www.literatura.org

Tuyo
cuento colectivo

(La historia comienza aquí)


Fue un placer para mí haberte conocido desde mi infancia. Sin embargo mis remotos recuerdos de tí se habían borrado con el pasar del tiempo; desde que me mi padre me desterró en una cálida isla en el pacífico. Pero nunca, nunca me olvidé de tu nombre. Y cada vez que pronunciaba esas melodiosas sílabas se estremecía mi cuerpo y mi corazón se detenía por un instante a pensar en tí. ''¡Oh Fernanda! Cuanto te he extrañado...'' 1
¿Por qué tuve que enamorarme de tí, simple plebeya? ¿Por que no naciste en la realeza para poder ser mi princesa y luego mi reina?
¿Por qué este amor me condenó al destierro para olvidarte? ¿Y finalmente por qué es tan grande este amor que en diez años no he podido olvidar tu aroma y nuestros cuerpos revolcados en el prado?
Mi padre ha muerto y debo volver a mi tierra para hacerme cargo de mi reino, en definitiva para lo que se me ha educado durante estos años en la isla.
Me tiembla el pulso de sólo pensar que puedo volver a verte. Pero... ¿serás la misma de entonces? ¿aún me esperas, amor? o ¿te has olvidado de mi?
No creo que pueda pegar un ojo en toda la noche. No! no podré, solo pensaré en ti hasta que llegue el amanecer, hasta que llegue mi barco a buscarme y cruce estas aguas que nos separaron. 2
Fernanda era la hija de una india apache y de un negro slatee que llego en un barco de esclavos . La niña fue enviada a Europa junto con el embajador americano este una vez concluida su misión decidió quedarse en el pequeño reino europeo. Rapidamente ingreso a la corte como asesor del rey . La niña era paseada por las calles de la ciudad vestida como una pequeña cortesana ,solo que su origen lo delataba el llamativo collar de oro a modo de correa que ajustaba su cuello.El principe no tardó en enamorarse sinseramente desde el primer momento en que la vió , pese a ser una burda esclava americana. 3
¡Ha pasado tanto tiempo! ¿Que habrá sido de ti? ... Te recuerdo Fernanda paseando tu altiva esclavitud por las calles y provocando la envidia de todas aquellas mujeres que veían en ti todo lo que sus maridos deseaban. Tu piel oscura brillaba bajo el sol cuando me acompañabas, silenciosa y sumisa, en todo lo que te pedía, y resplandecias cuando la luna te iluminaba al caer el día abrazada a mi cuerpo que era el tuyo. ¡Dios como te anhelo! solo imaginarte de nuevo en mis brazos me despierta sensaciones que no he sentido desde entonces ... con ninguna mujer ha sido como contigo 4
Cierro el libro de los cuentos.
Tal vez hubo alguna vez un príncipe y una Fernanda. Tal vez el príncipe era Fernando y la esclava, como siempre, no tenía nombre. Las esclavas no suelen tener nombre, si acaso, heredan un mote, un apelativo tosco o gracioso, según la edad y el momento político en que han sido ofrendadas al poder, por un padre ambicioso, una madre avara, o simplemente, cuando la fatalidad las enfrenta por un instante a un mundo irreal en el que puedan soñar ser felices, rechazando así la felicidad instantánea que conseguirían, simplemente, abriendo los ojos a lo que les rodea.

Lo cierto es que hoy volveré a verla. Hoy que ya estoy casado, aburrido, con dos niños, y con las riendas del negocio familiar en la mano. Mis ambiciones políticas parecen vislumbrar un futuro cercano, y llevo lo que la gente llama, certeramente, una vida feliz.
En esta convención, he vuelto a casa. A la isla en la que pasé tantos años, y esta noche, cuando termine todo, volveremos a vernos después de tantos años, para cenar.

No es mal cuento- me digo- a Beatriz le gustará, ...con estas enormes y brillantes ilustraciones, es un buen regalo- musito mientras cierro la caja de regalos que meto en la maleta, para cuando vuelva a Bélgica,a encontrarme con mis pequeños. 5
Siempre regresaba con algo para ella, era mi confidente, mi mejor y ¿unica? amiga. Nos encontramos hace apenas tres años en una de esas absurdas reuniones en las que nadie se conoce y todos se enzarzan en conversaciones intelectualoides de dudosa finalidad. Recuerdo que me llamó la atención su sonrisa sincera en aquel local de "actores profesionales". Cuando me acerqué al corrillo de personas en el que se encontraba sentí que aquella mujer era diferente. Parecia lo único real en aquel hotel abarrotado de expertos financieros que jugaban con el dinero ajeno como si no valiese absolutamente nada.
Así fue como la conocí y desde aquel momento nos convertimos en "almas gemelas". Nunca había entendido el significado de aquella expresión hasta ese momento. Con ella todo era fácil, todo era como debía ser, siempre estabamos dispuestos a abandonar cualquier cosa el uno por el otro, de correr a su lado si sabiamos que nos necesitaba. Confiaba en ella como solo una vez había confiado en alguien.
Lo de esta noche era diferente.
Cerré la maleta con llave y volví a situarla debajo de la cama, ¡era absurda esa manía mia de esconder el equipaje pero no podía evitarla!, entré en el baño y abrí el grifo del agua caliente esperando que Maribel me recordase. 6
Despues sentí deseos de tomar algo fuerte para relajarme , dormir era imposible con esas temperaturas.Baje al bar del hotel, alli se encontraba un encargado leyendo un diario viejo detras de la barra,fumando su milesimo cigarrillo que se le consumía formando una barra de ceniza . El sonido de los ventiladores de techo lentificaba el paso de el tiempo. Pedí una ginebra con hielo que por unos minutos me refresco, pero a poco mi higado empezo a hacerce sentir nuevamente.Pedí una soda con limón y decidí volver a mi cuarto. Cuando abrí la puerta todo estaba desordendo y tirado por el suelo, recorrí hasta la ventana turbado y en ese momento la encontré sus brazos y su cabeza azomaban por encima de mis zapatos ,no podía reconocerle bien lo que quedaba de su cara. Creo que me desmallé y tal vez vomité no,no ...no lo recuerdo bien. 7

