www.literatura.org

Historia de los nombres
texto colectivo

(La historia comienza aquí)

La propuesta de este texto es la siguiente: inventar la historia de uno o más nombres, o bien continuar la historia sobre cómo nació un nombre que haya comenzado otro colaborador.

Cuenta la historia que en tiempos remotos el mar estuvo rodeado de altísimas torres que lo contenían. Así, ningún hombre, mujer, niño o animal lo conocía porque ninguno lo había visto.
Pero un día un anciano druida tuvo una revelación mientras meditaba: antes de morir debía subir a alguna de las torres que rodeaban la ciudad para saber qué había más allá. Lentamente comenzó a cumplir su misión, subiendo la infinita escalera hasta que llegó al tope de la torre. Temeroso pero conciente de la importancia de su acto, se asomó lentamente por sobre el borde y vio algo vasto, inmenso y que no era tierra, era agua, agua y más agua que se perdía en el horizonte. Su asombro fue tal que se le cayó la mandíbula balbuceando mmmaaaaarr, con una “a” muy larga, colmada de admiración. Y después se puso a saltar y a aullar “¡iaaa! ¡iiaaa!”. Siguió gritando ¡maaar! ¡iaaaa! Los gritos atrajeron a los pobladores que comenzaron a subir a los tropezones, aquella escalera prohibida.
Como orgulloso recuerdo de aquel día, la historia cuenta que cada persona que subió, sumó la palabra “torres” a su nombre original, por lo que esa palabra se convirtió en un apellido muy popular. Las mujeres por su parte escucharon mar ¡ia! y les gustó, por lo que ellas se llamaron a sí mismas “maría”... y hubo muchísimas Marías. Pero una mujer fue la única que se animó a saltar hacia esa inmensidad desconocida... aunque nunca regresó para contarlo. En su honor los que la vieron la llamaron “ave”, pero (siempre según la leyenda) para que se supiera bien de quién se trataba, alguien puso las letras al revés y fue conocida como “eva”... lo que motivó a otras mujeres a tomar ese nombre.
Queda claro pues, que los nombres María y también Eva, así como el apellido Torres no son como suele decirse de reciente aparición, sino que nacieron junto con la historia de los tiempos. 1

Entre las muchas familias que vivían en ese pueblo rodeado por altísimas torres estaba la familia Torres (una de las tantas por supuesto, pues ya se dijo que muchos adoptaron el apellido Torres. Esta familia tan comun estaba constituida por dos hermanas Eva y María, gemelas y su hermano Evaristo. Lo cierto es que ese día era el cumpleaños de Evaristo y ambas hermanas le regalaron un par de alpargatas. Era temprano cuando Evaristo se despertó, puso sus pies desnudos en el piso donde halló el obsequio de cumpleaños. Ciertamente le quedaban perfectas, y eran muy cómodas de poner, sin necesidad de abrochar ningún tipo de cordón.
Evaristo sintió un cosquilleo especial. Salió a caminar por el pueblo y vio a una bella muchacha también en alpargatas.
Comenzó a seguirla, y a decirle dulces piropos ante los cuales la muchacha se sonreía. Se llamaba María, como su hermana y aceptó subir a una de las torres pero no habían llegado hasta lo alto cuando Evaristo volvió a sentir aquel cosquilleo y los pies de María le producían una atracción sexual y perversa.
Pisó sus talones para pellizcarle las alpargatas hasta que finalmente la dejó descalza y vio sus pies desnudos... 2

Una mujer que no posee bellos pies carece de gracia femenina, todo comienza allí, exclamó Evaristo con un tono burlón. María rompió su mutismo con un llanto seco, jamás había sufrido semejante ofensa de un hombre, buscó su dignidad muy dentro suyo y respondió enfurecida... 3

-Nunca nadie se atrevió aquí a decir algo como esto a una mujer.
Luego, simplemente ocultó su rostro a Evaristo para que no la viera llorar. Él permaneció a su lado sin saber que hacer o decirle; nunca nadie en el pueblo de las Grandes Torres había visto a alguien llorar; ni siquiera la palabra era conocida. Sin conocer motivos, Evaristo solo pudo abrazarla, enredar sus manos en el cabello; dejarse arrastrar por la presencia del cuerpo deseable de María; besar el rostro afiebrado y moreno. El sabor de las lágrimas lo sorprendió. 4

eran tan femeninos, tan largos y escurridizos...

