Allá tras el humo de niebla,
dentro de los árboles vigila la potencia de las hojas, verdadero es el río que presiona sobre las orillas. La vida no es sueño.

SALVATORE QUASIMODO