Ese mismo día partí para América. Me embarqué en el ''Langostino'', uno de los veleros más lujosos que me había heredado mi padre después de su muerte. El día era nublado, pero ese gran anhelo de volver a ver a Fernanda despertaba ese sol que se hallaba en mi ser. Un sol de bondad y hermandad. Apenas hube puesto mi equipaje en el camerino principal, el Langostino se echó a la mar.
El viento era favorable por lo que calculaba que en un par de días estaría disfrutando mi hostadía en América; eso me entusiasmaba. Por otro lado, hacía mucho tiempo que no navegaba, y ya estaba perdiendo mis instintos de marinero, como lo fuí en mi adolecencia.
Siempre me gustó el mar, y navegar en él. Me sentía en mi ambiente. Le pedí al capitán Jim que me dejáse navegar el velero, pues quería volver a mis andanzas y pasatiempos.
- Así que va a América, señor Danubio. Me dijo el capitán Jim
- En efecto. Voy a visitar a una amiga.
- Pues me alegro por usted. La verdad es que estos últimos días no hacía buen tiempo para navegar; usted puede advertir esas inminentes y grisáseas nubes que muy pronto descargarán su furia al mar.
- Eso me tiene sin cuidado Jim. Le anuncié. Yo estoy hecho para la mar. 8
poco a su imagen, su espíritu ,su calavera, la proa y otra vez las ganas de vomitar prometí no pensar en ella más pero su hermoso trasero sus intensos pensamientos no descubiertos y aquel reencuentro seguían allí; además yo temblaba en un momento de total laxitud de enfermedad goloza y humana perdido en el vaivén de sensaciones mortales añorando volver a tenerla o tal vez a otra diferente a ella, que sexual e intensamente me la recuerde, pero ella volvió. 9
Los nubarrones se agruparon en tormenta, y a las pocas horas se hizo evidente que la advertencia del capitán Jim era certera. Cuándo comezaba a descargarse, mandó arriar las velas y puso proa a la tormenta,y todos los pasajeros debimos refugiarnos bajo cubierta, en nuestros camarotes.
El estertor del temporal era feroz, el velero crujía bajo el esfuerzo. De repente, un sacudón y la queja del casco siendo penetrado. La campana y los gritos de un marinero enviádo a dar la alerta me confirmaron mis temores: naufragábamos. El "Langostino" había sido empujado a la costa de alguna isla, y embistió los escollos rocosos cercanos a la playa de las misma.
El espectáculo sobre cubierta era dantesco, todo era confusión, fuí agrupado por los marinos con otros pasajeros, y me subieron a una chalupa que pronto echaron al mar. Mandados por un viejo marino, los pasajeros remamos hasta llegar a la orilla, alcanzándola a duras penas.
Sólo recuerdo haberme arrastrado lejos del agua, ganando terreno a pesar de mi cansancio sobre la arena, y luego, desfallecer.
Me despertó el sol de un nuevo día. 10
Allí llegué a comprender que mi soledad era la consejera para seguir mi travesía aunque dudaba pude convencerme de eso al ver las grandes y extrañas'plantas de la isla que me aseguraban un total despertar tormentoso en medio del dolor de no tener a la mujer que amo, ni a nadie a mi alrededor ella lo hacían por que me podían entretetener, me podían enloquecer, me podían robar la paciencia de ser normal, la paciencia de sólo navegar hacia america; pero ella ¿qué sería de ella? 11
Cuando reaccioné ¿o desperté? todo en la habitación estaba en perfecto orden, como la había dejado antes de bajar, bueno todo no, la soda con limón estaba derramada sobre el cuento, no entiendo por qué el cuento estaba sobre la mesa, abierto exactamente en esa página; entonces qué había pasado con mi equipaje porque si el cuento estaba ahí, alguien pudo haber visto, y tocado y olido todo lo que estaba dentro de la maleta. Debajo de la cama estaba la maleta, pero la llave, dónde estaba la llave. En eso sonó el teléfono era el conserje para preguntarme si yo había mandado a hacer un juego de llaves que traía un mensajero. 12
-¡Mandeme el mensajero, urgente!
Alfred se acerco sigilosamente.
-¿Qué me pasó?, le dije con el poco aire que tenia
-Ha sufrido una pesadilla, señor?- me contesto con el tono caracteristico de Alfred.
Tenía tal dolor de cabeza que era espectácular, e increiblemente real lo que había soñado.
-¿Algún mensaje de la señorita Silvina?
-No aún señor, aunque algunas cartas todavía no fueron distribuidas.
-Bien Alfred , dejame un poco solo , quieres, gracias.
Estaba intranquilo , pero seguro a la vez.
Sabía que despues de este tiempo ausente y lejos de ella, las playas del Este no iban a olvidar jamas lo vivido entre los dos.
Ella estaria esperandome delo de Babanillas, en su Mansion de Beberly Hills ya que era intima de su esposa, pero tenía mi esperanza como hombre, que iria a recibirme al puerto como siempre lo había soñado. 13
Ese mismo día partí para América. Me embarqué en el ''Langostino'', uno de los veleros más lujosos que me había heredado mi padre después de su muerte. El día era nublado, pero ese gran anhelo de volver a ver a Fernanda despertaba ese sol que se hallaba en mi ser. Un sol de bondad y hermandad. Apenas hube puesto mi equipaje en el camerino principal, el Langostino se echó a la mar. El viento era favorable por lo que calculaba que en un par de días estaría disfrutando mi hostadía en América; eso me entusiasmaba. Por otro lado, hacía mucho tiempo que no navegaba, y ya estaba perdiendo mis instintos de marinero, como lo fuí en mi adolecencia. Siempre me gustó el mar, y navegar en él. Me sentía en mi ambiente. Le pedí al capitán Jim que me dejáse navegar el velero, pues quería volver a mis andanzas y pasatiempos.
- Así que va a América, señor Danubio. Me dijo el capitán Jim- En efecto. Voy a visitar a una amiga.
- Pues me alegro por usted. La verdad es que estos últimos días no hacía buen tiempo para navegar; usted puede advertir esas inminentes y grisáseas nubes que muy pronto descargarán su furia al mar.
- Eso me tiene sin cuidado Jim. Le anuncié. Yo estoy hecho para la mar. 14

Qué extraña sensación, no saber donde estoy. No se si he naufragado y deliro debajo del cocotero, no se si sigo en mi cuarto de hotel de algun lugar ¿será Belgica?, no se quien ordenó un nuevo juego de llaves ¿habrá sido ella, mi enamorada?
Y ella, yo que me la imaginé rubia y bella, y sin embargo a veces pienso que es una indígena llegada de las Américas. Mi alma gemela ¿será la que vive en Madrid
relamiendose el sexo con cuanto fulano encuentra por la calle?
Fernanda, a veces Silvina. Oh! qué confusión invade mi mente!
Si quisiera encontrarme con Don Quijote y ser su Sancho Panza e inmaginar lo inmaginado!
Sólo les digo que ella es virgen, pese a quien pese.
Esta es una historia machista, del príncipe y su enamorada, simple como Romeo y Julieta y no trateis de cambiarla pues ella y yo somos almas gemelas y hemos vuelto para volver a vivir nuesta historia inconclusa. 15
Al quedar solo en la habitación, traté de poner orden en mis pensamientos sin que la ansiedad me atrapara. Pasé la mirada por cada rincón, por cada mueble, despaciosamente, hasta que miré el espejo, grande, de esos que ponen en los cuartos de hotel para reflejar vaya uno a saber qué escenas de amor y sexo.
Cuando reacciné había traspasado el espejo y estaba ahí, en medio de la playa del naufragio, rodeado de cocoteros y en la costa lejana, entre las rocas, estaba el esqueleto del "Langostino" pero no se veía a nadie más, dónde estaban los que venían conmigo en la chalupa, no es que me interesara el destino de ellos, simplemente me preocupaba mi realidad y ellos podrían serme útiles.
Tengo algunos recuerdos confusos, el más persistente es un cuarto de hotel y un espejo, miro, miro insistentemente y no se si lo que veo es el mar, un lago o el espejo. 16
Pero la historia no se termina al cerrar el libro, el autor del cuento siempre pensó que Fernanda era una pobre esclava y sumisa para su imaginación. En realidad "la esclava era una mujer orgullosa de su origen por lo menos sabía el porqué de las costumbres de su tribu nunca llegó a entender del todo a estos hombres que hablan de libertad pero ellos son prisioneros de sus propias estructuras sociales, siempre se había preguntado el porqué de no poder estar o asistir los partos de sus hijos. Ella sabía desde pequeña que su padre había estado allí cuando su boca beso la tierra primer acto que realizaba un recién nacido de su tribu para luego girar en la lentitud y asi determinar su nombre. 17
Un morro se levantaba por sobre el lado izquierdo de la playa, y allí en la cima parada como una diosa, la vi, era ella, era Fernanda. Su largo vestido blanco flameaba en el viento. Corrí para alcanzarla, sus manos me llamaban y hasta podía ver sus pechos erguidos y desnudos transparentes en el viento. Me costaba llegar, era como si arrastrara el espejo en la corrida, y mis pies se hundían en la arena.El sol se ocultaba en el rojizo horizonte y cuando creí llegar la luna estaba en su lugar, y ella ¿dónde estaba ella?
Yo estaba en mi alcoba de hotel, mirando la luna por la ventana... 18
Desde allí seguía mi alucinación. Cuando llegara a Europa buscaría a esta demencial mujer el último recuerdo de ella había sido antes de embarcar para esas aburridas islas del pacífico. Pocas noticias me llegaban del continente. El diario hablaba de un importante pintor de dudoso origen, parecía más bien del continente americano que europeo, pero ya lo conocería, decían que era el favorito de la nobleza, sus pinturas tenían algo de real y algo de escandaloso, pocos se habrían atrevido a pintar a mujeres desnudas y la ridiculez de su sociedad. Una vez llegado al continente casi por casualidad pudo ver en la mansión de Lord Chatter que por el pasillo pasaba todo un contingente de ayudantes del famoso pintor; Lord -espere usted un minuto por favor -dijo un severo sirviente de la casa -pronto podrá conocer a Maesse Renee, es importante que esté al corriente de los nuevos pintores, puede que necesite sus servicios ,- fue el instante mas extraño de mi vida. La vi, estaba allí, sólo que vestida de hombre; el pintor no era mas que Fernanda, mi mente se arrebató de recuerdos, sólo sentía el grito de toda mi sangre diciéndome "es ella". ¡Reverendo estúpido, desemascárala de una vez y vete, escapa con la única mujer que te pertenece!. Pero nada de eso ocurrió, nos presentaron como era la costumbre, sólo que sus ojos se clavaron en los míos con la más inquietante frialdad. 19