5
solo pudo recordar... 6
gostaria muito de participar. Sou portuguesa, compreendo bem o castelhano, mas tenho muita dificuldade em escrever em castelhano. (Todos os portugueses têm dificuldade em compreender o castelhano e todos os castelhanos preferem não compreender o portugues.) Que possibilidades?
7
S1, solo pudo recordar que su antigua novia también se llamaba María. Estaba harto de ese pueblo donde todas se llamaban igual. Sólo quería escapar, ¿pero cómo salir si a su alrededor todo era agua y más agua?. Y ahora ella lloraba y le mojaba sus nuevas alpargatas y justo en el día de su cumpleaños. Trató de serenarla y la invitó a la fiesta que daría a la noche en la Torre Eva II.
Sus hermanas Eva y María, las gemelas, se habían encargado de todo, sería un baile de disfraces donde de antemano ya se sabía que todas serían Evas y Marías.
Algo no se contó aún en esta historia de los nombres, pues sepan que todos los hombres en dicho sitio se llaman Evaristo y Mariano (fue la forma de masculinizar los nombres adoptados para todas las mujeres.
Evaristo volvió a su casa y comenzó a prepararse para el baile que se daría en su honor cuando las campanadas dieran las 22 Hs. En realidad toda la vecindad estaba en dichos preparativos, y alguien más, que dicho sea de paso no era de la vecindad y sería la gran sorpresa de la noche pues no se llamaba ni Eva ni María.
Evaristo comenzó a vestirse con el disfraz que sus hermanas gemelas le habían traído, nada menos que de príncipe.
8
Afortunadamente no dijo palabra alguna... ella jamás lo hubiera comprendido,dificilmente hablaba español.Por eso se limitó a actuar... 9
e eu,que tambem me chamo Maria, como toda esta gente, e não falo espanhol, nem os entendo Senhor meu Deus, que farei, nesta terra do demo? Vim à procura, sei lá de quê... em busca do mar de que ouvi falar;... 10
Y se arrepintió. Quedaban pocos metros para llegar a Eva II, pero siguió de largo. Por la senda aeróbica de los Jardines de Evaristo, llegó hasta el Faro, subió las escaleras y, antes de asomarse para ver el mar, quiso, como tantas veces, oírlo. Se tiró en el piso de piedra, esa noche más helado que nunca. La voz del mar venía mezclada con lo que parecían gritos. No pueden ser del baile. Se levantó. Finisterre. Después nada, pensaban antes, cuando no conocían el otro lado del mundo. Roca y mar, de color cambiante. Ahora el grito era más claro y algo parecía moverse en la orilla, abajo. Caminó entre las piedras. De noche es como de día si la ruta es siempre la misma. Al fin me tocó un náufrago. Se le cruzaban pensamientos estúpidos. ¿Sabrá enseñarme a jugar al ajedrez? Lo zamarreó para que hablara. "Thálata", le dijo. "¿Qué?" "Thálata ego winner". "¿Thálata?" "Thalata... Sea... la mar". Solo a mí me toca un náufrago políglota, arcaico y lector de Joyce. "Es un Seawinner", de otra manera no estaría aquí para contarlo. "Marwinner" / "Seawinner". "Oh, yes, yo seawinno, marwinno". Y cuando lo contó al pueblo, todos decidieron que Marwinno era un buen nombre y crearon, como corresponde, algunas variantes hipocorísticas. Cosas de tías viejas y pedagogas, le sacaron el "no" final para desterrar cualquier alusión que no fuera positiva. Lo apodaron el celta y lo destinaron a vivir en un castro circular, donde sufría horrores cuando no podía acercarse al mar y a las rías para disfrutar de la bruma, donde, a veces, estallaba alguna luz que él atribuía al juego de algún trasgo que seguramente lo había acompañado en el naufragio. 11
Mariano cerró el libro interrumpiendo esta larga y confusa historia de "dimes y diretes" y pensó en el cuerpo terso de María, la "madama" del Nautilus, un viejo cabaret frecuentado por marinos y solitarios sin norte... 12
Se arrellanó en el catre mientras la aguardaba. Allí había otros libros. En todos, el dueño del boliche procuraba justificar cada detalle: Ulrico Sánchez, su nombre; un viejo, en resumidas cuentas: calvo, enjuto. Verbigracia, el asunto de las Marías y las Evas era una vindicación de los alias que las coperas de turno sobrellevaban de maquillaje. Todas se llamaban María, Eva, María Eva, y hasta incluso Ave María: referencia no del todo sacrílega; "Dios y la Virgen también caminan por el Nautilus", solía esgrimir Ulrico Sánchez a quien lo criticara, "no se van en distingos de clases o prontuarios", decía.
Oportunamente, él le había mostrado a Mariano las diferentes obras del cabaret. El libro justificador del vino, aquel otro que pormenorizaba las medidas de cada niña, el volumen apócrifo que mencionaba el invento de los Evaristos, Marianos y demás chácharas, los manuscritos de ciertos clientes, el testamento de un capitán que había muerto con un jeréz en la zurda, sentado a la barra. Ulrico explicaba que allí, junto al mar y el aburrimiento, la escritura constituía la mejor escapatoria, y la lectura, el recurso más precioso para el cliente, si es que se buscaba saber vida y obra de cada elemento. Juraba, por si fuera poco, que para el verano tendría terminada una comedia en tres actos referida a los insectos del Nautilus. Y, como es de imaginar, entre las obras, una de apenas dos páginas, trataba la existencia de la María que Mariano esperaba.
13
Llego disimuladamente al libro M (que no es el de los Rosacrucistas) y que obviamente debia hablar de Maria; era de una edicion barata y manoseada, tambien estaba subrayado en muchos colores y tenia apuntes en muchas letras e idiomas. No quiso leer, el pavor de saber que algun otro hombre indagase sobre Maria le carcomia; pero, que podia esperar de una mujer de un cabaret?, de una maria como cualquier otra?, hablara de mi Maria?;prefirio leer.
- Es mejor arriesgarse - y se encontro extranhado de hablarse a si mismo, pero en este moento no importa pensar en sandeces, hay que pensar en Maria, pero antes algun trago.
Trago en mano pasaba hojas y tomaba un poco y pasaba otra hoja. A veces se sonrojaba, otras sonreia; quiso llevarse el libro y pensar que tanto podria aceptar colegialamente como cierto, pero mejor luego, los celos y las verdades sobre su posible Maria le arrebataban zarpazos de pena.
-Hablaran de Maria? Hablaran de mi Maria?Hablaran de cualquier Maria? Hablaran de todas las Marias?, o -esta fua la opcion que mas le dolio-, es que todas las mujeres son iguales?
Mariano, pidio otro trago. 14
Los tragos y las horas pasaban y su obseción por María crecía. Decidido salió en busca de María y solo encontró a un hombre barbudo y de estravagante vestimenta que no dejaba de pronunciar el nombre Trazom. Mariano se acercó y le dijo: -que te ocurre-, y el hombre repetía Trazom! Trazom!!. Desconcertado se dirigió a la puerta y encontró al mismo hombre que con vos solemne le dijo: -Porque olvidamos y volvemos a amar-. Penumbras invadieron el lugar, Mariano dejó mojar su camisa por una lágrima y exclamó...
Quien te envia?, a lo que el hombre respondió: -Casandra, y te espera en la tercer torre. 15
Se produjo entonces un silencio, largo, tenso, el oído de Mariano no reconocía el sonido "Casandra","Trazom". Un relámpago brillante cruzó la noche , como un presagio, como un lúgubre presagio. Fue lentamente hacia la tercera torre, meditando acerca del significado de los sonidos proferidos por tan extraño visitante. Cuando llegó sólo encontró sobre una mesa un viejo papel con garabatos
desconocidos. Cuidadosamente lo guardó en su mochila y auscultó los lugares
más oscuros del salón.
Entonces la vio. Primero percibió como un aleteo, un leve destello lo alertó
aún más, se acercó con sigilo, el corazón le latía con fuerza. Un murmullo
comenzó a crecer desde el rincón. Sus ojos desorbitados no daban crédito a lo
que veían. Trazom, murmuró, Trazom...entre interrogando y asintiendo. 16
Casandra. Casandra resultó ser Trazom disfrazado de mujer: túnica blanca, pechos tan ficticios como el cabello negro. Su cuerpo olía a tabaco. La tercera torre abría sus puertas a una escalera espiral y en su altura su silueta travestida aguardaba. Mariano recordó la primera lectura dentro del cabaret. Recordó la ridícula historia del mar custodiado por torres y promontorios y experimentó un dejo de fastidio. Miró el paisaje: sí, había una torre, una torre en medio del campo, a unos cien metros del Nautilus, pero nada más; ni mar ni personajes sulfurantes o melindrosos ni nada.
-Ulrico Sánchez es un impostor -fue lo primero que dijo Casandra-. Yo soy la autora de las obras. Alguna vez fui también María y, no recuerdo bien, pero creo que me llamaron Eva. Ya estoy muy vieja para esos trajines.
Mariano, confundido, observó el rostro de Casandra:
-Y Trazom... -pensó en voz alta.
Le miró además los pies. Unos pies evidentemente varoniles, con pelos y uñas negras de tierra.
-Usted, caballero, escribió el libro de mi María, entonces -murmuró como un perro lleno de rabia.
Casandra dio un paso atrás. Trastabilló y cayó al suelo de piedras.
-Sólo las dos páginas; y por Dios, no me llame caballero... Esos comentarios vulgares que contaminan mi historia no me pertenecen. Son obra de Ulrico y la caterva de clientes que lo frecuentan.
-Bien, Trazom, Casandra, o quien quiera que seas. ¿Dónde está María? -preguntó Mariano.
-En el depósito de Ulrico.
-¿El depósito?
-Durante algún tiempo fui cancerbera de aquel lugar. Está en el Nautilus. Una puerta comunica con el depósito. Ulrico antes me pagaba por la escritura de sus obras. Yo debía exigir a cada mujer que tuviera qué contar. En el caso de tu María, ella se halla cumpliendo una pena. La escritura de dos páginas acerca de su vida no conformó a Ulrico. Él tenía pensado que yo escribiera un largo capítulo sobre los sufrimientos de María en el depósito, pero me cansé, estoy harta de ese hombre y de ese género de relatos: he escrito trescientas páginas de diferentes mujeres sin historia, condenadas al depósito por carecer de una buena historia. Necesito escribir sobre otras cosas. Ahora me dedico a la redacción de códigos de cualquier tipo. La literatura me robó la vida, como Trazóm mi identidad. Pero si quiere mi auxilio, aquí está mi mano -Casandra estiró su brazo desde el suelo.
Mariano giró sobre sus pasos. Antes de salir de la tercera torre e ir en busca de Ulrico Sánchez, dijo:
-Lo bien que hace.
-¿A qué se refiere?
-Esa historia del mar y los nombres me aburrió más que la espera.
Cuando llegó al Nautilus comprobó que la jarana estaba a tope. Música, Marías y Evas gordas o flacas bailando, marinos embebidos de alcohol... Recorrió con su mirada el boliche y al fin dio con Ulrico Sánchez, que se refugiaba tras la barra. 17
-Oigamé -lo encaró con pelos y señales-. Ahí afuera hay un sujeto vestido de mujer que dice que la chica que yo espero está en un depósito. Si es así, ya mismo me lleva con ella.
Ulrico Sánchez rió con ganas. Una risa que contagió a los marinos y a las niñas del cabaret.
-¿Cuál es la gracia? -preguntó Mariano al mundo allí reunido.
-Hacía tiempo que no pasaba un moralista escandalizado por estos lares -contestó entre carcajadas Ulrico-. Pero venga, si lo que quiere es ver a la chiquilina, venga. 18
Caminaron entre las coperas y los marineros danzarines. Frente a la barra se levantaba la puerta que la travestida Casandra había indicado.
-Pero no le crea papelito a Trazom -se anticipó Ulrico, adivinando el palmario pensar de Mariano-. Él llama depósito a una pieza de dos por dos. Él también dice que escribió todas las historias. Es un resentido que ni leer sabe. Por algo lo eché a escobazos.
-No es ningún mérito el suyo. La historia del mar, los nombres, las Marías y los Evaristos es pésima. Si usted es en verdad quien escribe esas fruslerías, se lo canto en la cara: no me gustan -retrucó Mariano.
-Acepto la crítica. Pero le suplico que no se insolente.
Caminaron, y junto a la puerta señalada el dueño del Nautilus giró el picaporte. Del otro lado Mariano contó una cama, dos mesitas de luz y el cuerpo enfermo de una mujer entrada en años. Conjeturó que se trataba de María, y si bien descartó la hipótesis, no se equivocó.
-Va madurando -dijo Ulrico-. Si le acepté la crítica es porque antes yo mismo critiqué mi propia literatura.
-Es que pareciera que todos sus personajes flotan. Me pasé como cinco horas a la espera de María. Leí bastante. No sé por qué se empeña usted en describir a sus personajes con un sesgo angélico.
-Por eso inventé este cuarto, que le reitero, de depósito no tiene nada.
-¿Y esa es María? -Mariano indicó con la mandíbula-. ¿Mí María? -agregó con la voz entrecortada.
-No se aflija, mijo. Antes era un mal personaje. Ahora va madurando. De ángel ya le queda poco. Mire.
Ulrico se acercó a la cabecera de la cama y descubrió el cuerpo de la María de Mariano.
-Que veinte años no es nada es una gran mentira, ¿no le parece? -comentó el viejo.
María se prolongaba apenas unos centímetros más del metro. La boca lentamente le chupaba el resto de la cara; hacia allí se dirigían sus facciones.
-¡La está matando! -gritó Mariano.
-Déjese de moralinas. Esto es literatura y ella mi personaje. Usted mismo lo ha dicho. "Sesgo angélico." Aborrezco mi obra. No quiero morirme sin antes escribir algo bueno. Me sobran esperanzas en María.
-¿Y los que bailan ahí en el salón? ¿También son suyos?
-En efecto -asintió Ulrico-. Como usted, que, ahora que lo miro mejor, creo que no le vendría nada mal una pasadita por esta pieza.
-Déjese de embromar. Usted es un asesino.
Un susurro los sustrajo del diálogo. María suplicaba por agua. Ulrico, en respuesta, le tapó el rostro, miró la cara que ponía Mariano y dijo:
-Busco evitar los tópicos, lugares comunes que le llaman. Quisiera se poseedor de una simple certeza, de una sóla página feliz. Ojalá ésta lo fuera.
-Una escena de tortura no sé si es poco común, señor Ulrico.
Dejaron a María. Mariano consumió media botella de whisky junto a Ulrico. Le habló de su vida, que era marinero, que su barco zarparía cuando arreglaran vaya Dios a saber qué motores, que no se creía capaz de ser propietario de una buena historia. Pero que andaba en la busca.
-¿Qué es una buena historia para usted? -preguntó el viejo.
-Vaya planteo, usted mismo aún no lo sabe.
Después Mariano disfrutó de los servicios de una Eva veterana pero cumplidora y prometió pasarse a la noche siguiente. Cerca de las cinco de la mañana salió del Nautilus, tambaleándose, sin quitarse de la cabeza la lenta muerte de María, y ya en su camarote, llegó a convencerse del costado feliz de la desgracia: su niña, de seguir padeciendo, lograría el cielo, la sonrisa orgullosa de Ulrico Sánchez. Pensó también en su necesidad intrínseca de satisfacer al viejo, que le nacía desde los poros. Sin notarlo, esa noche Ulrico Sánchez se había convertido en su dios. Soñó que le rezaba. 19
"Ulrico, Ulrico, Ulrico, tan solo he sabido repetir tu mombre", sonhaba repetir "Ulrico, y el mar?, es todo mentira?, y, yo que vendria a ser?, otro mal invento tuyo?, ah?"
Ulrico no respondia (en el suenho )y no sabia que hacer en tanta desesperacion, penso un rato en una historia escuchada sobre unas ruinas circulares, pero en este momento no importaban, el queria hablar con Ulrico y saber que era real y que no, en su suenho, aunque... realmente estaba dormido?
Ulrico aparecio, no se puede decir si en suenhos o envirtudes o en calzones, pero aparecio y quiso hablar con el:
- Mira, yo contra ti no tengo nada; y al igual tuyo dudo sobre todo. Ya te dije que como escritor odio los lugares comunes, y por eso quiise inventar un lugar donde las palabras fueran nuevas, donde los sentimientos fueran nuevos; odio ser una figura, una repeticion, y queria ser justo con mis personajes, quiero que sientan de verdad, que sean autenticos. Aprovechando mi papel de dios, que todos tenemos, hice mi propia creacion, y en este caso intente enmendar los errores editoriales de cualquier otro que puede estar por ahi sacandose los mocos y viendonos en television, no se, pero quiero - y ahi se cayo.
20
-Que le ocurre?, inquirió Mariano.
-yo al igual que su María, envejezco; no de años, como todo el mundo, sino de ser leido. Pero no de solo ser leído, sino de ser mal leído.
Usted mi amigo, continuó Ulrico, solo lee para criticar, no lee para entender; usted mi querido amigo, solo ve, no mira; solo oye, no escucha.
Sabe, la cuestión no es alargar la vida, es solo vivirla, y yo, creo que ya la he vivido lo suficiente.
21
Ulrico, leído e imaginado por varios y diversos lectores, ya estaba cansado de ser la persona que los demás configuraban en sus mentes, de ser tantos y distintos, de ir de mente en mente sin sentar cabeza y/o cuerpo entero en algún lugar para siempre. Quiso morir. Pero...¿Cómo muere un personaje de cuento?Rompería las hojas del libro...¿Y la tradición oral? Las palabras no se matan y mucho menos las ideas y él ya era una idea, una idea de hombre. Solamente el pensar en la eternidad le producía un escozor de desesperación, de soledad 22
El rostro de Ulrico era casi real. Mariano dio un brinco y tomo conciencia que efectivamente estaba durmiendo y estaba en su camarote. Miro por el ojo de buey, miro el reloj en la pared, ya era el medio dia, los operarios aun seguian reparando los motores, tomo una ducha mientras recordaba a Maria tendida en la cama, se vistio, desayuno un cafe bien oscuro y salio rumbo al Nautilus.
Un olor a frituras se asomaba por la puerta, Ulrico no estaba en la barra, pregunto por el, pero nadie supo responderle. "No moleste, este es el horario del almuerzo y tenemos mucho trabajo". Vio que la puerta que llevaba a la habitacion de Maria tampoco existia. Ni tampoco existian los libros. Recordo a Casandra y salio en su busca, llego a la Torre, tuvo que forzar la cerradura hasta que finalmente entro. "Casandra, Casandra" gritaba desesperado "Necesito hablarte, es urgente". Finalmente Trazom aparecio, no quedaban en el rastros de Casandra, su voz era grave y su aspecto demasiado varonil, no existian en el rastros de Casandra ni menos recuerdos de su existencia.
Miro por la ventana de la torre y con gran estupor vio su barco zarpar y desaparecer en el horizonte.
Subio a la terraza de la torre, todo a su alrededor era agua, unas cuantas torres mas se levantaban a su alrededor, luego un pueblito de caserios multicolores. Grito muy fuerte como para que todos oyeran "Ulrico", y el eco repetia Ulrico Ulrico Ulrico, no podia entender como se formaba el eco si todo a su alrededor en cualquier punto del horizonte donde fijara su vista era agua y agua y mas agua.
Vio una figura en otra de las torres que lo llamaba "Mariano" y Mariano se repetia una y otra vez debido al eco. 23
Esata historia es una huevada
24
cuando escuchó resonar en sus oídos la palabra "Huevada" se dio cuenta que,
además de contener el nombre Eva, también tenían el de Ada, y que le sobraba
un "Hu" que luego daría lugar a la creación del nombre Hugo,porque sino no
hubiéramos podido leer Los Miserables. Para sus adentros pensó: "Es verdad
que esta historia es una huevada, pero al menos en este párrafo se ha
cumplido con la consigna. 25
Me olvidé las comillas de cierre. 26
"¿Y cuál comilla?", alcanzó a pensar María mientras intentaba preparar una segunda edición mejorada y revisada de M; pensaba en Ulrico y en quién era una cita de quién, quién es esto que se está leyendo, y qué es más valedero... pensaba si, "esto que se esta leyendo lo estoy escribiendo yo (mi creación) y que por ahí ha (h)ojeado cualquiera... eh...", se confundía mucho, pensó en cualquier Evaristo que es Evaristo, que es Evaristo y siguio pensando un buen posfacio (¿o quedará mejor de exordio?); pensó un rato más y al fin dijo "esto que estoy copiando ahora es más trascendente que yo, para el que lo lee esto si existira, pero yo, apenas seré un nombrecito por ahí".
Soñó que en la tercera torre había un conferencia sobre lectores inteligentes y buen snobismo para luego despertar en el Nautilos lleno de libros, como para volverse a contradecir.
Pensaba en Evaristo que es una Evaristo que es cualquiera pero no Mariano, ¿y donde está Ulrico?
Qué huevada, aunque en su casa se dice huevonada, que huevonada. 27
-¡Y qué editor mas bruto!- dijo Ulrico que no se había movido de su silla esperando a una buena Eva que le satisficiera,- mira que poner tus anotaciones dos veces.
Y se tomó otro trago.
"Dos veces... bruto", y se reía. "Más bruto usted", dijo alguien por ahí. 29
Pero en ese rato, desperte de mi sueño y me di cuenta que estaba soñando huevadas y que el nombre que queria para mi primogénito era Andrés, Andrés David, porque era un nombre de Reyes. 30
Pensando un rato más, se dio cuenta que aunque Andrés era un buen nombre, y que aunque David no era tan malo; su combinación no le satisfacía tanto como pensaba. Sería mejor si el nombre llevara un Andrés, pero resultaría muchísimo mejor si lo antecediera un Carlos; y por que no?, mi primogénito llevará el nombre de Carlos Andrés, un nombre sencillamente excelente, un nombre que causará miedo a sus enemigos, un nombre que hará que las mujeres se exciten tan solo de oirlo. María seguía pensando en aquellos escritores que en vez de colaborar con la historia, la criticaban. 31
Y por ahí le dio por entrar a un valluno que como buen valluno siempre hace lo que se le va dando la real gana (como despertarse y volverse a ir a otro lugar donde también hay torres y mares y Evaristos), porque sí, él no sabía que hacer con sus sueños y cómo ponerse un nombre nuevo que no fuera alguno de los dos ya ajetreados. 32
-Ya voy entendiendo-dijo el primer Evaristo.
-Tu entiendes siempre por el culo-dijo Evaristo padre. 33
Y molestó subió a la habitación que meses atrás había remodelado. Tomó un libro viejo, resopló sobre la tapa y el polvo lo descubre "Libro de los nombres". Le gustaba este libro.
Abrió una página al azar y leyó lo siguiente:

Sobre la pampa
Una llanura estrecha,
Sobre tus labios
Ardientes un colina estalla;
Nadie como vos para calmar la sed
Ahora con el fuego destemplada.

Evaristo, cerró el libro. Le gustaba leerlo, a pesar de no comprender el significado de estos poemitas cursis y además, le decía a su hijo, yo sólo veo los dibujitos.
(Un guiño) 34

Pero pese a todo lo que había ocurrido desde entonces, al leer ese libro, Evaristo pensó en varias cosas, en varios nombres, y tal vez ese libro, el Libro de los Nombres, solo estaba hecho para que quienes lo leyeran solo leyeran sus nombres. Y todos esos nombres impresos en las polvorientas páginas del libro tienen su historia, todo y cada uno de ellos.
Evaristo pensó detenidamente y buscó su nombre en el libro, ese nombre que lo tuvo su abuelo y lo seguiría teniendo sus nietos. Y se dio cuenta que el Libro de los Nombres, no solo eran nombres, sino, era la cultura y la historia de sus antepasados.

