18- Edificio que ocupó Jorge Luis Borges.
Maipú 994



El edificio de Maipú y Marcelo T. de Alvear,
en donde Borges vivió la mayor parte de su vida.


Alrededor de 1944 se mudó con su madre al departamento de la calle Maipú 994, 6 piso, departamento B, casi esquina con Marcelo T. de Alvear. Esta casa sólo la dejó transitoriamente, durante su corto matrimonio con Elsa Helena Astete Millán. En 1986, el 26 de abril, se casó con María Kodama.

UVAS. "Si yo recuperara la vista me quedaría aquí, en esta casa, leyendo. Renunciaría a los viajes y me quedaría leyendo los libros que están rodeándonos, tan cerca y tan lejos. Sí yo recuperara la vista no saldría de esta casa. Hojear un libro es tan lindo. Es una felicidad accesible como comer uvas o tomar agua", dijo Borges durante una entrevista en 1984.

Un Siglo de Borges



Almuerzo en casa

EN ESTA CASA I. Contrariamente a lo que muchos imaginan, Borges fue una persona accesible, siempre dispuesta al diálogo con todo el que deseara conversar con él. Esto explica la innumerable cantidad de reportajes publicados en diarios y revistas y los muchos libros de entrevistas que se encuentran en las librerías argentinas. La mayoría de estos encuentros con sus interlocutores se desarrollaron en el living de Maipú. Un salón despojado, presidido por el retrato de su madre, otro gran cuadro pintado por su hermana, algunos retratos de sus antepasados y la biblioteca.



Una entrevista, en 1983, para la televisión.

EN ESTA CASA II. Durante aquella misma entrevista de 1984, Borges dijo: "Mi madre murió a los noventa y nueve años con el terror de llegar a los cien. Porque cien le parecía, no sé, algo terrible. Claro, las cifras redondas impresionan. Yo le decía que con otro sistema ella cumpliría no cien años sino diez años. Los computos son más o menos casuales. Pero ella, como sentía que los cien años la amenazaban, cada noche le pedía a Dios que se la llevara durante el sueño y a la mañana lloraba porque no se había muerto a la noche. Claro, estaba postrada, no podía valerse. Fue muy triste, sí. Y eso ocurrió aquí, en esta casa".



Borges en la ceremonia eclesiástica.