-- He oido hablar de sus pinturas -- le dije sin sacar mi vista de sus labios carnosos -- sobre todo esa de la venus desnuda, me han dicho que es la mujer más bella jamás pintada, admiro la pintura ¿podría mostrarmela? -- le insinué en tono sensual, en realidad el único que me salía ante su presencia. Su presencia! su presencia me volvía loco, me apasionaba, podía inmaginar su cuerpo debajo de ese disfraz masculino.
-- Cualquiera se cree crítico en estos días -- me respondió -- ¿Sabe usted cuando comienza el arte? -- me preguntó.
-- Me gustaría saberlo de sus labios -- contesté
-- Venga, lo llevaré a ver esa pintura que tanto le atrae, aunque no comprendo porqué si nunca la vio. No se puede admirar lo que no se conoce. -- subimos las escaleras hacia el ático. Abajo aún se oían las voces del contingente. La escalera se estrechaba a medida que subíamos y nuestros cuerpos se juntaban más y más con cada escalón que ascendíamos. Finalmente quedamos enfrentados junto a la puerta del ático, sentí su cuerpo temblar y estoy seguro que sintió mi cuerpo arder cuando se llevó sus manos al cabello y se lo soltó. La cabellera cayó sobre sus hombros y mis brazos la abrazaron y mis labios la besaron. Ya no había dudas era ella, Fernanda. Mi mano, torpe y sin control, abrió el picaporte y entramos al ático donde caímos revolcados por el suelo.
Sobre el atril estaba la famosa pintura y me susurró la oido -- Bien ahora dígame mi rey, ¿cuándo comienza el arte?
-- Sabes cuándo, Fernanda! cuando las palabras se callan.
Y nos callamos, y nos descubrimos una vez más como cuando eramos adolescentes, y todo fue un silencio de placer. El cuadro nos observó como mudo testigo de nuestro loco amor.
Y después del final le propuse casamiento, le propuse ser mi esposa y convertirse en Reina.
-- Qué me estás proponiendo! No olvides mi origen, eso es imposible. Déjame vivir así, déjame seguir fingiendo que soy un pintor. En tu reino es la única alternativa que tengo, otra sería casarme con algún aldeano y criar hijos y lavar la ropa en el río, pero no es ese el futuro que quiero para mí. Déjame ser yo misma, prefiero amarte en la clandestinidad, como siempre fue. Mi cuerpo siempre será tuyo, de nadie más, mi amor, mi rey. Sé mi rey sólo para mí, pero que nadie lo sepa. 20
Entonces hubo un gran silencio. Cómo era posible que ella me rechazare de esa cruel manera, es verdad que en mi país había persecusiones y racismo, pero yo era el rey al fin y al cabo. Yo podría darle fin a esas estúpidas leyes. Sin embargo estoy seguro de que ella me seguiría rechazando, ella no le tenía miedo a la sociedad, le tenía miedo a perder su libertad, a... No sé qué hacer, pero bien sé que soy el rey y por este modo puedo obligarla casarse conmigo, y puesto que será mi esposa y futura reina, nadie se atreverá a levantar calumnia ni insulto en contra de ella.
Mientras la besaba una y otra vez le decía a su oído:
--Fernanda, Fernanda, ¿por qué eres así conmigo? No ves que en mi reino tú no eres mi esclava sino yo esclavo tuyo.
Después de que le dije eso recuerdo muy bien que sus ojos se clavaron en los míos. ¡Qué mirada tan enigmática! Ya no dije más...no podía hacerlo porque su dulce boca selló la mía en un largo y cálido beso. 21
- Curiosa historia. Es una extraña mezcla. ¿Dónde compraste este libro? Jamás había oído hablar de este autor. Beatriz me miraba divertida mientras finalizaba aquel libro que compré para ella. Sabía exactamente lo que pensaba y eso me hacía sonreir a mi también.
- ¿Has visto a Maribel? Me recuerda a este pintor ... ja,ja,ja ... su risa era tan deliciosa! 22
Se amaron. Se saciaron de sus cuerpos, y regresó a su noble castillo. No la despidió, prefería no hacerlo. Por lo menos así parecería menos distante y más prohibido...
Ah! ¿ingenuo rey?, cómo enfrentar el pueblo y a mi noble corte!. si acaso cambiar las leyes hiciese posible desposarla.
Miró por la ventana, desde donde podía apreciar el ático. Se distrajo con el recorte de su figura a través del vidrio y la observó largo rato mientras sus pensamientos no hacían más que aturdirlo.
Ella mientras tanto pintaba. Su mano enloquecida dibujaba en el lienzo la nueva escena: "esta será mi gran obra, nadie podrá olvidar". Sonrisa frívola; por el ravillo del ojo observaba la ventana....
23
Pero los personajes no hicieron caso a lectores poco ávidos y siguieron su historia.
-- No, no insistas. No voy a ser tu reina, quiero ser tu amante. Quiero vivir en la clandestinidad y amarte en secreto mientras sigo pintando. Pintar es mi pasión, viajo por todo tu reino pintando y pintando. Deja que plame tu reino en mis telas. Dejame pintarte desnudo.
Y el rey posó desnudo durante horas y horas. El sol atravesó aquel ático una y otra vez, y los días pasaron y seguían encerrados locos de amor.
Finalmente la guardia real llegó a buscarlo. -- Su majestad, vuestra madre está muy preocupada, y entre el pueblo se rumorea de vuestra aventura en este lugar.
Será mejor que vuelva al palacio con nosotros. Son ordenes de vuestra madre.
-- Ir amor mio -- le dijo Fernanda al oido -- todas las noches te esperaré aquí. 24
Beatriz no era la persona indicada para compartir un atardecer. Su mirada de hallaba perdida entre las paginas de aquél libro y mi presencia ya se estaba convirtiendo en algo irreal. Mi cuerpo se habia adaptado cruelmente a las duras formas de la silla y mi piel empezaba a mezclarse con el pálido tapiz de la misma. Fue así que me levanté, di media vuelta y me marché. No me despedí de Beatriz porque estaba seguro que no notaría mi partida. Dejé que el oscuro manto de la noche me envolviera y caminé en dirección al palacio...en dirección al palacio...¡Pero que estoy haciendo! Sucumbir ante los mandatos de mi madre, o debo decir de la "reina", porque nunca fue una madre para mí. Que ciego he de haber estado para dejarme engañar: "nacer Rey y morir Rey", es que a eso se ha de resumir mi vida. Si mi absurdo título de nobleza me impide ser feliz y refugiar mi piel desnuda bajo el abrigo de la sonrisa de Fernanda, pues entonces me olvidaré que algún día pude haber sido rey y compartiré mi vida con Fernanda en la clandestinidad del campo. Iremos lejos hasta llegar a un lugar donde mi pasado no sea capaz de alcanzarme.

