y con iniciativa.
- ¿Y eso?
- Al público le encanta lo espectacular, salirse de las normas, lo extravagante y excéntrico.
- Bueno, es cierto.
- También procuro evitar los planteamientos complejos. Entre más simples mejor, aunque solo sean tonterías.
- Supongo que para hacer al público más digerible lo que digo.
- Así es. Acto seguido las virtudes de mis adversarios pasan a ser defectos. Por ejemplo, si alguien me cuestiona o me enfrenta es porque está contra la franqueza y la verdad, porque la verdad soy yo.
- Para eso hace falta ser muy inteligente, ¿no?
- No, cualquier tonto lo puede hacer bien. Es más: los más inteligentes tienen la desventaja de que sus planteamientos no son comprendidos por el público.
- Pero para manipular al público así se necesita mucho.
- Dinero. El secreto es saber hacer los compromisos adecuados.
- ¿Cuáles son esos?
- Compromisos con los que pagan. En realidad puedo comprometerme con todos, pero cumplirle a todos no es mi obligación. De hecho también ese es el secreto. Si prometes todo a todos aunque te contradigas siempre, el público no se da cuenta.
- Oh, ya veo. Pero debe haber alguien que se de cuenta.
- Como te digo, hay que hacerles publicidad negativa. Aunque tengan razón el público los odiará porque la mayoría no podrá comprender sus planteamientos.
- Oye, ¿Makiavelo te dio clases? - preguntó el fantasma.
208
No precisamente Maquievelo- contestó el descabezado.
Quien entonces? pregunto el fantasma
Fue el miserable de Chang. dijo el descabezado
Pero Chang está muerto, respondió el fantasma
No . dijo el fantasma, ese macaco ha retornado...
El fantasma, preguntó trémulo:
209
-¿Como que ha regresado? ¡Pero si estaba bien muerto!
-¿Y acaso tu no estás muerto?
-Pero Chang es un mortal...
-También lo era Duhalde, pero el congreso lo resucitó...
-Maldito congreso argentino -masculló el decapitado
-A ti te vendría bien esa cabeza, ¿verdad? -dijo malicioso Maquiavelo
-Basta muchachos -dijo una voz que salía de los arbustos cercanos
-Pero si es mi General, mi Coronel -dijo el temible espectro
-Así es, soy Perón, y declaro un día peronista para todos, hoy.
Maquiavelo suspiró y se retiró de la escena, silbando.
-No voy a perder mi cabeza por tan poca cosa. -dijo el decapitado, marchándose.
El fantasma y el general quedaron frente a frente, mirándose fijamente.
Sus miradas hechaban chispas, sus rostros endurecidos y sombríos parecían
a punto de cruzar los límites de la cordura.

En eso, apareció Chang. 210
contoneandose como un travesti y saludando
en forma festiva:
Ay hola, chicos, como están amotres mios?
Todos quedamos mirando a aquel feo macaco
que ahora se descubría tal cual era, afeminado
y traidor.
El espectro reaccionó primero y enfrentando
al siniestro y simiesco Chang le dijo:
211
Espectro: Hey, Luli, Damián, vengan
que está por este lado el feo de Chang
Chang (Macaco TroLo): uyuyuyyyy
Luli: Y que le pasa a este coso?
Damián: Está trolissimo
Chang (Macaco TroLo): ayayay uyuyuy
Luli: que mono más afeminado
Damián: Lo que faltaba, que Chang fuera un trolo
Chang (Macaco TroLo): uyuyuyyyyyyy
Luli: No le hagamos caso
Damián: será lo mejor, ignoremosle
Chang (Macaco TroLo): quieren unas lindas flores?
Espectro: Mono feo
Luli: Es un bello día, eh?
Damián: Si, Luli, está fantastico el sol
Chang (Macaco TroLo): desean que les teja alguna cosita en punto cruz?
Luli: te parece si vamos a pasear?
Damián: Si mi amor, lo que digas
Chang (Macaco TroLo): No quieren que les prepare un cake o unos pastelillos?
Espectro: Bicho asqueroso
Luli: Vamonos a pasear entonces
Damián: Si, iremos a la playa
Chang (Macaco TroLo): Desean que les lave y planche sus ropitas?
Luli: adios Chang
Damián: adios, trolo de los mil demonios
Chang (Macaco TroLo): Uyuyuy, uyuyuy
Y así, ignorado por todos, Chang, el macaco trolo se dispuso
a v ivir su vida de travesti. Tomando su cajita
de maquillaje se embardunó el feo hocico y se alejó
carterita en mano, dando ridiculos saltos por un sendero asoleado
y bucólico.
Entretanto, el espectro dirigiendose
al descabezado profería las siguientes palabras:

212
-Descabezado, eres un gran dolor de cabeza. ¿No tienes una aspirina?
-Pues si... -le respondió hurgando su bolsillo derecho, pero de pronto se detuvo.
-Maldición.
-¿Que es lo que pasa?
-No tengo aspirinas, el Macaco trolo de Chang se las ha llevado, creyendo que son anticonceptivos.
-Uy Dió... -dijo entonces el espectro tenebroso.
-De todas formas, no te preocupes. Eres un espectro, y es bien sabido que los espectros no tienen estómago, así que la aspirina no te haría efecto.
-Maldita sea, -respondió el espectro- Tu tampoco tienes cabeza y sin embargo hablas.

Los dos monstruos se agarraron de los pelos (no tan literalmente, pues ninguno tenía pelos, uno por espectro y otro por descabezado) y empezaron a revolcarse en el fango cercano. En eso llegó Chang, el macaco afeminado, lloriqueando.

-Chicas, chicas, a que no saben que me pasó....???

El espectro y el descabezado dejaron de luchar, y miraron fijamente a Chang. 213
TODOS LOS QUE ESCRIBIERON SON UNOS POBRE HUEVONES DE MIERDA,CABRONES CULIADOS QUE NO ENTIENDEN LOS PROBLEMAS DE LA SOCIEDAD SON UNOS POBRES HIJOS DE PERRA 214
dijo alborotadamente Chang,
el oriental travesti con
nombre artistico de Camila.
El espectro entonces perdiendo
la paciencia le propinó
a Camilachang un fuerte
puntapié en el trasero que
hizo volar lejos al macaco.
El espectro tenebroso, riendo
alegremente musitó:
215
a ja ja ja
a ese mono oriental
le quedó el culo
como pelota de futbol
a ja ja ja ja
En eso Chang se incorporó
y volviendose sobre el espectro
le dijo:
216
Poseeme...poseeme
como solo
tu sabes hacerlo...¡¡¡¡¡
El espectro miró a Chang
y horrorizado le respondió: 217
Callate maldito, que por tu culpa
quieren terminar al lado con Villalba.
Chang estupefacto preguntó: 218
¿¡por ke maldito!?
¿¡por ke haces esto conmigo!?
Y entre lenguas de fuego se levanto el espectro...el cuarto aprecio achicarse... 219
contraerse y empequeñerse.Las paredes apretaron
a Chang hasta hacerle saltar los testiculos...
Chang gritó horrorizado envuelto en dolor
El espectro le dijo sonriendo: Desde ahora
has quedado convertido en un
pobre eunuco.
Chang deseperado gritó:
220
Noooooooo, he quedado
como el osito Misha, noooo
221
el espectro riendo salvajemente le contestó:
lo que has quedaó es destesticulao, mono feo...
Chang, llorando a mares dijo:
222
osito misha ven en mi ayuda
por favor ositooooooooooo
El osito en tanto, atraido por
los gritos se acercó al lugar
diciendo:
Soy Misha y quiero 223
en un Edipico ataque de locura tomar a Chang entre mis brazos y oprimírle hasta que de sus ojos brotaran pequeños hilos de líquido rosado. Chang solo miraba, ni un gemido, ni un grito brotaba de su boca que ya no me iba a contar historias tan horrendas.
Chang parecía como dormido, y tenía la certidumbre de que sus ojos de macaco en celo quedaron mirando para siempre al osito Misha, que le impregnó el perfume de su piel asquerosa, y su aliento fetido se quedó soldado al de Misha.El espectro mirando a Misha y a Chang, muy sorprendido dijo:
224
No tienen algo realmente duro
-Sí, dijo el Misha alcanzandole una vasija de barro cocido.
-Esto está muy caliente, reclamó Chang
-Reclamás como una vieja, que si está caliente, que si está
frío, que si, que no- dijo el espectro
Mirá, Chang, prosiguió Misha- hay cosas bellas también,
por ejemplo esta caja de latón donde duermes
por las noches y lo bueno es que te dejan tener esa cajita contigo.
Si, interrumpió Chang, también me dejan tener este calzón viejo
y unos discos de Spinetta.
Ves, dijo el osito Misha- ves como hay tantas cosas hermosas como
las piedras, por ejemplo, los dinosauros, los piojos. etc
Si, dice Chang, también son lindas las motos, los barcos y
las moscas.
¿Las moscas? pregunta extrañado el espectro
Si, las moscas, especialmente las de faldita corta, dice Chang
¿Moscas con minifalda? No, no lo habia pensado, responde el espectro
Son de lo mejor- afirma Chang
Ahora que lo dice- recuerda el espectro- en mi niñez había
una hormiguita coquetona que me traia loquito
Y que pasó con ella- preguntó entusiamado el macaco
La partí, dijo el espectro
O sea que te la echaste- preguntó Chang
No, dijo el espectro, la partí cuando sin querer
Le puse mi zapatico encima un día cualquiere
Bahh, repuso defraudado Chang
Usted es bastante lujurioso – indicó el espectro
Eso cree? preguntó coqueteando el oriental
Lo mejor es alejarse de usted- repuso el osito Misha
Chang se encogió de hombros y dandose media
vuelta preguntó al espectro
Digame, usted acaso no es el fantasma
sombrerudo?
No , dijo el espectro, a mi me conocen
como el Sombrerauta Misteriudo
Chang abrió mucho los ojos y en el colmo de
su desesperanza solo atinó a decir:

225
Mister sombrer, queeee.....?
El sombrerudo, sonriendo
sin sonrisa, se alejó
entre vapores y niebla...
Chang, enteramente solo
sintió un golpe en la cabeza
y se desplomó inerte sobre
el piso.
La jaguara, su más enconada enemiga
se había dejado caer sobre el oriental
con suas 800 lbs.de peso.
Ahora si que lo cagaste, dijo Damián
La jaguara se encogió de hombros:
Es solo un miserable patan
Damian asintiendo contestó;


226
-Está inconsciente...
-Ahora podríamos aprovecharnos de él -dijo el osito Misha.
-Si, quizás podamos robar y vender sus pertenencias -dijo el Misteriudo
-No, yo proponía obtener algún placer sexual -dijo el osito.
-¡Tómame a mí! -imploró la Jaguara
-Silencio, silencio, que ahí despierta -dijo Damián.

Chang se levantó, tomándose la cabeza. Miró a sus amigos, luego miró el suelo,
se incorporó y con expresión de dolor dijo:

-¿Quienes son ustedes?
-Chang... -dijo la Jaguara
-¿Ustedes son Chang? -dijo Chang
-No, no somos Chang, Chang eres tú -dijo Misha
-Pero ella dijo Chang cuando yo pregunté quienes eran...
-Es que pronunció tu nombre.
-Ustedes me quieren confundir, yo no soy Chang -dijo Chang
-Estás sufriendo de amnesia -dijo el osito Misha.
-Si yo sufriese de amnesia, me hubiese olvidado de hablar -dijo Chang
-Para el caso, es lo mismo -dijo el Misteriudo
-¿Quien soy yo? ¡Quiero saberlo! ¿Quien - soy - yo?
-Yo te lo diré... -la voz retumbó en el aire-

¡Era el Papa Juan Pablo II!