Luego, cerro sus ojos e imaginó el nombre de Dios. El nombre del padre, del hijo, del espíritu santo. Amén
FIN 35
Como fin? DelFINa, querrás decir.
Este es el nombre que necesitas para terminar esta huevada,
o sea, esta historia huevona, y yo puedo dártelo, sólo yo...
-Delfina, eres tú?
-Sí, Estanislao, y ya no voy a irma de tu vida...
(Suena una música onda Alberto Migré)
-Delfina, Delfina, tú has llegado al FIN.!!! 36
Hola de nuevo le dije al Final,. Fue ahí cuando este par de hombres, Elder, de nombre los dos, con su valija negra y una pila de revistas en mano para vender, por supuesto, me contaron esta historia que acabo de leer, de cómo nacieron los nombres.
Intrigada les dije: Mara... el mío es Mara, y con ojos fuera de órbita me respondieron:... aguas amargas...amargura...
!Que par de pelotudos! encima que se llaman igual, me dicen amarga...pensé.
Con el tiempo descubrí que eran Mormones, ahí son todos Elder... pero nunca nadie pudo decirme quién fue el genio que les puso Elder.
Con respecto a mi amargura...creo que mis viejos fueron visionarios... 37
FIN 38
Sí, los dibujitos decían mucho más que las palabras y tantos nombres mezclados de los cuales había perdido toda comprensión. Pasa cuando se dice mucho sin decir nada. El niño se quedó dormido con el guiño de su padre. Y ahora soñaba, no se sabe si historias de Marias y Evaristos, pero por su sonrisa se diría que no. Todo hacía presuponer que soñaba con dibujitos mucho más agradables que el mundo del los adultos que nunca terminaba de comprender.
También el padre se quedó dormido sobre los dibujitos, el sueño lo venció y dormido sentía el ruido de las olas golpear sobre las rocas. Un viento fuerte y frío golpeaba sobre las tejas y silbaba a su paso.
Los gritos de María lo despertaron. El trabajo de parto había comenzado. Bajó las escaleras a todo galope desandando los escalones de dos en dos. La encontró en la cama jadeando y retorciéndose del dolor.
Tomó el teléfono, pero la tormenta había cortado la línea. Imposible comunicarse en el médico del pueblo, tampoco podía irse a buscar ayuda. Las contracciones se hacían menos espaciadas y todo parecía una carrera enloquecedora.
Su nuevo hijo estaba por nacer. Un hijo que aún no tenía nombre, pero eso no importaba ahora. El nombre podría esperar al menos hasta que naciera.
Muchos pensamientos dieron vuelta y vuelta por su mente mientras preparaba el agua para bañar al bebé, también tomó una sábana vieja a la que cortó en pedazos. Para algo servirán pensó. Y pensaba y pensaba. Que importa si no tiene nombre, lo podrían llamar de cualquier otra forma, al menos hasta decidirse. Y volvía a pensar que el nombre era importante, marcaría su personalidad.
Si se llamaba Evaristo estaría destinado a morir en el peñón, nunca podría salir de allí, era un nombre sin importancia y que denotaba poca valentía.
Pensó en grandes personalidades de la historia como Napoleón, Pericles, Aristóteles, Jesús, quizás. ¿Y qué dirían en el pueblo si le ponían otro nombre que no fuese Evaristo o Mariano? 39
Y quise pasar a la siguiente hoja para ver qué había sido del niño y cuál había sido su nombre. Pero nada; Ulrico había querido seguir jugando con los editores y con ello se alió para dar un lápiz y muchas mas hojas en blanco, con perforaciones para más y con una caja de tres colores, los editores no tenían para más y así podían decir que la vida sólo se ve en tres colores; ah, y vio una bolsita de plástico con una estampita que decia FIN en letras azules, y al lado vi una nota a punho y letra de Ulrico que decia "pegala donde quieras".
Ahora pienso dar una vuelta por ahí y pensar sobre qué nombre darle al niño...

Evaristo no quiso hacer más, nunca salió de su casa, buscó una página al azar y pegó
FIN 40
Y la historia se siguio repitiendo, pensó en mas gente, pero ya daba lo mismo. 42
Un nombre nunca antes pronunciado... 42
-¡Frafanguete! -exclamó en el mientras tanto Ulrico Sánchez: masticaba un sandwich de salame y queso y no cedía su ruego-. ¡Frafanguete!
Todos, absolutamente todos, se habían olvidado de Ulrico, que ahora nombraba a los dioses por su nombre.
En eso, un perro entró al Nautilus y lo saludó con el rabo.
"El Nautilus", pensó Ulrico, "es como el arca de Noé", y acabó su comida atragantándose de pena. 43
Frafanguete, en resumidas cuentas, podía ser utilizado por un crío. Eso pensó el viejo Ulrico. "Un nombre como los dioses mandan", se dijo. Luego se levantó, corrió hacia la pieza donde María daba a luz y cortó el cordón con los dientes. 44
-La historia recién comienza -pronunció con cierta precocidad el niño Frafanguete, rechoncho y azulino. Tras solicitar un cigarrillo, echado de espaldas, lo fumó a lo varón recio mientras su madre y el viejo lloraban de terror-. A no impresionarse -buscó tranquilizarlos-. Sólo les ruego que dejen esta historia en mis manitas virginales -mostró las palmas, medidamente colérico-. ¡Qué embromar! -bufó-. Escribir in utero no es nada cómodo, caramba. Y que desde aquí afuera ustedes hayan pretendido cambiarlo... Oh, no, eso sí que es una falta de respeto de aquí a Sri Lanka, señores míos. Je sui Frafanguete, el dios de los dioses, y a otra cosa mariposa. Y el que me diga que esto es una huevada, muy bien, lo es. Se trata de mi mucha hombría. Y desde ya: el Fin se las tendrá que ver conmigo -aplastó el cigarrillo contra el colchón donde su madre seguía llorando. 45
¿Cuando es el fin de los nombres?, ¿cuando es el fin...? Se preguntaba. Todos ya querían que esta maldita historia terminara. 46
Frafanguete creció muy rápido y a pesar de su aspecto monstruillo terminó la escuela a la temprana edad de cuatro años, todo un record. Luego se dedicó a la vagancia y a la delincuencia. En realidad el peñón no le inspiraba otra profesión más decente. Con los frutos de su esfuerzo, botines tomados en noches de tormentas que desde ya eran muy frecuentes en la zona, logró comprar el Nautilus al precio de una onza de monedas de oro.
Bajo su regencia el Nautilus fue el prostíbulo más apetecido por todos los barcos que obligadamente atracaban en la zona. Renovó el estaf de señoritas, todas bien jovencitas con buenos pechos y colas. La música de un incipiente grupo inglés de Liverpool enloquecía a los marines que venían en busca de Evas y Marias.
Por lejanas tierras se hablaba del Nautilus. Las arcas de Frafanguete iban en aumento a tal punto que logró contratar al mencionado grupo inglés que en vivo
se presentaría. Aquel sería un día histórico, recibirían a The Beatles.
Ulrico había preparado muchas hojas para que los visitantes siguiesen con la historia que siempre quedaba inconclusa.
El Queen Mary llegaba trayendo a los Beatles y desde la costa se lanzaron al firmamento todo un arsenal de fuegos artificiales. Los muchachos de Liverpool dieron a conocer su nueva canción que resultó todo un suceso "Yellow submarine".


47
pero entonces sucedio lo inaudito, lo que nadie esperaba que sucediera.
Desde atrás se acercó a gran velocidad un buque japones y se detuvo a escasos 300 mmetros del mary queens. desde la borda, unos individuos vestidos de negro y ojos de gato intercambiaban palabras rapidamente. y como un trueno se escucho la salida de una de las escolleras un misil que se dirigía directo no solamente al barco, sino a los beatles. Más tarde, uno de los japoneses que fue capturado admitio que en japon había un grupo que de no ser por el consagrado grupo, habría sido de exito mundial. pero ya era tarde. tarde para todos. incluso para la humanidad.
48
"You can't do that!", alcanzaron a decir antes que callera el misil, pero fue bien tarde y mierda quedo "here, there and everywhere"; "this boy", frafanguete no sabia donde onerese o si matarse ya. 49
Pero sobrevivio Franfanguete. Sobrevivio y alcanzo la madurez, y esa experiencia misilistica dejo sus huellas.
Se sentia un ser especial, casi divino. Niño precoz, habia crecido rodeado de condescendencias. Tambien habia leido innumerables libros, todos escritos por marias y Evas y Evaristos, esa gente a la que empezo a mirar con desden, desde su pedestal de superioridad.
Franfanguete decidio, entre tantos nombres, que el suyo era muy largo; el queria dedicarse dedfinitvamente a la carrera militar, estaba dotado para el mando, porque el era ¨superior¨. Y se cambio el nombre -lo acorto en realidad- y paso a llamarse Fran (mas adelante en el vaiven de la historia, en otro espacio y dimensiones, un general utilizaria su nombre pero modificado a ¨Franco¨).
Y el muchacho se metio en el Ejercito de las Torres. Hizo su carrera a una velocidad nunca antes vista, y se recibio.
Pero Fran ya tenia otras ideas: mas que ir a proteger las fronteras de las Torres, Fran estaba decidido a crear una raza de seres parecidos a el, ¨superiores¨. Y comenzo a hacer politica dentro del ejercito y logro conocer a algunos miembros a los que considero dignos de su respeto, y los recluto para sus objetivos.
Se reunian en secreto en la parte trasera del casino de oficiales. Mientras otros jugaban al truco o bebian y fumaban, Fran estaba planificando el porvenir del mundo; un mundo ¨superior¨, sin mas heterogeneidad que la de los subditos de Fran.
50
Y para tener en que basarse releyo el libro de hitler que tanto le había gustado en su adolescencia. De allí sacaría, se dijo, las principales ideas de su nuevo ejercito. Tácticas,para ahora sí, sin cometer los errores que cometio hitler, conquistar el mundo. Y nada de benevolencia. Mano dura a los cuatro vientos. Si alemania no pudo estados unidos si podrá. aunque se alíen los demás países, siempre hay algun lameculos que me ayudará. antes de la violencia intentaremos por el medio subliminal. por el único medio mundialmente globalizado, por el sexto continente, internet. 51
el ruido del modem al conectarse hace enloquecer a cualquiera, hasta a sadam hussein. La conexión queda establecida y comienza a navegar por la web. Primero examina su mail gratuito, y mientras lo hace, en una página nueva, entra el codigo del adult check para ver a las yankies en pelotas. Vuelve a la página del correo y ve sorprendido un mail con el titulo "urgent, read that". Lo mandaba un tal franco. hizo click y espero a que se abriera el mensaje. mientras esperaba veía los labios de pamela anderson. pero no fue por mucho tiempo, ni bien se abrió el mensaje se produjo una explosión interna en la computadora provocando la muerte de sadam. 1 a 0 para franco. 52
la conexión en la casa blanca esta las 24 hs del día concretada. monica ingresa en la oficina del presidente.
minica_ bill, hice mi pagina web, tengo fotos mías desnuda. cuando quieras podes entrar.
bill_ bueno, cual es la dirección.
monica_ www.billfuckme.com
bill no espera ni un segundo y entra en la página web antes mencionada.
la página se carga velozmente y bill hace click en una foto para ampliarla.
pero el link no es hacia la ampliación de la foto, sino hacia un contador.
3, 2, 1, booom.
2 a 0 para franco 53
Fran queda estufecto, estepacto, estúpido y estupefacto. Una nueva imagen ceñida de palabras le revienta el hígado. Franco, cortés y medido anuncia el 3 a 0.
-Francamente, Fran -le comunica El Generalísimo vía mail-, ha fracasado y frúnsace. Aquí os traigo el tres a o. Usted ha olvidao que nunca existió más que una ene en vuestro estúpido nombre. Recuérdelo: Ulrico lo bautizó Frafanguete y no Franfanguete, de manera que a lo sumo podría resumirse la historia en Fra, materia harto distinta a Fran.
Fran, Fra o Frafanguete, digita deprisa la respuesta:
-¿Quien le ha contado sobre Ulrico?
-Nadies. Me he enterao solo. Vaya usted mismo a www.literatura.org/cuentos/c28/c28.html y lo verá con sus propios ojitos.
¡Caramba!, exclama Frafanguete volviéndose a llamar por su verdadero nombre. Me merezco unas vaciones. Sin vergüenza ni embargo se lo participa a Franco. Éste le retruca que enhorabuena.
-Venga, compadre, que en Andalucía lo espero. 54
"Oh, Andalucía", suspira Frafanguete tras cortar la comunicación, ya desnudo. "Agradable y muy principal Andalucía del Quijote, nunca conquistada del todo", murmura mientras se calza unos apretadísimos pantalones color azul. "Te han querido los moros, los judíos, los cristianos", continúa, anudándose una camisa a lunares rojos. "Oh, bella Andalucía, allí voy con mi escuadrón de grandes militares, en tu busca, prometiéndote hacer de ti la tierra final de mi triste diáspora", concluye acicalándose el cabello amarillo, atestado de bucles y brillantina. 55
-Sos lindo, guacho, ¿eh? -lo detienen en la puerta de su habitación dos hombrotes que, como el sustantivo lo dice, no tienen cara de viejas regañonas-. No irás a Andalucía, maldito Frafanguete -agregan a coro-. Somos Agentes Federales. United States of America. Queda usted detenido -muestran sus placas.
-Si me explican la razón, con todo gusto -nuestro héroe busca la compostura dentro de su desgracia.
-Hay sobradas razones -explica uno de los hombrotes, que se hace llamar Buggs-, sobradas razones para sostener que usted es parte de una conexión internacional que pretende anarquizar el mundo.
-Pero no te saldrás con la tuya, baby -agrega el otro agente, Porky su nombre, palmeándole las nalgas azules y apretadas a Frafanguete, que, a pesar de sus gritos, es subido a un Cesna hacia el Norte.
Dentro del avión, los micrófonos desperdigan la desafinada voz de los hombrotes, grabadas, por supuesto:
-We are the world, we are the children. We are the once who makes a better day, so lets start giving. There' s a choice will making, we saiving our own lives, it's throu we'll make a better day, just you and me.
Entonces Frafanguete, que para sorpresas ya tiene suficiente, registra en los rostros de Buggs y Porky, bajo el polvo blancuzco de esos rostros, los más famosos de Michael Jackson y Stevie Wonder. 56
A decir verdad, no está tan mal, digamos que piensa Frafanguete. Lo que dura el viaje, llena de autógrafos su cuerpo con las signaturas de las dos estrellas del pop y canta todo tipo de melodías, inclusive el célebre "explota explota me expló, explota explota mi corazón" de Rafaela Carrá. Es, de todos modos, evidente, detrás de sus entonaciones hay una estrategia para escapar. Supone que, de intimar con los otrora músicos y hoy agentes federales tal vez le reste una chance para huir hacia su ansiada Andalucía. Lástima que Michael Jackson lo intuya. Porque su intuición constituirá el principio del fin al que escapa desde su nacimiento el valiente Frafanguete. 57
-¡Tú nos quieres engañar! -exclama Jackson, desgarrándose un pedazo de su cara-. ¡Quieres que perdamos nuestro trabajo! -rompe en llanto sobre el hombro de Wonder. ¡Maldito seas, Frafanguete, maldito seas! -cae al suelo, a los vómitos.
-Es hipocondríaco -explica Wonder-. Nada serio, ya verá.
-Hipocondríaco, oh, Dios, no es cierto -grita Jackson con una mácara de oxígeno sobre el trigémino.
-Tranquilo, Michael, tranquilo -tercia Frafanguete-. De saber que así te pondrías no intentaba ningún ardid. Sos mi ídolo. Mirá.
Con delicadeza y finura, el niño Frafanguete, hijo de María y Evaristo y bautizado por Ulrico, improvisa un paso de baile que consiste en deslizarse hacia atrás mientras pareciera caminar hacia adelante. Vayan los dioses a saber por qué Michael Jackson traviste su mal humor de emoción y sus lágrimas regresan a sus ojos. Ya incorporado, quiebra la cadera y bufa:
-¡Ugh! ¡Ugh! 58
Pero como escapar de la pareja de hombres de (color) negro?, (aunque uno lo niegue); recuerda Fran (o Fra) que a aquel lo enloquecen los infantes, y le dice: "si me dejas escapar, te presentare a un par de chiquillos con los que podrás jugar". Y no es que Fran fuese un deprabado, no; lo unico que quiere es escapar, pero no planea enviar nada al blanquito Michael. 59
y nisiquiera quiso leer otro poco volvio a pensar en huevadas y en sus padres y en nuevos personajes y estaba harto de esta mierda y de renglones y de renglones y de renglones y de renglones y de renglones y de mas cosas para leer que igual notienen ningun sentido ya que nadie en su puta vida puede hacer algo bien o por lo menos algo que quiso empezar bien y van escribiendo irresponsablemente cuelquier maricada que no hace otra cosa que denunciar su falta de compromiso, como buenos ignorantes facilistas... 60
"Ignorantes facilistas" dijo en voz alta Frafanguete, evocando cierta canción de Camilo Sexto. Michael Jackson, aturdido, se acercó desafiante. Lo propio hizo el señor Wonder.
-Fue un raptus -se justificó Frafanguete-. Se me había dado la loca de soñar que formábamos un grupo de pop rock -principió su última estratagema para salir del tremendo brete donde lo habían metido los agentes federales.
-¡Un grupo de pop rock! -exclamó Michael Jackson entre signos de admiración y desconcierto.
-Así es -continuó Frafanguete-. Imagínense. Un grupo de pop rock con algo de rap y algunas frases en español. Por ejemplo: "I'm a soldier, señorita. Come with me to the yellow street."
-¡Es maravilloso! -estalló de histeria Michael.
-Lo sabía, lo sabía, me quieren dejar afuera -intervino Wonder.
-Oh, no -declaró enfáticamente Frafanguete-. Ustedes dos cantan, yo los aplaudo. Podría ser el representante del grupo. He pensado en un nombre para el grupo, que viene muy a cuento del carácter internacional que pretendo. ¿Qué les parece "The Frafanguete's band"?
-Al diablo con eso -censuró la idea Wonder.
-Lo mismo digo -se acopló Jackson.
-Sugieran ustedes entonces -articuló ofendido Frafanguete.
De esta manera comenzó la verdadera historia de los nombres. Miles de millones arrojaron los tres personajes mientras el avión aterrizaba. Al final, todos quedaron muy contentos con llamar al grupo "Frafanguete, Jackson & Wonder, the pretty boys".
Nomás aterrizados en el aeropuerto de Detroit, firmaron autógrafos y cantaron su primer hit, una improvisación del momento que les valió la admiración de un grupo de alemanes que aguardaba su avión con destino Berlín, vía Londres. "Frafanguete, Jackson & Wonder, the pretty boys", cantaron:

Oh, yeh, nena. Óyeme what I say.
I love you, I love babe
This is my way
what is your name?

Un meses después, en New York, fueron recibidos por el mismísimo Paul Auster, interesado el hombre por conocerlos. Le pusieron letra de Hawthorne a una balada y departieron canapés sentados a la mesa de un edificio de la Quinta Avenida. La gloria era un evento palpable: Wonder, Jackson y Frafanguete lo sabía. Pero, pero, pero, en la Casa Blanca las cosas no eran miradas de la misma manera. Dos agentes federales cantaban con un subversivo y esa resultaba la única verdad. 61
Luego Frafanguete fue tomado por el subersivo y junto a otro agente nazi, lo metieron en un avion de las sss. Su destino era desconocido pero nada de eso le olia bien, nada bien. Muy posiblemente alguien habría ordenado su secuestro para
pedir luego una suma sideral por su rescate. Pensó quiza alguien quisiera atacar
el peñón, su lugar de nacimiento. No lo permitiría.
Frafanguete aprovechó la distracción de los agentes para tomar un paracaidas que colgaba del techo del avión. Abrió la puerta y saltó dejando atrás tan mala experiencia. En su caida libre se fue colocando el paracaidas y a mil metros de altura tiró de la cuerda y lo abrió. Fue bajando lentamente mientras cantaba Don't let me down. Decidídamente Los Beattles eran sus preferidos.
Los vientos alisios lo fueron llevando a España, exactamente a Andalucía. Nada más perfecto estaba vestido para la ocasión con sus pantalones ajustaos y su camisa a lunares. Y allí cayó en la plaza principal de toros. Y a correr, que lo coge el toro. ¡Corre chico, corre que te coge! ¡Ole! y ¡Ole! gritaba la muchedumbre. Y Frafanguete corría y corría hasta que ¡Hostia!... los cuernos del toro se le metieron por el ojete y lo remontó por el aire.
Cayó sobre la arena donde unas gitanillas comenzaron a hacerle respiración boca a boca. Las sirenas de la ambulancia ya se escuchaban acercarse por las tranquilas calles de Andalucía, pues todo el pueblo estaba allí en la corrida.
La ambulancia se lo llevó sangrando por el culo y todo bersuqueao por las gitanillas. Algunos lo vieron tener un orgasmo pues nunca había estao con ninguna mujer, otros decían que se había meao.
La enfermera de la ambulancia solo dijo ¡chico hemos llegao tarde, ya ha muerto!.
La noticia pronto llegó al peñón, en la Torre principal se hizo una misa sin cuerpo presente.
Ulrico se hizo camino entre la multitud de Evas, Marias y Evaristos gritando y preguntando "¿Y ahora cómo sigue esta historia?"
El cura párroco contestó "En el cielo" 62
-¡Nones de los renones! -atronó un vozarrón desde la puerta de la iglesia.
La multitud reunida (Ulrico, las gitanillas, los de la ambulancia, un torero y tres moros que juraban ser herederos del muerto), junto al cura párroco, giraron sobre sus talones.
-A excepción de que esto sea el famoso Cielo... -prosiguió la voz, antes de aparecer por completo en escena el cuerpo que la portaba.
-¿Satanás, eres tú? -preguntó el cura párraco.
-No, yo estoy aquí -señaló un monaguillo a un costado del atrio: en efecto, el mencionado Satanás; un muchacho lampiño y regordete que no sumaba los diez años.
-Pues bien... -reiteró la voz, esta vez de cuerpo presente: se trataba de un hombre calvo y enjuto, de guardapolvo blanco-. Soy el doctor Julio César Valdivieso y Henares, médico forense de esta gran Andalucía. Nacido en Córdoba, para más datos, e hijo del infortunado Ramón Valdivieso y Henares, muerto en la guerra civil a manos de los anarquistas.
-¿Qué trae por aquí a tan distinguida persona? -preguntó el sacerdote-.
-Señor mío, he de anunciaros que el joven Frafanguete no ha muerto -y dándose vuelta, murmuró-: Ven, hijo, muéstrate. Y los demás: pásmense.
Frafanguete, vestido de elgante sport: saco rojo, corbata azul, camisa blanca, bermudas grises al tono con las medias y zapatos de negro charol, cubierta su cabellera por una gorra negra, ingresó triunfal a su propio entierro. Vista y considerada la sorpresa de la multitud reunida, pasó deprisa a explicar la situación. Exhibiendo una poderosa capacidad de síntesis, declaró:
-Fue catalepsia.
-¿Catalepsia? -interrogó la multitud.
-Redondamente, catalepsia.
-Atiéndanme -intervino el doctor Julio César Valdivieso y Henares-: catalepsia es aquel inexplicable estado donde un individuo que al parecer ha muerto, en verdad tiene más vida que un galgo corriendo.
-¡Oh! -exclamaron todos.
Frafanguete sonrió feliz de la vida. Lo propio hizo el médico. En tanto, Ulrico, aprovechó la ocasión para intercambiar cariños y recuerdos con el resucitado.
-Te vi en la televisión -relató el viejo Ulrico, otrora dueño del Nautilus-. ¿Seguís dándole a la música?
-No, ya no -respondió Frafanguete-. Desde que aterricé en Andalucía, y habida cuenta de lo que me sucedió en el ojete, cada vez que canto siento un dolor que madre mía.
-Que en paz descanse...
-¿Mi ojete?
-No, tu madre.
-¡Esto es pederastia! -exclamó el cura párroco.
-Momentito, pida permiso primero. Y sepa que no soy ningún maricón -gritó Frafanguete.
Al cabo de todas las aclaraciones y demás palabreríos, la misa sin cuerpo presente y el posterior entierro fueron transformados en un festival religioso. En el patio posterior a la iglesia se inflaron globos, se tomó gaseosa y hasta se jugó a la pelota: el habilidoso Frafanguete metió cinco goles.
Cuando el universo parecía recomponerse, un estallido sacudió el buen ánimo y la dicha.
-¡Bomba! -exclamó Ulrico.
-Así es -aseveró el doctor Julio César Valdivieso y Henares-. ¡Bomba!
Tres tanques militares avanzaron sobre la iglesia hasta hacerla trizas. Un soldado portorriqueño, naturalmente al servicio de los Estados Unidos de América, gritó "hello, boys", y otro, de origen africano (anteojos oscuros y cadenitas de oro), se presentó como el señor Wonder. El contenido del tercer tanque sólo reunía la charra siluesta de Michael Jackson.
63
CUANDO ES EL PUTOOOOO FINAL DE ESTA HISTORIA????????????????????