Y con esto en mente, regresó en busca de Fernanda... 25
¿Enamorarse o morir? èse es el punto hoy, èse ha sido el punto àlgido en toda la historia del hombre, el amor que mueve al mundo, el amor que nos vuelve estùpidos, el amor que nos maarca y bestializa, en el nombre del amor se han cometido las peores atrocidades y seguimos instalados en su bùsqueda. Quizà lo mejor sea desparecer, olvidar, dejar este mundo como se deja atràs algo doloroso. Dejar dejar de pecar, porque no siento remordimiento al amarte y pensar en mi esposa y mis hijos, porque no siento contradicciòn alguna entre tù y mi pasado, ¿acaso tù sì? Deberìas responder en estos momentos, no quedarte donde estàs, en tu còmoda posiciòn de amante, "te amarè desde mi clandestinidad", esas son estupideces. Vamos, tòmame de nuevo, lucha por mì. Eso le dirìa al tenerla enfrente. 26
Tuyo es el poder y la gloria. Tuyo es el nardo de mis sueños. 27
en ese instante...sintió como si todas las hojas verdes de todos los árboles que estaban en el parque al frente de su balcón, hubieran gritado con las fuerzas que sólo el viento de agosto pueden darles....NOOOOOOO !!!!!
estás a tiempo aun, no te equivoques, recuerda.....sólo tus deseos egoístas y "amorosos" pueden confinarte a la esclavitud total......NOOOOOOOO!!!!!
Estas a tiempo aún de levantarte, bañarte, recoger tus cosas y partir, tal como lo habías planeado, la despedida... sí, la despedida con dolor pero con un profundo conocimiento del destino que le esperaba a ella, Fernanda...si se unía en la carne a él....así, abrió los ojos y se vio ...
solo...abrazado a sí mismo y desnudo con la más absoluta desnudez conocida, su mundo, se había apoderado una vez más de su realidad y entonces entraban por montones los ángeles a desatar aquel nudo que logró hacer con sus brazos alrededor de su cuerpo en llamas...estaba tan caliente que nadie lo podía tocar; las enfermeras gritaban (no se sabe si de emoción por verle desnudo) y los médicos trataban de sofocar aquel calor. la pasión que sentía era tan enorme que en un instante empezaron a transpirar por su piel gotas de un sudor rosa que poco a poco invadía las celdas el manicomio "la vida loca" y en ese momento su fundador comenzó a crear por fin lo mejor que puedo hacer en su vida.... Martín un loco que creía que sabía cantar... componía una vez más un estilo extraño de curación..."LIVING"... 28
Siempre asi: no anclaba en ningún canal del televisor. Mezcla de comedias, películas y comerciales pasaban como un solo relato y al final su memoria, nunca confiable, no le permitió recordar en cual de los canales transmitian aquella cirsi pero entretenida serie FERENANDA 29
Y la mezcla entre realidad y television, pasaba entre neuronas y chips, y fernanda y beatriz y maribel y el deambulaban por los enredados tuneles del recuerdo cuidandose en no caer en el profundo abismo del olvido. Ahi donde los que caen quisieran aunque sea salir al estreno de algun sueño o la repeticion de otro.
Pero se dan cuenta que a veces la tranquilidad, esa que te da no saber que existes ni que existen, esa que te da no sentir ni resentir. Es un premio no deseado pero que queremos, que deseamos, que anhelamos , que soñamos.
Sueños que confundimos con la realidad o realidad que confundimos con pesadillas.
Vida al fin y al cabo, dura o blanda, odiada o querida. pero siempre continuamos....aunque nos resistamos.