227
mis queridos jovenes...
os doy mi bendición y además
quiero decirles que
he llegado hasta aqui para
hacerles saber que este
feisimo mono llamado Chang
es ni mas ni menos que... 228
el coronel Villalba....
¿El coronel Villalba? ¿Y ese coso quien es?,
preguntó el osito Misha
El papa sonrió al osoto diciendo:
Se ve que sos nuevo por aqui, eh?
El osito Misha, avergonzado respondió:
229
yo quiero a mi mamita- replicó llorando
el osito Misha
El Sumo Pontifice, exaperado le propinó
un violento capirotazo sobre la cabecita
y el osito Misha gritando como macaco
oriental
exclamó enojadisimo:
Sos malito vos viejito¡¡¡
La jaguara, enternecida tomó al osito
entre sus brazos y le acarició con suavidad.
El osito, al sentir el calor suave de la
jaguara comenzó a sufrir una gran erección
a lo que la
jaguara, sorprendida exclamó:

230

 

colaboradores:

1. Gerardo Acosta ([email protected]) desde IP x194.uol.com.ar el 01/05/00.
2. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP tzu.sinectis.com.ar el 01/05/00.
3. DARIO ([email protected]) desde IP humanid05.uniandes.edu.co el 02/05/00.
4. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP arwen.sinectis.com.ar el 02/05/00.
5. Juan pablo ([email protected]) desde IP ncache01.terra.cl el 03/05/00.
6. juancamilo ([email protected]) desde IP javali-18.uniandes.edu.co el 03/05/00.
7. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP beren.sinectis.com.ar el 03/05/00.
8. carlitos ([email protected]) desde IP mangle.univalle.edu.co el 03/05/00.
9. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP teroknor.capfed2.sinectis.com.ar el 05/05/00.
10. Ricardo Nandin ([email protected]) desde IP arwen.sinectis.com.ar el 07/05/00.
11. juancamilo ([email protected]) desde IP economia2.uniandes.edu.co el 08/05/00.
12. matias gastaldi ([email protected]) desde IP rch2ppp-186.uc.infovia.com.ar el 10/05/00.
13. Diego Farello ([email protected]) desde IP rch2ppp-186.uc.infovia.com.ar el 10/05/00.
14. matias gastaldi ([email protected]) desde IP rch2ppp-186.uc.infovia.com.ar el 10/05/00.
15. juancamilo ([email protected]) desde IP economia2.uniandes.edu.co el 10/05/00.
16. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP thor.sinectis.com.ar el 10/05/00.
17. carlitos ([email protected]) desde IP comwxy77.emcali.net.co el 11/05/00.
18. Oscar Gabriel Campos Villalobos ([email protected]) desde IP el 11/05/00.
19. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP thor.sinectis.com.ar el 11/05/00.
20. Mari ([email protected]) desde IP ppp3.asnoc1.dialup.retina.ar el 12/05/00.
21. mtgimenez ([email protected]) desde IP el 12/05/00.
22. JUAN ([email protected]) desde IP ol80-16.fibertel.com.ar el 13/05/00.
23. Oscar Gabriel Campos Villalobos ([email protected]) desde IP el 13/05/00.
24. Ana Maria Fuster ([email protected]) desde IP 196-28-48-100.prtc.net el 14/05/00.
25. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP thor.sinectis.com.ar el 14/05/00.
26. carlitos ([email protected]) desde IP mangle.univalle.edu.co el 14/05/00.
27. jose alfonso ortiz montaño ([email protected]) desde IP el 15/05/00.
28. DARIO ([email protected]) desde IP economia3.uniandes.edu.co el 17/05/00.
29. gabriel medrano ([email protected]) desde IP economia2.uniandes.edu.co el 17/05/00.
30. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP tzu.sinectis.com.ar el 17/05/00.
31. gabriel medrano ([email protected]) desde IP economia2.uniandes.edu.co el 18/05/00.
32. Oscar Gabriel Campos Villalobos ([email protected]com) desde IP el 19/05/00.
33. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP beren.sinectis.com.ar el 21/05/00.
34. marvin durán ¿qué tal maestro? ([email protected]) desde IP el 23/05/00.
35. jose luis maestrojuan - bien marvin ([email protected]) desde IP genesis.sinectis.com.ar el 23/05/00.
36. maria teresa gimenez (mtgimeneznauta.arnet.com) desde IP host052219.arnet.net.ar el 23/05/00.
37. carlitos ([email protected]) desde IP el 24/05/00.
38. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP verton.sinectis.com.ar el 25/05/00.
39. Julián Gonzalo Maestrojuan ([email protected]) desde IP verton.sinectis.com.ar el 25/05/00.
40. Marvin Durán (¿oye Juan, es tu hijo?) ([email protected]) desde IP el 25/05/00.
41. jose luis maestrojuan / si chavito ([email protected]) desde IP thor.sinectis.com.ar el 27/05/00.
42. David Navarro ([email protected]) desde IP ctv21225129135.ctv.es el 28/05/00.
43. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP tzu.sinectis.com.ar el 28/05/00.
44. carlitos ([email protected]) desde IP el 28/05/00.
45. Marvin Durán, desde IP telnor.com ([email protected]) desde IP el 30/05/00.
46. carlitos ([email protected]) desde IP el 31/05/00.
47. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP turgon.sinectis.com.ar el 01/06/00.
48. Celerina León Zavala ([email protected]) desde IP el 02/06/00.
49. Celerina León Zavala ([email protected]) desde IP el 02/06/00.
50. Celerina León Zavala ([email protected]) desde IP el 02/06/00.
51. alfredo de los rios ([email protected]) desde IP serial16104.epm.net.co el 04/06/00.
52. alfredo de los ríos ([email protected]) desde IP serial16104.epm.net.co el 04/06/00.
53. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP spawn.sinectis.com.ar el 04/06/00.
54. alfredo de los rios ([email protected]) desde IP serial18192.epm.net.co el 04/06/00.
55. carlitos ([email protected]) desde IP el 04/06/00.
56. alfredo de los rios ([email protected]) desde IP serial5212.epm.net.co el 05/06/00.
57. Celerina León Zavala ([email protected]) desde IP el 05/06/00.
58. alfredo de los rios ([email protected]) desde IP el 05/06/00.
59. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP teroknor.capfed2.sinectis.com.ar el 05/06/00.
60. Celerina León Zavala ([email protected]) desde IP el 06/06/00.
61. Carlos Solari ([email protected]) desde IP el 06/06/00.
62. Christian B. ([email protected]) desde IP cache1.prima.com.ar el 06/06/00.
63. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP arwen.sinectis.com.ar el 08/06/00.
64. alfredo de los rios ([email protected]) desde IP serial16250.epm.net.co el 08/06/00.
65. Juan Carlos Plaza Marcos ([email protected]) desde IP el 09/06/00.
66. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP turgon.sinectis.com.ar el 09/06/00.
67. David Navarro ([email protected]) desde IP ctv21225129135.ctv.es el 10/06/00.
68. Carlos Solari ([email protected]) desde IP el 16/06/00.
69.([email protected]) desde IP el 25/06/00.
70. Nora Mabel Peralta ([email protected]) desde IP tzu.sinectis.com.ar el 28/06/00.
72. cristian ([email protected]) desde IP customer-mzt-220-17.megared.net.mx el 01/07/00.
73. Maestrojuan, Gonzalo ([email protected]) desde IP el 02/07/00.
76. Carlos Solari ([email protected]) desde IP el 03/07/00.
77. juan ([email protected]) desde IP host158233.datamarkets.com.ar el 05/07/00.
78. Yuca Rica ([email protected]) desde IP huandoy.unired.net.pe el 08/07/00.
79. Carlos ([email protected]) desde IP el 08/07/00.
80. Carlos Solari ([email protected]) desde IP proxy1.interpacket.net el 10/07/00.
81. Gabriel Fisherwalsh ([email protected]) desde IP cache5.wcs.infovia.com.ar el 11/07/00.
