CALLE CAMINITO




Por aquí pasaba un arroyito que llamaban El
Puntín, diminutivo de puente en genovés, porque frente a un almacén que almacénque tomaba ese nombre se extendía un pequeño puente que permitía cruzar el arroyo, pero con el tiempo éste se fue secando y aquel paisaje se transformó en un recuerdo. El Ferrocarril a Ensenada utilizó el antiguo cauce como un desvío que tomó la forma ondulante del antiguo arroyo. Los trenes transitaron por aquí hasta 1920. Sólo quedaron las vías y el lugar se convirtió en un basural, aunque era usado como atajo al que daban los fondos de las casas.



Se le ocurrió a Quinquela Martín llamar "Caminito" a esta curva, por un tango canción que Juan de Dios Filiberto había estrenado en el Carnaval de 1926, La letra pertenecía al escritor riojano Coria Peñaloza y su significación nada tiene que ver con La Boca. El propósito de Quinquela iba más allá de salvar a Caminito como atajo. Era convertirlo en una alegre calle cargada de colores característicos del lugar. Se fueron adosando a las paredes bajorrelieves y mosaicos de artistas tradicionales que fueron aportando sus obras, estatuas, frisos, placas.



Así se convirtió en museo al aire libre sin veredas ni portales.
Fue inaugurado en 1959.