30
Y la vida es eso, una composición de sueños, propios y colectivos que hay que hacerlos realidad. Y sólo realidad aquellos que te llenan el alma de cosas buenas y los que te producen alguna palpitación turbia, entonces deben de dejarse a un lado, porque éstos por si solos aparecen de pronto... Las playas "del Este" no brillan de la misma manera, en sus arenas se huelen vidas flotando, vidas con lágrimas, vidas enloquecidas... amándose. Y él la espera y ella también piensa en él, y todo resulta bueno y malo a la vez. Es un dolor para el que no quiere tomar ningun remedio. Solo permanece mirando el mar, recordándolo. 32
¿Cuantos mecanismos de defenza tiene el alma? despues de mucho tiempo tengo que enfrentarme a Silvina. Tiemblo porque lo que yo siento por ella solo se siente una vez. Ni los años con Beatriz, ni los hijos han logrado borrar esta necesidad de verme en sus ojos, que tarde mas bella, tantas cosas platicamos del pasado del presente y nuestras charlas animamos con miradas candentes como si hubieramos vivido las cosas fuertes. No, Silvina, no me mires con desprecio, mirame como tu sientes, ni mil años , o cien cuentos serìan suficientes para esta realidad tan esperada. La politica, los negocios, todo para justificar el ser coleccionista de arte y sólo porque eres pintora. Y ahora que? ¿Vivir esta asignatura pendiente ? Perderme en la Isla como el rey. Es mas que eso, pide y lo abandono todo. 34
Abarcame, como un toro, cierra los ojos e projetame tu coraz—n. No tengo mas lo que ansiar del mundo, o de los hombres, deseo, en pochitos frascos, la essencia de lo orgasmo individuale, egoístico. Ustedes, mirante acalantable e disforme, caminhate por vale delas almas, abandon e solidad, una a una.
Fernanda asi, castraba su ultimo triunpho, al que presencia lo copo del amargor e tristesa. Aunque, una punta de labio escapaba, e eso sin, eso en la verdad, fuera satisfaciones pura. 35
Fernanda... Silvina... Beatriz... Los nombres dieron vueltas en mi cabeza, una y otra vez. Nombres sin rostro, sin memoria. ¿Qué había pasado justo antes de...? Estoy en una isla, me nombran Rey, me sirven cientos de personas y, a pesar de todo no logro recordar. Sólo sensaciones agridulces de momentos profundamente tristes e instantes de felicidad serena.
Esta mañana al despertar su mente seguía borrosa. Le hablaron de un escándalo, de fantasías ezquizoides confundidas en su mente enferma, de un complot; sin embargo había soñado, esa noche, con un barco y una esclava morena y un lugar llamado Bélgica y otra mujer y niños y pinturas y otramujerymáspinturasyunhotelyunacamay...y una maleta y un libro. Ese libro contendría la clave. Debía buscarlo y encontrar, ahí, a esas tres mujeres que seguramente correspondían a los tres nombres y, si no era sólo una burla más del destino, se encontraría de vuelta a sí mismo. Entonces podría entender. 36
Mientras, el silencio me envuelve. Si al menos la angustia pudiera dejarme por un momento... y la maldita soledad. Los más antiguos y los más recientes recuerdos borrados por igual. ¿Quién soy ahora? ¿Qué extrañas manos han determinado mi destino de judío errante? ¿Dónde, cuándo comenzó todo? No entiendo... Si al menos pudiera volver al inicio de todo, si pudiera encontra el hilo que une los fragmentos de lo que permanece en mi cada vez más trastornada razón. Estoy preso de mi propia ignorancia, preso mas no individuo. Soy todo y todos. Mil manos han regido mi vida y ahora no soy sino un manojo de sueños frustrados, de palabras inconexas que aparecen al frío del amanecer. Sueños que en mí resultan en pesadilla. Mil manos y al final, solo. Inexorablemente solo. Solo en mi original infierno de historias sin final. ¿Valdrá la pena? 37
Como segue a história? ... Vou escrever um parágrafo sim: Um beijo na namorada antes de sair de casa, na maleta um lanche, que é para quando sentir fome, ou tristeza, um buraco nas calças, masca cicletes de boca aberta e não le os jornais porque nao se esqueces deles, apenas se esquece do mundo, mas do mundo nada sabe, nem se existe mesmo. Pode ser ele um qualquer um, que tanto faz se tem nome ou não, quando muito, Jaime, Fernanda, Bizarro, Louco, e pode carregar um sem numero de cacarekos esquisitos. Que sabe ele de mim, ou eu dele, se nós nos reconhecemos foi por mero acaso, sem destino nem divino. Por que não carregamos um uísque irlandês que nos levasse para o definitivo alheamento? Chega de história... 38
Decido enfrentar a mi madre, o debo decir a Su Majestad, la Reina ?? Da igual, golpeo suavemente la puerta de su recámara que está entreabierta y un firme "adelante, hijo, ya te oí llegar" me abre paso hacia su alcoba. Me siento junto a ella que está terminando de desayunar en su lecho y no encuentro la forma de decirle que quiero renunciar a todo: poder, dinero, reconocimiento, por una mujer, peor aún, por una esclava. Doy tantos rodeos que finalmente mi conversación la aburre y para no volver a quedarse dormida pone punto final a mis balbuceos: "sé de quién me hablas, esa sucia Fernanda que se disfraza de hombre te tiene deslumbrado; te hice seguir, sé cada uno de tus movimientos, no voy a permitir como Reina que abdiques a tu título nobiliario por esa plebeya, pero no puedo prohibir como madre que seas feliz ... así que... tienes mi consentimiento para seguir siendo la tela de sus pinturas, y espero que las pinceladas de su amor clandestino te basten ... otra cosa no puedo ofrecerte, eres un Príncipe".
Me ordena salir de su recámara, dando por terminada nuestra conversación. No sé si estoy feliz o triste ... no sé si tendré fuerzas para seguir soportando esta doble vida, pero sé que no puedo dejar a Fernanda ... sumido en estos pensamientos regreso a sentarme bajo el árbol que cobijaba mis angustias, mis soledades de principito... pasaron muchos años, pero sigue allí, de pie, para darme refugio. Y hoy lo necesito más que nunca a este viejo roble. 39
Pero en el viejo roble lo que se encondía era una civilización de seres diminutos que repondían al nombre de "Los Fraguel". Y entonces..
40
el fraguel mayor (los fraguel son duendes), Echarret, dijo:
-Qué te apena muchacho?- y saltó a tierra. Los demás fraguel miraban desde el árbol, eran como cien.
El príncipe ya conocía a los graguel, había tenido uno cuando tenía 9 años.
-Mira fraguel, quiero estar solo...
-Yo soy Echarret, el adivino de los fraguel. Puedo leerte el futuro si me das algo a cambio.
-Puedes leer el futuro?
-Sí.
-En serio?
-Así es.
-El futuro es lo que quiero saber!
El guebel buscó su pica mágica y comenzó la ceremonia. 41
Si tu quieres saber tu futuro, mi amigo, debes intentar bucear en tu inte-
rior- dijo el fraguel- ¿o acaso te importan a ti las condiciones sociales de esa tal Fernanda?
-No- le dije yo sin saber en realidad lo que decia, porque esa que me tiro
de bucear en mi interior la podia conseguir en cualquier cuentito de Coelho-
creo querido fraguel que va mas alla de eso-prosegui- que mi futuro lo domina mi madre.

42
Entonces, querido, lo que necesitas no es un adivino ni un fraguel, lo que necesitas es un psicoanalista.
-¿Tú crees? Un príncipe en psicoanálisis, ¡qué bizarro!
-No serás el primero... lo que tienes es un complejo de Edipo enorme como tu locura: buscas en mujeres inalcanzables lo que sabes prohibido... eso sí es bizarro.
El fraguel suspendió la ceremonia, guardó la pica mágica, y me tendió una tarjeta de presentación.
-Toma. Los duendes llevamos buena relación con los psiquiatras y psicoanalistas: les enviamos clientela a pasto.
-¿Es por eso que te veo desde los nueve años y desde entonces me han llamado "El paranoias"?
El fraguel sonrió misteriosamente. Se metió de vuelta en el árbol y desapareció.

Definitivamente debo tomar otra vez mis pastillas.

43
Nunca imaginé llegar a ser como soy. Y pensar que la vida empieza en un sucio polvo, y no en un polvo sucio como escupen los clérigos... como sería, mis padres realmente se querían? Y aunque lo hicieran de que serviría... Mañana, mañana será el primer día de mi nueva vida. Llevo diciéndo ésto desde que tengo consciencia; ¿Por qué abrir los ojos por la mañana? ¿Por qué no dejarse morir en un sueño realmente plácido? Con musica de Bach retumbando al oído, por una vez sería el protagonista de mi vida, sólo, ¡Sólo!. Por qué esperar a la vejez si ya quiero ser una foto en blanco y negro y vivir colgado de un clavo. 44
Valor...si VALOR, es eso lo que realmente necesito y nunca tuve, yo a pesar de mi descendencia, de la sangre real que circula por mis venas soy el verdadero esclavo, esclavo de mi mismo , de mis debilidades y de mi cobardía.
Por Fernanda fuí desterrado a una ignota isla, viví alejado de mi gente, de mi lugar, hasta el viejo roble tan añorado por mi, hoy me resulta extraño... que me está pasando...¿puedo yo realmente gobernar a mi pueblo, cuando me siento tan inutil como para gobernar mis propios pasos, mis propios deseos y pasiones?...
Valor...ese es el verdadero camino...pero como muevo mis pies hacia el, como?
¿Puedo ser yo Rey? ¿Rey? ¿Que es eso..? 45
Y podremos revelar algún día al mundo el secreto de nuestro hijo amada Fernanda?
Descencencia real, decadencia real...Valor... 46
Valor... sí... eso es lo que nunca tuve ni tendré. Valor.

El viejo roble me llama, tiene un mensaje para mí: no podré nunca revelar mi secreto. Es mejor quedarse aquí, con los fraguels, aunque nadie más los haya visto nunca.

Adiós Fernanda, cuida de nuestro hijo y procura que nunca, NUNCA se entere que lleva la maldita sangre de mi estirpe. Estirpe real, ja! Ahora sólo seré el retrato en blanco y negro colgado de un clavo...

Presa del delirio, tomó su cinturón, lo anudó a una de las añosas ramas que alguna vez le dieron sombra y paz, una paz que ya no encontraría en este mundo.
Su último pensamiento al caer colgado fue para ella, fuera cual fuese su nombre o su origen, la única que pudo haberlo salvado.

Días después, al terminar las ceremonias fúnebres, una mujer sola y de piel oscura derramó algunas lágrimas ante el simple epitafio: Por siempre... Tuyo.