82. Julio Cortázar ([email protected]) desde IP el 25/07/00.
83. PATO ([email protected]) desde IP el 04/08/00.
84. María ([email protected]) desde IP el 16/08/00.
85. julio ([email protected]) desde IP dialup-209.245.68.125.losangeles1.level3.net el 23/08/00.
86. Jorge ([email protected]) desde IP el 26/08/00.
87. Daniel Catino ([email protected]) desde IP el 28/08/00.
88. sandra (sandrajorda) desde IP 168-vale-x11.libre.retevision.es el 07/09/00.
89. nadya mercedes ([email protected]) desde IP el 10/09/00.
90. Oscar Alberto Serrano ([email protected]) desde IP host-216-252-220-180.interpacket.net el 17/09/00.
93. Paola Dellerba ([email protected]) desde IP el 14/10/00.
94. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP cobain.sinectis.com.ar el 28/10/00.
95. julian basualdo ([email protected]) desde IP spider-wk082.proxy.aol.com el 07/11/00.
96. LUIS ALRVAREZ ([email protected]) desde IP du-148-233-244-194.prodigy.net.mx el 08/11/00.
97. Elquetedije desde IP iris.lsi.upc.es el 13/11/00.
98. manny ([email protected]) desde IP el 28/11/00.
99. Martin Nicolas Peluso ([email protected]) desde IP a200042145024.rev.prima.com.ar el 10/12/00.
100. Klatú ([email protected]) desde IP cobain.sinectis.com.ar el 14/12/00.
101. enanito ([email protected]) desde IP perk.sinectis.com.ar el 14/12/00.
102. brolok ([email protected]) desde IP topppp-417.uc.infovia.com.ar el 17/12/00.
103. Nadie ([email protected]) desde IP du-148-221-4-26.prodigy.net.mx el 18/12/00.
104. The invisible man ([email protected]) desde IP host020012.ciudad.com.ar el 18/12/00.
105. jose daniel rdz cantu ([email protected]) desde IP proxy.aus.netsetter.com el 28/12/00.
106. Cellino ([email protected]) desde IP du-148-221-32-67.prodigy.net.mx el 20/01/01.
107. Cellino ([email protected]) desde IP du-148-221-33-152.prodigy.net.mx el 02/02/01.
108. webmaster ([email protected]) desde IP el 03/02/01.
109. realejos ([email protected]) desde IP el 03/02/01.
110. Mocular ([email protected]) desde IP 193-153-251-216.uc.nombres.ttd.es el 09/02/01.
111. Sago ([email protected]) desde IP tasa4196.telefonica.com.ar el 16/02/01.
112. gra ([email protected]) desde IP el 20/02/01.
113. joel (joel_qq) desde IP el 09/03/01.
114. joel (joel_ºqqqqqq qvqqqbqnq,qq.q-qqqQ) desde IP el 09/03/01.
115. joel (joel_eduAhotmail.com) desde IP el 09/03/01.
116. joel (joel_eduAhotmail.com) desde IP el 09/03/01.
117. joel desde IP el 09/03/01.
118. Mónica Biaggio ([email protected]) desde IP 200.16.189.69.abaconet.com.ar el 12/03/01.
119. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP beren.sinectis.com.ar el 15/03/01.
120. Cagarrutilla Smith ([email protected]) desde IP el 22/03/01.
121. Jesus ([email protected]) desde IP du-148-233-95-59.prodigy.net.mx el 11/04/01.
122. pepe ([email protected]) desde IP raziel.capfed2.sinectis.com.ar el 15/04/01.
123. Mixer ([email protected]) desde IP du-148-221-32-224.prodigy.net.mx el 18/04/01.
124. Beatriz Ledezma ([email protected]) desde IP spider-wn064.proxy.aol.com el 24/04/01.
125. gabriel ([email protected]) desde IP facmat13.uniandes.edu.co el 27/04/01.
126. carlos ([email protected]) desde IP el 13/05/01.
127. Paulina Pino ([email protected]) desde IP netcache5.entelchile.net el 25/05/01.
128. Martin florentino ajilar ([email protected]) desde IP ppp-62-156.movi.com.ar el 06/06/01.
129. R.M. ([email protected]) desde IP el 07/06/01.
130. Jorge Otero ([email protected]) desde IP x128-101-250-0.dialup.umn.edu el 24/06/01.
131. R.M. ([email protected]) desde IP h066060038219.isol.net.ar el 24/06/01.