FIN 64
gritó Michael Jackson.
Un silencio horrendo se implantó en el lugar. Nadie quería hablar ni menos aún mirar a este extraño sujeto...su cara de cera amarillenta ahuyentó a todos los pobladores. Y una multitud de gente, aterrorizada, se vio obligada a abandonar aquel encantador paraje. En las manos de un demoníaco ser. 65
El taxidermista.
Viendo la cantidad de extraños especímenes nuevos que podía disecar, no cupo en si de gozo. Tomó un diccionario y, lentamente, con metódico afán, se dirigió a sus labores con la desgana de quién se ve sometido a la presión de conservar más alla de la muerte, incluso aquello que no llegará a nacer.
- Bien pensando, es bueno conocer estas cosas sobre los "franfanguetes", a su debido tiempo, sólo me faltaba acabar teniendo uno en la familia... 66
El mar recordaba, su soledad contrastaba con el bullicio trasmuros. ¿Donde acababan las torres?, nadie las había medido, ni nadia sabía de la longitud de su sombra. El mar, desgastaba cada día las paredes calizas, buscaba y buscaba, su soledad le podía. Cada vez más cerca, quería entrar en la fiesta, quería entrar en la vida. Ese disparate mélancólico del folletín humano le animaba. ¿Qué pasaba aahí, eran los hombres, sus hijos en la evolución y no querían saber nada de él. Había que cambiar eso... Una noche, sín enterarse, sin apenás creerlo, la primera rendija le permitió entrar en la ciudad y observar a sus gentes, pero ellas al verle, libre y salvaje por sus calles empezaron a huir, gritar, correr... 67
Era el honrable doctor Julio César Valdivieso y Henares el dueño de la ulterior perorata del párrafo anterior. Dentro del tanque, con las manos bien atadas por el señor Wonder, defendía su integridad a fuerza de palabras.
Frafanguete, en tanto, había sacado del bolsillo de su saco un yo-yo y mostraba divertidas acrobacias a las gitanillas, secuestradas como él, en el tanque de Jackson.
En lo que respecta a Ulrico, el cura, los moros y el monaguillo de nombre Satán, todos dormían bajo la tutela del portorriqueño dueño del último tanque.
Hacia el sur rumbearon las máquinas. Recién en el puerto de Cádiz se detuvieron y un viejo submarino llamado "Nice Girl" albergó a los presos por las fuerzas americanas.
Dentro de la embarcación, es válido decir, comenzó la gresca y no fue otro que Frafanguete su causante. A golpes de yo-yo desmalezó las asperezas de sus captores y no muy luego condujo a la embarcación hasta la ciudad de las torres, o, más precisamente, hasta el Nautilus, otrora propiedad del viejo Ulrico.
Fue algo más de un mes lo que duró el viaje. Las gitanillas, ya en tierra, aceptaron ser parte de la renovación de niñas en el cabaret. Los moros, por su parte, no tuvieron mayores complicaciones en permanecer fuera del asunto, como meros propagandista del renovado Nautilus. Ulrico, en cambio, no llegó a gritar tierra. Frafanguete, emulando el poder devorador de Cronos, se lo enguyó de un saque. Luego, dijo:
-Esta historia, por absurda que parezca, no lo parece, lo es.
No terminaba de pronunciar su frase cuando el sol por primera vez en la historia de la tierra dejó que le vieran la cara: era un gordo rechoncho, el sol, medio afeminado. Un gordo rechoncho que dijo:
-Me contrataron para un libro de autoayuda y me pregunta es la siguiente: ¿es esta la historia para la que me contrataron?
-Qué debía usted hacer? -preguntó Ulrico mirando al sol.
-Oh, lo de costumbre. Sería el guía de un hombre que yerra por el mundo. Ese hombre, según me dijeron, habla con el desierto, tiene hadas madrinas y corteja a una ardilla a la que llaman Chalupeta.
-Interesante -interrumpió Frafanguete.
-Eso no es todo -dijo el sol-. También hay una subtrama, admito que un poco barata, donde gracias a un eclipse yo entro en amores con la luna.
-¡Bellísimo!
-Sí, verdaderamente sí. Le compongo versos a la luna. La luna me corresponde con sus besos, que son las estrellas.
-¡Muy elegante!
-Por supuesto. Pero en fin, ¿es o no la historia?
-Nones -negó Frafanguete-. Por el momento no. Salvo que convengamos de antemano que yo soy el hombre que yerra. Vístame de príncipe, póngame a una doncella a quien rescatar y déjeme a la ardilla Chalupeta para que yo me encargue.
-Debe entender que eso no depende de mí -objetó razonablemente el sol.
-Entonces, que se nuble el cielo -se despidió el joven Frafanguete.
No terminaba de despedirse cuando irrumpió en escena un vampiro.
-Oiga -dijo el vampiro-. Yo también fui contratado para una historia de terror. 68
-Muéstrame tu contrato ahora mismo.
El vampiro desenrolló un papel inmundo, sucio y maloliente que pretendía ser su contrato.
-Se ha equivocado mi señor, pués éste contrato no pertenece a ésta historia, así que su participación aquí está vedada.
Un vampiro turbado por el error desplegó sus alas y se largó a volar en forma circular hasta que se perdió en el horizonte.
Seguiría mi propio camino cuando... 69

-- Claro, pero supongo que debe ser parte de la misma historia -- acotó Frafanguete -- Imagina la luna y el sol en un romance tan perfecto como aparearse en un eclipse y tú serías quien cerrara el triángulo, serías el villano, el tercero en discordia, el que alimenta la frase "tres son multitud"
-- Nada de eso -- irrumpió el vampiro -- me niego a protagonizar una historia de amor por más villano que sea mi papel. Mire allí -- le señaló el Nautilus con la punta de sus alas -- Mire los moros, se han puesto a trabajar de streepers y todas las Evas y Marias, que parecían tan puritanas y santurronas pagan cualquier precio la entrada para verlos en acción, nunca han visto bultos tan prominentes.
Y las gitanillas han desplazado a las viejas coperas para trabajar con sus cuerpos contorneados y calientes. ¡ESTE PUEBLO SE HA VUELTO GOMORRA Y SODOMA! y a mi me encanta la sangre corrompida por el sexo, caliente, espesa, roja bien roja. Le aseguro que no le pediré permiso a Ud. hoy por la noche comenzaré con mis víctimas y poco a poco sembraré el terror en todo el peñón. Le aseguro que convertiré en vampiros a todos aquellos que se revuelquen con sus sexos por el Nautilus. La luna y el sol también se han corrompido, vea -- señaló en el cielo, donde un eclipse comenzaba y las penumbras se apoderaban del peñón. El nautilus se mecía al compás de las cópulas sexuales entre Moros, Evas, Marias, gitanillas y Evaristos. Seguido una tormenta de viento, lluvia y rayos se desató.
Los pararrayos en las cúpulas de las torres los atraían, pero uno penetró en el Nautilus partiéndolo en dos.
Los cuerpos gozosos de sexo y lujuria quedaron carbonizados.
Ni una gota de sangre fresca quedó en sus cuerpos. El vampiro voló lejos muy lejos, siempre aborreció la sangre quemada.
Michel Jackson tomó el primer bote a mano y con un barbijo en su boca partió temiendo haberse contagiado de las bacterias y virus que suelen expeler los cuerpos en putrefacción.
Ulrico no resistió la destrucción del Nautilus. Su corazón dejó de latir.
Los pocos habitantes que no estaban en el Nautilus se refugiaron en la parroquia donde entonaron un Ave Maria una y otra vez. Una y otra vez.
El Dr. Valdivieso y Henares alcanzó a ponerse un salvavidas para seguir el bote de Michel Jackson. La leyenda dice que murió en el intento. Era homosexual.
Todavía hoy se siente el Ave Maria una y otra vez. Una y otra vez.
Hubo otro rayo del que habla la leyenda. Es el que atravesó a Frafanguete, el LIBRO DE LOS NOMBRES yacía a su lado quemado por el rayo, solo alcanza a leerse alguno que otro nombre, como el de Maria, el de Eva y el de Evaristo. No se lee ningun otro nombre. No se supo nunca si alguien se llamaba de otra forma.
Sí se sabe y se teme que en cualquier lugar y en cualquier momento otra GOMORRA Y SODOMA puedan desaparecer de la faz de la tierra.
Hoy todo está en calma. Las olas bañan el peñón. Las torres deshabitadas emiten un silencio eterno. Solo se escucha a lo lejos el Ave Maria. Los dias son soleados y el tiempo se encargará de limpiar tanto pecado.
FIN DEL CUENTO.
70
vamos señora puje que ya asoma la cabeza ,la mujer gritaba a mas no poder de golpe se siente un berrido que se va alejando con los movimientos de las personas que hay en ese lugar no se sabe bien que es ,pareceria ser una sala de partos pero es un lugar horrible para nacer .yo no me presente soy el reloj de una sala de nacimientos de algun hospital puedo contar historias de muchas mujeres ,a veces entraron algunos hombres medicos y otros no tan medicos todos los que pasaron por aqui hablaban de nombres y apellidos el que lo tenia lo usaba pero algunos no tenian ni un apodo .de todas las historias que recuerdo es que cuando me trajeron del deposito habia ocurrido dos nacimientos a la vez ,trabajaban en el sector poco personal de maternidad solo quedaban ttres enfermeras y un medico la partera no habia estadoo presente en los dos partos y como no habia quien identificara los bebes estan sobre la mesa de recepcion uno con una cinta rosa en la muñeca pero si seveia mas abajo un perfecto varon robusto parecia haber pasado muy bien el trabajo de salir por ese agujer o , en la otra punta estaba una niña que no tenia identificacion alguna sobre su sexo ni quien era sumadre yo puedo contar porque de la pared veia todo . En la sala de espera estaba el secretario del intendente esperando saber que habian tenido sus mujeres tods en el pueblo sabian de sus andanzas pero nadie queria meterse en lios ajenos y ademas cuando uno convive con la hipocresia ya se es parte de la rutina 71
Ya estaba en los matorrales cuando nació el crio, fingio despreocuparse de aquel dolor profundo de su alma, pero las lejanias le traían el ruido mohoso de la desgarcia, como un fusíl añejo estridente y fulgoroso que escupió un tiro en el silencio desolador.

La muerte le llego como desgracia. La eternidad no le sabía a nada, solo mirar la última luz de este mundo que se dejaba brillar por entre las ramas.
Cuando descubrieron su cuerpo ya era muy entrada la tarde y así como su hijo abrío los ojos al mundo, el los cerraba por cobardía.

Todos lo vieron correr cuando le dijeron que el niño deforme sobre la cuna era el suyo, pero cuando las parteras se dieron cuenta del error ya fue tarde, muy tarde... 72
Así renació Frafanguete, que un dios era, no nos engañemos. Y continuó esta bella historia de los nombres, otra vez hablando a los cuatro vientos de su misión revolucionaria en el mundo y del sostén económica para la misma: el comercio de flores de Bach. 73

She's out of my life. She´s out of my life, and I don´t know wether to laugh of cry and I don´t know wether to live or die, and I cuts like a knife, she´s out of my life...

La música resonaba a lo lejos. Siempre a lo lejos, pensaron, esto hace pensar que hay algo demasiado enorme en alguna parte, y aspirando el aroma de las letras dispuestas en la partitura tuvieron que reconocer que las flores de Bach, no serían como las de Baudelaire, pero oler, olían de maravilla... 74
Asi renació Frafanguete, o será acaso que no murió?.
Remontándonos a los días en que ocurrió la destrucción, en que un rayo lanzado con excelente puntería (no putería), fué a caer precisamente en el daniado ojete de Frafanguete, lo cual evitó el prematuro deceso a nuestro inmortal personaje. 76

Está visto que sólo importa quien pone la última palabra. Es como en los recitales donde el público grita "OTRA, OTRA,OTRA". Menos mal que en los libros impresos nadie puede escribir ni una coma más, sino qué hubiese sido de los bellos cuentos escritos con el corazón de Benedetti, o dónde hubiese quedado la técnica de Cortazar tan perfecta e irrepetible o ese idioma que inventó Borges que apesar de ser Castellano no puede aprenderlo nadie.
Las olas golpeaban contra el peñón, sólo se escuchaba a lo lejos el Ave María, y también una vieja radio que se salvó de la destrucción del Nautilus.
La radio siempre ponía la última palabra, alguien cantaba "She is out of my life"
y cada tanto alguien promocionaba las Flores de Bach .... pero sólo era una radio que poco a poco se escuchaba más y más bajito porque las pilas se agotaban....
Y a lo lejos se escuchaba el Ave María.....
Finalmente nada se oyó, sólo el abrazo del mar sobre las rocas, y el silbido del viento que acariciaba las Torres.
Nada más se escuchó. Nada más. Nada más que el silencio. Silencio como en un teatro vacío.
¿FIN? 77
si Fin, FIN,FFFFFFFFFFFFFFIIIIIIIIIIIIIINNNNNNNNNNNNNNN
Basta de resucitar PERSONAJES QUE SE HABÍAN IDO ...
Coherencia en el relato?

Coherencia?

Sí, terminemos el relato...salvo que aparezca el iluminado de siempre...


78
ese iluminado que en ves de recsusitar algun personaje se la ingenia y lo crea porque vale aclarar que en estas torres magicas rodeadas de mar y frescura despiertan cierta curiosidad que nos invitan a recorrerlas, ver esos lugares magicos que nos llevan a vivir en carne propia esa historia eterna en la cual gastamos muchos años de nuestras vidas estudiando y estamos en 1870 y ... ¿de donde salen estas señoras de trajes tan vaporosos, sombreros exuberantes y sofisticada bijoutery?? y...¿los hombres amantes del amor del deporte de lo superfluocomo el juego casino y el azar????
pero claro es que los castillos nos llevaron a le belle epoque donde todo era frio y superficial donde la mujer que unica mente se dadicaba al arte y la cultura era un claro simbolo de inutilidad!!!
y nos quejamos de los machistas contemporaneos por llamarlo de algun modo si esto biene de mucho antes que nosotros mismos!!!!! 79
Ella, cuyo nombre perferimos ignorar..¿verdad?,era una chica bien de Villaignota d´arriba, pueblo colindante con el de Abajo. Ella, como decia, embutida en una falda ceñida de cuero, zapatos de tacón de aguja..esquivando las miradas libidinosas de los chicarrones del pueblo, se dirigia con paso cansino y mirada feroz hacia el único ciber de la susodicha villa. Una vez alli, sentada con las piernas cruzadas, entró en el mirc esperando a que algún marinero cibernavegante se decidiese a llamarla. Se limaba las uñas mientras tanto, y se pintaba los labios de color cereza...fué entonces, poco antes de que el sueño le hiciese su primera insinuación, cuando recordó aquel nombre, nombre de olor a espliego y sabor a otoño...,y la invadió uno de esos pensamientos profundos y trascendentes que a veces acudia a esa cabecita teñida de rubio plata.....miró inquisitivamente la pantalla y masculló: "no hay nada más tedioso que un "seudópodo" escritor ocioso" 80
... y te quedas pensando... seudópodo... falso pié, sólo puede llevarte hacia lugares inexistentes. Correr el riesgo de adentrarnos en la fantacía. Esa hermosa realidad hecha a la medida de su inventor.

86
pero nadie leyó esto último, la chica fue baneada de inmedito por flodear. Carajo, dijo, me importa un comino caerme de este chat, mientras no me caiga del chat de la vida todo estará super, ahora me dedicaré a escribir numerosos mails a mi amante que es uno y a la vez muchos, recuerdo aquella vez cuando nos conocimos, yo era ATLANTIDA la perdida, la hundida sin remedio y llegaste, por ese entonces eras Pablo200a y enseguida vino toda una retahila de nicks y yo amándolo a cada uno, yo ATLANTIDA enamorada de un hombre que me ha dado la cara en más de una ocasión, que me enseñó a crear accesos directos en el escritorio, enamorada de un hombre que no me conoce, que no le importo en lo mas mínimo, qué diera yo por pasar de esta virtualidad que nos consume y llegar hasta su cama. En más de una ocasión lo he soñado desnudo y me he regodeado en el uso y abuso de su cuerpo, nada me falta por conocer más que tu presencia, el modo de andar, de ladear la cabeza cuando hablas, mirarte el gesto de enojado y consolarte o masajear tu espalda qué diera yo porque fueras Evaristo el de enfrente o Mario el de la tienda, incluso te amaría lo mismo si te llamara Frafanguete pero no, eres Pablo el lejano y desconocido hombre cuyo nick me ha cautivado numerosas ocasiones. Y es verdad lo que digo, no miento si te confieso que te amo, me da lo mismo si me cree o no, eres muy centrado en tus ideas y yo una soñadora empedernida, sin embargo eso no me importa, la realidad es más increíble que la fantasía ¿dónde acaba una y comienza la otra? Sólo di una palabra extranjero y me tendrás a tus pies, sólo una palabra me puede destruir o salvar, dímela, por favor, pronuncia la palabra mágica que me haga volar por el aire o estrellarme, atrévete a matar a esta ATLANTIDA, a hundirla más en el oscuro mar cibernético o resuelve salvarla elige descubrir a una mujer que ha vivido hundida en sí misma y en los deseos de otros, pronuncia la palabra que me vuelva ajena en tu tierra, dime lo que quieras que igual lo soportaré, fui hecha para eso ¿sabes? Esta silla es mi castigo, esta pantalla mi cárcel, hasta que digas algo, hasta que llegue por el mail esa noticia que me haga volver a la vida real y dejaré de ser una sombra encajada en el archivo efímero del servidor de Terra.