FIN 47
¿Podrá el amor terminar con la muerte o será al contrario o viceversa o al revés de lo dicho y a la vuelta de la penumbra o el amor acaba con uno o la muerte termina con uno o uno con la vida o uno con el amor o uno y la fracción de segundo que nos vuelve víctimas, y dios dónde se encuentra al momento de la muerte y el diablo y las vírgenes y la corte celestial de santos y ángeles todos dónde están mientras yo muero y será la muerte el fin y dolerá callarse para siempre y esta pregunta sera contestada luego o nunca o la vida es una eterna pregunta y los compromisos y los negocios y el dinero y los hijos y los amigos y las mujeres? ¡¡¡Bah!!! Las mujeres, el amor y los pretextos de siempre. Mejor será apresurar el paso y que la mañana o la medianoche o el crepúsculo me desaparezcan de una vez, y que esta ansiedad se agote y que el sueño acabe y que todo se lo lleve el carajo y que Fernanda y la sucesión de mujeres cuyos nombres se me revuelven en la cabeza y en los inmensos renglones de esta historia se queden solas y sin pretextos.. y... y... ¿qué? 48
todo éste tiempo solo he pensado en tu enorme belleza, tu serenidad, tu rostro, aquel que se encendía al encontrarse con mis miradas... He pensado si el paso del tiempo pudo borrar en ti, todo aquello que sentías...y aún hoy, a veces, me pregunto si podrías estremecerte como yo, cuando te miro....y veo esa ternura que me enamoró desde el primer momento...
49
Es un extenso camino el que ha de recorrer mi ser, para llegar a ti, mi muy amada y anhelada Fernanda. Espero puedas comprender, después de todo, mi ausencia, durante todo éste tiempo... Trato de convenserme de que tu delicado cuerpo no ha sido acariciado por ningún otro hombre...por que no podría soportar la herida que me causarías, si afirmaras lo contrario, amor mío. Sencillamente no puedo aguantar mucho tiempo más el no estar a tu lado, por eso te suplico, le suplico a tu impaciente corazón, confianza en mi; que llegaré pronto, para que estés nuevamente en mis brazos...
50
Tú sabes que ya no puedo volver, no puedo luchar contra la muerte, ni contra mi propia existencia, por que ya no soy parte de ésta historia pues yo lo decidí así, nunca tuve ni supe encontrar VALOR para mis decisiones, VALOR para mi vida y hoy solo soy un recuerdo...una pomposa ceremonia fúnebre, digna del qRey que no me animé a ser.
Me voy, cuídate y se feliz y por sobre todo haz feliz a nuestro hijo, enseñale a vivir con dignidad, tranfórmalo en alguien valioso para éste mundo a veces cruel y perverso, otras veces maravilloso y brillante, aliéntalo a Ser...Y algún día cuéntale lo que su padre no pudo por cobardía. 51
Y recuerda mi epitafio que es nuestro conjuro y nuestra promesa...Por siempre TUYO. 52
Y sin embargo por qué terminar con lamentos basta de gemideras, son tantos los nombres que las verdaderas protagonistas son ustedes, mujeres de espuma o carbón o ventisca, mujeres virtuales cuyos nombres se me escapan, se me revuelcan en la cabeza. Pocas son las reminiscencias masculinas, ustedes son las únicas existentes, aun ahora que he muerto por qué insisten en recordarme, por qué insisten en hacerme crecer en su recuerdo, en prolongar estas maravillas que no hice, que no dije, que no siento ya. Saben que estoy muerto, saben que fui suyo o tuyo o como fuere, basta de leerme con ojos de tristeza, acábenme de una vez se los ruego, ni una letra más, ni un frase, ni un recuerdo morboso, ni una lamentación por más sincera que fuere, quédense con esta historia que igual pudo escribir una sola mano o muchas juntas pero que viví y sufrí paso a paso por su causa porque no negarán que este enredo de nombres y citas y frases y sentimientos y sensaciones y emociones y odios y deseos y alegrias y confusiones y anécdotas lo unico que hicieron fue enrredarme cada día en la madeja de hebras que cada una de ustedes carga en la mollera, ahora dejenme gozar de la muerte con dignidad, no agregen más ideas al caldero. Cualquier mujer que aparecen en esta historia sea por dentro o desde afuera merece todo mi amor y aquí va. Por favor paren la charla y déjenme vivir la muerte verdadera déjenme ensordecer a su parloteo, déjenme en paz y callen para siempre. 54
¿Eso quisieras verdad, infeliz? Que calláramos, que no pronunciásemos más tu nombre, tú estúpido nombre que con el tiempo ha quedado en el olvido. Pero aun así me acuerdo de tí, tu olor, tu rostro... Eso quieres, que te olvidemos, que te dejemos descansar. Pero entérate de una vez: mientras estemos vivas, todas, nosotras, tu cuerpo no descansará, jamás descansará, porque te llevamos podrido en la memoria como tatuaje o mancha de sangre. Eso eres, una mancha de sangre, dejada por nosotras sobre tus sábanas blancas, dejadas por tí cuando mi padre te rompió la madre a puñetazos, dejado por ellos, tus hijos, que nacieron sólos y dementes. Eres el demonio Jacinto, o como te llames, eres el demonio. Y mientras viva, yo, nosotras, ellas, darás vuelta en tu tumba, darás vuelta. El odio que dejaste lo hemos amarrado en estas líneas, léelo como amor si quieres, pero a nadie le gusta el sufrimiento, el amor y la nostalgia son cosas falsas. odio. Odio es lo único que nos queda. Odio por tí que nunca nos respetaste. Y puedo asegurar que ni a tu madre respetaste nunca, ¿por qué? Porque eres un hijo de la chingada. Muérete cabrón, muérete, ya te alcanzaremos en la tumba. 55
finito 56
Nadie entiende al mundo, nadie entiende a las personas todas pensamos en lo mismo, NOSOTROS. ¿Por que no se siente mas? ¿Por que las palabras se disparan y duen tanto al personal? Son filosofias de bolsillo que nadie las consigue aceptar, pero por el poder que alguien en su dia me regalo, yo te perdono la vida. Ante todo hay que ser humanos, y nadie tiene derecho a quitarle la vida a nadie. 57
Nadie entiende al mundo, nadie entiende a las personas todas pensamos en lo mismo, NOSOTROS. ¿Por que no se siente mas? ¿Por que las palabras se disparan y duen tanto al personal? Son filosofias de bolsillo que nadie las consigue aceptar, pero por el poder que alguien en su dia me regalo, yo te perdono la vida. Ante todo hay que ser humanos, y nadie tiene derecho a quitarle la vida a nadie. 58
Se desperto sobresaltado. tenia la frente humeda y los labios secos.trato de murmurar algo y solo consiguio un ronquido y una carraspera.Debia ser el final,
al fin despues de tanto iempo alli.Entrecerro los ojos buscando los restos de aquel sueño, como si cerrarlos fuera retomar donde lo habia dejado. tal vez la vida, su vida, pasaria mas lenta a partir de ahora.Estubo un rato quieto, estatico,concentrado en volver a ese sueño, pero, nada sucedio.Sintio ganas de vomitar pero se contubo, el poco pelo que aun sobrevivia en su cabeza estaba pegajoso y le producia picazon. todo lo que vivio fue un sueño, como ese de recien, desde que sus celulas decidieron un todos contra todos y el hospital lo habia acogido, soñaba mas que nunca.Se sintio cansado, cerro los ojos y volvio a ver las calidas playas del pacifico, el aire oliendo a mar, sintio que no le alcanzaban los ojos para ver tanta inmensidad. Un frio leve y acuoso le alcanzo
los pies u esa sensacion le recorrio el cuerpo, todo era como lo recordaba o, como recordaba haber soñado, solo un sonido distante, un vago silvido diluido en el viento lo molestaba apenas. debia estar anocheciendo penso, cuando la oscuridad
irrumpio en el paisaje.No recordaba que oscureciera tan pronto en las islas.
- Que paso?- Pregunto el residente poniendo la lapicera en el bolsillo
- Lo que se esperaba Doctor- Dijo cubriendole la cara con las sabanas
59