132. Jorge Otero ([email protected],com) desde IP x128-101-253-25.dialup.umn.edu el 25/06/01.
133. Jorge Otero ([email protected],com) desde IP x128-101-253-25.dialup.umn.edu el 25/06/01.
134. Jorge Otero ([email protected]) desde IP x128-101-253-25.dialup.umn.edu el 25/06/01.
135. R.M. ([email protected]) desde IP h066060038222.isol.net.ar el 26/06/01.
136. Jorge Otero ([email protected]) desde IP x128-101-248-41.dialup.umn.edu el 27/06/01.
137. Carmelo Gariano ([email protected]) desde IP spider-tq011.proxy.aol.com el 28/06/01.
138. Carmelo Gariano ([email protected]) desde IP spider-tq011.proxy.aol.com el 28/06/01.
139. Jorge Otero ([email protected]) desde IP x128-101-248-186.dialup.umn.edu el 29/06/01.
140. Jorge Otero ([email protected]) desde IP x128-101-248-117.dialup.umn.edu el 01/07/01.
141. hernan ivanovic ([email protected]) desde IP el 09/07/01.
142. hernan ivanovic ([email protected]) desde IP el 09/07/01.
143. José Luis Velarde ([email protected]) desde IP du-148-221-59-250.prodigy.net.mx el 18/07/01.
144. alfredito ([email protected]) desde IP el 19/07/01.
145. ignacio seisdedos (nosfuimosalpingo¿no?) desde IP el 21/07/01.
146. ignacio seisdedos (portnoy29-go.com) desde IP el 21/07/01.
147. ignacio seisdedos (([email protected])) desde IP el 21/07/01.
148. alfredito ([email protected]) desde IP el 23/07/01.
149. Paulina ([email protected]) desde IP el 26/07/01.
150. alfredito ([email protected]) desde IP el 27/07/01.
151. R.M. ([email protected]) desde IP vaughan.capfed1.sinectis.com.ar el 01/08/01.
152. paulito ([email protected]) desde IP el 16/08/01.
153. Drs. Taglia-Bori ([email protected]) desde IP 46.202.70.200.ppp.nuria.net.ar el 23/08/01.
154. paulina desde IP el 27/08/01.
155. Azul Eléctrico ([email protected]) desde IP a200042105185.rev.prima.com.ar el 01/09/01.
156. para atrass ([email protected]) desde IP ol243-110.fibertel.com.ar el 19/09/01.
157. alfredito ([email protected]) desde IP el 19/09/01.
158. fabio adrian bravo. el fustigador ([email protected]) desde IP h066060035030.isol.net.ar el 20/09/01.
159. Padelante ([email protected]) desde IP el 21/09/01.
160. Fabio Adrián Bravo.fustigando de nuevo ([email protected]) desde IP h066060035025.isol.net.ar el 22/09/01.
161. King ([email protected]) desde IP el 27/09/01.
162. Néstor ([email protected]) desde IP a200042137099.rev.prima.com.ar el 28/09/01.
163. Lucy (Lucí[email protected]) desde IP el 01/10/01.
164. Padelante ([email protected]) desde IP du-148-223-55-201.prodigy.net.mx el 02/10/01.
165. KIon ([email protected]) desde IP el 05/10/01.
166. Inexperto ([email protected]) desde IP du-148-221-13-63.prodigy.net.mx el 11/10/01.
167. joseaugusto ([email protected]) desde IP el 11/10/01.
168. gra ([email protected]) desde IP du-148-221-13-65.prodigy.net.mx el 16/10/01.
169. Kool ([email protected]) desde IP el 18/10/01.
170. Basuro Channels ([email protected]) desde IP du-148-221-13-81.prodigy.net.mx el 19/10/01.
171. Dido ([email protected]) desde IP el 22/10/01.
172. Diogenes ([email protected]) desde IP el 25/10/01.
173. No existo ([email protected]) desde IP customer-148-223-55-202.uninet.net.mx el 27/10/01.
174. cabecita ([email protected]) desde IP el 29/10/01.
175. Yo estoy ([email protected]) desde IP du-148-221-13-17.prodigy.net.mx el 01/11/01.
176. Tooly ([email protected]) desde IP el 02/11/01.
177. alfredito ([email protected]) desde IP dup-200-64-191-52.prodigy.net.mx el 02/11/01.
178. carla desde IP a010-0847.hstn.splitrock.net el 02/11/01.
179. espectrum ([email protected]) desde IP el 05/11/01.
