Índice:
Un País Encantador con una Larga Historia.
Agricultura e Industria.
Sosiego y Alta Tecnología.
Arte y Cultura Popular.
Fotos.
 

UN PAÍS ENCANTADOR CON UNA LARGA HISTORIA. La denominación histórica de Estado Libre significa que Baviera es un Estado republicano, no monárquico. El más extenso de los Estados Federados y sus doce millones de habitantes se sienten orgullosos de su historia, que se remonta al Siglo VI. En ninguna otra región de Alemania se cultivan con tanta naturalidad los usos y costumbres; el traje típico no se luce únicamente durante las grandes fiestas populares, como por ejemplo la fiesta de la cerveza que se celebra todos los años en Munich. Baviera debe su gran atractivo turístico tanto a su rico legado histórico-artístico como a la imponente belleza de sus paisajes. Los Alpes, con el pico más alto de Alemania, el Zugspitze (2.962 m), los pintorescos lagos de la región subalpina, entre ellos el Chiemsee y el Königssee, el parque nacional del Bayerischer Wald, el Fränkische Alb, el Fichtelgebirge, el Steigerwald, el Spessart y otras muchas regiones ofrecen al turista infinidad de posibilidades para disfrutar de la naturaleza y descansar durante las vacaciones en sus incomparables paisajes. Las montañas de Baviera son un paraíso para los aficionados al senderismo, los lagos prealpinos y los embalses de Franconia, construidos al trazarse el Canal MenoDanubio, son ideales para la práctica de deportes acuáticos. Baviera es famosa por sus parques, entre los que cabe destacar el Schönbusch, cerca de Aschaffenburg, el Hofgarten de Ansbach y el Jardín Inglés de Munich, y por sus magníficos palacios, entre los cuales sobresalen los de Linderhof, Neuschwanstein y Herrenchiemsee, edificados por el legendario Rey Luis II. Magníficas son asimismo las residencias de Wurzburgo y Bamberg y la ciudadela de Coburgo, con su impresionante gabinete de estampas.

 

ir al inicio de la página
 

AGRICULTURA E INDUSTRIA. Hasta el año 1950 la agricultura fue el sector económico de mayor peso en Baviera. En las décadas siguientes este Estado, tan marcado por el mundo agrario, se transformó en un moderno Estado industrial y de servicios. No obstante, la agricultura y la silvicultura siguen siendo muy importantes en muchas regiones, no sólo en los Prealpes. La cerveza alemana (fabricada conforme a una norma de pureza que data de 1516) es conocida en todo el mundo; el lúpulo se cultiva en la propia Baviera. Los vinos de Franconia son muy apreciados por los aficionados a los buenos caldos. Actualmente el sector industrial genera cerca del 35 % del producto interior bruto y el sector terciario más de la mitad. Nuremberg (493.000 habitantes) y Fürth (109.000 habitantes), comunicadas en 1835 por la primera vía férrea de Alemania, forman un gran foco industrial en el que sobresalen los ramos de la electrotecnia, construcción de maquinaria y automóviles, imprenta, plásticos, juguetes y alimentación. Los alfajores de Nuremberg son famosos en el mundo entero, la empresa de venta por catálogo «Quelle» es una referencia en toda Europa. Ratisbona (125.000 habitantes), que conserva un magnífico núcleo medieval (Puente de Piedra de 1146), vive hoy de la fabricación de automóviles, la industria textil, la construcción de maquinaria y la transformación de la madera. La ciudad a orillas del Danubio tiene asimismo un puerto fluvial de gran capacidad. Ingolstadt (113.000 habitantes) es un importante emplazamiento de fábricas de automóviles y refinerías de petróleo. En Wurzburgo (127.000 habitantes) destacan las fábricas de rotativas y aparatos eléctricos y la industria alimentaria, además de las tres mayores bodegas del país (Staatlicher Hofkeller, Juliusspital y Bürgerspital). En Baviera oriental se siguen cultivando las tradiciones artesanales en las vidrierías (Zwiesel) y manufacturas de porcelana (Rosenthal, Hutschenreuther). La BAUMA y la Systems de Munich y otras ferias y exposiciones internacionales, como la Feria del Juguete de Nuremberg, tienen fama mundial.

 

ir al inicio de la página
 

SOSIEGO Y ALTA TECNOLOGÍA. La capital del Estado Libre de Baviera, Munich (1,22 millones de habitantes), es una metrópoli con una inmejorable dotación terciaria que no ha perdido un ápice de su inconfundible encanto. Junto a la proverbial animación de sus cervecerías, como por ejemplo la Hofbräuhaus, la ciudad y la región tienen una intensa actividad económica, destacando los ramos de la industria del automóvil y la industria aeroespacial, la electrónica y electrotecnia, el sector de los seguros y las editoriales. Las prestigiosas universidades y otros centros superiores, la Biblioteca del Estado de Baviera -con más de seis millones de volúmenes una de las mayores de Europa-, el Instituto Max Planck de Física del Plasma, el reactor experimental y otras muchas instituciones afianzan la posición de Munich como centro de la ciencia y la investigación. El aeropuerto, que lleva el nombre de Franz Josef Strauß, en honor de quien fue durante muchos años Presidente del Gobierno de este Land, es una importante plataforma de las comunicaciones aéreas internacionales. En febrero de 1998 se inauguró el nuevo recinto ferial en el antiguo aeropuerto de Múnich-Riem.

 

ir al inicio de la página
 

ARTE Y CULTURA POPULAR. Baviera dedica anualmente más de cien millones de marcos a conservar su patrimonio cultural. En el Museo Alemán de Munich se conserva la mayor colección del mundo de objetos relacionados con la historia de las ciencias naturales y de la técnica. La capital del Estado también cuenta con numerosos edificios históricos y museos, como la Pinacoteca Antigua y la Nueva Pinacoteca, la Casa Lenbach y la Galería Schack. Nuremberg, la ciudad de Alberto Durero (1471-1528) y Hans Sachs (1494-1576), conserva en sus iglesias tesoros artísticos bajomedievales de inestimable valor. El Museo Nacional Germánico merece por sí sólo un viaje a la ciudad. Joyas del Barroco y del Rococó son las iglesias de los Monasterios de Banz y Ettal, la Basílica de Vierzehnheiligen y la Wieskirche junto a Steingaden, que fue incluida en la lista del Patrimonio Universal de la UNESCO, al igual que la antigua residencia principesco-episcopal de Wurzburgo. La escalinata, diseñada por Balthasar Neumann (1687-1753) y pintada por Giovanni Battista Tiepolo, se considera una de las más bellas del mundo. Las ciudades de Rothenburg ob der Tauber, Nördlingen y Dinkelsbühl son auténticos «museos vivos», comunicados con otros notables monumentos por la «Ruta Romántica». Baviera cuenta con 33 salas de teatro estables y 34 escenarios al aire libre. En los Festivales de Bayreuth se representan todos los años las óperas de Richard Wagner, quien vivió en esta ciudad entre 1872 y 1883. Otras manifestaciones de interés son los Festivales de Munich, las Semanas Europeas de Passau, la Semana de Bach en Ansbach y el Festival Mozart de Wurzburgo. También la música popular conserva toda su vitalidad en Baviera, especialmente en festejos como la Romería de San Leonardo en Tölz, la Fiesta de la Paz de Augsburgo, el Drachenstich de Fürth, el Kiliansfest de Wurzburgo y los Torneos de Kiefersfeld. La Pasión de Oberammergau, que se remonta al año 1634, se representa cada diez años (la próxima escenificación será en el año 2000).

 

ir al inicio de la página