"Maldito costurero"- dijo, viendo como el lapicero se deslizaba por entre la ropa hasta caer al suelo. Cuando quiso darse cuenta, ya no pudo encontrarlo- "Ya no saben ni hacer la ropa como Dios manda..."
- Tendré que ir a coprar un traje nuevo.- Pero entonces comprendió que nada mejor que prescindir de ropa, después de todo...hacía calor...mucho calor..Some like it hot...había oído. Y dijo...pues, en fín,...algo tendrá el cine.
60
Comenzó a caminar por las caldeadas calles, buscando vanamente refugiarse
en la sombra de los árboles. En todos lados hacía ese calor pegajoso que lo
ponía siempre de mal humor. Rebuscó en los bolsillos hasta encontrar un
cigarrillo, y entonces se dio cuenta que no tenía fuego. Miró hacia ambos
costados, pero nadie parecía estar interesado en existir bajo ese calor.
Caminó hasta la esquina maldiciendo entre dientes, y al doblar, inesperadamente,
la vio... Inolvidable, oscura, silenciosa, adormecida, era ella... Cuál de
todas? 61
El calor,,,, ese calor insoportable le estaba haciendo ver visiones? No, No! Sí era ella, la Fernanda buscada, la tan anhelada,,, pero qué hacía allí,,, y por qué no lo miraba? De pronto se dio cuenta que nadie lo miraba, a nadie le importaba el calor, porque nadie lo sentía como él. Se quedó quieto y trató de serenarse. Miró de nuevo, no, esa no era Fernanda, su Fernanda, sino que por alguna oscura razón, supo que se llamaba Beatriz,,, pero ¡ese calor! ¿Por qué a nadie le importaba? ¿Qué estaba viendo?
¡¿Dónde estoy?! La pregunta tardó en instalarse en su mente atravesada por un calor de,,, infierno!!! 63
PROTESTO. EL 57 Y EL 58 NO LOS ESCRIBÍ YO. LA PERSONA QUE NO TUVO EL VALOR DE PONER SU NOMBRE Y PUSO EL MÍO ES UNA MIERDA.
ATENTAMENTE, Marvin Durán 64
El hombre horrorizado, tomó el borrador luminoso y con cierta paciencia fué diluyendo el alma de cada uno de los creadores de diosas. Luego con el espacio blanquecino que parecía un cielo, cambió de adminiculo y elaboró trazos breves, mágicos, sencillos pero profundos hasta que fue surgiendo la figura de una mujer.El hombre regresó a su infancia y le insufló una cierta ternura, le puso unas alas transparentes que olían a sirena y la empujó levemente al espacio,tiñendo al mismo de color mientras se alejaba hacia la libertad que quedaba precisamente en el corazón del hombre. 65
Y tuvo esa visión, adyacente a aquel escrúpulo que imaginó tener, cuando recordaba escenas de su infancia. Ella era la misma, el era el mismo, todos eran el mismo. Penso que todos eran la misma persona y se los imaginó uno arriva del otro, acostados, con un pie en la nariz y muchas otras formas. Fue solo la visión lo que lo hiso desmayarse y soñar, y el sueño fue mas atróz aun de lo que vivia. 66

Llegar por fin a la verdad profunda, que la libertad estaba dentro de su corazón, tuvo el poder de borrar todas las dudas, las tristezas, los sueños que no se cumplieron, más aún,,, el anhelo de aquella mujer se fue diluyendo. El camino llevaba ahora hacia adentro de sí, hacia la verdad de sí mismo, que sin importar cómo sería, cuando la encontrase, sabría que habría llegado al final del camino. Aunque también supo algo en ese instante de revelación: llegar al final del camino es simplemente, volver a empezar.
67
Y yo que creía que todo terminaba ,que mi principio se fundía a mi final; sin embargo tengo otra oportunidad...Fernanda, mi hijo,mi reino son solo eso palabras que hoy carecen de significado ante mi nueva realidad.
¿Cuál es mi nueva realidad? ¿Donde estoy?
Tengo que reflexionar... 68

Reflexionar, pensar por qué estoy aquí, qué fue lo que hice para merecer estar aquí. Si es cierto lo que percibo, que se abre una nueva oportunidad, entonces debo encontrar respuestas: ¿fui cobarde y me faltó valor? ¿Estuve realmente enamorado y sobre todo, ella era como yo la imaginé? Son sólo algunas de las preguntas que debo contestar. En este lugar que no sé dónde queda ni por qué es tan incómodo, me ha tocado ponerme a pensar y lo peor es que sé muy bien que no saldré de aquí hasta que no haya encontrado la respuesta última, mi propia verdad, esa que me permitirá volver a empezar,,, pero para eso falta mucho, mucho tiempo, ni horas ni días, es la eternidad,,,
Tal vez vuelva algún día para recomenzar, o más bien, deberé hacerlo porque será la única manera de seguir aprendiendo a vivir.
69
Si pensabais que iba a ser facil, seguro que ya os habeis desengañado. Nada, nada es facil. Pero, importa seguir vivo.
En un globo, sobre las nubes; sostenido por las cuerdas multicolores de los arneses de montañero, colgado de la pared rocosa; extendidos los brazos, tumbado sobre la humeda hierva de un amanecer cualquiera; o aquí, en la soledad del escritor, acompañado sólo por seres imaginarios: he de seguir viviendo.

La imaginación, los sueños y delirios no me pueden hacer olvidar que la vida es la única realidad que merece la pena inventar.

El amor, incluso el amor que no llegó al remanso de los años vividos en común, no puede si no hacernos soñadores ilusionados.

Los personajes mágicos que merodean los viejos árboles, los viajes sobre aguas atormentadas, conflictos familiares, reyes desesperados, fiebre, locura, pesadillas, mentiras, usurpaciones de personalidad y reflexiones sobre la vida, son el barro con que se ha construido esta narración. El sexo, quedó algo desdibujado, reprimido, "maltratado"...

- Supe de tu llegada. Todos hablan de ti en la isla.
- Temía que no me recordaras.
- Yo...
- Si, verás...
Se fucionaron en un beso: el beso del reencuentro. Sus manos se entrelazaban, proponiendo caricias nuevas con las que recordar los pasados encuentros.

70
Y así se les abría una nueva oportunidad, un nuevo desafío, una nueva aventura...
el Amor y la Pasión nuevamente entrelezados avanzando y enfrentando a la Muerte misma en un rito de continuidad y burla al deseo de enterrar esta historia.
El Amor y la Pasión más allá de la lógica perfecta y armoniosa que se empeña en continuar mezclando los ingredientes de este relato.
Y así la pluma del autor no se resigna a un fianl certero y sigue luchando por sobrevivir, dándole alas a la imaginación y empeñándose en Retornar.
Un nuevo DESAFÍO en éste amanecer. 71
-Corten!!!
-¿Que pasa?
-Órdenes de arriba, el rating nos está abandonando con éste curro de la nueva oportunidad...así que...cae el telón.