Así que tú eliges, Mario, Evaristo o Frafanguete, ya veo que decides bien, que prefieres ser tú mismo y te felicito no podrías haber elegido mejor, tú tienes lo que necesito, lo que busco no hay lugar más deseado para mí que tus brazos, no hay cara más amada que la que me presenta el servidor cuando bajo tu correo.

Qué me importa salirme de tono, qué importa que mis palabras no encajen puntualmente en la historia seguiré amándote lo mismo así te cambies de nombre un millón de veces, te prometo que amaré cada uno de tus alias hasta que la muerte me sobreviva, pensarás que estoy loca y en cierta parte tienes razón, el amor es una dulce locura, un desquiciamiento delicioso, así me siento, vivo cada día con tu nombre pegado a mis labios, a veces lo pronuncio quedamente sólo para oírlo yo, otras lo grito fuerte, para que te llegue el eco y vuelvas la cabeza y preguntes, "¡¡¡cheee!!! ¿quién me habla?" o para entrometerme en tu sueño y hacer el amor oníricamente ¡¡qué remedio!! Y sin embargo te espero, espero esa confirmación de la alternativa que ya me toca.
87
Es hora, como lo hiciera alguna vez el gringo Mark Twain en sus aventuras de Tom Sawyer, para terminar esta loca historia; asi lo comprendio Frafanguete, y asi lo quiso, suplico, se arrodillo y pidio por favor que se dijese la palabra FIN!!!! para su cruel vida, para su desgraciada existencia (ya que en eso se estaba convirtiendo). EL FIN, C'EST FIN, THE END.!!!!!! 88
Pero no. El ratón Mickey, junto a la grata compañía del inefable Pluto, irrumpieron en la historia y convencieron a Frafanguete de que éste recién sería el principio. Como muestra, señalaron el horizonte, donde la diminuta silueta de los cortapalos, sobrinos del pato Donald, esto es, Paco, Luis y el otro del que no recuerdo el nombre, hacía sombra bajo el sol mojigato, que hacía unas horas andaba preocupado porque no encontraba un papelucho en cierto libro de autoayuda cuya moraleja brotaba a los lectores.
89
y la moraleja emanaba de las sandias con bufandas, corroyendo las venas del aire immpuro que enrarecía el ambiente, y se dejaba oir lenta y dulcemente en algún llannto del cielo o en ese sordo alarido que dejan los preludios de amanecer en las almas con cotonetes; y decía: "el arte de lo imposible se teje en manatiales de mostaza, mientras que los ravioles visten guantes y deciden declarar la independencia de estambul, indiferentes al hecho de que la independencia de etambul ya proclamada hace tiempo, y por eso los nombres son como las empanadas que bailan salsa en una balsa en salamanca, mientras saludan a la panza de nito artaza en una hamaca con forma de vaca 90
Caminando caminando, llegó a su casa que estaba al final del bosque. Destacaba entre la arboleda el potente radiotelescopio que ella había montado para aquel fin tan secreto. Sonrió y siguió caminando. Aquel era el gran dia que tanto había esperado desde hacía tanto tiempo y no le cabía en la cabeza que nada ni nadie podrpodrían aguarlo. Perooo...... 91
La historia nunca acaba es aquel círculo que dibujaba Borges...pero eso es otra historia. Las torres nunca sabrían del radiotelescopio, lejano en el espacio y el tiempo. El futuro había venido y nadie, nadie, sabía cómo. No quedaba nada de lo antiguo, ni menos de lo contemporáneo. El mar, ese mar de Cádiz, de Brasil, cubano a veces, pero también pacífico estaba pensando en que hacer de ese inmenso espacio perdido, irrecuperable que se estendía bajo su manto. No había quedado nadie después del fín. Muchos querían acabar la historia, sin saber que los nombres son supremos y se expanden hasta el infinito. La nave surcaba el mar del espacio rumbo a un último planeta aparecido después de Plutón. Desde este planeta habían llegado señales por una onda límite al planeta Tierra y eran coherentes, parecía que la famosa Atlántida era eso, eso tan lejano, ese planeta que tenía una órbita elíptica como un cometa y que había estado junto a la Tierra hace casí un millón de años, cuando apareció el hombre. 92
Todos quieren que acabe. Típico de los hombres que pretenden terminar lo más pronto posible sin embargo, ¿por qué? ¿Por qué matar una historia sólo por diversión, porque no nos place el desarrollo?. ¿Los personajes molestan? Quizá incoscientemente reconocemos nuestro propio caos en el desorden ajeno y luchamos por erradicar el exterior antes que el interior, pudiera ser, sin embargo el fin no lo decide nadie y esto no termina hasta que termina. ¿Atlántida encontrará a su pablo ahogado en el fondo de sí mismo? ¿llegará Frafanguete hasta esa playa sin costa, hacia el faro de verdor? ¿ Mario y Evaristo que hay con ellos con su angustia o sus proyectos? ¿Mickey mouse & Mickey Jackson where are them? ¿Preguntas sin respuesta? Tú eliges.


93
bien, creo que ya fue suficiente de evas y marias y evaristos y frafanguetes o lo que sea. ademas, esa historia no es tan interesante como la de el nombre de Dios. si, hasta el tiene un nombre. lo que pasa es que nuestra mente es tan limitada y su nombre tan extenso en significado, que ya no recordamos su nombre.
no crean que su nombre es jehova, yavé o Dios. eso solo son nombres tontos, intentos fallidos del hombre por poder dar un buen nombre a algo que ni siquiera puede comprender.

claro que yo tampoco lo se. nadie lo sabe. lo sabian, eso si. se perdio en el tiempo. y solo una persona lo llego a saber. y cuando lo supo se le lleno la cabeza de el, y ya no pudo recordar nada mas. esa es la historia que se relatara a continuacion. la historia del nombre de Dios. 94
De dios o del diablo. 95
Éramos testigos de una pregunta respondida por millones de voces al unísono. Extrañas participaciones conjuradas en un espacio fantasmagórico. La historia de los nombres era la búsqueda del poder divino. Un espectro que comienza a dibujarse provisto por el azar de las multitudes empeñadas en adivinar las letras amables o terribles que puedan de una vez por todas revelar los misterios de las letras.
La cábala interminable no puede dejar de cifrarse.
Esta historia es infinita.

96
Infinita, asi como infinito es el universo?, o no?.
"Que significa infinito?", se pregunto Frafanguete; esa era la pregunta que rondaba por su cabeza, a la que ninguno de sus amigos (y/o enemigos) sabia responder. Puedes tu acaso intentar hacerlo?. O es que acaso el infinito no es sino "algo" extremadamente grande, tan grande que no somos capaces de entenderlo. ... Y Frafanguete seguía deseando morir. 97
No murió Frafanguete. De pronto una gota de lluvia cayó sin una sola nube en el cielo para culparla de tal despropósito. Pensó en un nombre adecaudo para la infinitud y la gota se resistía a secarse frente a él.

Y decidió llamarlo agua. 98
Agua, que derramas y te llevas cada partícula viva, partícula muerta. Tuvimos una ilusión. Te creímos inextinguible. Ignoramos tu llanto agorero en los arroyos, tu risa persuasiva en las cascadas. Hoy, turbulenta y extendida, soberbia y soberana aquella primigenia familia humana trata de redimirse. Desea recuperar tu manantial.Inventarse un cántaro espíritual y solidario para recoger cada una de sus lágrimas y convertirlas en agua con las tuyas. Agua, te llamo vida, vida y muerte. Bendición y maldición. Lluvia y nieve.Ignora la ignorancia del insulto y la queja. Prosigue tu riego. Y déjame una señal sobre la tierra, de arena y cal. Blanca como eras. Sin la mancha venérea que te ensucia. Sin ese polvo rojo que suponen los sabios, guarda tu sueño, eternamente congelado en Marte. 99
Pensó Frafanguete: "soy agua, soy infinito", y de pronto lo rodeó una nube. Algo que debía volar estaba a su alrededor, algo que debía pisar flotaba sobre su cabeza. Y dejó que sus ojos se perdieran lejos, en el punto exacto donde alguna Eva había recibido su nombre.

Se vió rodeado de largos pedazos de carne que se movían de forma ondulante, y entre ellos, tras ellos, semiesferas rojas, brillantes, seguramente jugosas. Y le pareció escuchar voces, más bien susurros.

Y antes de sentir miedo, supo el nombre de esas cosas...

102
En definitiva esta historia de los nombres, no es ni más ni menos que la historia de los Hombres, desde siempre lo único que no perdemos en el camino es "ese" nombre con el cual nacemos y morimos y nos acompaña en nuestros actos más sucios y repudiables, hasta en aquellos más limpios y aceptables.Sí, ese nombre que nos sirve para identificar a quienes amamos y a quienes odiamos. Quizás uno de estos días esta particularidad desaparezca y tendremos que buscar otras formas de identificación; tengo en este momento algunas en mi cabeza pero por ahora no harán falta...


103
Pero hay gente que sin pensar lo que esto puede acarrear en su vida, se cambian el nombre, con lo que no solo cambia de nombre sino de vida y que puede llegar a sentir que le falta algo ya que tu nombre es como tu alma y tu alma tu identidad... 104
Identidad? Nombres? Esta historia es un castigo circular -pensó Frafanguete-
Aturdido por un súbito ataque de melancolía lúcida, comprendió de pronto que
el único sentido de seguir escribiendo esta historia era cumplir con un castigo
interminable. Al modo de la serpiente de Millenium, el final de la historia se mordía la cola y todo volvía a empezar. Y a pesar de que el iluminado implorara
el final del cuento a grito pelado, eso no podía suceder, ya que cuando se
vislumbraba dicho final, todo recomenzaba una y otra vez. Y todos los peregri-
nos que cumplimos el ridículo destino de encontrarnos en estas páginas volvemos
una y otra vez a este sitio a escribir las mismas idioteces. 105
Y todo vuelve a empezar?, escuchó.
Cuenta le historia que en tiempos remotos ... 106
el hombre creó un ser a imágen y semejansa suya y le llamó Dios 107
Otra vez pensó Dios, otra vez me quieren humanizar, quieren la imagen y además las semenjanza. Esto ya es demasiado, ese monumental entramado urdido por los hombres para justificar su existencia, acaba implicándome demasiado, tanto que ya no sé si soy Dios o soy su réplica en los cielos. Esa situación empezaba a trastocar el orden universal mucho más que cualquier revolución científico técnica al uso, y no hablemos ya de las revoluciones sociales, perdidas en las páginas de los libros de historia, ahora ya electrónicos y en algunas selvas friccionales del planeta. Por donde seguir, que camino habría que andar para poder tener los pies firmes sobre un suelo que ya no era suelo? 108
Pero los nombres seguian callendo, se acumulaban en una repugnante torre verbal que ascendia indefinidamente en espirales de musica estridente dirigiendose hacia un universo que no se encontraba en ninguna parte salvo en el anonimato del hombre, de esta criatura que no deja de arrastrarse bajo la sombra de una ausencia morbosa que lo marca sin compasion ni descanso. Pero el lo sabia muy bien, el comprendia el peso desgarrante de esa ausencia, porque significaba su falta de identidad y el deseo traidor de tapar el profundo vacio con nombres que no paraban de caer y caer, creando a esa torre que solo ascendia lujuriosamente, sin piedad, ciegamente. 109
Y luego la noche, la obscuridad, miles de LEDs observándome desde la inménsidad de su insignificancia. Yo frente a una pantalla, la soledad frente a mi.
Insensato.
Solo las sombras y un castillo para mi ausencia.
Trepando.
Me llamo...
nadie me responde. 110
...las respuestas estan las palabras pronunciadas, como un numen maravilloso ahora las letras se conbinan, se entrelazan...
"en el nombre de la rosa esta la rosa,
en el Nilo todo el nilo"...

...luego el nombre, primero las letras... y aquel cabalista llevado por permutaciones banas pasa otro día sin decifrar EL NOMBRE, el verdadero...
111
No se preocupen en tratar de encontrar la explicación de el NOMBRE. Hace mucho de lo que ustedes llaman tiempo que el concepto existe. Cuando nosotros lo recibimos estábamos seguros de su misterio. El NOMBRE ya existía pero su atractivo fundamental para nosotros y para ustedes no está en su origen está en su simpleza referencial: El NOMBRE nos remite al antes al lugar común de la NADA. A donde todo principia y termina. El NOMBRE es el manto que esconde al espejo que no sabe su NOMBRE. 112
Por ahora sólo descorramos ese MANTO
espacio percepto-visual y
también gestual
y con una perspectiva atenta.
Trasuntando una sonrisa
o un gesto de asombro o
una palabra.
Estando en silencio pero no ausente.
así fue, que LLAMANDO
instantes, espejos, silencios
palabras y NOMBRES.
Guardando otros,
Aguardando a otros.
Es el momento de responder.
Es mi tiempo.
El espejo aparece,
extiendo mi mano:
la reproduce.
Pero no quiero
sólo
encontrarme.
Porque también quiero
en-(mi)-con-(otros)-trar..
OTROS NOMBRES.
114
En un momento apareció Jimeno, el horrendo seudohermafrodita, y termino con el problema, con su poder físico descomunal, destruyo las torres y el mundo pudo ver el mar aunque el furioso policia de la esquina golpeó en la nariz a Jimeno, causándole una epistaxis. La luz fulgurante se apagó y ante sus ojos se apareció el anciano druida, que fue despedazado por disparos. Cayó en el Tártaro y lo condenaron igual que a sísifo, Zeus estaba enojado y destruyo la tierra, sin tierra no hay humanos, sin humanos no hay cuentos, por eso este acaba.