180. R.M. ([email protected]) desde IP el 05/11/01.
181. Ching Chong desde IP el 07/11/01.
182. Animalito ([email protected]) desde IP du-148-221-13-31.prodigy.net.mx el 07/11/01.
183. galletin ([email protected]) desde IP el 08/11/01.
184. Desayuno ([email protected]) desde IP du-148-221-13-96.prodigy.net.mx el 12/11/01.
185. gabriel ([email protected]) desde IP adsl152-180.advancedsl.com.ar el 14/11/01.
186. mary ([email protected]) desde IP el 19/11/01.
187. sillysong ([email protected]) desde IP el 20/11/01.
188. taliban ([email protected]) desde IP dup-200-64-191-52.prodigy.net.mx el 20/11/01.
189. Cabezón ([email protected]) desde IP el 21/11/01.
190. Enredo ([email protected]) desde IP el 22/11/01.
191. Hans ([email protected]) desde IP el 26/11/01.
192. Mezcla (Darcy [email protected]) desde IP el 26/11/01.
193. Norita ([email protected]) desde IP el 27/11/01.
194. Makako ([email protected] ) desde IP el 27/11/01.
195. Norita ([email protected] ) desde IP el 29/11/01.
196. cookie ([email protected]) desde IP el 04/12/01.
197. Fortunata ([email protected]) desde IP customer-148-223-55-60.uninet.net.mx el 06/12/01.
198. Ricardo ([email protected]) desde IP customer-mzt-168-10.megared.net.mx el 07/12/01.
199. Leocadio ([email protected]) desde IP el 10/12/01.
200. Buscador ([email protected]) desde IP du-148-221-13-98.prodigy.net.mx el 10/12/01.
201. Cosa Rara ([email protected]) desde IP du-148-221-13-98.prodigy.net.mx el 10/12/01.
202. Nosm ([email protected]) desde IP el 11/12/01.
203. Norita desde IP el 13/12/01.
204. Norita desde IP el 17/12/01.
205. Tin tin tin ([email protected]) desde IP customer-148-223-55-126.uninet.net.mx el 20/12/01.
206. Chimoltrufia ([email protected]) desde IP customer-148-223-55-126.uninet.net.mx el 20/12/01.
207. heasdless ([email protected]) desde IP el 26/12/01.
208. Makiavelo ([email protected]) desde IP customer-148-223-56-78.uninet.net.mx el 27/12/01.
209. J (J) desde IP el 31/12/01.
210. El Patriarca de los Pájaros Pajeros ([email protected]) desde IP ppp1-158.interar.com.ar el 03/01/02.
211. Blas ([email protected]) desde IP el 10/01/02.
212. Kool ([email protected]) desde IP el 14/01/02.
213. El Patriarca de los Pajaros Pajeros ([email protected]) desde IP ppp1-120.interar.com.ar el 20/01/02.
214. camila ([email protected]) desde IP 216.155.86.90.dsl.surnet.cl el 07/02/02.
215. Norita desde IP el 11/02/02.
216. Pachy ([email protected]) desde IP el 18/02/02.
217. Norita ([email protected]) desde IP el 20/02/02.
218. Tonka ([email protected]) desde IP el 21/02/02.
219. mikka ([email protected]) desde IP ol137-68.fibertel.com.ar el 24/02/02.
220. Norita desde IP el 25/02/02.
221. Kool desde IP el 28/02/02.
222. Lola desde IP el 07/03/02.
223. Misha desde IP el 07/03/02.
224. Delia desde IP el 07/03/02.
225. del mundillo tierno de los antimacacos Changuianos chang desde IP el 08/03/02.
226. Tonka desde IP el 11/03/02.
227. El Club de Fans de Chang el Macaco ([email protected]) desde IP ppp2-66.interar.com.ar el 11/03/02.
228. norita desde IP el 12/03/02.
229. Chung el makuco desde IP el 15/03/02.
230. El Patriarca de los Pájaros Pajeros desde IP el 18/03/02.

 

¿Cómo sigue la historia? Escriba usted el párrafo siguiente...



Por favor, lea la historia antes de escribir su texto para evitar incoherencias en el relato.
Sea breve. No escriba más de diez renglones.

Nota: los textos sin dirección válida de e-mail
pueden ser removidos a discreción de los organizadores.

 

Nombre:
   email:

 

 

otras historias en las que puede participar...