Y sí la historia no daba para más,pero debo confesar que me había encariñado con el personaje y sus desventuras, hasta su filosofía barata me resultaba tierna pero el todopoderoso Rating de la mano de sus auspiciantes no parecía entretenrlo mucho, en fín me quito el maquillaje y ésta ropa que apesta y me voy para casa. 72
No entiendo nada. 73
A veces es bueno olvidar cualquier atencion y no leer mas; renglones y renglones que pocas veces saben seducir a alguien distinto al afanado protagonista. Tantos ires y venires que mas bien parecen de los lectores acaban con Fernanda y Mribel y Beatriz; yo al leer, siento que he acabado conmigo, por eso me atrevo a decir

FIN. 74
...más que decir, por qué no hacer, carajo, por qué no vivir como si todo fuese a derrumbarse, como si todo fuese a perderse en cualquier momento. Vasta de vivir como un coleccionista que clasifica fruslerías que no revisten la más mínima importancia para nadie.
- ¿Y a qué venía todo esto?, pensaba, mientras dejaba el libro sobre la poltrona de fieltro.
Estaba agotado. Pensó que sería razonable pegarse un baño.
Bingo!!!!!!
Al abrir la canilla de la ducha un barro espeso lo cubre hasta las rodillas.
Al instante recuerda que no había pagado la cuenta del agua.
- Es el rating, pensó, está tan bajo, che.... 75

FIN

 

colaboradores:

1. Andy Bash ([email protected]) desde IP el 18/01/00.
2. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP thor.sinectis.com.ar el 18/01/00.
3. Ana Villar ([email protected]) desde IP mlo2ppp-130.uc.infovia.com.ar el 18/01/00.
4. Mariela ([email protected]) desde IP el 19/01/00.
5. Macarena Moreno ([email protected]) desde IP rad117158.radius.teleline.es el 19/01/00.
6. Mariela ([email protected]) desde IP el 19/01/00.
7. María ([email protected]) desde IP host044130.arnet.net.ar el 19/01/00.
8. Andy Bash ([email protected]) desde IP el 19/01/00.
9. danielsumajestad ([email protected]) desde IP el 19/01/00.
10. Habar Ahala ([email protected]) desde IP ppp1.dataco30.com.ar el 19/01/00.
11. danielsumajestad ([email protected]) desde IP el 19/01/00.
12. STELLA ([email protected]) desde IP el 19/01/00.
13. alex ([email protected]) desde IP el 19/01/00.
14. Andy Bash ([email protected]) desde IP el 19/01/00.
15. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP arwen.sinectis.com.ar el 19/01/00.
16. STELLA ([email protected]) desde IP el 20/01/00.
17. Ana Villar ([email protected]) desde IP el 20/01/00.
18. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP arwen.sinectis.com.ar el 22/01/00.
19. Ana Villar ([email protected]) desde IP el 22/01/00.
20. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP tzu.sinectis.com.ar el 23/01/00.
21. Ana ([email protected]) desde IP skt2b109-20.splitrock.net el 23/01/00.
22. Mariela ([email protected]) desde IP el 24/01/00.
23. Dunia2000 ([email protected]) desde IP tzu.sinectis.com.ar el 24/01/00.
24. jose luis maestrojuan ([email protected]) desde IP beren.sinectis.com.ar el 24/01/00.
25. Héctor ([email protected]) desde IP huandoy.unired.net.pe el 25/01/00.
26. Mariela Gil Sànchez ([email protected]) desde IP du-148-233-68-219.prodigy.net.mx el 27/01/00.
27. Anisete ([email protected]) desde IP cachewww1.uniovi.es el 27/01/00.
28. alejandro ([email protected]) desde IP el 01/02/00.
29. francisco ([email protected],co) desde IP serial15110.epm.net.co el 02/02/00.
30. eduardo aragon ([email protected]) desde IP el 03/02/00.
31. eduardo aragon ([email protected]) desde IP el 03/02/00.
32. María (maria_maria_16100) desde IP el 04/02/00.
33. María (maria_maria_16100) desde IP el 04/02/00.
34. malu loza ([email protected]) desde IP du-148-233-109-151.prodigy.net.mx el 07/02/00.
35. Caio Leite de Barros ([email protected]) desde IP apolo.fundanet.br el 07/02/00.
36. Cris ([email protected]) desde IP du-148-233-147-161.prodigy.net.mx el 12/02/00.
37. Cris ([email protected]) desde IP pm4b2p72-a91.netservice.com.mx el 14/02/00.
38. Hugo Mann ([email protected]) desde IP apolo.fundanet.br el 15/02/00.
39. Maru ([email protected]) desde IP el 18/02/00.
40. Juan Carlos ([email protected]) desde IP rad112057.radius.teleline.es el 19/02/00.
41. [email protected] (Lagarto) desde IP beren.sinectis.com.ar el 24/02/00.
42. SILVINA JANIS STEINBERG ([email protected]) desde IP arwen.sinectis.com.ar el 29/02/00.
43. Cris ([email protected]) desde IP du-148-235-163-87.prodigy.net.mx el 29/02/00.
44. carlos ([email protected]) desde IP alfanet.siapi.es el 04/03/00.
45. silvia ([email protected]) desde IP modem137.inea.net el 05/03/00.
46. silvia ([email protected]) desde IP modem213.inea.net el 06/03/00.
47. Cris ([email protected]) desde IP du-148-233-150-21.prodigy.net.mx el 07/03/00.
48. Mariela Gil Sánchez ([email protected]) desde IP du-148-233-68-124.prodigy.net.mx el 07/03/00.
49. Connie ([email protected]) desde IP rch2ppp-420.uc.infovia.com.ar el 12/03/00.
50. Connie ([email protected]) desde IP rch2ppp-420.uc.infovia.com.ar el 12/03/00.
51. Silvia ([email protected]) desde IP el 12/03/00.
52. SILVIA ([email protected],net.ar) desde IP el 13/03/00.
54. Mariela Gil Sánchez ([email protected]) desde IP du-148-233-69-93.prodigy.net.mx el 14/03/00.
55. marvin durán ([email protected]) desde IP el 14/03/00.
56. marvin ([email protected]) desde IP el 15/03/00.
57. Marvin (marvin [email protected]) desde IP el 17/03/00.
58. Marvin (marvin [email protected]) desde IP el 17/03/00.
59. oscar_otero ([email protected]) desde IP cisco3.prima.com.ar el 18/03/00.
60. Stradivarius ([email protected]) desde IP el 21/03/00.
61. Alicia Lewis ([email protected]) desde IP el 21/03/00.
62. Alicia Lewis ([email protected]) desde IP el 21/03/00.
63. Ana ([email protected]) desde IP el 22/03/00.
64. marvin ([email protected]) desde IP el 22/03/00.
65. Clotario ([email protected]) desde IP el 22/03/00.
66. juan bautista borges ([email protected]) desde IP el 23/03/00.
67. Ana ([email protected]) desde IP el 23/03/00.
68. Marvin (marvin [email protected]) desde IP modem120.inea.net el 23/03/00.
69. Ana ([email protected]) desde IP el 24/03/00.
70. Carlos G ([email protected]) desde IP rad1088.larural.es el 24/03/00.
71. Elvio ([email protected]) desde IP el 25/03/00.
72. silvia ([email protected]) desde IP modem171.inea.net el 27/03/00.
73. alicia ([email protected]) desde IP cabezon.cpd.uva.es el 28/03/00.
74. juancamilo ([email protected]) desde IP javali247.uniandes.edu.co el 28/03/00.
75. jaco ([email protected]) desde IP host135088.datamarkets.com.ar el 28/03/00.

 

 

otras historias en las que puede participar...