FIN 115
POR FIN. 116
Ya todos esperaban el final cuando por fin, al fin, contra toda incoherencia, aceptaron que la muerte, opaca y hueca muerte de todas las cosas, definitiva estaba contenida en su mismísimo NOMBRE. Por eso, todos los que habitaron este nombre, este cuento, lo descubrieron casi sin respirar. En una fría mañana, muy temprano...Seguramente dormían cuando conocieron el final: "El sueño es hermano de la muerte" decían los griegos. Quizás, eso sí, resucitemos todos, las cosas y los nombres, las historias y las sombras con la fuerza polifónica de los anónimos. Quizás. Algún día.

117
El círculo se mantenía. Las palabras que eran nombres se separaban de las que eran otra cosa. Todos los conceptos enfrente de los nombre. Defendían tesis diferentes. Los conceptos alegaban que los nombres no tenían contenidos. Los nombres alegaban que ellos servían de soporte a entes reales y los conceptos eran aire, aire vacío, fuera de las cabezas de los portadores de los nombres. Los ejércitos de nombres y conceptos seguían enfrentados, todos frente a frente. El combate final sería ahora? 118
Contaba la historia que en tiempos remotos el mar estuvo rodeado de altísimas torres que lo contenían. Así, ningún hombre, mujer, niño o animal lo conocía porque ninguno lo había visto. El anciano druida no había visto que, desde su corta estatura, un niño miraba deslumbrado el mar. El anciano preocupado por cumplir su misión, no pudo anticiparse a que ese niño también nombraría el mundo e inauguraría así la más bella descripción del deslumbramiento. Ese niño comenzò a escribir años después el libro más conocido de la Tierra. Los profetas han podido iluminar los caminos para recobrar los inicios del lenguaje para que en tiempos de caos ese libro inmemorial se sigue escribiendo cada vez que alguien intenta atrapar torpemente la esencia del mundo en una pobre palabra. 119
Pero el niño se hizo un hombrecillo demacrado y enfermizo tras descubrir el nombre con que los seres humanos llamamos el borboteo de las olas, por lo cual empezo' pronto a an~orar esos tiempos inmemorables en que el mar todavi'a no era mar sino un inmenso pa'ramo abigarrado. En las noches de junio, como la en que escribo, cuando el verano en Venecia se torna un surtidor hediondo de turistas, entremezclado al griteri'o solitario de algu'n borracho y a los ojos negri'simos de una chica italiana, el nin~o ese sabe - estoy archisegura- que el mar desde que se llamo' asi' ha dejado de ser mar. De vuelta a casa exclamara'entonces: "Ma se il mare muore, gli daro' le mie lacrime". 120
Bueno, después de todo, se muere para nacer y Manuel, el enviado, extendió sus alas y nos llevó hacia la LUZ
FIN 121
El sin nombre venía a reemplazar a todos. Quería figurar, como fuese, a pesar de no cumplir con los requisitos. Había leído a conciencia las reglas del juego y casi fue por ese mismo motivo que se metió en el primer casillero parecido a una página. Sí, era una página, en blanco y sin renglones. Nada qué hacer frente a cuadernos que gritaban ¡Gloria! para escritores sin dinero que hasta la mesa del bar solicitan a préstamo. Estos refalones invisibles propulsados por cursores hacían en cambio aparecer los nombres como por misterio mágico, serena inspiración que nunca debe revelar sus secretas hazañas correctoras o anotaciones al pie.
El sin nombre figuró. Era su destino o su humorada inocencia huérfana y anónima. 122
Sin otra intencion que la de apoderarse de otras naturalezas, decidio apostarse en un fin indeterminado. Para surgir del temor que le provocaban sus palabras. Todo esto luego de que Evaristo esgrimiera, casi llorando:"Dios es una mosca en la pared". 123
Pero no era así.Dios no era sólo una mancha imperceptible en el muro.¡No señores!.
Los nombres se transformaron en saladas gotas de sudor que emanaban por los poros de los cuerpos.Eran gozo y placer permitido de ser.Ser:esencia o gozo infinitos multiplicados a la enésima potencia.
Evaristo nunca pudo saber que los suspiros que secaron su garganta fluían más allá de los nombres,provenían de una dichosa e intensa algarabía que jamás su corazón fue capaz de sentir...O sí? 124
Tal vez,tal vez si.Porque Evaristo reencarnada su alma en la de aquel niño rumiaba en su soliloquio:
-"I'm looking for the face I had Before the world was made"-.
Quien quiera entender que entienda. 125

y un buen dia Frafanguete, caminaba por aquellas torres, que se derramaban en un extraño amanecer, lentamente sucumbia al desconocido aroma que encendia su libido.
y en la orilla estaba, sus pies eran tan pequeños, su silueta se dibujaba a travez de una tela transparentosa,su largos rizos de color rojo reflejaban a una niña casi imperceptible, inocente.

Frafanguete quedo extasiado, embelesado, una extraña fascinacion recorria sus sentidos, de pies a cabeza volaban sus pensamientos.

No supo ni como pero logro caminar hacia aquella chiquilla.
"Pero que haces aqui, tan sola". Ella ladeo la cabeza como invitandolo a olerla.
"No recuerdo nada , solo puedo decir que estaba, hasta antes de que irrumpieras en el silencio, hipnotizada por este mar.

Y Frafanguete no dejaba de mirarla, le parecia un angel, un espectro. La llevo a su casa, le tendio la mesa, casi no hablaba, despues se quedo dormida, era tan bella al dormir.

Durante esa noche no pudo hacer otra cosa que soñar con ella, con sus manos, su tez, era blanquisima, ojos grandes y expresivos, piernas torneadas.

Y soño con angeles que volaban a su lado, eso es, su figura era angelical.
A la mañana siguiente anuncio a Nautilus y a todos sus viejos sueños que se casaria con aquella niña, no falto quien le preguntara como se llamaba, y el les respondia que Angelica.

Jamas se vivio una boda tan exelsa, era la tierra una fiesta incansable de lluvias de color y sonrisas.

Y esa noche vivio lo que nunca se imagino que existiera, ni nunca creyo que algun mortal tuviera la dicha..................... 126
...tuviera la dicha de vivir. Sin sospecharlo siquiera fue una insoslayable noche de amor.Sus cuerpos estaban en llamas,acalorados.
Aún el alma de los amantes recuerda cada momento vivido.Cada palabra oída...que nunca había escuchado antes.O que si las habían escuchado jamás habían sido rumiadas de sus labios así.
La noche logró hacerles olvidar los sinsabores,el exceso de frivolidades recibidos,la verguenza y hasta el pudor...
Angélica no sabía si alguna vez lo olvidaría...si se repetiría tal ensoñamiento.O si había sido el primer viaje inasequible de caracola marina. O la vez el último encuentro con ella, la inocente muchachita.
Aunque así fuera ni Frafanguete ni Angélica olvidaron aquel elixir que los ángeles del Olimpo les habían inyectado en las venas con la exhausta intención de que vivieran con amor.No con las fantasiosas posturas de3l amor,sino con el "AMOR" que avasalla la vida:sin disciplina,ni gobierno.Como un tornado imposible de detener... 127
eran tambien tan imposibe poder superar la vesanica noche anterior, pero que importaba todo un ayer , todo un pasado, no bien seria vivir el momento mas imposible de arrancar eternizando los momentos, que importaba pensar , dejando de pedir nuestros nombres , realmente ahora me invade la nostalgia en que nombre podra caber mi cuerpo... 128
en mi mente entro una gran torre de babel en la que no podia pensar quien era carlos, luis, luisa podia ser cualquier persona o realmente yo mi madre mi padre esos dos engermos que por cumplir con tradiciones familiares me nombran como sus antepasados sin importar que sean nombres con muchas letras y vocales por que me llamo como me llamo?, por que no mas bien como el libertador colombiano o como el opresor chileno?, no lo se, pero eso es pasado. Ahora es mi turno, turno de sentenciar a este ser de nombrarlo de satisfacerlo o incomodarlo, definitivamente por que tenemos esa necesidad de buscar una palabra para lo nuevo, lengua o lenguaje?, malditas clases de castellano que pasa que no puedo poner mi mente en blanco?
Señor no tenemos todo el dia por favor dese prisa con el nombre
129
El nombre engendrado por esa unión, incoherente..pero apasionada... fue Caricia .Al dirigir sus manos en distintos sentidos recorriendo el acalorado cuerpo de Angélica y exaltado por el tórrido verano y el salado viento del mar pegado a sus labios Frafangete se abalanzó sobre ella dejando su simiente. El próximo invierno,a consecuencia del mar, las torres, el viento y los remolinos de placer saldría a la luz Caricia. Frafangete deslumbrado por la belleza de Angélica imprimió en cada sitio de su cuerpo ese nombre traducido en cosquillas y suspiros.Parecía querer adherirse a su amada. Y finalmente en setiembre Caricia se hizo presente en todas las direcciones de la vida de sus padres junto con el calor tibio de la primavera y el aroma de las flores. Y fue símbolo de amor y de ternura, por ello su nombre es ahora un sustantivo. 130
Todo es digno de compararse con la emblemática teoría de khun acercade los paradigmas y de los problemas temporales. Es necesario saber para eso, el momento del hecho, las razones por la cual pudo haber pensado eso, y cuantos adoquines entran en la nariz de un escribano público que carece de cotonetes para utilizarlos como banderines rusos. Era así señoras y señores ni el consulado de las albondigas ni los hombres con cabeza de choclo pudieron evitar la caída del muro del patín entonces crearon la toalla china. No es loco ni un coco pensar que ellos (los conejos belgas) hubiesen podido evitar semejante hecho pero no sabían bajar del techo. Finalmente... apareció al pato donald que le pidió al talón de BErugo Carámbula si no le podía comprar un revuelto gramajo para usarlo de skate en su estadía y analía en jamaica. fin en forma de acerrín 131
Caricia ,el símbolo de amor y sublimidad fue la grande entre los nombres.Ya que el suyo había surgido como los movimientos tectónicos tan irreverentes e indescifrables.
La preciosa niña llegó a la edad de ser libre y reconocer su nombre en los nombres de los hombres que la harían ya mujer. ¡Cuánto juego de vocablos!.
La joven a pesar de todo sentía menosprecio por su abolengo familiar.
¿Por qué esos problemas con su alcurnia? 132
ella se preguntaba porque tenia que tener problemas pòr su abolengo era hermosa ella tenia la nesecidad de ser amada de conoser a alguien que la hiciera sentir mujer, estaba desidida a encontrar a ese alguien tan especial, Ala mañana siguiente salio ala calle con un vestido rosa lleno de encaje,en las manos unos guantes de encaje blanco,y un gracioso sombrero,era tan hermosa y estaba desidida a a encontrar lo que sentia que abia perdido sin tenerlo,dio buelta en la esquina y un anuncio luminoso llamo su atencion,CAFE VAMPIRE, no tardo mucho en entrar, s3entose, y obserbo el lugar con detenimiento su mirada se poso en aquel extaño joven sintio una fuerte atraccion por el en su mente giraba la idea de si seria la persona que tanto habia buscado? 133
"No sé si soy yo", dijo el joven, "acabo de leer las últimas líneas y dudo en tus pretensiones". "Mis pretensiones son deseos que no quiero que se cumplan", dijo la niña, "cuando se cumplen, son batallas ganadas que se recompensan con un recuerdo. Y no quiero que seas una batalla ganada. Quiero pelear contra tí durante todo el tiempo que dure esto a lo que llaman cuento".
Los dos sabían que su unión dependía del arbitrio humano, del momento en que alguien escriba un fin definitivo. El instante que dura la lectura de "FIN" sería el que condensaría su historia. "Me mira y no sé su verdadero nombre" pensaban los dos al mismo tiempo. Pero también al mismo tiempo lo adivinaron, ambos en realidad se llamaban "deseo", y ninguno de los dos pensaba en cumplirlo para que fuera eterno... 134
esto fue demasiado.
terminó? yo sí, y usted? 135
Sí...Al menos eso fue lo que creí.Las piernas me temblaban por haberlo terminado.Ninguno de los dos nos dijimos nada.El kiosquito de revistas lo convidó a tentarse con la habitual compra del Clarín.Mientras yo,enmarañada en sus ojos atiné a mostrarle la última página del libro titulado:Historia de los Nombres.
Decía"FIN".
Al menos supimos que parte de nuestra imposible historia quedaría eternizada como un derroche de literatura en alguna de sus páginas.
Él se retiró poniendo en primer marcha su nave y yo repleta de su amor y con los labios ardiendo, me desplomé .Los terrícolas miraron al cielo y exclamaron:
-Una estrella fugaz.Pidámos tres deseos...
FIN 136
Pero eso tres deseos pedidos a una luz tan singular, fueron cumplidos. Ya que caricia habia conocido el amor en una forma tan fugas como la luz de esa estrella, en en su interior se formaba en germen del futuro, un futuro que como el deseo, puede tornarse contra sus soñadores. a veces es mejor dejar que las cosas sigan su curso y no tratar de doblar el destino cuando no se es tan sabio para entender su designios. y aqui doblando esta historia cual sera el nombre de lo que se gesta dentro de el vientre de caricia.. 137

Y ocurrió lo que siempre ocurre en la historia de los hombres, nadie quería que terminara. Todos querían darle un fin a la común historia. Siempre existía una última palabra que, para quien la escribía, seguramente era la más apropiada para ser la última. Pero esto duraba lo que se tarda en leerla, y cuando se lee surgen individuales últimas palabras.
"Fin" escrito por mil manos, por mil nombres. Tal vez ese fin es el nombre del autor. Y todos nos llamamos igual: Fin. Pero ya había olvidado el principio... ¿Cuál era el sentido de mi nombre? Cuando todo había empezado yo lo recordaba, pero ahora, cerca del final, todo era dudoso. !Cierto¡ lo recordé.
Escribiré el final de la historia de los nombres, pero para mí, la haré en mi cabeza y en mi corazón y le daré vida con mis actos; tendrá amores, lágrimas y encías descubiertas. Y el que quiera saberla solo necesitará escribir su propia historia, y en el desenlace nos encontraremos, como siempre será el mismo nombre que sonará como repetido, porque en realidad ya nos conocemos, todos los nombres y hombres se conocen...

FIN. 139
A la hora de definir la cosa,nadie se hace cargo, y todos opinan: El abuelo, que "yo no sé, pero digo, quizá"... El padre, que inculca y reprime; intenta, soborna, obliga, seduce... La abuela que recuerda, otorga algún espacio milimétrico preciso, escaso; la abuela que inculca modos y costumbres... El pobre chico, que en la cuna, padece la viruela de nombres y apodos familiares. Que si el primo Perico, que si este nombre da suerte o desgracia; que si el tío millonario... que si la p... que lo parió, que será lo menos que nos importa, lo que ella piense o razone (bastante con ser la madre). "Yo no sé... ponele... bueno, llamalo como quieras... hacete cargo, y enfrentá las consecuencias (siempre hay algún ofendido). 141
Fin y aplausos.(Luego de 139 Yunes Hase).OK? 142

F I N

 

colaboradores:

1. Ani Fader ([email protected]) desde IP el 28/03/00.
2. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP beren.sinectis.com.ar el 28/03/00.
3. Alejandro ([email protected]) desde IP host012021.arnet.net.ar el 28/03/00.
4. daniel ([email protected]) desde IP modem56-tc7.sinectis.com.ar el 29/03/00.
5. sol ([email protected]) desde IP el 29/03/00.
6. sol ([email protected]) desde IP el 29/03/00.
7. pedro_vaz ([email protected]) desde IP proxy1.telepac.pt el 29/03/00.
8. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP turgon.sinectis.com.ar el 29/03/00.
9. Sandra L. ([email protected]) desde IP el 29/03/00.
10. pedro_vaz ([email protected]) desde IP proxy4.telepac.pt el 29/03/00.
11. Susannah ([email protected]) desde IP ppp100.interprov.com el 29/03/00.
12. fredy ([email protected]) desde IP cisco3.prima.com.ar el 30/03/00.
13. J.G.Cozzolino ([email protected]) desde IP cuy2ppp-445.uc.infovia.com.ar el 30/03/00.
14. juancamilo ([email protected]) desde IP javali-10.uniandes.edu.co el 30/03/00.
15. Pablo ([email protected]) desde IP dns3.interar.com.ar el 30/03/00.
16. Liliana ([email protected]) desde IP el 30/03/00.
17. J.C.COZZOLINO ([email protected]) desde IP cuy2ppp-1155.uc.infovia.com.ar el 30/03/00.
18. J.C.COZZOLINO ([email protected]) desde IP cuy2ppp-1155.uc.infovia.com.ar el 30/03/00.
19. JGCOZZOLINO ([email protected]) desde IP cuy2ppp-339.uc.infovia.com.ar el 30/03/00.
20. juancamilo ([email protected]) desde IP javali-9.uniandes.edu.co el 31/03/00.
21. Carlos Andrés Pizo ([email protected]) desde IP mangle.univalle.edu.co el 31/03/00.
22. Cristina ([email protected]) desde IP el 01/04/00.
23. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP thor.sinectis.com.ar el 01/04/00.
24. omar ([email protected]) desde IP el 01/04/00.
25. Alicia Lewis ([email protected]) desde IP el 02/04/00.
26. Alicia Lewis ([email protected]) desde IP el 02/04/00.
27. juancamilo (jua-rodr) desde IP javali-17.uniandes.edu.co el 03/04/00.
28. juancamilo ([email protected]) desde IP javali-17.uniandes.edu.co el 03/04/00.
29. juancamilo ([email protected]) desde IP javali-17.uniandes.edu.co el 03/04/00.
30. Andy Bash ([email protected]) desde IP el 03/04/00.
31. Carlos Andrés Pizo ([email protected]) desde IP mangle.univalle.edu.co el 03/04/00.
32. gabrielesunmarica ([email protected]) desde IP marthgom.uniandes.edu.co el 04/04/00.
33. C. M. Aires ([email protected]) desde IP cabezon.cpd.uva.es el 05/04/00.
34. marvin ([email protected]) desde IP el 05/04/00.
35. Andy Bash ([email protected]) desde IP el 06/04/00.
36. Alicia Lewis ([email protected]) desde IP el 06/04/00.
37. MaVi Alvarez ([email protected]) desde IP neq2ppp-104.uc.infovia.com.ar el 06/04/00.
38. Andy Bash ([email protected]) desde IP el 06/04/00.
39. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP genker.sinectis.com.ar el 06/04/00.
40. juancamilo (jua-rodr) desde IP javali-11.uniandes.edu.co el 07/04/00.
41. elmismo ([email protected]) desde IP javali-11.uniandes.edu.co el 07/04/00.
42. Carlos G ([email protected]) desde IP rad2157.larural.es el 07/04/00.
45. jota ([email protected]) desde IP ave2ppp-708.uc.infovia.com.ar el 07/04/00.
46. Andy Bash ([email protected]) desde IP el 08/04/00.
47. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP turgon.sinectis.com.ar el 08/04/00.
48. lucas ([email protected]) desde IP el 09/04/00.
49. juancamilo ([email protected]) desde IP javali-19.uniandes.edu.co el 10/04/00.
50. Josefina Giuffre ([email protected]) desde IP 98a941f3.ipt.aol.com el 10/04/00.
53. lucas ([email protected]) desde IP el 11/04/00.
58. joti ([email protected]) desde IP ave2ppp-190.uc.infovia.com.ar el 11/04/00.
59. Carlos A. Pizo ([email protected]) desde IP mangle.univalle.edu.co el 11/04/00.
60. juancamilo ([email protected]) desde IP javali-9.uniandes.edu.co el 12/04/00.
61. jota ([email protected]) desde IP cuy2ppp-594.uc.infovia.com.ar el 12/04/00.
62. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP thor.sinectis.com.ar el 12/04/00.
63. jgc ([email protected]) desde IP ave2ppp-1584.uc.infovia.com.ar el 13/04/00.
64. Andy Bash ([email protected]) desde IP el 13/04/00.
65. martin ([email protected]) desde IP core-cachengine-2-100m.fibertel.com.ar el 13/04/00.
66. L'estrad y varius ( [email protected]) desde IP rad117024.radius.teleline.es el 14/04/00.
67. JOSE LUIS ROMEU ([email protected]) desde IP flik.sistelnet.es el 14/04/00.
68. jeta ([email protected]) desde IP ave2ppp-1267.uc.infovia.com.ar el 14/04/00.
69. Silvia ([email protected]) desde IP el 15/04/00.
70. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP arwen.sinectis.com.ar el 15/04/00.
71. ana villar ([email protected]) desde IP mlo2ppp-5.uc.infovia.com.ar el 16/04/00.
72. Saul ([email protected]) desde IP el 17/04/00.
73. jehw ([email protected]) desde IP ave2ppp-640.uc.infovia.com.ar el 17/04/00.
74. Lilibeth ([email protected] hotmail.com) desde IP rad054018.radius.teleline.es el 18/04/00.
75. Lilibeth ([email protected]) desde IP rad054018.radius.teleline.es el 18/04/00.
76. Carlos A. Pizo ([email protected]) desde IP mangle.univalle.edu.co el 19/04/00.
77. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP tzu.sinectis.com.ar el 19/04/00.
78. el iluminado ([email protected]) desde IP modem100.inea.net el 19/04/00.
79. gabriela ([email protected]) desde IP host035217.arnet.net.ar el 19/04/00.
85. Mara (lynette_"mixmail.com) desde IP fa-66.arrakis.es el 20/04/00.
86. Sirena ([email protected]) desde IP el 20/04/00.
87. Mariela Gil de Sánchez ([email protected]) desde IP du-148-235-124-241.prodigy.net.mx el 21/04/00.
88. Carlitos ([email protected]) desde IP mangle.univalle.edu.co el 21/04/00.
89. gfdg ([email protected]) desde IP cuy2ppp-1516.uc.infovia.com.ar el 21/04/00.
90. damasco con casco ([email protected]) desde IP h200043165128.ssd.net.ar el 22/04/00.
91. Sonya la Roja ([email protected]) desde IP rad58.offcampus.es el 23/04/00.
92. JOSE LUIS ROMEU ([email protected]) desde IP el 24/04/00.
93. ATLANTIDA ([email protected]) desde IP du-148-233-68-107.prodigy.net.mx el 25/04/00.
94. marisol ([email protected]) desde IP el 25/04/00.
95. ATLANTIDA ([email protected]) desde IP du-148-233-69-158.prodigy.net.mx el 26/04/00.
96. José Luis Velarde ([email protected]) desde IP du-148-233-111-232.prodigy.net.mx el 26/04/00.
97. carlitos ([email protected]) desde IP mangle.univalle.edu.co el 27/04/00.
98. Oscar Gabriel Campos Villalobos ([email protected]) desde IP el 27/04/00.
99. José Osvaldo Antequera ([email protected],com.ar) desde IP mza2ppp-297.uc.infovia.com.ar el 27/04/00.
100. José Osvaldo Antequera ([email protected],com.ar) desde IP mza2ppp-297.uc.infovia.com.ar el 27/04/00.
101. José Osvaldo Antequera ([email protected],com.ar) desde IP mza2ppp-297.uc.infovia.com.ar el 27/04/00.
102. Oscar Gabriel Campos Villalobos ([email protected]) desde IP el 28/04/00.
103. Laurita ([email protected]) desde IP neq2ppp-149.uc.infovia.com.ar el 29/04/00.
104. Juan Carlos Plaza Marcos ([email protected]) desde IP el 29/04/00.
105. Alicia Lewis ([email protected]) desde IP el 29/04/00.
106. carlitos ([email protected]) desde IP mangle.univalle.edu.co el 03/05/00.
107. Soda L.Hernández ([email protected]) desde IP el 11/05/00.
108. JOSE LUIS ROMEU ([email protected]) desde IP infplus-195-76-138-195.dialup.sistelnet.es el 13/05/00.
109. Maximiliano Barrientos ([email protected]) desde IP host-209-198-221-132.interpacket.net el 13/05/00.
110. Juan Sebastián Goyburu ([email protected]) desde IP host054101.arnet.net.ar el 14/05/00.
111. Saul ([email protected]) desde IP tasa134.telefonica.com.ar el 18/05/00.
113. alfredo aguilar contreras ([email protected]) desde IP el 18/05/00.
114. alicia ([email protected]) desde IP el 20/05/00.
115. A.B.C., dícese LEXICANO ([email protected]) desde IP arwen.sinectis.com.ar el 23/05/00.
116. carlitos ([email protected]) desde IP el 24/05/00.
117. ANNIE ROTH ([email protected]) desde IP cache1.prima.com.ar el 31/05/00.
118. JOSE ROMEU ([email protected]) desde IP proxy2.ncsa.es el 04/06/00.
119. Elena ([email protected]) desde IP el 06/06/00.
120. paola ([email protected]) desde IP h213-4-96.pd.infinito.it el 17/06/00.
121. Eve Baili ([email protected]) desde IP pppd2a-210.citynet.net.ar el 18/06/00.
122. patricia narváez ([email protected]) desde IP cache2.prima.com.ar el 21/06/00.
123. J.D.T.L ([email protected]) desde IP magnet.fisica.unlp.edu.ar el 28/06/00.
124. DerrLit ([email protected]) desde IP tzu.sinectis.com.ar el 28/06/00.
125. DerrLit ([email protected]) desde IP tzu.sinectis.com.ar el 28/06/00.
126. Angelica ([email protected]) desde IP el 28/06/00.
127. DerrLit ([email protected]) desde IP raziel.capfed2.sinectis.com.ar el 29/06/00.
128. Brenda Discomps Enciso ([email protected]) desde IP du-148-233-166-71.prodigy.net.mx el 29/06/00.
129. BLADIMIR ([email protected]) desde IP 194.cincinnati-06-07rs.oh.dial-access.att.net el 01/07/00.
130. maria martha ([email protected]) desde IP el 01/07/00.
131. Verduro y su cantimplora dora que come moras cuando divulga la filosofía de los patos con paraguas ([email protected]) desde IP el 04/07/00.
132. DerLit ([email protected]) desde IP loki.sinectis.com.ar el 05/07/00.
133. egar monti ([email protected]) desde IP el 07/07/00.
134. Yunes Hase ([email protected].ar) desde IP host048145.arnet.net.ar el 08/07/00.
135. efedri ([email protected]) desde IP teroknor.capfed2.sinectis.com.ar el 08/07/00.
136. DerLitfor ever ([email protected]) desde IP stratus.capfed2.sinectis.com.ar el 08/07/00.
137. Juan Pino ([email protected]) desde IP ppp175.dialup-netline-infovia.psinet.cl el 09/07/00.
138. Juan Pino ([email protected]) desde IP ppp175.dialup-netline-infovia.psinet.cl el 09/07/00.
139. Yunes Hase ([email protected]) desde IP host048100.arnet.net.ar el 10/07/00.
140. Alexis Zorba ([email protected]) desde IP cache1.grnet.gr el 13/07/00.
141. Silvia Arzac ([email protected]) desde IP el 14/07/00.
142. Lifetime ([email protected]) desde IP turgon.sinectis.com.ar el 17/07/00.

 

 

otras historias en las que puede participar...